≡ Menu




Creencias de los Testigos de Jehová: creencias y tradiciones, costumbres, prácticas y más

Las creencias de los Testigos de Jehová se hicieron conocidas cuando Charles Taze Russell fundó los Testigos de Jehová en el año 1872, aunque no se conoció públicamente como tal hasta 1931.

Creencias-de-los-testigos-de-jehova-2

Los Testigos de Jehová se reflexionan como cristianos e imaginan a Jesucristo como el Hijo de Dios, pero no en el contrariado de ser equipares a Dios o a uno con Dios. Los testigos de Jehová piensan que su religión es una reconstrucción del cristianismo único del primer siglo. Admiten el Antiguo como el Nuevo Testamento de la Biblia como inculcado por Dios.

No obstante, no usan el emblema de la cruz porque creen que es de iniciación pagana. Los testigos de Jehová establecen que es importante cooperar sus dictámenes con los demás y que son bien conocidos por incitar a personas a sus hogares y por su revista La Atalaya. En la actualidad, el complejo de publicidades “Los testigos de Jehová dicen” en Brooklyn, Nueva York, divulga 800,000 copias de sus dos revistas regularmente y publica 100.000 libros.

Creencias y tradiciones de los testigos de Jehová

Los testigos implantan que el propósito de su vida es vivir al auxilio de Dios. Se espera que existan de acuerdo con las afirmaciones y el código moral del pensamiento. Viven en una distribución social muy articulada que los estriba tanto en su vida cotidiana como en el desempeño de su gestión religiosa. Los testigos de Jehová conservan un grado de separación del mundo. Testifican que están en el mundo pero no en el paraíso. (Ver artículo: como murió Herodes Antipas)

A discrepancia de los miembros de movimientos segregacionistas más excesivos, los Testigos viven y trabajan entre la colectividad terrenal y envían a sus hijos a escuelas seculares. Los testigos amedrentan la participación en la educación universitaria por su oportuno bien. Es menos factible que los testigos anhelen a una formación más alta que sus colegas. Por lo habitual, reprochan la carrera de ratas que predomina en la sociedad presente y reflexionan que las ambiciones terrenales son mucho menos significativas que las inquietudes espirituales, por lo que es mucho más destacado ocuparse de ellas.

También impugnan la prestación militar, votan en sufragios y significan en la mayoría de los festivales religiosos y festividades seculares, como los cumpleaños. En países con asistencia nacional obligatoria, la mayoría de los Testigos admitirán el servicio civil como una disyuntiva al servicio militar. Ciertas necesidades cívicas, como el servicio de jurado, se reflexionan una cuestión de providencia individual de acuerdo con los preceptos de la cognición. El tiempo consagrado a la obra misionera para los no practicantes evita que los Testigos se aparten significativamente del resto de la colectividad.

En el año 2005, los testigos de Jehová de todo el orbe dedicaron más de 1.200 millones de horas al trabajo predicador. Todos los Testigos que son corporalmente capaces de ello se envuelven en el trabajo misionero. Gran parte del trabajo misionero reside en visitar puerta a puerta para conversar sobre las Escrituras con las personas que conocen. Una discusión triunfante llevará a viajes de regreso, y probablemente a estudios bíblicos en el hogar.

La misión es convencer a los que no creen en la integridad de su causa para que casualmente se reconcilien en Testigos. Los testigos colocan poco énfasis en las prácticas de conversión imprevista y dramática. La verdadera evolución es un proceso intelectual pesado que convence paulatinamente a un no practicante de que las creencias de los Testigos son efectivas y racionales, y que deben envolverse a una vida espiritualmente gratificante que acarreará beneficios perdurables.

Los testigos hacen este encargo sin paga y ciertos, aclamados pioneros, pasan 70 horas al mes en ser testigos puerta a puerta. Los testigos funden que el trabajo misionero debe tener preferencia sobre la carrera, por lo que muchos preferirán trabajos con salarios más indignos en un horario limitado para asumir más tiempo para consagrarse a su fe. (Ver artículo:  cómo nació la Iglesia)

Se espera que los testigos de Jehová admitan las creencias y prácticas primordiales del movimiento. Si ejercen de una manera que es incongruente con tales dogmas y prácticas, pueden ser subyugados. Pero para que se manifieste una inculpación contra alguien, esa persona debe declarar o, de acuerdo con las sabidurías de la Biblia, debe haber dos declarantes. Ningún testigo individual debe alzarse contra un hombre que venere cualquier error o tropiezo. En la boca de dos testigos o en la boca de tres testigos, la cuestión convendría resultar bien.

