≡ Menu




Aprende todo lo relacionado con las Creencias islámicas

Las creencias islámicas son vitales para esta religión. Para ser visto como un practicante de la religión islamica, se debe aceptar y contar un anuncio de confianza conocido como el Shahada: «No hay otro dios sino Dios, y Mahoma es su Profeta».

Creencias Islamicas

No hay otra ideología de autoridad a la que uno deba aferrarse para ser visto como musulmán. Sea como fuere, los «Seis Artículos de Fe» condenan las convicciones islámicas sobre Dios, los santos mensajeros, los profetas, el Corán, la vida después de la muerte y el destino. (Ver artículo: oracion mas poderosa del mundo para el amor )

Alá en las Creencias Islámicas

En la religión del Islam, la fe en Alá es el principio más esencial. El nombre musulmán para Dios es «Alá» o, en otras palabras, «el Dios (al) (Ilá)». Los musulmanes confían en que Mahoma era el principal asalariado y mandadero de Alá.

Los musulmanes confían en que Alá es el Creador todopoderoso de un universo ideal y solicitado. Es extraordinario y no es una pieza de su creación, y se le alude regularmente con palabras y nombres que acentúan su magnificencia y prevalencia. Entre los 99 nombres hermosos de Dios (Asma al-Husna) en el Corán están: el Creador, el Moderno, el Dador de Vida, el Proveedor, el Abrepuerta, el Otorgador, el Prevalente, el Reconocedor, y el Registrador.

A pesar de que el Dios del Islam ha descubierto su voluntad a través de los profetas, su verdadera naturaleza permanece por fin misteriosa. Según un investigador islámico, la voluntad de Alá «es todo lo que tenemos, y lo tenemos sin defectos en el Corán». En cualquier caso, el Islam no compara el Corán con la naturaleza o la quintaesencia de Dios. Es la Palabra de Dios, el Mandamiento de Dios, la Voluntad de Dios. Sin embargo, Dios no se descubre a sí mismo a nadie». En las expresiones de otro ensayista, «se atribuyen al ser asombroso las descripciones justas y descriptivas, y éstas se refieren simplemente a la revelación de la voluntad de Dios para con el hombre». El resto sigue siendo desconcertante».

¿Qué es lo que se puede saber de Alá?

A pesar de la asombrosa calidad y la extrema misteriosidad de Alá, en cualquier caso, el Corán no anima a Alá a que no conozca a los individuos, ni a que permanezca reservado en algún paraíso lejano. Un opuesto increíble: Está disponible en cualquier lugar y «tan cerca de un hombre como la vena de su cuello».

La única cosa que se deja bien clara, sin embargo, es que Alá es Uno. Es único y resuelto. El Corán subraya una y otra vez el monoteísmo estricto, rechazando expresamente tanto el politeísmo como la idea cristiana de la Trinidad.

Características de Alá

Junto al judaísmo y al cristianismo, el Islam ocupa un lugar con la clasificación religiosa del «monoteísmo moral». Alá es un Dios de equidad, que espera una conducta noble y una acomodación a la asombrosa voluntad (la palabra Islam significa «acomodación», y un musulmán es verdaderamente «alguien que se somete») y rechaza la maldad.

«Si amáis a Alá, seguidme, Alá os amará y os perdonará vuestras ofensas». (Corán 3:31) «Alá no adora a los transgresores» (2:190) «No aprecia a los animales insidiosos o ingratos» (2:276) «Alá no adora a los que cometen errores» (3:57, 140) «Alá no aprecia a los engreídos, a los vanagloriosos» (4:36). Sin embargo, la bondad divina no falta en el Corán. Instruye que Dios reaccionará a cualquier individuo que le grita en problemas y que él da una dirección tolerante a la humanidad para que puedan seguir «el camino recto». La manera esencial en que Dios ha hecho esto es a través de sus profetas o despachadores, el último y más imperativo de los cuales es el Profeta Muhammad. (Ver frases de confianza en dios )

En el artículo sobre el Islam para la Encyclopædia Britannica, Fazlur Rahman toma nota de cómo la idea musulmana de Dios se identifica con el entorno religioso en el que surgió la confianza:

Esta imagen de Dios -donde las características de intensidad, equidad y bondad se interpenetran- se identifica con la convención judeo-cristiana, de donde se determina con cambios específicos, y además con las ideas de la Arabia agnóstica, a la que dio una poderosa respuesta. Los árabes agnósticos tenían fe en un destino visualmente discapacitado e inflexible sobre el cual el hombre no tenía control.

