Arte islámico: ¿qué es? Historia, características, cultura y mucho más

El Arte Islámico, se encuentra relacionado con la religión islámica, que centra su característica por ser un estilo artístico que marco tendencia en la cultura de algunos países, debido a la participación y movilidad de algunos comerciantes, obreros, mecenas y artistas.

¿Qué es?

Se entiende que el Arte Islámico, es un estilo artístico que tiene una cierta unidad estilística, gracias al desplazamiento de los artistas, comerciantes, mecenas y obreros. Dicha unidad se manifiesta por el empleo de una escritura común en todo el mundo islámico, además de desarrollarse la caligrafía que aportaron gran importancia a la geometría y a la decoración, donde existe tres tipos:

  • Caligrafía cúfica: mediante versículos del Corán.
  • Lacería: mediante líneas entrelazadas formando estrellas o polígonos.
  • Ataurique: mediante dibujos vegetales.

Historia

Los inicios del arte islámico, se ubican entre los siglos VII al IX, comenzando ante la creación de la dinastía, aunque muy poco se conoce sobre la arquitectura de esta época. Antes de la dinastía Omeya, se conoce que el primer edificio islámico más importante del periodo es, sin duda, la casa del Profeta en Medina. Este lugar es relevante, ya que fue la primera casa donde los musulmanes se reunieron para rezar, a pesar de que esta religión, considera que la oración puede realizarse en cualquier parte.

Para la arquitectura islámica, es de gran importancia la casa del Profeta, ya que, de esta comenzaron a establecerse los prototipos de la mezquita de diseño árabe, que se encontraban conformada por un patio con una sala de oración hipóstila. Este modelo, parece ser inspirado por el tempo de Husa en el siglo II a. C. y fue adaptado a la oración. Los materiales utilizados para la construcción fueron perecederos (madera y barro); aunque la casa del Profeta no sobrevivió por mucho tiempo, las fuentes árabes la describen al detalle como el principio del Arte Islámico en la religión. ​ Hoy en día, la Gran Mezquita de Medina se encuentra en el lugar donde supuestamente se encontraba la casa del Profeta.

Antes de la época omeya, los primeros objetos islámicos son muy difíciles de distinguir. Es más, el islam nación en algunas zonas donde había carencia de arte, ​ sin embargo, estaban rodeadas de imperios notables por su producción artística. Por esta razón, es que cuando inicia el islam, los artistas utilizaron las mismas técnicas y los mismos motivos que sus vecinos. Para este momento, la abundante producción de cerámica sin brillo, se encuentra actualmente en un célebre tazón que se conserva en el Museo del Louvre, cuya inscripción nos asegura que su fabricación se adjudica a la época islámica. ​

En cuanto al arte omeya, su desarrollo de la arquitectura civil y religiosa, se vio caracterizado por la introducción de nuevos conceptos y diseños. De esta manera, los planos árabes contienen sus diseños, con patio y sala de oración hipóstila, empezando a ser este, modelo para la construcción del lugar más sagrado de la ciudad de Damasco, la Gran Mezquita de los Omeyas. Dicha construcción se consideró importante, ya que parte de aquí, el nacimiento del plano árabe, para los constructores (y los historiadores del arte). aunque, por otra parte, sostienen que el plano árabe, surgió un poco antes con el primer proyecto que se hizo para construir la Mezquita de Al-Aqsa en Jerusalén.

Dentro de la arquitectura islámica, la Cúpula de la Roca en Jerusalén es la más importante y se caracteriza por ser una fuerte influencia bizantina, ya que contiene: (mosaicos con fondo de oro, plano centrado que recuerda el del Santo Sepulcro), aunque ya tiene elementos, como el gran friso con inscripciones religiosas del Corán, que son netamente islámicos. ​ Su modelo no se propagó, y se considera como el primer monumento que fue una gran creación estética del islam.

La arquitectura no es el único recurso que caracteriza el Arte Islámico, también los artesanos trabajaban la cerámica, ​ a veces con un vidriado monocromo transparente, verde o amarillo, y también trabajaron el metal. Esto, sigue dificultando hacer la diferenciación de los objetos del período pre-islámico, ya que, los artesanos reutilizaron elementos occidentales (follaje vegetal, hojas de acanto, etc.) y sasánidas.

Los artistas y artesanos omeyas no inventaron nuevas formas o métodos para la arquitectura o artes mobiliarias, sino que reutilizaron materiales de la Antigüedad tardía mediterránea e iraní y realizaron la adaptación a su diseño artístico; esto puede verse claramente, en la sustitución de los mosaicos bizantinos, por dibujos de árboles y ciudades. De esta manera, la mezcla de tradición y readaptación de motivos y elementos arquitectónicos, hizo que el arte musulmán se fuera creando, poco a poco, sobretodo en la estética de los arabescos, presente a la vez que en los monumentos en los objetos o en las páginas de los Coranes iluminados.

En la Edad Media

El arte islámico en la edad media, comienza desde el siglo IX con el poder de la dinastía Abbasida. Después de esto, surgieron califatos chií rival, el califato de la dinastía fatimí, seguido del califato de los Omeyas de España, que iniciaron la oposición a esta dinastía. También aparecieron pequeñas dinastías de gobernadores autónomos en Irán.

