Descubre todo lo relacionado con las creencias del cristianismo

Existen muchas creencias del cristianismo, así como diferencias significativas de definición y opinión de la Biblia y la costumbre sagrada en las que se fundamentó el cristianismo.

creencias-del-cristianismo-6

Debido a estas distingues encontradas en teología y la falta de asentimiento sobre los principios esenciales del cristianismo, los católicos, los protestantes y los ortodoxos, frecuentemente niegan que los segmentos de ciertas otras ramas sean cristianos.

Tambien Te Recomiendo Ver...

La Biblia misma deja ver lo que es significativo y esencial para la fe cristiana. Estos compendios fundamentales son la deidad de Cristo, la protección por la gracia de Dios y no por obras, la ayuda solo a través de Jesucristo, la restauración de Cristo, el Evangelio, el monoteísmo y la Santísima Trinidad. Estos son los primordiales “elementos básicos” que debemos entender y creer si somos partidarios de Jesucristo.

¿Cuáles son las creencias del cristianismo?

Los cristianos y sus creencias se han reducido a través de los siglos de la siguiente manera, la Biblia es la magnífica Palabra de Dios escrita infundida, infalible y totalitaria, escrita por el hombre con la pauta del Espíritu Santo. Hay un solo Dios, que existe perpetuamente en tres personas que son Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo.

Los cristianos creen en la omnipotencia de nuestro Señor Jesucristo, en su origen virginal, en su vida sin tropiezo, en sus milagros, en su muerte delegada y expiatoria, en su restitución corporal, en su elevación a la diestra del Padre, en su Personal, próximo regreso a esta tierra en autoridad y gloria para regir mil años.

La bendita expectación en el rapto de la Iglesia en la vuelta de Cristo. La Iglesia es todos los que se funden en Jesús como su Salvador.  El único medio de ser acendrado del pecado es a través del remordimiento y la fe en la agraciada sangre de Cristo. Las buenas obras solas no te trasladarán al cielo, aunque las buenas obras deben perseguir a los que creen.

Creen en el bautismo en agua por sumersión. Esta es una muestra pública de la naturalidad de su remordimiento. La sanación espiritual y la emancipación vienen por la obra libertadora de Cristo en la cruz. Isaías 53:5 enseña: “Por sus heridas somos curados”.  El bautismo del Espíritu Santo se da a todos los fervorosos en el instante de la salvación. (ver artículo: Santa Teresa de Lisieux)

Tambien Te Recomiendo Ver...

Dios desea que poseamos una relación propia con Él y por medio de Su Espíritu Santo, nos anunciamos con Él. Los cristianos creen en el dominio santificador de la residencia del Espíritu Santo. El cristiano puede durar una vida santa. Las creencias del cristianismo exponen la restauración de los salvos y los perdidos, el uno a la vida eterna y el otro a la pena eterna. Entonces Jesús fundará su reino perpetuo.

creencias-del-cristianismo-2

Se puede decir que las creencias cristianas pertinentes a dios son las siguientes:

  • Solo existe un Dios.
  • Dios es una Trinidad de Padre, Hijo y Espíritu Santo.
  • Dios es agraciado.
  • Dios es todopoderoso.
  • Dios está en todas partes.
  • Dios sabe todo.
  • Dios estableció el universo.
  • Dios conserva el universo en marcha.
  • Dios intercede en el universo.
  • Dios ama a todos completamente, aunque las personas tienen que cometer varias circunstancias para lograr la protección.
  • Los seres humanos logran conocer a Dios a través de la oración, la devoción, el amor y las prácticas místicas. (Ver artículo:  San Benito o San Benito de Palermo)
  • Los seres humanos logran conocer a Dios a través de la gracia de Dios, es decir, a través de su afecto y su potestad.

Siendo Dios el hijo:

  • Dios existió en la tierra como Jesús.
  • Jesús era completamente Dios y totalmente humano.
  • Jesús nació de una mujer humana, María, pero forjada del Espíritu Santo
  • Debido a que Jesús era plenamente humano, estaba sometido a dolor, pesadumbre y desconsuelo como otros seres humanos.
  • Jesús fue consumado por crucifixión, pero se elevó de entre los muertos en la Resurrección.
  • La vida de Jesús es un modelo agraciado de cómo Dios quiere que la gente viva.
  • Jesús sucumbió en la Cruz para que aquellos que creen en él sean absueltos por todos sus pecados.