Las infracciones serias son intimadas por audiencias locales cuasi legislativas. Cuando alguien manifiesta o es acusado de un pecado o de una infracción espiritual, es inquirido por los ancianos. Si son declarados condenados, pueden ser penados con limitaciones espirituales, reproches públicos o exclusión de la congregación, lo que se designa «exclusión».

La confraternización es la más alta representación de disciplina de los Testigos. Está circunspecto para la apostasía repasada o la práctica persistente de pecados graves, como borrachera, robo o promiscuidad. El escarmiento se basa en 1 Corintios 5, que rige a los creyentes a «sacar a los ruines de entre ustedes». Los testigos establecen que es necesario tomar esta operación para resguardar la entereza moral y la ablución de su fe. Pero los testigos asimismo ven la expulsión como un hecho de amor que consigue hacer que los delincuentes se lamenten para que puedan ser depuestos a la fe.

Las personas paradas pueden ser restituidas a la hermandad después de manifestar que están arrepentidas. Ancianos echan de 50.000 a 60.000 Testigos en todo el orbe cada año. Cada año, no obstante, se restituyen de 30.000 a 40.000, volviendo a sus sentidos espirituales. Las secuelas de ser expulsados ​​son que la persona implicada es impugnada. Los testigos no poseerán compañerismo espiritual con nadie que haya sido desterrado de una congregación. Asimismo evitan el afecto social con una persona depuesta. (Ver artículo: que significa la misericordia)

Creencias-de-los-testigos-de-jehova-3

Esto separa ir de compras o ir a un teatro con personas echadas, o inclusive tener una comida con ellos. No obstante, se admiten las relaciones y actividades servidoras normales y cotidianas dentro de la familia, que no sean acciones religiosas. Los miembros del pensamiento fueron primariamente citados Estudiantes de la Biblia. El nombre de los testigos de Jehová fue acogido en 1931.

El alias de los testigos de Jehová se emana de un pasaje de la Biblia, que dice: “Vosotros sois mis testigos, dice Jehová, y mi súbdito a quien yo elegí; para que me conozcan y crean, y perciban que yo soy el; antes de mí no se creó Dios, ni habrá después de mí. Yo, yo asimismo, soy Jehová; y además de mí no hay redentor. He pronunciado, y he salvado, y he manifestado; y no hubo entre vosotros dios insólito; por eso sois mis testigos, dice Jehová, y yo soy Dios”.

Los testigos de Jehová trasladan a su persona una trayectoria, liberación médica predicha que constituye que no deben tomar transfusiones de sangre bajo ninguna ocurrencia, mientras exonera a los médicos y hospitales de la responsabilidad de cualquier daño que consiga ser producido por su rechazo de la sangre. Al integrarse al hospital, deben firmar los recetarios de aprobación y liberación que replican esto y especificar la atención hospitalaria ineludible.

Los elementos religiosos de los testigos de Jehová no impiden decididamente el uso de dispositivos sanguíneos menores, como la albúmina, las inmunoglobulinas y las gestaciones hemofílicas. Cada Testigo debe decidir personalmente si él o ella pueden admitir estos. Si bien está negado extraer sangre, no se les prohíbe privativamente introducir tejidos o huesos de otro ser humano. Los testigos de Jehová presentemente aceptan trasplantes de órganos, aunque cualquier cirugía debería ejecutarse sin derrame de sangre.

Ciertos testigos de Jehová tal vez no pretendan donar sus órganos porque la sangre de otra persona segregaría a través de ellos. En el caso de los órganos que no incluyen el flujo de sangre, por ejemplo, las córneas, no tendrían motivaciones religiosas para impugnar la donación. Por lo tanto, si admiten un trasplante de órganos o donar órganos es una providencia personal.

Los testigos de Jehová funden que la Biblia es la palabra infundida de Dios o Jehová. Como la Biblia no contiende verdaderamente el control de la natalidad, el control de la natalidad se ve como una providencia personal y se deja a la razón del individuo. Los testigos de Jehová establecen que la vida humana empieza en el momento de la concepción y, por lo tanto, no certifican el aborto. Si la dificultad de un embarazo es el único contorno de salvar la vida de una madre, la elección estriba de cada persona. Los testigos son rigurosamente neutrales desde el punto de vista político y no previenen en ningún debate o declaración sobre este tema. (Ver artículo:  con quien se casó Moisés).