En España y el Magreb, los Omeyas fueron los primeros en instalarse en este país. La dinastía Omeya en España fue sustituida después de su caída por diversos reinos independientes, por ejemplo, los reyes de taifas (1031 – 1091), aunque hubo un cambio político, la producción artística en este período no difiere demasiado para el arte islámico. Por otro lado, en el Magreb, los meriníes tomaron la antorcha de los almohades en el 1196. Participaron en muchas expediciones militares desde su capital Fez, tanto en España como en Túnez, para desalojar a una dinastía que se había establecido allí firmemente, aunque no pudieron lograr su objetivo. Con el pasar del tiempo, Los meriníes vieron disminuir su poder a partir del siglo XV y fueron sustituidos de forma definitiva por la dinastía Sharifs en el 1549. Mientras que La dinastía Hafsides, se mantuvo hasta el año 1574 cuando los turcos Otomanos lo desalojaron. ​

Al-Ándalus, fue otro de los lugares donde se desarrolló el arte en la gran cultura en la época medieval. Las universidades más importantes de allí, realizaron la difusión de la filosofía y la ciencia desconocida para el mundo occidental. La Gran Mezquita de Córdoba, tiene su relevancia en arquitectura, aunque existen otras mezquitas que poseen la misma importancia como la de Bab al-Mardum en Toledo o la ciudad califal de Medina Azahara. En España, el Arte Islámico tiene rasgos que la caracterizan, en este caso: los arcos de herradura derivados de modelos romanos y visigodos. Estos son muy habituales y que son típicos de toda la época islámica. La forma del mihrab, como una pequeña habitación, es también un rasgo bastante característico de España. ​ (ver articulo: Creencias Islámicas)

Para la fabricación de algunos objetos, utilizaron diversas técnicas, el marfil fue ampliamente utilizado para la fabricación de cajas y cofres. Una obra maestra actualmente exhibida en un museo, posee muchas escenas figurativas y difíciles de interpretar, esta es conocida como La Píxide de Al-Mughira.

Otras de las características son los tejidos de sedas, ya que mayormente fueron exportados y se pueden encontrar en muchos tesoros de las iglesias occidentales envolviendo los huesos de los santos. En el caso de la cerámica, el brillo metálico predomino en algunas de las técnicas tradicionales, ya que, se usó en las baldosas o en una serie de vasos conocida como vasos de la Alhambra.

Características del Arte islámico

En líneas anteriores se ha podido mostrar ciertas características del Arte Islámico; se entiende entonces como aquel que se produce en los países en los que el islam es la religión predominante. Son muy reconocidos por sus manifestaciones heredadas de una diversidad cultural heterogénea y fuertemente influidas por los gustos y creencias de los pueblos que concentran su fe en Alláh.

Las principales características del arte islámico, son los siguientes:

  1. Eclecticismo

Los árabes, se les conoce por su capacidad para asimilar la herencia de otras culturas y fusionarla con sus propias raíces. Con mucha inteligencia y naturalidad, hacen que otras culturas se conviertan en propias, en todos los aspectos, incluyendo el arte.

  1. Ni personas, ni animales

En el arte islámico, no existen nada de imagines, no incluyen ni personas, ni animales; solo el dios todopoderoso en el que creen los musulmanes puede crearlas y representarlas.

  1. Geometrías

La geometría, es otro de los aspectos que el Arte Islámico tiene como principal aliado. Se encuentra presente en tramas, guardas y elementos decorativos. También se muestra en mosaicos, relieves, yesos y enrejados. Para el Arte Islámico, la escritura es geométrica y la estrella de 8 puntas es un elemento recurrente.

  1. Materiales pobres

Entre los materiales pobres se encuentran las cerámicas, maderas, ladrillos y yesos, característicos del Arte Islámico que sustituyen a las piedras con resultados efectistas. Esto es producto de la carencia, pero también de la mutabilidad de las creaciones.

  1. Decoración reconocible

La decoración del arte islámico es evidente, ya que pueden encontrarse en diversas formas, abundan las formas geométricas, que se muestran en los interiores de los edificios. También puede verse las escrituras sagradas, la ornamentación vegetal y en menor medida figurativa.

  1. Espacios confortables

En el arte islámico, abundan los espacios amplios, confortables y frescos al servicio del hombre. Es muy normal encontrar la naturaleza a través del agua y con jardines.

  1. Columnas y arcos

Las columnas y los arcos, también tienen su importancia en el arte islámico, ya que se encuentran presentes en todas las edificaciones de la religión islámica. Los estilos clásicos permanecen y tienen predominio de arcos apuntados u ojivales, de herradura, de medio punto y lobulados.

  1. Arte funcional

Los objetos que aquí se presentan son arte en sí mismo y tienen todos ellos un uso práctico. Por ejemplo, las alfombras son objetos utilizados para rezar, para cubrir muebles e incluso para descansar. Las obras de arte que incluyen los textiles como también las piezas de alfarería, bellas y útiles, son objetos de gran importancia para el Arte Islámico.

La Cultura y arte islámico

La época de esplendor de la cultura y el Arte Islámico, comienza entre los siglos VIII y XII, en contraste con la Europa feudal. Hubo una característica muy importante, ya que la lengua árabe, fue utilizada por todos los musulmanes, permitiendo que los conocimientos se transmitieran fácilmente de un territorio a otro. Por otro lado, las culturas de Grecia, Roma, Persia, Egipto India tuvieron conocimiento en algunos estudios como matemáticas y las ciencias aplicadas: sistemas hidráulicos y de irrigación, elaboración de perfumes y de bálsamos. También conocían la medicina y cirugía y desarrollaron la astronomía.