Siendo Dios el espíritu santo:

  • Después de la resurrección, Jesús persistió en la tierra solo unos días antes de remontarse al cielo.
  • Jesús dio palabra que permanecería con sus discípulos, así que luego de ir al cielo, envió su Espíritu para regirlos.
  • El Espíritu Santo perpetúa guiando, consolando y alentando a los cristianos.

Creencias básicas del cristianismo

Entre las creencias básicas del cristianismo tenemos que:

  • Dios: Los cristianos creen que solo hay un Dios, a quien aclaman Padre como Jesucristo les instruyó.
  • Jesús: Los cristianos buscan a Jesús como el Hijo de Dios que fue mandado para salvar a la humanidad de la muerte y el pecado. Jesucristo instruyó que él era el Hijo de Dios. Sus ilustraciones se pueden compendiar, fugazmente, como el amor de Dios y el amor al prójimo. Jesús expresó que había llegado a efectuar la ley de Dios en lugar de educarla.
  • Justificación por la fe: Los cristianos creen en la apología por la fe, a través de su afirmación en Jesús como el Hijo de Dios y en su caída y resurrección, pueden tener una correlación correcta con Dios cuya clemencia se hizo de una vez por todas a través de la defunción de Jesucristo.
  • La Trinidad: Los cristianos creen en la Trinidad, es decir, en Dios como Padre, Hijo y Espíritu Santo. Algunos involucran esto y piensan que los cristianos creen en tres dioses aislados, que no lo hacen. Los cristianos creen que Dios acogió forma humana como Jesucristo y que Dios está vigente hoy a través de la obra del Espíritu Santo y es indudable en las acciones de los fervorosos. (Ver artículo: San Francisco de Asís)
  • Vida después de la muerte: Los cristianos creen que existe una vida luego de la muerte terrenal. Si bien no se conoce la biósfera real de esta vida, los cristianos creen que varias prácticas espirituales en esta vida socorren a darles una idea de cómo será la vida perpetua.
  • Los Santos: En estos días, la palabra santo se usa más frecuentemente para relatarse a un cristiano que ha existido una vida exclusivamente buena y santa en la tierra, y con quien se dice que los milagros se coligaron después de su muerte. El título consecuente de Santo es concedido por las iglesias católica romana y ortodoxa a través de un asunto llamado glorificación. Los segmentos de estas Iglesias también creen que los Santos fundados de esta manera pueden mediar con Dios en nombre de las personas que quedan vivas hoy. Esto no es admitido por la generalidad de los protestantes.
  • Oración: La oración es el intermedio por el cual los cristianos se anuncian con su Dios. El Nuevo Testamento reconoce que Jesús enseñó a sus oyentes a orar y que los alentó a enviarse a Dios como Padre. Los cristianos creen que perpetúan esta práctica. A veces, las oraciones son prudentes y forman parte de un ritual fundado durante cientos de años.
  • La Iglesia: La iglesia cristiana es esencial para los creyentes. Aunque tiene diversas fallas, es examinado como el cuerpo de Dios en la tierra. La iglesia es el territorio donde se nutre la fe cristiana y donde el Espíritu Santo se muestra en la tierra. Es donde los cristianos se recogen en la fe y donde se congregan en un solo organismo a través de la Eucaristía.
  • Bautismo: La iglesia cristiana se funde en un bautismo en la iglesia cristiana, ya sea como un infante o como un adulto, como un carácter externo de un compromiso íntimo con las ilustraciones de Jesús.
  • Eucaristía: Eucaristía es una dicción griega para gestión de gracias. Su conmemoración es para recordar la comida final que Jesús tomó con sus discípulos precedentemente de su muerte, conocida como la Última Cena. Este rito desciende de las acciones de Jesús quien, en esa comida, tomó pan y vino y solicitó a sus discípulos que los absorbieran y perpetuaran haciéndolo en recordación de él.
  • En la comida: el vino simbolizaba su sangre y el pan su cuerpo. La Eucaristía asimismo conocida como comida de comunión en ciertas iglesias, es esencial para la Iglesia y se registra como un signo de módulo entre los cristianos. Diferentes Iglesias conciben y practican la Eucaristía de desiguales formas. Como consecuencia, las ideas centrales de la Eucaristía pueden originar falta de conformidad en lugar de unidad.

creencias-del-cristianismo-3

Creencias fundamentales del cristianismo

Los cristianos creen que Jesucristo existió como el Hijo de Dios, totalmente humano y totalmente divino, y que al creer en él y seguir sus instrucciones, pueden obtener la vida eterna. Los cristianos creen que Jesús sucumbió por la humanidad, que Dios lo revivió de entre los muertos y que Jesús arribará de nuevo al final de los tiempos. Conjuntamente, los cristianos creen en la Trinidad o en las tres partes de Dios, que son Dios el Padre o Creador, Dios el Hijo o Redentor, y Dios el Espíritu Santo o Santificador. El Espíritu Santo es la representación de Dios en el universo.