Costumbres

Desde la instauración en 1879 de lo que actualmente se conoce en inglés como la Sociedad “Watchtower Bible and Tract Society”, sus partidarios, citados Testigos de Jehová, han tenido afirmaciones características que los apartan del cristianismo ordinario. Por ejemplo, funden que Dios es un ente, no una trinidad. Creen que Cristo sucumbió por los pecados del hombre, pero que revivió espiritualmente en lugar de corporalmente. El liderazgo anunció y cree que el fin del mundo está por venir. Ellos creen que la catástrofe del actual régimen mundial en el Armagedón es imperiosa, y que la instauración del reino de Dios en la tierra, es la única tramitación para todos los problemas que afronta la humanidad.

Los segmentos creen que solamente los testigos de Jehová se salvaguardarán cuando la mayoría de la urbe mundial sucumba en Armagedón. Los testigos utilizan el nombre «Jehová» en lugar de «Dios», y concentran su devoción en Jehová en lugar de en Jesús, a quien instituyan que fue la única creación inmediata de Jehová. Se cree que el Espíritu Santo es una fuerza y ​​no un individuo.

Una significativa creencia profunda de los testigos de Jehová es que el régimen celestial de Jesús, o «poder del Reino celeste» inició en 1914. Se dice que esta fecha asimismo marca el inicio de los postremos días. Los segmentos creen que, 3 años y medio después de 1914, Jesús vino a examinar y limpiar la “Sociedad Watchtower”, y la prefirió como la única estructura a través de la cual velaría y el único medio de resguardo. (Ver artículo: cómo enseñar la Palabra de Dios a los niños)

Debido a que funden que la suya es la única religión auténtica, los testigos de Jehová colocan un enérgico énfasis en la anunciación y el intercambio de sus fes. Los testigos creen en el bautismo y persiguen las reglas cristianas sobre la moral y el amor. Asimilan las publicaciones de la Biblia y de la Watchtower, y utilizan esta última para ayudarles a descifrar las Escrituras.

Prácticas

Los testigos de Jehová no celebran los días festivos que funden que poseen orígenes paganos, como la Navidad, la Pascua y los aniversarios. No congratulan la bandera nacional ni entonan el himno nacional, y refutan el servicio militar. También contrarían las transfusiones de sangre, inclusive aquellas que lograrían salvar vidas.

A un testigo de Jehová se le impide engullir o ser transfundido con sangre humana natural o sus efectos, aunque hay singularidades para algunos géneros de sangre artificial u opciones sin sangre. La actitud de los Testigos contra las transfusiones de sangre destella el considerado de la sangre en su fe. Estos sostienen que la sangre es santificada y representa la vida. La afirmación de que deben abstenerse de sangre procede de un fragmento bíblico en el libro de Hechos.

Los testigos concurren a tertulias en los Salones del Reino, que regularmente no sujetan símbolos religiosos, sino que son más eficaces. Estudian la gramática de la “Sociedad Watch Tower” y la Biblia en sus cenáculos, que habitualmente incluyen dos tertulias por semana. La potestad para tomar arbitrajes doctrinales y organizativos estriba del Cuerpo Gobernante, un chico grupo de hombres con poder en la sede de la Sociedad Principal ubicada en Brooklyn.

Los miembros ejercen el bautismo y la consagración, pero no hay diezmo o recolección. Los fondos se recolectan a través de subsidios voluntarios. Cada congregación está administrada por un cuerpo de empleados ministeriales y ancianos varones, no sufragados. Aquellos que realizan un pecado grave o que concluyen abandonar la Asociación, ya sea formal o incumplidamente, son «echados». El contacto con miembros que son echados ​​se confina a ciertas personas, como aquellas que poseen obligaciones pactadas o miembros de la familia que existen en el misma casa La Sociedad r sugiere a los Testigos que recorten la socialización con aquellos que no son miembros, a fin de conservar su moralidad espiritual y su conciencia. (Ver artículo:  San Judas Tadeo)

La Sociedad enseña que, al inicio, la muerte no era ineludible. El hombre fue fundado por Dios con la cabida de vivir eternamente. La muerte es una derivación física del pecado original de Adán y Eva, la infracción de una «ley divina». Los miembros funden que Jesucristo pagó el recobro de una vida humana agraciada, liberando a la sensibilidad del pecado y la muerte. Un día, la muerte ya no coexistirá, y los humanos poseerán la oportunidad de deleitarse de vidas agraciadas.