Debido a la cultura de no adorar a imagines ni animales, el Arte Islámico estuvo concentrado en las artes decorativas. En este caso, la arquitectura se mostraba a través de los arcos y las cúpulas, como expresión del arte. Debido a los materiales pobres, la decoración conto con una decoración que contenía mármoles, mosaicos o pinturas, y temas epigráficos geométricos o vegetales. La mezquita es uno de los edificios más emblemáticos del Islam, pero hay otros edificios como palacios, mercados o baños públicos. (ver articulo: Arte Cristiano)

Arquitectura

La arquitectura, como se ha comentado antes, tiene una profunda importancia en el Arte Islámico; dentro de este término se puede ampliar la cantidad de estilos artísticos propios de la cultura islámica, que comienzan desde los tiempos de Mahoma hasta nuestros días, teniendo su influencia en el diseño y construcción de edificios y estructuras por todo el mundo.

Las construcciones de arquitectura islámica, posee diversos tipos, entre ellos se encuentran: la mezquita, la tumba, el palacio y el fuerte; estas son las más grandes e importantes para la cultura, sin embargo, también tuvo relevancia las edificaciones menores como los baños públicos, las fuentes y la arquitectura doméstica.

La Trinidad, se le conoce a la columna, el arco y la cúpula que forman parte de la arquitectura islámica, ya que las tres juntas son características que le dan belleza y originalidad.

La casa de Mohama, fue una de las más importantes que fue reconstruida antes de su muerte. Hoy en día, existen algunos documentos que indican que el primer edificio islámico fue esta casa en la ciudad de Medina. La casa contenía decoraciones de pinturas con las imágenes de Jesús, María, Abraham, profetas, ángeles y árboles. Poco después, se realizó la prohibición del uso de imágenes en su arquitectura, especialmente humanos y animales.

Durante el siglo VII, los musulmanes fueron tomando fuerzas, conquistando varios territorios. Al realizar su establecimiento en el lugar, se concentraban en construir una Mezquita. ​ Para iniciar, el plano utilizado fue la casa del profeta Mohama, un diseño simple, que tuvo elementos que fueron incorporados a las nuevas mezquitas y otras construcciones por los primeros musulmanes, o adaptaron edificios ya existentes como iglesias para su propio uso.

  • Mezquitas

Una mezquita, es un lugar importante tomado en cuenta para realizar el culto de los seguidores de la fe islámica. En el caso de los musulmanes, se refieren a las mezquitas con la palabra «mezquita», nombre en español, que sirve para hacer referencia a todo tipo de edificios dedicados al culto islámico, sin embargo, en árabe existe una diferencia entre las mezquitas privadas, más pequeñas, y las mayores, de uso colectivo, dicha diferencia se muestra en la cantidad de personas que alberga en la edificación, ya que reciben a una comunidad mayor y disponen de más servicios sociales. Actualmente, pueden encontrarse en los cinco continentes, aunque sus orígenes se remontan a construcciones de la Península Arábiga.

Las mezquitas tienen como objetivo principal, servir de lugar para que los musulmanes puedan reunirse para orar. Además, de ser importantes por la oración, también han sido tomadas en cuenta hoy en día, por su diversidad en la arquitectura islámica. Si se habla de este aspecto, las mezquitas han evolucionado significativamente desde los espacios al aire libre, hasta las cúpulas elaboradas, minaretes y salas para orar. Según su cultura, el uso de las mezquitas no solo se debe a lugares para orar, sino también lugares para aprender sobre el islam y conocer a otros creyentes.

  • Columnas

Las columnas, son otro de los aspectos decorativos que poseen las edificaciones, estas se encuentran expresadas en el núcleo de la ley islámica, con cinco preceptos básicos, conocidos como los cinco pilares de la religión, que los musulmanes deben cumplir: la profesión de fe, la oración cinco veces al día, la limosna, el ayuno durante el mes el ramadán y la peregrinación a la Meca.

  1. La profesión de fe. Para ser creyente de esta religión, solo basta recitar la siguiente fórmula: «No existe ningún Dios excepto Dios, y Mahoma es su profeta». De esta manera, los musulmanes no tienen ningún rito de iniciación o bautismo, solo con recitar su fe comienzan a ser considerado como uno de ellos.
  2. La plegaria ritual. Esta plegaria debe realizarse cinco veces al día, en ciertas horas y en dirección a la Meca, todos los fieles deben hacer la oración dirigida a Alá. Mientras que en la mezquita debe hacerse una oración en común al mediodía del viernes. Se recitan suras del Corán y siempre se repite la invocación «Alláh akbar+» («¡Alá es grande!»).
  3. La limosna. Se lleva a cabo en dos modalidades, la primera es la que se ejerce de manera espontánea y libremente para agradar a Dios y la reglamentada y obligatoria donde cada uno de los musulmanes deben aportar de sus rentas y capital una décima de sus ingresos a los pobres.
  4. El ayuno durante el mes del ramadán. El noveno mes del calendario lunar, se le conoce como el ramadán y es el mes en lo que comenzó la revelación del Corán. Desde que comienza el amanecer hasta el atardecer, está prohibido para los fieles comer y beber, de fumar y de tener relaciones sexuales.
  5. La peregrinación a la Meca. En este lugar, cualquier día o una vez en la vida, los musulmanes adultos que disponen de medios suficientes, tienen el deber de peregrinar a la Meca y a la Gran Mezquita; tienen que proclamar ante la ‘piedra negra’ o Ka’ba,: «¡Aquí estoy, a tu servicio, oh Alá!».