El término cristianismo se considera envolver un régimen religioso de la misma manera que el Islam y el budismo son métodos religiosos. Dentro de los medios religiosos hay afirmaciones esenciales, junto con códigos, reglas y normas que deben someterse para lograr un fin ansiado. El cristianismo no se acuerda a esa enunciación y, por lo tanto, el término logra ser un poco iluso.

Jesús no vino a la tierra para empezar otra religión. Ya había varias religiones, contenido el judaísmo, que había empezado como una relación con el Dios Todopoderoso, pero se había estropeado en otro sistema religioso a la par con el culto a los tabúes. Jesús vino a dar prueba de la verdad, a buscar y salvaguardar a los perdidos, aquellos apartados de Dios por su pecado, y a “dar su vida en redención por muchos”. Dicho esto, los que persiguen a Cristo sí participan algunas afirmaciones esenciales. (Ver artículo: San Juan de la Cruz)

Bíblicamente conversando, los cristianos son aquellos a quienes se les absuelve sus pecados y que han ingresado en una relación particular con el Dios Todopoderoso a través de la fe en Jesucristo. Para reconciliarse en cristiano, una persona debe admitir completamente como parte de su propia cosmovisión particular las siguientes declaraciones fundamentales:

  • Jesús es el Hijo de Dios y es semejante a Dios.
  • Jesús surgió de una virgen.
  • Jesús existió una vida agraciada y sin pecado.
  • Jesús fue crucificado para sufragar la pena por de nosotros.
  • Jesús revivió de los muertos.
  • Somos seguros por la gracia de Dios; es decir, no podemos añadir o quitar la obra acabada de Cristo en la cruz como pago consumado por nuestro pecado.

creencias-del-cristianismo-4

Se podría discutir que la afirmación en la infalibilidad de la Palabra de Dios asimismo es una creencia primordial del cristianismo porque, si la sinceridad de la Biblia es dudosa, entonces todo lo que sabemos acerca de Dios está en incertidumbre. La fe salvadora está firmemente vinculada a la Palabra de Dios, ya que la fe aparece de escuchar el mensaje, y el mensaje se escucha a través de la palabra sobre de Cristo. (Ver artículo: San Agustin o San Agustín de Hipona)

Pero la aprobación mental de los puntos de disciplina preliminares es solo el marco cerca del cual se origina la salvación. Fees más que un ascenso intelectual, y estar de acuerdo mentalmente con las creencias esenciales del cristianismo no corresponde a entrar en el dominio de Dios. Inclusive Satanás y los demonios están al corriente de ciertas cosas sobre de Dios. Podemos estar de acuerdo de forma mental con los hechos sin hacer de esos gestos la pieza céntrica de nuestras vidas.

¿Puede una persona ser salvaguardada sin conservar las creencias céntricas del cristianismo? No. Pero junto con admitir como verdad esas creencias primordiales debe ser una evolución espiritual. Jesús dijo que para adquirir la vida eterna uno debe nacer de nuevo. Nacer de nuevo es una labor del Espíritu Santo en el corazón de un arrepentido suplicante. Así como una madre en trabajo de parto hace todo el trabajo para acarrear una nueva vida, el Espíritu Santo hace el compromiso de convertir a un pecador en una nueva forma.

Este proceso empieza cuando Dios cautiva un corazón a través de la persuasión de pecado y la expectación de perdón. Cuando nos ganamos a Dios y nos lamentamos de nuestro pecado, Dios emplea la sangre de su conveniente Hijo a nuestra cuenta y revoca la deuda que le debemos. Por este acto de cesión, Dios nos expone “no culpables”; es decir, Él nos comprueba. La salvación es un cambio divino donde Jesús se convierte en nuestro pecado para que logremos alcanzar a ser su perfección. Este es el evangelio en el centro del cristianismo.

