Aprende todo lo que no conocias sobre Chakras y el Budismo

El budismo tiene muchos atractivos como una doctrina filosófica que busca hacer que la humanidad o todo el que quiera, pueda alcanzar el estado de iluminación y el Nirvana, pero, uno de sus principales atractivos es sin duda, sus chakras. Es por ello que hoy hablaremos sobre los Chakras y el Budismo.

Chakras-y-el-Budismo-1

Chakras del budismo tibetano

Una de las doctrinas que busca la perfección tanto espiritual como física, es la doctrina budista. Aunque es importante mencionar que, en dicha doctrina no hay un Dios creador de todo, tampoco existe un infierno como castigo ni un cielo como recompensa. Tampoco existe un Valhalla ni tampoco un paraíso.

La doctrina budista, al contrario que muchas religiones, busca que los seres humanos puedan alcanzar el estado de iluminación supremo o como también se le conoce, Estado de Buda. Es un estado en donde la persona se libera totalmente de todo aquello que lo ata a este mundo terrenal y le abre el camino hacia el Nirvana.

El budismo es una doctrina bastante interesante, y que en lo personal, más allá de lo espiritual, es una doctrina de conocimiento y sabiduría. Es una doctrina que se ha hecho con muchos seguidores en todo el mundo y que su número va en constante aumento.

Tiene una filosofía de vida que no es egoísta, es decir, la forma en la que se alcanza el estado de iluminación no es un secreto, porque cuando el primero buda lo alcanzó lo compartió con todos sus discípulos para que ellos también alcanzaran dicho estado y lo compartieran con los demás.

Chakras-y-el-Budismo-2

Chakras y el budismo

El primer buda fue el primero en alcanzar el estado de iluminación, y la razón que lo llevó a alcanzarlo fue la realidad cruel del mundo. Nacido dentro de un reino y desde niño no salió de su castillo por órdenes del rey, su padre. El rey no quería que su hijo, Siddhartha Gautama no se relacionara con el mundo exterior, que no conociera los horrores del mundo. Gautama era un niño y no sabía que las personas morían de viejas, no sabía que las personas envejecían, no sabía que las personas enfermaban y que no todos eran ricos, que había mucha miseria en el mundo.

Cuando por fin lo supo fue porque salió del castillo y se dio de frente con la cruda realidad, una realidad que lo dejó traumado por un tiempo, y no es para menos, todo lo que vio se le había ocultado durante año, pensó que el mundo era de una forma cuando en realidad era una muy distinta a la que le habían hecho creer. Las guerras cobraban las vidas de las personas, las enfermedades arrebataban más vidas y la tristeza, la miseria y la desdicha se apoderaban de aquellos que aun lograban sobrevivir, un aflicción que no se iba y se reflejaba en la mirada, en los rostros de todos.

Gautama tuvo la nobleza de despojarse de sus lujos en el castillo, quería experimentar en carne propia el sufrimiento humano, pero ésto surgió luego de ver a un monje cuya paz era inquebrantable, él quiso alcanzar la misma paz que es monje. La decisión de Gatuama puso e riesgo su vida, porque en un momento renunció extremadamente a todo lo que nos hace humano, es decir, no comía ni bebía agua y casi muere, y el exceso de todo nos brinda un felicidad momentánea más no duradera.

Gautama consideró que para alcanzar la extrema felicidad y la paz tan añorada por los humanos, era necesario encontrar un camino medio entre lo bueno y lo mano, es decir, la neutralidad entre ambas cosas. Dicha camino neutro es llamado el Camino Octuple, que dentro de al doctrina budista es el camino que lleva al ser humano al cese del sufrimiento, lo libera de todo tipo de sufrimiento y dicho cese de sufrimiento es lo que se conoce como el Nirvana. (ver artículo:  Chakras y Piedras)

Cuando Gautama se dio cuenta de esto procedió a enseñarle a sus discípulos las cuatro grandes verdades. La primera verdad que Gautama le enseñó a sus discípulos es que la vida es Dukkha (sufrimiento). La segunda verdad es que la vida es Tahna, es decir, deseo o antojo. La tercera verdad es que el sufrimiento cesa cuando se renuncia al antojo que causa el sufrimiento y se vence. La cuarta verdad es que el estado de iluminación que se obtiene mediante el cese del sufrimiento lleva al Nirvana.