Para este intenso pero inconsciente destino, el Corán sustituyó a un Dios innovador pero providente y bondadoso. Finalmente, para terminar con una representación del Dios del Islam en las expresiones de los propios musulmanes, se trata de una selección de un contenido similar sobre Dios que se encuentra en unos pocos sitios islámicos:

Alá es el mejor nombre posible conectado con el Dios genuino que existe esencialmente sin la participación de nadie más que involucre todos los nombres y cualidades fenomenales de la Divinidad. Alá es Uno y Único. No tiene ningún hijo, cómplice o equivalente. Él es el único Creador y Sustentador del universo. Cada animal demuestra la veracidad de Su Unidad, Divinidad y Ruboobiyyah, y la singularidad de Sus cualidades y nombres. Su médula no se parece a otros personajes. Él no existe en nada, ni nada existe en Él. No hay ninguno similar a Él.

Él es el Único, el Único, el Indivisible. Él es el Rubb que logra todas las empresas, Alá es el Omnipotente y el Omnisciente. Su perspicacia comprende de manera impecable todas las cosas, encubiertas o mostradas. Él es más notable de lo que puede ser incluido por el aprendizaje de Sus animales. Él lo sabe todo, y sabe todo lo que sucede en la tierra o en el cielo. Alá, el Supremo, es el Rubber de todo y tiene un turno libre en la transferencia de todas las cosas consideradas. Allah, magnificado sea Él, es Aquel que se ocupa de las cosas que suceden.

Ningún asunto sucede en el mundo inconfundible o indetectable sin Su seguridad, Su pronunciación, Su voluntad y Su elección, así que lo que Él quiere sucede, y lo que Él no quiere no ocurre. Nadie que pueda oponerse a Su dirección o cambiar Su elección. Él es el Misericordioso, y Su bondad lo incluye todo. Está muy lejos de ser expulsado del juego sucio y la opresión. Él es astuto en la totalidad de sus actividades, sólo en la totalidad de sus declaraciones. Sus garantías de equidad se organizan en el universo, en el que nada está fuera de lugar.

No hay nadie que comparta Su dominio, ni toma un ayudante o partidario de Sus animales. Él es la basura de los universos. Está más cerca del hombre que de su propia vena yugular. En cualquier momento en que un adherente esté necesitado o tenga problemas para acercarse a Él, Él reacciona. Él está sobre los Siete Cielos, montando Su posición de realeza de la manera que mejor se adapte a Su gloria y grandeza. Alá ha descubierto Su última Escritura, el Corán, al resto de Sus Mensajeros, Mahoma, llega la paz, quien fue el encargado de transmitir el Mensaje del Islam a la humanidad. Él es el Sublime Alá. La trascendencia es por Él. Él está muy lejos de cada defecto.

La Creación

En la enseñanza islámica, el universo es la consecuencia del trabajo inmediato de Alá. Ya que el Islam entrena que la Biblia es degenerada, recibe una porción de las lecciones del Génesis sobre la formación del universo y la humanidad, sin embargo, no hasta la última parte de ella. Las instrucciones del Corán sobre la creación no son tan cuidadosas como las de la Biblia, sin embargo, a medida que pasa el tiempo, expresa expresamente que el universo fue creado. (Ver  quien fundo la iglesia catolica romana)

«Los infieles no ven que los cielos (el espacio) y la tierra estaban combinados, en ese momento Nosotros (Alá) los clavamos por la mitad y Nosotros (Alá) hicimos cada cosa viviente fuera del agua. ¿No creerán entonces?»[Corán 21:30]

«En ese momento Él se balanceó hacia el cielo (el espacio) cuando era humo, y le dijo a Él y a la tierra: Venid los dos, entusiasmados o lúgubres. Declararon: Venimos, obedientes.»[Corán 41:11]

«Además, somos Nosotros (Alá) quienes hemos construido el cielo (el espacio) con poder, y somos Nosotros (Alá) quienes lo cultivamos sin descanso.»[Corán 51:47]

«El día en que Nosotros (Alá) subiremos por el cielo (el espacio) como la subida de la búsqueda de obras, así como Nosotros (Alá) comenzamos la creación principal, (así) Nosotros (Alá) la replicaremos; una garantía (oficial sobre Nosotros); sin duda Nosotros la haremos realidad»[Corán 21:104].