Pintura

La pintura islámica, es una de las ramas artísticas menos desarrolladas. Como elemento decorativo es utilizada en los edificios, normalmente a través de la escritura (decoración caligráfica mediante versículos del Corán), también puede conseguirse en los dibujos geométricos o vegetales y, más raramente, mediante la representación figurativa de personas y animales. Aunque la iluminación en los libros sagrados y profanos suelen destacarse.

La epigrafía llega a desarrollarse para ser tomada la escritura como elemento decorativo; la primacía del mensaje de Mahoma sobre el mensajero en el islam conlleva a esta utilidad. La representación de humanos, animales o cualquier otro sujeto figurativo está prohibida dentro del islam como se ha repetido en varias oportunidades, por tal razón es difícil encontrar representaciones religiosas figurativas dentro de la cultura musulmana. Sin embargo, esto permitió un gran desarrollo de motivos geométricos y vegetales con un grado de abstracción cada vez mayor que, junto a la epigrafía, definirán la ornamentación en el arte islámico. (ver articulo: Origen del Islam)

La pintura, era bastante reducida, ya que principalmente eran abstractos, con configuraciones geométricas o pautas florales o vegetales. Se encuentra muy relacionada con la arquitectura y la caligrafía, ya que se muestra ampliamente usada en la pintura de azulejos en las mezquitas o en las iluminaciones alrededor del texto del Corán y otros libros. De hecho, el arte abstracto se encuentra presente en culturas preclásicas, bárbaras y no occidentales desde hace siglos y es esencialmente un arte aplicado o decorativo.

La pintura islámica, se encuentra relacionada también al conocimiento de las matemáticas; debido a los motivos geométricos de la ornamentación, donde se extraen fórmulas del polígono. Las figuras geométricas se transformaban en números que, mediante repeticiones, determinan cadencias.

Escultura

La escultura en el Arte Islámico, es aún más escasa. Estas están presentes en las artes menores como: cerámica, vidrio, marfil, cofres, entre otros. Dentro de la escultura, se muestran algunos relieves con motivos geométricos y caligrafía, en puertas y paredes. En cuanto a este estilo, se puede ver en el ámbito en la élite social islámica, que gusta del lujo.

La cerámica, es uno de los materiales utilizados en el Arte Islámico y comienza en el período abasí. En la ciudad turca de Izmir (Esmira), se realizaron las primeras fabricaciones de azulejos decorados. El marfil también fue utilizado de carácter decorativo y finamente labrados; por otro lado, la fabricación de vidrio se realizó con nuevas técnicas, como el soplado y el vidrio pintado.

La madera, es otro de los materiales pobres para realizar las edificaciones y se trabajó con mayor profusión, ya que las obras estaban destinadas a la talla de alminares, tribunas, mihrabes, armarios y recubrimiento interior de cubiertas. El bronce, fue uno de los metales que aparece en los motivos animales. Servían como objetos de vajilla o de uso religioso.

Cerámica

Al finalizar el siglo VII d.C, la mayoría de los países islámicos, forjaron un imperio que se extendió desde las fronteras de la India en el este, a través de Persia, Mesopotamia y norte de África, hasta España. durante tres generaciones, la fe islámica logró extenderse rápidamente, unificando muchas razas, países y gentes.

Las antiguas civilizaciones de Mesopotamia y Egipto habían decaído en el siglo I d.C en los aspectos políticos y social, decayeron de gran forma, que provoco el descenso en la cantidad y calidad de las artes y artesanías. Los siglos IV y V en esta etapa incremento el nomadismo para caer en declive de la vida sedentaria, que es poco estimulante para la producción de vasijas. La cerámica fue muy utilizada en este periodo y religión, de manera que las vasijas y otros objetos de utilidad para los musulmanes eran fabricados con este material.

Arte islámico chino y japonés

Arte chino: el arte chino se remonta desde la historia cuando se crearon objetos en bronce, jade y hueso, que recogieron el espíritu y efecto buscado en los rituales chamanistas. Estas formas, eran realizadas en bronce y jade y se muestra por primera vez uno de los principios esenciales del arte chino: el espíritu creador artístico y la función social y jerárquica que lo destinaba su concepción. En cuanto al aspecto artístico se evidenciaba por la exquisitez de las formas, en el origen de los temas decorativos y su acción sobre el espíritu humano, además de la caracterización de las formas artísticas por el conocimiento técnico de los materiales.

Arte japonés: en cuanto al arte japonés, la cultura en este país tiene un gran sentido introspectivo y de interrelación entre el hombre y la naturaleza, que se encuentra representado en los objetos que le envuelven, desde el más ornado y enfático hasta el más simple y cotidiano. Es así como se muestra el valor otorgado a la imperfección, al carácter efímero de las cosas, al sentido emocional y otros caracteres que el japonés establece con su entorno. De manera que, para los japoneses, el concepto de la belleza lo ven reflejado en la paz y la armonía que se encuentran asociados a la calidez y la comodidad. De igual manera, los artistas y artesanos japoneses guardan mucha relación con sus obras, debido a que los materiales utilizados son parte esencial de su vida y de su comunicación con el ambiente que les rodea.