Pasos importantes en el camino del budismo

El primer paso en el sendero óctuple es tener el entendimiento correcto, o percepciones correctas. El segundo es la aspiración correcta, el pensamiento correcto o la determinación correcta. El tercero es el habla correcta. El cuarto es la acción correcta o la conducta correcta. El quinto es el modo de subsistencia correcta. El sexto es el esfuerzo correcto. El séptimo es la conciencia correcta. El octavo es la concentración correcta o la absorción correcta.

Entendimiento correcto: El primer punto en el camino óctuple es el entendimiento correcto, las percepciones correctas y las perspectivas correctas, lo que quiere decir que la persona debe estar centrada, ni a la izquierda ni a la derecha, es estar totalmente centrado.

La aspiración correcta: El segundo paso del sendero óctuple es la aspiración correcta, el pensamiento correcto o la determinación correcta, es decir, que la persona debe estar determinada con respecto a lo que quiere para sí.

El habla correcta: El tercer paso en el camino óctuple es el habla correcta, que está relacionado con el chakra de la garganta, La acción del habla correcta, es por lo tanto, la cualificación correcta de de expresarse y mantener la calma en toda situación.

La acción correcta: El cuarto paso en el camino óctuple es la acción correcta y la conducta correcta. Es uno de los chakras bases de dicho camino. La acción y conducta correcta  indican que tanto nuestro corazón como nuestra mente, alma y ser, están en completa armonía.

Modo de subsistencia correcta: El quinto paso en el camino óctuple es el modo de subsistencia correcta. Dicho paso consiste en llevar una vida honorable, además de escoger una profesión que no dañe ninguna forma de vida, y que dicha profesión sea una que nos ayude a crecer espiritualmente.

El esfuerzo correcto: El sexto paso en el camino óctuple es el esfuerzo correcto, es decir, en las ganas que ponemos día a día para hacer las cosas bien y que toda nuestra actitud sea netamente positiva sin importar la situación. Esto además se refiere a que no debemos envidiar lo de otras personas, ni debemos ser celosos.

Chakras-y-el-Budismo-3

La atención correcta: El séptimo paso en el camino óctuple es la atención correcta. Es tener una mente activa y atenta, una mente alerta a todos los detalles, además los cuida y los domina. La atención correcta es el capitán del barco de cada uno.

La concentración correcta: El octavo y último paso en el camino óctuple es la concentración correcta o la absorción correcta, y esto se refiere a la comprensión profunda de todos los misterios de la vida. Es la tranquilidad mental.

La falta de distracciones conducen a una mente totalmente enfocada. En las enseñanzas budistas, este octavo paso involucra la meditación y la respiración correcta, al igual que las técnicas de raja yoga del hinduismo (conocida como “el camino real hacia la reintegración”). (ver artículo: Chakra Ajna)

Los 7 chakras del budismo

Primer Chakra: Muladhara Chakra es el chackra principal, y representa al elemento tierra.  Éste chakra está asociado con la supervivencia, con las necesidades físicas, con el placer y la sexualidad de los seres humanos, además arraiga la conciencia al plano físico, tanto con nuestro propio cuerpo como con la tierra, a su vez está relacionado con el sentimiento de seguridad y estabilidad.

Segundo Chakra: Dicho chakra se encuentra ubicado cerca de los genitales, sobre la columna vertebral y su elemento el agua. Alcanzar un equilibro de este chakra nos permite la sublimación de las pasiones, la ira, el odio, la cólera, la violencia y los miedos, transformándolas en amor, compasión, bondad y sentimientos pacíficos.

Tercer Chakra: Éste chakra se encuentra en la región del ombligo y lo representa el elemento fuego. Éste chakra está íntimanente relaciona con las emociones y sus diferentes matices.

Cuarto Chakra: El cuarto chakra está a la altura del corazón y su elemento es el aire. Su nombre se debe a que gracias a la meditación en éste centro nos permite escuchar los sonidos de éste chakra, el cual es un sonido de cualidades místicas.

Quinto Chakra: Éste chakra se encuentra a la altura de la garganta y su elemento es el mítico éter. Éste chakra gobierna las cuerdas vocales, los pulmones, la capacidad auditiva y el tuvo digestivo.

Sexto Chakra: Éste chakra se encuentra ubicado entre medio de las cejas y es conocido también como Tercer Ojo. Éste chakra es el centro de las actividades realizadas por el ser humano. La mente enfocada en este centro despierta la intuición.

Séptimo Chakra: Éste chakra se encuentra ubicado en la parte superior de la cabeza, en la coronilla de la misma. Dicho chakra es el que nos permite conectarnos con el macrocosmos.

Dejar Comentario