Descubre todo lo relacionado con Buda y los Gatos aquí

El buda y los gatos, asi como los animales en general, perpetuamente han sido reflexionados en el movimiento budista como seres sintientes. Conjuntamente, los animales conservan la naturaleza de Buda y, por lo tanto, poseen potencial para la irradiación.

buda-y-los-gatos-4

Asimismo, la doctrina del renacimiento mantenía que cualquier humano podía resurgir como animal, y cualquier animal podría resurgir como humano. Un animal puede ser un allegado muerto renacido, y cualquiera que haya reservado lo adecuadamente atrás en su serie de vidas puede lograr creer que cada animal es un familiar lejano.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Buda y los Gatos

El buda expuso que los seres sintientes que viven presentemente en el reino animal han sido nuestras madres, hermanos, hermanas, progenitores, hijos, amigos en resurrecciones pasadas. Por lo tanto, no se puede hacer una elegancia difícil entre las reglas morales adaptables a los animales y las adaptables a los humanos; En última petición, los humanos y los animales eran porción de una sola casta. Todos ellos están interrelacionados. (ver artículo: Santa Teresa de Lisieux)

Varias representaciones budistas están coligadas con miembros de la familia de gatos: Dakini Pukkasi posee un león, Vaishravana monta un león, Dombi Heruka y Dorje Drollo montan un tigre. Entre los animales que tiene el gran Hevajra hay un reservado que parece ser un gato.

Según un relato habitual, la princesa Mandarava, cónyuge del joven Padmasambhava, el Guru Rimpoché, se mostró como un dakini con cara de gato durante la antesala de la pareja en Bengala. Esto puede haber intervenido en la aceptación del budismo por un gran dígito de la población desde que se asemeja a Devi, la Gran Diosa de Bengala, tanto con el león como con el tigre.

buda-y-los-gatos-2

El sabio budista, Taranatha, relata una historia sobre los dominios mágicos de Aryadeva, quien fue alumno de Nagarjuna en el siglo II. Luego de que su guru sucumbió, Aryadeva acogió un mensaje de un cuervo que procedió de una pintura auto-destestada de Mahakala en Nalanda. Le rogó que volviera al norte de la India para dominar a un brahmín acreditado como “El Malvado Difícil de Someter”.

En su marcha hacia el norte, fue acometido por una mujer que requirió uno de sus ojos para utilizarlo en sus diestras. Luego con la ayuda de un lego insolente, un gato y un frasco de aceite negro, sometió a una pariente pandita, un loro y la tiza de los brahmanes. Cercaron el lugar de la contención con el brahmín con mantra y harapos despedazados, para que Mahadeva no pueda ingresar en el corazón de su contrincante. Luego Aryadeva venció a este brahmin, lo arrestó y encerró.

Tambien Te Recomiendo Ver...

El, en un templo donde en un sutra leyó una profecía de su propia transformación y, en resultado, se convirtió al budismo. Aryadeva luego cantó la sección citada frecuentemente: “Siva tiene tres ojos pero no consigue ver la verdad; Indra tiene mil ojos pero es íntimamente ciega; pero Aryadeva, con un solo ojo, puede advertir la auténtica naturaleza de los tres reinos de la existencia”. El sublime ojo de Aryadeva es, por supuesto, el tercer ojo de la sabiduría no dual. (Ver artículo:  San Benito o San Benito de Palermo)

El gato es venerable, como lo fue para los viejos egipcios. El gato es malvado, como lo fue en correspondencia con el prejuicio europeo contra las citadas brujas. El gato es visto de muchas maneras como superficial y vanidoso, o autónomo y auto poseído, a veces hasta el punto de ser una simpleza. Aquí podemos deliberar en “El gato que marchaba solo”, de Rudyard Kipling. Se reflexiona muy limpio, por su hábito de limpiarse, o considerablemente impuro y apenas un paso por encima de las sabandijas.

El folklore dice que ser particular del gato es ser orgulloso y hostil a los demás. Su elevación Gyaltsab Rimpoché, en una instrucción sobre reflexión, relata que hubo un brahmín que deliberó durante doce años en el vacante sin pensar en la situación de otros seres, es decir, sin bodichita, por lo que se tornó vacío y confiado en su logro. Este pensó: “Nadie puede profundizar como yo. Nadie es tan caritativo como yo para percibir el Vacío!”.

Al deshacer este apego a su conveniente estado mental y una antipatía hacia los demás, estaba persuadido de que era mejor que los demás. Así, ocurrió que luego de su muerte, resurgió como un gato. En Japón, el gato ha ocupado las formas del zorro, que se cree capacitado de cambiar de forma. Por lo tanto, a veces se reflexiona como un mal presagio, pero veremos que igualmente se considera un guardián.