Los miembros creen que en la muerte, los humanos dejan de coexistir. Los muertos no saben, sienten y distinguen definitivamente nada. La muerte se confronta con el sueño, porque no hay cognición, actividad o sabiduría de lo que nos rodea, y hay una expectación de despertar, llamada resurrección. Consecuentemente, la muerte no debe ser temida como el fin despótico, porque los muertos que viven en la memoria de Dios, serán revividos.

Los testigos de Jehová no se implanten en un lugar llamado infierno o en un dominio de martirio eterno. Ellos sí creen en un cielo y la expectación de ir allí. A los miembros se les guía que solo 144.000 cristianos probados marcharán al cielo, esto basado en el pasaje Apocalipsis 14: 1-5, para reinar y regir con Cristo como reyes y clérigos. Otros que subsistan a Armagedón y aquellos que renacen tendrán la conformidad de instruirse de la manera correcta de venerar a Dios y probablemente vivir para siempre en una tierra maravillosa.

La creencia de que los humanos se reconcilian en ángeles después de la muerte no es porción de la doctrina de los testigos. Más bien, los testigos de Jehová establecen que los ángeles son una creación magnífica, que prorrogan mucho en su naturaleza y su lugar en el designio de Jehová, y que Dios los fundó mucho antes de que el hombre surgiera en la tierra.

Los testigos de Jehová no establecen que los muertos estén juiciosos o que puedan intervenir en los vivos. Evitan hábitos como los velatorios, conmemoraciones funerarias y aniversarios, y expiaciones por los muertos. Los funerales se llevan a cabo de acuerdo con las normalizas de las Escrituras, y las diestras impuras están rigurosamente prohibidas. Si los familiares no practicantes perpetúan con tales prácticas, entonces la familia “practicante” puede concluir retirarse del funeral. Cuando esto ocurre, se puede encomiar un servicio conmemorativo escueto en el Salón del Reino local o en otro lugar apropiado. (Ver artículo: oración a San Marcos de León)

Creencias-de-los-testigos-de-jehova-4

Principales creencias

Los testigos de Jehová, perseveran por consolidarse a la forma de cristianismo que Jesús instruyó y que ejercieron sus apóstoles. Los testigos mantienen una serie de puntos de vista cristianos habituales, pero asimismo muchos que son especiales de ellos. Ellos aseveran que Dios, Jehová, es el más profundo. Jesucristo es el funcionario de Dios, a través del cual los humanos deshonestos pueden interceder con Dios. El Espíritu Santo es el calificativo de la fuerza activa de Dios en el universo. Entre las principales creencias podemos nombrar las siguientes:

  1. Adoran al único Dios Supremo, el Compositor, cuyo nombre es Jehová. Él es el Dios de Abraham, Moisés y Jesús, según la biblia.
  2. Reconocen la Biblia como el mensaje sugestionado de Dios a los humanos. Basan sus  afirmaciones en los 66 de sus libros, que contienen tanto el «Antiguo Testamento» como el «Nuevo Testamento». El catedrático Jason D. BeDuhn lo representó cabalmente cuando subrayó que los testigos de Jehová erigieron su sistema de creencia y práctica a partir de la materia prima de la Biblia sin establecer lo que se hallaría allí.  Si bien aceptan toda la Biblia, no son fundamentalistas.
  3. Jesús. Los testigos siguen las ilustraciones y el ejemplo de Jesucristo y lo glorifican como el Salvador de todos nosotros y como el Hijo de Dios. Por lo tanto, son cristianos. No obstante, han asimilado de la Biblia que Jesús no es el Dios Supremo y que no preexiste una base bíblica para la erudición de la Trinidad.
  4. El Reino de Dios. Este es un régimen real en el cielo, no una situación en los corazones de los cristianos. Substituirá a los regímenes humanos y se desempeñará el designio de Dios para la tierra. Tomará estas evaluadas pronto, ya que la predicción bíblica muestra que estamos viviendo en “los postremos días”. Jesús es el Soberano del Reino de Dios en el cielo, y empezó a gobernar en 1914.
  5. Salvación. La autonomía del pecado y la muerte es viable a través de la expiación de rescate de Jesús. Para favorecerse de ese sacrificio, las personas no solo comprometen ejercer fe en Jesús, sino asimismo cambiar su trayectoria de la vida y bautizarse. Las obras de una persona manifiestan que su fe está viva. No obstante, la salvación no se puede vencer, viene a través de la piedad injusta de Dios.
  6. Jehová, Dios, Jesucristo y los ángeles fieles habitan en el reino subjetivo. Un número respectivamente pequeño de apareces, unas 144.000, será resurgido a la vida en el cielo para regir con Jesús en el Reino. (Ver artículo: novena a  San Roque)
  7. Dios estableció la tierra para ser el hogar perpetuo de la humanidad. Dios consagrará a las personas disciplinadas con una salud agraciada y una vida inmortal en un paraíso real.Creencias-de-los-testigos-de-jehova-5
  8. El mal y el sufrimiento. Estos empezaron cuando uno de los ángeles de Dios se agitó. Este ángel, quien posteriormente de su rebelión fue citado «Satanás» y «Diablo», convenció a la primera pareja humana a acoplarse a él, y las derivaciones han sido funestas para sus sucesores. Para solucionar los problemas morales trazados por Satanás, Dios ha reconocido el mal y el sufrimiento, pero no les consentirá perpetuar por siempre.
  9. Las personas que sucumben pasan de coexistir. No soportan en un infierno de tormento tempestuoso. Dios transportará miles de millones de la muerte por medio de una restitución. No obstante, aquellos que se dificulten a ilustrarse los caminos de Dios después de ser revividos serán destruidos para siempre sin expectativa de una restauración.
  10. Los testigos se adhieren a la norma original del matrimonio de Dios como la alianza de un hombre y una mujer, y la indecencia sexual es la única base legal para el divorcio. Están convencidos de que la sabiduría que se halla en la Biblia auxilia a las familias a tener triunfo.
  11. Su culto. Esto no veneran la cruz ni ninguna otra imagen. Los semblantes clave de su adoración contienen los siguientes hechos:
  • Orar a dios.
  • Leyendo y aprendiendo la Biblia.
  • Profundizando en lo que aprenden de la Biblia.
  • Congregarse juntos para orar, aprender la Biblia, cantar, pronunciar su fe y animar a otros Testigos y otros.
  • Enseñando las buenas nuevas del Reino.
  • Ayudando a los precisados.
  • La construcción y el sustento de los Salones del Reino y otras subestructuras manejadas para sembrar su trabajo educativo bíblico en todo el orbe.
  • Colaborando el socorro en casos de catástrofes.

Su organización: Están constituidos en congregaciones, cada una de las cuales está controlada por un cuerpo de ancianos. No obstante, los ancianos no constituyen una clase de clero, y no están retribuidos. No practican el diezmo, y nunca se toman selecciones en sus tertulias. Todas sus actividades están protegidas por donaciones ignoradas. El Cuerpo Gobernante, un chico grupo de cristianos maduros que valen en su sede mundial, suministra orientación para los Testigos de Jehová en todo el orbe.Su unidad. Están globalmente acoplados en sus fes. También trabajan duro para no tener particiones sociales, étnicas, raciales o de clase. No obstante, su unidad consiente la elección personal. Cada Testigo toma providencias en armonía con su propia cognición educada en la Biblia. (Ver artículo: San Antonio Abad)

Su conducta: Se esfuerzan por exponer amor desinteresado en todas sus acciones. Impiden las prácticas que contrarían a Dios, conteniendo el mal uso de la sangre al tomar inyecciones de sangre. Son pacíficos y no participan en la guerra. Respetan el gobierno en el que existen y acatamos sus leyes siempre y cuando no les soliciten que transgredan las leyes de Dios.

Sus relaciones con los demás: Jesús les ordenó según la biblia: «Debes amar a tu prójimo como a ti mismo». Asimismo dijo que los cristianos no son pieza del mundo. Entonces tratan de afanar lo que es bueno para todos. No obstante, permanecen rigurosamente neutrales en los asuntos políticos y evitan la admisión con otras religiones. A pesar de todo, respetan las decisiones que otros toman en tales cuestiones.

La suspicacia de los testigos de las fundaciones presentes se extiende a otras designaciones religiosas, de las cuales persisten separadas. Rechazan requisitos como ministro e iglesia. Los dirigentes de ciertas iglesias cristianas vitales han manifestado a los Testigos por desvío doctrinal, fundamentalmente sus ilustraciones no trinitarias y los han penado como un culto. (Ver artículo: frases de confianza en Dios)

Dejar Comentario