≡ Menu




¿Conoce todo lo relevante sobre el Ateísmo en Chile?, entérese aquí

Ubicado en el extremo sur del continente Americano este país tiene un alto porcentaje se su población que no cree en la existencia de ninguna deidad, ni de un creador celestial. Descubre con nosotros un poco más sobre el ateísmo en Chile. (Ver articulo: Fundador del taoísmo).

Ateísmo en Chile

¿Qué es el ateísmo?

El ateísmo es la creencia en que ningún dios existe, esta filosofía seguida por millones de personas en el mundo ha creado serias controversias sobre los que la profesan, los ateos, ya que para quienes los adversan, los católicos ,el solo hecho de no creer en la existencia de un Dios , ya es una manera de creer.  (Ver articulo: Costumbre del judaísmo).

La palabra ateísmo proviene del prefijo griego “a”, cuyo significado es  “sin”, y “teísmo”, que involucra la creencia en una deidad sobrenatural que se revela a la humanidad. Ateísmo, por consiguiente, quiere decir“sin creencia teísta”.

El ateísmo no afirma de manera  positiva absolutamente  nada; sino más bien expresa que la carga de la prueba está en las afirmaciones que hacen los teístas, y la fe no es una prueba suficiente de la existencia de su deidad; no obstante, el ateo de igual forma expresa con honestidad intelectual, que la ausencia de prueba no es prueba de inexistencia de la deidad. (De ninguno de los Dioses también).

  • El ateísmo requiere de tanta fe como el creer en Dios.

El ateísmo no es la manifestación en positivo de la no existencia de Dios o los dioses, si así lo fuese sí estaríamos hablando de una Fe Atea. El principio de las creencias de un ateo son las pruebas, no la fe. El ateísmo se muestra como la abstención de creer en una deidad.

Si un ateoexpresa, “no creo en el dios judeocristiano”, está indicando sencillamente que la evidencia para creer en él no es suficiente. No es necesario tener fe para tener una incredulidad, si esto fuera así, los cristianos, por ejemplo, al no creer en Alá, tendrían dos FE, una de creencia en el cristianismo y una Fe en la incredulidad  Islámica, lo cual es ilógico.

  • Las vidas de los ateos es infeliz pues no tiene sentido y está carente de esperanza y de intención.

Ateísmo en Chile

Es muy habitual que los fieles realicen esta proyección de los propios sentimientos sobre el ateo. Sus vidas no se sostienen con la lejana oportunidad de una vida posterior a la muerte. La vida del ateo posee  sentido sencillamente  por el gusto de vivirla y porque es indicativa para aquellos que le aman. Su vida tiene sentido en la voluntad hacia una fin digno. Tiene el conocimiento de que su vida es preciosa y tiene  más sentido sencillamente porque es corta y fugaz. Al no esperar ninguna recompensa o castigo eterno luego de la muerte, cada día es un regalo del gozo de su existencia.

Si comparamos esta visión con un joven fundamentalista Islámico que con mucha Fe se inmola con una bomba para matar infieles, por la promesa de 72 vírgenes dispuestas en el paraíso para su libido en el más allá, surge la pregunta ¿la vida de quién tiene más sentido, esperanza y propósito?  (Ver articulo: La vestimenta en el judaísmo).

  • Los ateos son deshonestos.

Esto carece de sentido, ya que la ética y la moral son características humanistas más que teológica,  debido a que Dios o los dioses no son sujeto de la moral, y tampoco son las deidades fuente de la moral, pues éstas son normas culturales que la humanidad establece y modifica en el tiempo, al contrario de las “fosilizadas morales” de deidades de la antigüedad (nadie ha hecho por ejemplo un anexo enmienda en la Biblia para declarar la esclavitud inmoral).

Los ateos padecen de trastornos psicológicos probablemente por haber tenido una mala experiencia en la niñez y por ello renunciaran de la religión y odian a Dios. Algunos ateos pueden haber tenido tales experiencias como también las pueden haber tenido algunos creyentes, pero no se puedo aseverar que éste sea el caso en la mayor parte de ellos.

Muchos de los ateos son grandes lectores e investigadores; muchas veces el camino al ateísmo es progresivo a medida que se va conociendo de manera más profunda  la tradición religiosa heredada. Para ser ateo en la mayoría de las veces, es necesario recorrer un difícil camino.

Otra apreciación errada se produce cuando ciertos teístas dicen que los ateos son dogmáticos. El dogmatismo es una característica humana independiente de cualquier creencia o descreimiento religioso. La probabilidad de ser dogmático es mayor cuando se pertenece a una religión, que cuando se es ateo, ya que éste último muestra generalmente una visión escéptica de la vida, muy amiga a la visión científica, por lo tanto no dogmática sino progresista.  (Ver articulo: El culto del judaísmo).