Museo de Arte islámico

El Arte Islámico también posee su museo, contando con la participación de la firma prestigiosa del arquitecto I.M. Pei, en 1989 se realiza el Museo del Louvre, que revolucionara al mundo museográfico, ya que lleva una pirámide de cristal soterrada, además de contar con el ganador del Premio Pritzke de Arquitectura, en la cual inauguró un nuevo Museo de Arte Islámico en Doha, Qatar. (ver articulo: El Islam y la mujer)

En este museo, se encuentran exhibidos manuscritos y cerámicas, piezas labradas en madera o marfil, en el magnífico edificio que se levanta sobre una isla artificial. En los objetos de las colecciones propias del Museo de Arte Islámico también es posible ver piezas de orfebrería como la de la foto de la derecha: un halcón dicha fabricación data del año 1640, fue realizado en oro con incrustaciones de rubíes, esmeraldas, diamantes, zafiros y ónix.

También muestra, aplicaciones artísticas en la caligrafía, retratos, grabados, tejidos, escultura y arquitectura del mundo árabe con piezas traídas de varios continentes, para ser exhibidos en uno de los ricos emiratos petroleros, Qatar.

Museo de arte islámico, Estambul

En 1914, El Museo de Arte Turco e Islámico abrió sus puertas, teniendo como nombre: Museo Fundación Islámica. Su nombre fue cambiado a Museo de Arte Turco e Islámico unos años después, con la República, y en 1983 fue reubicado en su locación actual, en el palacio İbrahim Paşa de Sultanahmet.

Dicho palacio que data del siglo XVI, fue un regalo del sultán Süleyman a su Gran Visir İbrahim Pasha. Cuando Ibrahim muere, dicho lugar continuó siendo residencia oficial de visires, embajadores y ministros. Actualmente, es utilizado como museo, cuando anteriormente fue la sala de ceremonias y segundo patio, para políticos.

En el museo se puede encontrar una colección de alfombras, que no existe en otro sitio. También, es posible ver unos 15.000 manuscritos que van desde el siglo VIII al XIX, objetos de piedra, cerámica, madera y metal, típicas carpas utilizadas por los turcos nómades, vidrios del siglo X.

Las lápidas de la era Seljuk, conforman unas de las colecciones más interesantes que tiene el museo es un verdadero muestrario de ilustraciones no tradicionales, representando grifos, dragones y otras criaturas mitológicas.

Arte islámico y Mudéjar

El arte mudéjar es un estilo artístico que se desarrolla en la Península Ibérica en los reinos cristianos, aunque incorpora influencia musulmán en algunos elementos o materiales; la consecuencia de las condiciones de convivencia existente de la España medieval, convierten a este arte en un fenómeno exclusivamente hispánico que tiene lugar entre los siglos XII y XVI, como mezcla de las corrientes artísticas cristianas y musulmanas de la época y que sirve de eslabón entre las culturas cristianas y el islam. (ver articulo: Libro Sagrado del Islam)

El arte islámico mudéjar, no posee un único estilo artístico, sino que recoge ciertas características de cada región, entre las que destacan el mudéjar toledano, leonés, aragonés y andaluz. En el siglo XIX, junto con otros estilos revival apareció el neo mudéjar Desde la península ibérica, también viajó a las colonias españolas del continente americano.

El término de «arte mudéjar» aparece en el año 1859 con Amador de los Ríos, cuando realizo la pronunciación de su discurso de ingreso en la Academia de Bellas Artes de San Fernando sobre El estilo mudéjar, en arquitectura. Dicho arte, es el más representativo de España en la época medieval, con un estilo más personal. Esta peculiaridad viene dada por su carácter fronterizo entre el norte cristiano y los musulmanes.

Entre el mudejarismo, aparecen distintas variantes: el románico de ladrillo (León, Valladolid, Ávila y Segovia), el arte mudéjar occidental (desde el Tajo hasta Portugal), el mudéjar aragonés (con características propias, entre otras la profusión de elementos ornamentales de cerámica vidriada, y mayor desarrollo en los valles del Ebro, Jalón y Jiloca), Extremadura, Andalucía (Granada, Córdoba y Sevilla) y la Comunidad Valenciana (Castellón, Valencia y Alicante).

En España

Los musulmanes han crecido en gran forma en el país europeo; con solo 27 años de existencia, la población musulmana en España ha crecido un 1.900%, tal y como recoge un artículo del Gatestone Institute. Para los años 90 solo contaba con 100.000 musulmanes. Mientras que en los últimos datos oficiales facilitados por la Unión de Comunidades Islámicas de España (UCIDE) y el Observatorio Andalusí, la cifra se disparó hasta las 1.887.906 personas, en el año 2016.

Los musulmanes, han llega a España de distintas maneras, no solo a través de vías ilegales, sino también por medio de consecuencias migratorias con algunas políticas de Zapatero – y el boicot permanente de la Unión Europea y de algún magnate como Soros a las fronteras, ya había alguna región española que facilitaba la llegada de población islámica.