La Naturaleza Humana según el Islam

Como lo indica el Corán, Allah «hizo al hombre de una coagulación de sangre» mientras tanto hizo el jinn de la llama (96:1-3). Los musulmanes confían en que la gente es lo mejor que se puede considerar, y que se hace con una elección sin restricciones para obedecer y servir a Alá.

El Corán incorpora una interpretación de la historia bíblica de la caída de Adán (Surá 7), sin embargo, no cierra la convención del pecado único como lo han hecho algunos eruditos cristianos. En la forma coránica de la historia, Adán y Eva pidieron la absolución de Dios (7:23) y los rechazó con una vida mortal en la tierra pero incluida, «de ella[la tierra] seréis eliminados finalmente» (7:25).

Puesto que Alá excusó las transgresiones de la combinación principal, los musulmanes confían en que todos los individuos son concebidos en Al-Fitra, una condición característica de la acomodación de Alá (Corán 20:122-23). La contrición genuina de la transgresión restaura al hombre a este estado puro y único. Como lo indica la filosofía musulmana, la cabeza de la humanidad que se queda corta es el orgullo y la resistencia. En su orgullo, la gente se esfuerza por hacerse cómplice de Dios y en este sentido perjudica la solidaridad de Dios. De esta manera, el orgullo es el pecado cardinal del Islam. La prudencia cardinal, en ese punto, es la acomodación, o el islam.

El Islam y las otras Religiones

El Corán dice que no debe haber «ningún impulso en la religión». Sin embargo, los musulmanes no son pluralistas en su perspectiva – consideran que su religión es la religión genuina y dan la bienvenida a los individuos a todas las cosas consideradas, nacionalidades y religiones como parte de ella.

El Islam está firmemente asociado con las otras dos religiones abrahámicas, el judaísmo y el cristianismo. De hecho, el Corán aclara que la religión de los judíos y cristianos es el equivalente a la que descubrió Mahoma, y Alá es el Dios de todos.

Una religión similar ha establecido para ustedes como la que Él encargó a Noé – la que Nosotros les hemos enviado por motivación – y la que Nosotros ordenamos a Abraham, Moisés y Jesús: Es decir, que debéis permanecer implacables en la religión, y no hacer divisiones en eso: para los individuos que veneran cosas diferentes a Alá, difícil es la (ruta) a la que los llamáis. Alá decide para sí mismo a aquellos a quienes satisface, y aconseja para sí mismo a los individuos que se mueven hacia él.

Además, le dimos a Moisés el Libro, terminando (Nuestro apoyo) a los individuos que pudieran hacer lo correcto, y clarificando todo en detalle, y una guía y una benevolencia, para que ellos puedan poner reservas en la reunión con su Señor. También, este es un Libro que hemos descubierto como un regalo: así que ponedle cola y sed nobles, para que obtengáis benevolencia: Por si acaso debierais decir: «El Libro fue enviado a dos pueblos antes que nosotros, y en lo que a nosotros concierne, nos mantuvimos al margen de todo lo que aprendieron en una investigación infatigable:» {Corán 6:154-56}

La insuficiencia del judaísmo y del cristianismo

En cualquier caso, los judíos y los cristianos no han sido totalmente conscientes de su revelación, por lo que en la actualidad deberían ser llamados a la confianza musulmana:

Además, terminaron aislados simplemente después de que el Conocimiento se pusiera en contacto con ellos, a través de celos de mente estrecha entre ellos. Si no hubiera sido por una Palabra que se adelantó antes por parte de tu Señor, velando por un Término delegado, el asunto se habría resuelto entre ellos: Pero realmente los individuos que han adquirido el Libro después de ellos se encuentran en una incertidumbre inquietante y sospechosa. En este momento, así, llámalos a la fe, y permanece firme como tú lo has ordenado, ni persigues sus vanos deseos; sin embargo, di: «Tengo confianza en el Libro que Alá ha enviado; y se me ha dicho que juzgue con imparcialidad entre vosotros.(Ver como recibir sanidad divina y milagros de dios)

Alá es nuestro Señor y vuestro Señor: para nosotros es la obligación con respecto a nuestras acciones, y para vosotros con respecto a vuestras acciones. No hay conflicto entre nosotros y tú. Alá nos unirá, y a Él es nuestra Meta Final. Sea como fuere, los individuos que debaten sobre Alá después de que ha sido reconocido, no tiene sentido su pregunta a la vista de su Señor: en ellos habrá un castigo espantoso.