Los ateos ven a todas las religiones como supersticiones de los pueblos. A pesar de esto, hay una coincidencia de los ateos con los creyentes de las religiones del Dios revelado. Cuando a un cristiano le preguntan por ejemplo sobre por qué no cree en el Islam, argumenta que la falsedad de dicha religión con firmeza; muchas veces similar a la argumentación que el ateo hace sobre la misma religión del cristiano. Es por ello que existe la máxima que dice: “la superstición es la religión del otro”.

Muchos ateos coinciden con el escepticismo que determina al pensamiento científico y el astrónomo fallecido, Carl Sagan no es la excepción cuando dijo “El primer pecado es la Fe, la primera virtud es la duda”. La duda es el motor de la ciencia.

Ateísmo en Chile

El ateísmo en Chile es más frecuente que en la mayor parte de los países de América Latina, siendo solo superado por Cuba y el secularizado Uruguay. Entre 2004 y 2014 se duplicó, consiguiendo cifras entre 22 y 25 % junto al agnosticismo.No obstante, en el país sigue predominando el cristianismo (principalmente católico y, después el, evangélico).

Según un informe elaborado  en el año 2017 por la corporación Latinobarómetro, Chile es el país de América Latina que menos confía en la iglesia católica como institución.

Historia del rol religioso del Estado chileno

Durante el año de 1810 Chile logró la independencia de España, país por esa época extremadamente católico. Tanto en el Reglamento Constitucional Provisorio del año  1812, como en los textos constitucionales subsiguientes de los años, 1818, 1822, 1823 y 1833, se subrayó al catolicismo como la religión oficial del país. (Ver articulo: Judaísmo conservador).

La separación Iglesia-Estado se originó con la Constitución del año 1925, la cual también defendía el pluralismo, la diversidad e igualdad de condiciones de los chilenos independientemente de su libertad de culto.  A pesar de lo anterior dicho, la Iglesia católica siguió conservando importantes privilegios tributarios y políticos, y en la práctica no se logró una total igualdad de derechos en términos religiosos.

Con la Constitución de 1980, creada durante la dictadura del período del Régimen Militar y que sigue vigente actualmente, Chile dejó de ser un Estado explícitamente laico. Durante la campaña presidencial de Michelle Bachelet en 2013, ésta promovió la necesidad de volver a transformar a Chile en un Estado laico. No obstante, esto no se ha llevado a cabo durante su segundo mandato, e inclusive  se han conservado tradiciones tales como construir pesebres para Navidad frente al Palacio de La Moneda.

 

Separación  de la iglesia católica del estado

Cuando el presidente Arturo Alessandri, el arzobispo Crescente Errázuriz y la ciudadanía aprobó la nueva constitución en el 18 de septiembre del año 1925, la iglesia católica fue separada definitivamente del estado.

De esta manera, concluyó el reconocimiento del catolicismo como religión oficial del Estado, renunciando este al derecho de patronato que había heredado desde la Independencia sin la aceptación de la Santa Sede y consagrando una amplia libertad de culto.

Ateísmo militante de Chile

El ateísmo en Chile se ha comenzado a visibilizar más intensamente desde el año 2010. En mayo de ese mismo año nació la Asociación Escéptica de Chile (AECH), con el objetivo de difundir la ciencia y el pensamiento crítico. En el año 2011 se creó en Santiago la Sociedad Atea de Chile.​ Entre otras cosas, esta organización aboga por la eliminación de los feriados religiosos, para reemplazarlos por feriados sin connotación religiosa.

En el año 2016, el principal tema es que en Chile, los colegios públicos no estén obligados  a impartir clases de religión, tal y como sucede actualmente. El vocero de la fundación Pedro Stein, comenta que ellos no pretenden que se prohíban las clases de religión en las escuelas, pero lo que ellos si pretenden es que se derogue el decreto 924, ya que este no concuerda con la figura de un Estado laico.

Dentro de sus actividades, la que más repercusiones ha tenido en los medios de prensa es el tradicional “Asado Hereje” que organiza anualmente cada Viernes Santo de la Semana Santa, fecha en que los cristianos se abstienen de comer carne, como evento simbólico  para exigir  en Chile  un Estado verdaderamente laico.​

En 2014, Cristóbal Bellolio publicó su libro Ateos fuera del clóset, que como dice su título, busca que los ateos de Chile “salgan del clóset” para reconocerse públicamente como ateos y al mismo tiempo que se abra un debate constructivo sobre el rol actual de la religión en la sociedad chilena.

Dejar Comentario