Dioses del cristianismo

En el cristianismo existen varias preguntas como ¿Quién es Dios?, ¿Qué es Dios? Esto se debe a que Dios existe, nos estableció, nos ama, se impacienta por nuestro ser, desea suministrarnos y ha enviado al Hijo a eximir. Si tuviéramos que investigar ¿Qué es Dios? podríamos concebirnos tentados a decir que Dios es el ser eterno, el creador, una apariencia o algo así. En cierto sentido, esto sería indiscutible. (Ver artículo: San Francisco Javier)

Pero la primera cuestión nos acerca a percibir más quién es Dios efectivamente en su carácter y su amor por nosotros como lo deja ver la Biblia. La Biblia nos guía que en toda la coexistencia, desde toda la eternidad, ha habido y siempre vivirá un solo Dios. Dios nunca fue establecido, es plenamente amoroso, totalmente justo, íntegramente santo, completamente misericordioso, y que Él desea lo excelente para nosotros.

Dios es santo, y no logra tener nada que ver con el pecado como la Biblia dice. Esto no simboliza que Dios no pueda ver lo que alguno hace que está incorrectamente. Es una forma de narrar lo santo que es Dios. Dios no puede quebrantar ya que él es perfecto. En el cristianismo, Dios es una Trinidad. Esto simboliza que Dios es tres personas, no tres dioses. Técnicamente, la disciplina de la Trinidad instituye que en un solo Dios está el individuo del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Cada uno no es la misma persona que el ajeno, pero no hay tres dioses sino uno. Esto es análogo en similitud a la naturaleza del tiempo. El tiempo es pasado, presente y futuro. El pasado no es lo mismo que el vigente, que no es lo mismo que el próximo. Pero, no hay tres veces sino solo hay una cosa citada tiempo. La cognición por la cual la palabra “persona” se usa para referir al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo es puesto que cada uno presenta atributos de personalidad, no en un cuerpo de carne y huesos, sino en la idiosincrasia. En otras frases, cada uno tiene una energía, ama, habla, está reflexiva de los demás, se anuncia con los demás, entre otras cosas. (Ver artículo: novena a San Marcos de León para amansar)

Estos son caracteres de la personalidad, y advertimos que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo manifiestan cada uno estas condiciones. Debido a la Trinidad, Dios puede hacerse carne en la forma del Hijo y aún coexistir de tal forma para que Él pueda circular el universo. Por lo tanto, el Hijo nos puede advertir a nuestro nivel. La Biblia dice que hay un solo Dios, donde según Isaías 45:5 “Yo soy el Señor, y no hay otro; Además de mí, no hay Dios”. No obstante, la Biblia enseña que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son citados Dioses.

Creencias del cristianismo ortodoxo

La Iglesia ortodoxa es la Iglesia instituida por Jesucristo y narrada en todo el Nuevo Testamento. La Iglesia ortodoxa patrulla esmeradamente la verdad contra todo error y división, tanto para resguardar a su rebaño como para enaltecer a Cristo, cuyo Cuerpo es la Iglesia. Un número maravilloso de grupos devotos hoy en día atestiguan ser los herederos de la Iglesia primitiva.

Se necesita un juicio para la verdad mediante el cual cotejar lo que la Iglesia primitivamente creía y ejercía con lo que estos grupos divulgan. Concluyentemente, todos poseemos el derecho dado por Dios a creer lo que apetecemos y participar en cualquier corporación religiosa que elijamos. Pero también es reflexivo estar acostumbrado con las elecciones antes de tomar nuestras providencias finales.

Este es el discernimiento para la verdad por el cual nuestras deliberaciones con respecto al cristianismo deben ser valoradas. Se dice que las afirmaciones religiosas ortodoxas son muy moderadas y, como la palabra “ortodoxo” representa en sí misma, afirman conservar las creencias y costumbres acostumbradas de la iglesia antigua que Jesucristo instituyó. El significado laico para la palabra ortodoxo es lo que la gente piensa como habitualmente aceptado como auténtico por la mayoría de la gente y lo que la mayoría de la gente funde que es realidad. (Ver artículo: Santa Juana de Arco )

Lo que es ortodoxo para varios no lo es para otros que poseen creencias, hábitos y tradiciones religiosas desiguales, como veremos. La palabra ortodoxa se utilizó por primera vez en el primer siglo cumplido a las muchas instrucciones heréticas que se apartaron del cristianismo. Al inicio de la iglesia, se decía que cualquier individuo que no estaba instruyendo o creyendo en el cristianismo ortodoxo instruía o creía sacrilegio y se decía que estaba en la deserción.