Mahoma habló favorablemente de los judíos y cristianos como individuos individuales «Individuos del Libro», y el Corán incluso permite a un hombre musulmán tomar a una Dama Judía o Cristiana por su pareja. También comunica adoración a los judíos, en el sentido de que «ellos conocen el Libro como probablemente conocen a sus propios jóvenes».

Como se encuentra en la declaración anterior, los musulmanes piensan que los profetas del judaísmo y el cristianismo son genuinos despachadores de Dios, pero consideran que Mahoma es el último y más prominente de ellos.

A pesar de que el Corán instruye que Jesús fue concebido de la Virgen María, rechaza la naturaleza celestial de Jesús. Asimismo, denuncia inequívocamente el principio de la Trinidad, que descifra como parte de Dios, Jesús y María:

Acepta posteriormente en Dios y Sus Apóstoles y no digas «Tres». Dudan de los que dicen: «Dios es el tercero de tres». El Mesías, el hijo de María, es sólo un profeta… y su madre era una inquisidora, ambos comían alimento. También, cuando Dios diga: «Oh Jesús, hijo de María, ¿le has dicho a la humanidad: «Acéptame a mí y a mi madre como a dos dioses distintos de Dios»?

Los musulmanes descartan tanto la tortuosa matanza como la restauración de Jesús. Según el Corán, Jesús se escapó de la tortuosa matanza y se levantó directamente al paraíso.

A pesar de estos agudos contrastes filosóficos, el Corán sugiere que existe una promesa para la salvación de judíos y cristianos: en el Día Postrero, se tomarán decisiones inconfundibles como lo indica «su propio libro» y…:

Los individuos que aceptan[en el Corán], y los individuos que persiguen a los judíos, y a los cristianos, y a los sabios, cualquiera que tenga fe en Dios y en el Día Postrero, y que trabaje de manera ejemplar, tendrán su recompensa con su Señor, sobre ellos no habrá temor, ni se lamentarán.

 Profetas según el Islam

Mahoma, el autor del Islam, es adorado como «el Sello de los Profetas» – el último y más notable de los mandados del pueblo de Dios. No es divino en ningún sentido, pues el monoteísmo estricto que retrata al Islam no tiene en cuenta tal comprensión. Diferentes profetas (nabi en árabe) también son críticos en el Islam, que son todos comunes con los judíos o los cristianos.

Habitualmente, cinco profetas son percibidos por el Islam como enviados por Alá (conocido como ulul azmi, «el Resoluto»):

– Noé (Nuh) – Abraham (Ibrahim) – Moisés (Musa) – Jesús (Isa) – Mahoma

Profetas del Islam

Hay varias otras cifras verificables que se perciben en el Corán como profetas, y otras a las que no se hace referencia.

«Sin duda enviamos a gente de entrega antes que tú: hay algunos de ellos que hemos hecho referencia a ti y hay otros a los que no te hemos especificado….» (Corán 40:78) Los musulmanes siguen su legado a los individuos y profetas hebreos. La expresión «semita» proviene de Sem, el hijo de Noé, y los dos judíos y árabes piensan en sí mismos como individuos semíticos. Específicamente, siguen a su familia hasta Ismael, el primogénito de Abraham.

Abraham en el Islam

En las Escrituras Hebreas, Abraham y Sara, moviéndose hacia la antigüedad, experimentaron problemas al dar a luz a un niño. Este asunto fue hecho mucho más genuino por la manera en que Dios le había garantizado a Abraham que se convertiría en el padre de numerosos países.

En esta línea, con Sara aparentemente desolada, Abraham aceptó a Agar como segunda esposa. Agar dio a luz a Abraham un hijo llamado Ismael. Actualmente, en cualquier caso, Sara dio a luz a Abraham un hijo llamado Isaac. Habiendo satisfecho su obligación conyugal y la garantía de Dios, Sara pidió que Abraham despidiera a Agar e Ismael.

Abraham lo hizo como tal, y comenzando aquí, el Corán se retira de la historia de las Escrituras para seguir la historia de Ismael. Según el Corán, Ismael fue al lugar que más tarde sería conocido como La Meca. Sus descendientes serían los musulmanes, mientras que los descendientes de Isaac se convirtieron en judíos.

La salvación en el Islam

En el Islam, la motivación detrás de la vida es vivir de una manera que satisfaga a Alá con la meta de que uno pueda alcanzar el Paraíso.