La región de Cataluña se caracteriza por ser el lugar que posee mayor población islámica en el país, alberga el 80% de mezquitas salafistas (98) que hay en nuestro territorio y registra la mayoría de operaciones antiterroristas. En otras cifras, se encuentran las tasas de natalidad, donde la población musulmana tiene la cifra superior a los originarios del país.

Según un nuevo análisis demográfico, en unos 20 años se espera que el número de nacimientos de musulmanes superará al de los cristianos en Europa, pese a que estos últimos todavía son el grupo religioso más grande en el mundo.

Así se tienen mayores análisis, asegurando que entre los años 2010 y 2015, los musulmanes tendrán el mayor índice de incremento poblacional, la tasa de fecundidad más alta y la media de edad más joven que cualquier otro grupo religioso en el mundo.

En Turquía

El arte islámico de Turquía, se expresa a través de las mezquitas. En la arquitectura islámica, siendo la más importante en la religión, destaca el uso del arco de herradura o el lobulado, las columnas esbeltas, las cúpulas y el minarete o alminar, como características de las edificaciones, que es la torre de las mezquitas, desde donde se llama a la oración.

A diferencia de Persia su arte islámico propio, fue distinto ya que su arquitectura esta caracterizada por las cúpulas en forma de cebolla y los recubrimientos de azulejos, que pueden verse en su forma más esplendida en la gran mezquita de Isfahán. Las miniaturas para adornar los libros y la elaboración de los tapices aparecieron en el momento y perduran hasta hoy.

A partir del siglo XIV, las cúpulas del Turquestán tomaron una silueta bulbiforme. Estas son dobles: ya que algunas son más baja, interior, y otra externa, que se distiende como hinchada y está retenida sobre el tambor por muretes radiales, que actúan de contrapeso. (ver articulo: Historia del Islam)

Estas cúpulas, han servido de modelo para los diseños arquitectónicos; los polacos y los rusos los han tomado como modelo para sus pueblos. Por otro lado, cabe señalar que la arquitectura nacional rusa tiene más de persa que de bizantina. En 1502, las cúpulas fueron levantadas en Isfahán con grandes superficies de colores, siendo uno de los ejemplos más hermosos de la cultura islámica.

En Persia

Desde la prehistoria hasta principios del siglo XX, El arte persa es el desarrollado en la zona de influencia cultural. Muchos son los medios que se destacan en el arte islámico de esta región, incluyendo la arquitectura, pintura, tejido, cerámica, caligrafía, la metalurgia, la escultura y la mampostería.

Cuando la dinastía Kayar, tuvo lugar en Persia comenzó el Arte Islámico en Persia, hasta el año 1925. Su arquitectura, es muy importante como todos los demás países, además de asumir los aportes realizados por las culturas antiguas, tomando en cuenta la estética occidental. Existen dos épocas fundamentales, la preislámica y la posterior. Los monumentos persas, tienen su expresión en la figura humana, mientras que, en otros lugares, dichas figuras estaban prohibidas (en su mayor parte masculina, y a menudo de la realeza) y animales. A pesar de que el islamismo se difundió, siguió poniendo gran énfasis en las figuras, en comparación a otras zonas, aunque por razones religiosas generalmente evitan grandes ejemplos, especialmente en escultura.

En India

El arte de la India, se encuentra ligado a la sociedad del país se caracteriza principalmente por ser multiétnica y multicultural. Sin embargo, tiene un carácter principalmente religioso, donde el arte es utilizado como medio de transmisión de las distintas religiones que han jalonado la India: hinduismo, budismo, islamismo, cristianismo, etc. En el arte indio, se hace evidente su preocupación por resaltar la naturaleza, como adaptación al orden universal, colocando la mayor parte de elementos naturales (montañas, ríos, árboles) que para los indios es de carácter sagrado.

Las diferencias étnicas que tienen los distintos pueblos de India, ha sido determinante para la construcción de la cultura que han ido llegando a sus tierras: tomando en cuenta a los aborígenes de tez oscura ancestros de los actuales drávidas, que llegaron al país en diferentes oleadas: protoaustraloides, protomediterráneos mesolíticos, mongoloides, armenoides, arios (1500 a. C.), persas y griegos (600-300 a. C.), partos y protomongoles (50 a. C.-300 a. C.), hunos (siglos VI-VIII), árabes (siglos IX-XII), turco-afganos (siglos XIII-XV), turco-mongoles (siglos XVI-XVIII) y británicos (siglos XIX-XX). Debido a la mezcla que esto produjo, ha permitido que el arte tenga gran diversidad estilística y formal, conviviendo diversas tendencias artísticas según la región.

La India, debido a la expansión del budismo ha sido cuna de una gran civilización, por todo el centro y el sureste asiático, llegando a ser influencia para otras culturas como la china y la japonesa. En Occidente fue conocida principalmente, después de la llegada de la noticia sobre los adelantos técnicos, culturales y artísticos en el subcontinente indio. El arte indio, tiene un carácter narrativo y tiende a la sacralización simbólica de todos sus elementos, de todas sus expresiones plásticas para lograr la trascendencia de su significado inherente, que es mostrado a través de imágenes de gran sensualidad que connotan un gran refinamiento estético.