Doctrinas del cristianismo

Es trascendental como cristiano conocer las doctrinas cristianas primordiales para manifestar a las preguntas que brotan acerca de por qué crees lo que crees. La totalidad de las personas que llegan a conocer a Jesús están al corriente poco más que la idea de que son tentados y que Jesús es su Salvador, pero correspondemos saber más que estas dos demasías para crecer en nuestro recorrer cristiano. Las sucesivas son seis de las doctrinas esenciales que todos, como cristianos, creen. Depende del individuo aprender estas verdades así como muchas otras para desarrollar el discernimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

La Biblia: Los cristianos, creen que la Biblia es la Palabra definitiva de Dios, que brotó por iluminación santa. Esto simboliza que aunque los hombres, empezando con Moisés y concluyendo con el estudiante Juan, trazaron los 66 libros sujetados en la Biblia, fueron inculcados por Dios y guiados por el Espíritu Santo para colocar en el papiro esas libertades que Dios quería que supiéramos.

Dios: no tengo tiempo bastante para exponer en detalle los dogmas que nosotros, como cristianos, poseemos acerca de Dios. Basta con expresar que como cristianos fundemos en un solo Dios, pero en tres personas que son Padre, Hijo y Espíritu Santo, a los que nos relatamos como la Trinidad o la Deidad. Esta es una doctrina con la que se le confiaría que se acostumbre más porque es una de las doctrinas cristianas más discutidas.

Jesús: Como cristianos, creen que Jesús es el Hijo de Dios, parte de la Trinidad. Lo que esto simboliza para nosotros, es que Dios vino a esta tierra en representación de hombre, para morir en una cruz y recoger nuestro escarmiento. A menudo se alude a Jesús como el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo cumplidor a su muerte en la cruz.

El espíritu santo: El Espíritu Santo es la tercera parte de la Trinidad, del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. El Espíritu Santo es totalmente Dios y viene a ocupar al creyente para siempre cuando admitimos a Cristo como nuestro Redentor, para enviarnos a la verdad, para instruirnos y para ayudarnos a prolongar el ministerio de Jesucristo aquí en el mundo.

Somos pecadores: Los cristianos creemos que sincero a un hombre, Adán, el pecado arribó a este mundo, y como consecuencia de ese pecado, la muerte. Puede que no nos pruebe la idea, pero cada concepción después de Adán, hasta e inclusive la nuestra, apareció en pecado. Esto es lo que fundemos y mantenemos, y esta es la cognición por la cual Dios, en la representación de Jesús, tuvo que aparecer para llevar nuestro escarmiento en la cruz. (Ver artículo: Virgen María)

Salvación: Solo hay un pasaje al cielo, y es a través de la entidad de Jesucristo. La Biblia dice que Jesús sucumbió una vez por todas para que consigamos ser heridos. La Biblia dice que la protección no se puede hallar en nadie más ni por obras, para que ninguno se alabe.

 Oraciones del cristianismo

La oración es una diligencia trascendental en el cristianismo, y hay varias formas desiguales de oración cristiana. La oración puede acoger desemejantes formas, como declaración verbal, escrita o silenciosa. Puede radicar en petición, confesión, lamento y otras dicciones de fe. El tema de la oración infiltra el Antiguo y el Nuevo Testamento.

Las oraciones cristianas son numerosas, pueden ser totalmente espontáneas, o leídas plenamente de un pasaje, como el Libro Anglicano de la Oración Habitual. La oración más frecuente entre los cristianos es la “Oración del Señor” o Padre Nuestro, que según las narraciones del Evangelio, es cómo Jesús instruyó a sus oyentes a orar. “La oración del Señor” es un patrón para las oraciones de adoración, confesión y petitoria en el cristianismo.

La oración procura ser información con Dios. Tanto los amigos como los contrincantes de la oración lo reflexionan como un intento de ganar en un instante de necesidad la asistencia de un poder supra mundano. Sobre esta basa, la oración podría ser protegida como una expresión de la imposibilidad humana. La oración en su propiedad, no obstante, es muy diferente de un grito de ansiedad a un poder u objeto indeterminado; es relación con Dios. La necesidad es una provocación para la oración, pero la cabida para la oración real no se ocasiona en la necesidad. (Ver artículo: novena a San Agustín)

Entre las oraciones más notables en la iglesia tenemos:

  • Padre nuestro
  • Credo
  • Ave maría
  • Ángel de la guarda
  • Gloria
  • Salve
  • Bendición de la comida
  • Señal de la cruz
  • Yo confieso
  • Acto de constricción

creencias-del-cristianismo-5

Dejar Comentario