La regulación musulmana de la salvación es que los incrédulos (kuffar, verdaderamente «los individuos que son ingratos») y los bribones serán denunciados, sin embargo la auténtica expiación resulta en la absolución de Alá y en el paso al Paraíso tras la muerte.

Los musulmanes confían en que en la adolescencia se abre un registro de las acciones de cada individuo. Esto será utilizado en el Día del Juicio para decidir su destino incesante. El Corán también recomienda un principio del destino impresionante. (Corán 4:49, 24:21, 57:2)

Cielo e infierno

El cielo (firdaws), también llamado «El Jardín» (Janna), es una posición de gozo físico y profundo, con grandes mansiones (Corán 39:20, 29:58-59), delicioso sustento y bebida (52:22, 52:19, 38:51), y asociados vírgenes llamados houris (56:17-19, 52:24-25, 76:19, 56:35-38, 37:48-49, 38:52-54, 44:51-56, 52:20-21).

Por el amor de Dios, o Jahannam (gehena griega), se hace referencia a ella tan a menudo como sea posible en el Corán y la Sunnah utilizando una variedad de simbolismos.

La confianza y el trabajo por la salvación

El Corán muestra la necesidad tanto de la confianza como de los actos de bondad para la salvación:

Él es Quien envía dotes sobre ustedes, como lo hacen Sus benditos mensajeros, para sacarlos de las profundidades de las tinieblas a la luz; y Él está lleno de misericordia para con los creyentes. (33:43)

A causa de los individuos que dicen: «Nuestro Señor es Alá», y, además, se mantienen erguidos y ardientes, los santos mensajeros se zambullen en ellos (de vez en cuando): «¡No temáis!» (ellos proponen), «¡Ni lamentarse! sin embargo, ¡obtengan las Buenas Nuevas del Jardín (de la Bienaventuranza), lo que se les garantizó!» (41:30)

Además, teme al Fuego, o, en otras palabras, a los individuos que descartan la Fe. (3:131)

No es ejemplar que volváis vuestros rostros hacia Oriente u Occidente; sin embargo, es noble tener confianza en Alá y en el Último Día, y en los Ángeles, y en el Libro, y en los Mensajeros; gastar vuestros bienes, por afecto a Él, a vuestra familia, a los vagabundos, a los pobres, al caminante, a los individuos que solicitan, y al pago de los esclavos; para ser ardientes en la petición y ofrecer zakat; para satisfacer los acuerdos que habéis hecho; y para ser firmes y pacientes, en el tormento (o soportar) y la desgracia, y en todos los tiempos de frenesí. (2:177)

Primero (en busca de) la absolución de tu Señor, y un Jardín (de la Bienaventuranza), cuyo ancho es como el ancho del paraíso y de la tierra, dispuesto para los individuos que tienen fe en Alá y en Sus emisarios: esa es la Gracia de Alá, que Él presenta en quien Él satisface: y Alá es el Señor de la Gracia floreciendo». (57:21)

Los individuos que obedecen a Alá y a Su Mensajero serán confesados a los Jardines con arroyos que fluyen por debajo, para resistir en eso (para siempre) y ese será el logro incomparable. Sea como fuere, los individuos que desafíen a Alá y a Su Mensajero y transgredan Sus puntos de corte serán admitidos a un Fuego, para resistir en eso: Y tendrán una disciplina mortificante. (4:13-14)

A los individuos que aceptan y hacen obras de naturaleza ejemplar, Alá les ha garantizado el perdón y una recompensa increíble. (5:9)

Sin embargo, los individuos que aceptan y trabajan honradez,- ningún peso ponemos sobre cualquier espíritu, sin importar lo que pueda soportar, serán Compañeros del Jardín, en lo que se refiere a quedarse (hasta el fin de los tiempos). (7:42) En cuanto a los individuos que aceptan y trabajan honestidad, de cierto no soportaremos morir la recompensa de ninguno de los que completan una acción (solitaria) ejemplar. (18:30)

Sin embargo, después de ellos se persiguió a un niño que se perdió las peticiones y los deseos que pronto, en ese momento, se enfrentan a la Destrucción. Pero los individuos que se disculpan y aceptan, y trabajan con rectitud: porque éstos entrarán en el Jardín y no serán injustos en absoluto. Los recintos verdes de la Eternidad, aquellos que (Alá) el Más Gracioso ha garantizado a Sus obreros en lo Invisible: porque Su garantía debe (esencialmente) ocurrir. (S. 19:59-61)

Dejar Comentario