El arte de la India floreció durante la antigüedad con la Cultura del valle del Indo; pero, al llegar los pueblos arios se produjo un período de que no se tiene nada escrito en el aspecto artístico, ya que no han quedado vestigios que muestren las realizaciones de esta época, que abarca desde el 1500 y el 300 a. C., hasta la instauración del Imperio mauria. Después, cuando apareció el budismo y el jainismo, convivieron con el hinduismo hasta que los musulmanes llegan a la región, a partir de aquí se sienta las bases culturales, estéticas y artísticas del arte indio hasta la Edad Moderna.

En la Península Ibérica

En el año 622 del siglo VII, en la península Arábiga surge el islam. Cuando realiza su expansión, llega a ocupar los continentes asiático, africano y europeo. Dicha cultura islámica permitió ser durante varios siglos mediadora entre Oriente y Occidente.

En el año 711, los musulmanes vencen a Rodrigo en la batalla de Guadalete (Cádiz) poniendo fin al reino de Toledo. En estas fechas, el poder de la dinastía de los Omeya, llamaron a la península Al-Ándalus, con capital en Córdoba. La mayoría de los Omeyas fueron asesinados por conflictos entre árabes y bereberes y como consecuencia, la capital pasa a Bagdad y el poder al clan Abasí.

Uno de los sobrevivientes de la dinastía Omeya, se trasladó a Al-Ándalus y se proclamó emir independiente en el 756; La doctrina islámica, indica que se debe representar a Dios y prohíbe adorar imágenes. EL arte islámico, tomando en cuenta distintas culturas se caracteriza por su capacidad de asimilar y reinterpretar elementos artísticos y fundirlos con sus propias raíces para crear nuevas formas, siendo los arcos de herradura claro ejemplo de los visigodos. Dentro de este arte, son muy importantes los jardines y patios, así como la vegetación. La escasez de piedra, hizo que se perfeccionaran los elementos cerámicos como el ladrillo. La belleza de las edificaciones no dependía de los materiales, sino con el trabajo del mismo.

En cuanto al desarrollo de la cúpula, sus modelos se basan en el mundo romano y bizantino; de esta forma, surgen la cúpula con forma de bulbo, la cúpula califal o la gallonada. Por otra parte, la decoración adquiere un papel importante en el arte islámico. Debido a la tradición bizantina, los mosaicos son muy usados, al igual que la escultura en relieve, etc. Las formas decorativas que son frecuentes son los geométricos, el ataurique (motivos vegetales) y los epigráficos (decoración cúfica).

La mezquita, para todas las regiones musulmanas, es el lugar usado para reunión, donde se rezaba, se administraba justicia y se congregaba a la comunidad, por lo que se hacía necesario realizar espacios amplios. A partir de la mezquita de Qairuán en el siglo IX, una serie de elementos relevantes, se empiezan a utilizar en la tipología arquitectónica característica del mundo islámico: Quibla ( muro que indica a los fieles la dirección de la Meca ) , Mihrab ( como el ábside , donde se sitúa la persona encargada de dirigir la oración ) , Maqsura ( espacio situado a las autoridades ), Alminar ( torre desde la que el almúedano llama 5 veces a los fieles a la oración al día ), Haram ( Sala de oración ), Sahn ( patio de la mezquita ), Sabil ( fuente para las purificaciones rituales de los musulmanes que deben realizar antes de entrar a la mezquita.

La ciencia y el arte islámico

La ciencia y el Arte Islámico, son dos temas que se encuentran íntimamente ligados; tomando en cuenta que la primera universidad de Europa fue establecida en España por musulmanes españoles, pero antes de la llegada de Cristóbal Colón, los musulmanes ya tenían conocimientos matemáticos, además de conocer que la tierra era un globo, ya que habían realizado el cálculo con exactitud.

También, es importante resaltar el desarrollo del arte de la metalurgia, con las espadas de Damasco y las láminas de Toledo cuyo valor es altamente estimado, así como los productos que llegaron a toda Europa como el café, el azúcar y los condimentos. El islam también contribuyo con el arte, en la fabricación del papel, el cual se adaptó y desarrolló gracias a las técnicas pioneras chinas, que son de muy buena calidad para la impresión el cual luego fue usado para la creación de libros de educación universal.

Así mismo el ritual de la Peregrinación que involucra a los musulmanes pudientes, ya que un deber por los recursos y salud que posee, al menos una vez en su vida, permitió que encontraran el conocimiento científico fue se fue propagando rápidamente en el mundo y fueron compartidos e intercambiados fácilmente todos esos nuevos conocimientos más allá del Mundo Islámico. Por otra parte, los musulmanes habían establecido una civilización altamente avanzada y sofisticada que aún hoy en día, no se encuentra explicación sobre dichos avances tan notorios.

La creación de una nueva civilización de magnitud internacional y enciclopédica, llevo a que, desde la edad media, hasta el siglo XIII, fuese el movimiento más creativo surgido para el momento. El islam, como religión también trata de fomentar el libre pensamiento y permite el desarrollo de los métodos racionales y experimentales, que han ayudado a la fundación de las ciencias modernas y la filosofía. Anteriormente, muchas personas no hacían caso sobre estos adelantos, temiendo a alguna represalia demoniaca, de manera que el islam, dio fin a la gran cantidad de supersticiones falsas y miedos, y permitió que la sociedad fomentase y usase su gran potencial de investigación científica.

Los musulmanes, de acuerdo a sus enseñanzas sabían que la ignorancia es la pobreza más grande de la humanidad, además que una mente sin educación es como un hombre valiente sin brazos, reconociendo que el conocimiento da a las personas el más alto grado de realización humana, indiferente a su género, edad, raza o religión.