En Camboya, su visión es un signo de sequía amenazadora. Su naturaleza perjudicial lo convirtió en un símbolo adecuado para los gobernantes disgustados de Asia desde Mongolia hasta Vietnam. Los tibetanos se relatan a China como un gato en “The Cat and The Mouse”, una película originada por la BBC Television en 1995 para la Asociación de Estudios Asiáticos sobre la intransigencia a la ocupación china.

buda-y-los-gatos-3

En el apartado introductorio de “The Animal Realm”, en el mito sobre la defunción del Buda, el gato no vivía entre los animales que lo atendían, y esto a veces se usa para declarar la razón de su excepción.  Una leyenda bíblica relata cómo, cuando las ratas irrumpieron el arca, Noé meramente pasó su mano por la nariz del león. Estornudó y originó un par de gatos para auxiliar a controlar la transmisión. Pero el gato no es simplemente útil; asimismo es visto como una representación del bien y un trasportador de bienestar, como podemos ver. (Ver artículo: San Francisco de Asís)

Un gran experto budista zen, que vivía a cargo del convento de Mayu Kagi, poseía un gato que era su efectiva pasión en la vida. Así que, durante las clases de reflexión, conservó al gato a su lado, para producir al máximo su sociedad.  Como un gravamen a la memoria de su viejo instructor, el nuevo maestro resolvió consentir que el gato continuara presenciando a las clases budistas zen.

Ciertos discípulos de los monasterios colindantes, viajando por esas partes, revelaron que, en uno de los templos más afamados de la región, un gato advirtió en las sesiones de reflexión. La historia comenzó a desarrollarse y pasaron muchos años. El gato sucumbió, pero como los discípulos del monasterio estaban tan adestrados a su presencia, pronto hallaron otro gato. Mientras tanto, los otros templos empezaron a introducir gatos en sus sesiones de reflexión, creían que el gato era el efectivo garante de la fama y la excelencia de la instrucción de Mayu Kagi.

Pasó una prole y empezaron a surgir tratados técnicos sobre la categoría del gato en la meditación zen. Un profesor universitario desplegó una tesis, que fue admitida por la comunidad erudita, de que los felinos poseen la capacidad de desarrollar la concentración humana y descartar la energía negativa.  Y así, durante todo un siglo, el gato fue apreciado como una parte fundamental de los estudios budistas zen en esa zona.

Hasta que surgió un maestro que era alérgico al pelo de los animales, resolvió retirar el gato de sus oficios diarios con los discípulos. Hubo una resistencia negativa feroz, pero el maestro suplicó. Como era un sublime instructor, los estudiantes perpetuaron haciendo el mismo adelanto, a pesar de la distancia del gato. (Ver artículo: San Agustin o San Agustín de Hipona)

Gradualmente, los monasterios, eternamente en busca de nuevas ideas, y ya molestados ​​de tener que sustentar a tantos gatos, empezaron a eliminar a los animales de las clases. En veinte años empezaron a surgir nuevas teorías revoltosas, con títulos muy concluyentes como “La calidad de meditar sin un gato” o “Nivelar el universo Zen con la fuerza de energía solo, sin la ayuda de los animales”.

buda-y-los-gatos-5

Transcurrió otro siglo y el gato se retiró totalmente de los rituales de meditación en esa zona. Pero se precisaron doscientos años para que todo retornara a la normalidad, porque durante todo este tiempo, nadie inquirió por qué el gato existía allí.

Los gatos, como las personas, logran ser mercuriales e impredecibles. Cada gato es impar. No se conoce bien a ningún gato cuando se crece, pero se desarrolla una estima por ellos en los últimos años. Si bien ningún gato procederá de la misma forma todo el día o toda la semana, se ha advertido algunos rasgos atrayentes y recurrentes de gatos que son agraciados ejemplos de los compendios budistas.

Si cierta vez has visto a un gato verdaderamente relajado, has sido manifestante de un excelente ejemplo de no hacer nada. Los gatos logran dejar ir y regocijarse de una franja de tapiz, sofá  o una luz solar con una dejadez casual que a veces es ardua de conseguir para los humanos. Varias veces he apreciado sentir la serenidad de un gato relajante. Se toma la llegada a nuestro regazo para tomar un descanso como permiso para tomarnos las cosas con calma por un tiempo.

No se tiene que instruir a los gatos el amor propio, los gatos se conquistan de inmediato y por cumplido al igual que los niños, cuando son gatitos, cortejan lo que es divertido y lo que se siente bien y lo acosan con un entusiasmo inclemente. Este atributo es para varios gatos y dura toda su vida. Se lamen y se limpian, se estiran exuberantemente y enuncian sus necesidades a los demás, a menudo de forma bastante apartada.

Un gato consigue cambiar muy rápido de reposar a jugar, si un juguete con plumas pasa sobrevolando sobre sus orejas. Un gato expresa que sí y sigue el juguete, aunque no había proyectado hacerlo hace unos instantes. Los gatos manifiestan en el instante en la forma en que se sienten bien para su ser presente. Si surge una caja de cartón, pueden examinarla, dormirla o atacarla, según su satisfacción. (Ver artículo: San Francisco Javier)

Dejar Comentario