En el Arte Islámico, la religión juega un papel importante, el islam tuvo un desarrollo fundamental de su propia arquitectura, influenciada por el contacto con pensadores y arquitectos de la India, China, África y Rusia, mientras que transmitieron su cultura y arte islámico a Rusia, haciendo que los turcos llevaran a los Balcanes, Austria, Polonia y Alemania meridional, los trajes nativos bárbaros, las mantas húngaras y los cascos prusianos, revelan sus orígenes islámicos en diseño.

Europa, fue el continente que más se tardó en reconocer la cultura islámica, a pesar de que esta fue la fuente que originó el Renacimiento, especialmente con la influencia islámica en Silicia y España con la que la civilización europea fue transformada.

Actualmente, parece que el mundo musulmán y no musulmán se han invertido, ya que la mayoría de las poblaciones prevalece dicha religión, haciéndose propia de un país determinado. Los alcances de los musulmanes permitieron el redescubrimiento y aprecio renovado de los beneficios que han ayudado a toda la humanidad, que permitió desarrollar una consideración, que ha traído las mejores formas para resolver los conflictos presentes en la más amplia gama de la historia humana.

El Arte islámico surge por los dogmas de la religión islámica, las características artísticas que están representan lo hace evidente en sus estilos y modelos artísticos; las influencias de dichas representaciones derivan del pensamiento humano, de manera que, cada estado, reprodujo una característica propia donde el poder civil y el poder religiosos son únicos.

Con el efecto tardío de la formación de la religión, el Arte islámico, se difundió en el dominio de distintos territorios que tenían culturas diferentes, llevando a cabo la formación de un nuevo estilo artístico que a veces tenia algunos rasgos comunes. La mentalidad religiosa islámica hizo madurar en ciertas similitudes culturales, comenzando con la arquitectura de aquellos territorios que fueron conquistados.

En cuanto a los elementos formales utilizados, existieron varios elementos que caracterizaron el Arte islámico. Por su parte, los musulmanes tenían una forma de trabajar como herencia que hizo que su cultura se propagara en todos los continentes; En su origen encontramos elementos griegos, romanos y de los pueblos de las estepas de Asia central.

La Caligrafía

Un primer elemento importante, siendo una manifestación artística muy sagrada ya que el arte de la escritura bella es dar forma a la palabra de Dios. Los árabes en su escritura mostraban una doble función: ornamental e iconográfica. El mensaje divino era transmitido por las imágenes sagradas del arte cristiano, donde el contenido de estas inscripciones era variado: versículos del Corán, mensajes piadosos, datos sobre sí mismas, textos poéticos, buenos deseos para el poseedor del objeto... existen dos tipos: la primera, La escritura cúfica es mayúscula, de gran tamaño y rasgos angulosos y sus letras son sobrias y rectas; la segunda, la escritura nasjí es cursiva, de gran flexibilidad y fluidez, se le considera la escritura ordinaria. A partir de estos tipos, se van creando variedad de escritura dependiendo del área geográfica y la cronología.

Los motivos vegetales

Para los motivos vegetales, existen una evolución que se ubica del Bizancio del mundo clásico, pero, con un nuevo ritmo compositivo. Las más importantes tomadas en cuenta en el Arte islámico son rosetas, palmetas, hojas de acanto, hojas de vid y roleos. la decoración de hojas lisas también era predominante, al igual que las hojas con digitaciones. Posteriormente, al pasar de los años los motivos vegetales fueron variando: palmas de una hoja, con o sin cáliz, palmas de dos hojas, simétricas o asimétricas, arrolladas o no en volutas, y la denominada pimiento, con o sin cáliz.

La cultura persa también influyo en estos motivos decorativos y se produce una estilización de los motivos vegetales, haciéndose irreconocibles, a esto le denominaron un tipo de decoración llamada ataurique, siendo una inspiración en el acanto clásico, estilizada y muy utilizada en el arte califal cordobés. La decoración arabesca es un término más amplio que se refiere a todo tipo de decoración musulmana que enmascara la estructura mientras que ataurique es sólo la decoración vegetal estilizada.

Los motivos geométricos

En la religión islámica, la geometría juega un papel muy importante, ya que por medio de ella se representa la indivisibilidad de Dios, siendo el circulo la forma perfecta y más utilizada en las decoraciones. Para sacar algún modelo o figura, el circulo se toma como patrón que permite crear otros motivos, de manera que se forma un diseño sencillo, que aplican los principios de repetición simétrica, multiplicación o subdivisión.

A pesar que su base es netamente matemática, se trata de un arte más intelectual más que emocional. En la formación de las figuras entrelazadas entre varias ramas mixtilíneas se crean rombos, cintas trenzadas, meandros, dibujos en zigzag, ajedrezados y lazos formando estrellas.

Los motivos figurativos

En cuanto a los motivos decorativos, se ha repetido en varias oportunidades que, de manera generalizada, se cree que el islam tiene prohibido la representación de figuras humanas y animales. Hay otros que sostienen que no es cierto. En los edificios religiosos y en los objetos de culto, no suele verse figuras representativas, mientras que en las obras de carácter civil, aparecen algunas, Como ejemplo basta señalar la ilustración de libros.

Dejar Comentario