Enterate aquí todo lo necesario sobre el Cristianismo Científico

El cristianismo científico es un arreglo de convicciones y trabaja para tener un lugar con el grupo místico de los nuevos desarrollos religiosos.

ciencia cristiana

¿Como empezo el cristianismo científico?

Fue producido en la Nueva Inglaterra del siglo XIX por Mary Baker Eddy, quien en su libro de 1875 Science and Health sostenía que la aflicción es un sueño que puede ser revisado sólo por petición. El libro terminó siendo el contenido central de la Ciencia Cristiana, junto con la Biblia, y para el año 2001 se habían vendido más de nueve millones de duplicados.

Tambien Te Recomiendo Ver...

A Swirl y 26 devotos se les permitió una sanción en 1879 para establecer la Iglesia de Cristo, Científico, y en 1894 la Iglesia Madre, la Primera Iglesia de Cristo, Científico, fue trabajada en Boston, Massachusetts. El cristianismo científico se convirtió en la religión de más rápido desarrollo en los Estados Unidos, con cerca de 270,000 individuos para 1936, una suposición que había disminuido para 1990 a un poco más de 100,000. La congregación es conocida por su periódico diario, el Christian Science Monitor, que ganó siete premios Pulitzer en 1950 y 2002, y por sus salas de lectura abiertas en todas partes. (Ver artículo: oracion a dios para un milagro)

Whirlpool retrató el cristianismo científico como una llegada al “cristianismo crudo y su componente perdido de recuperación”. Existen contrastes clave entre la filosofía religiosa de la Ciencia Cristiana y la de las diferentes partes del cristianismo. Específicamente, los seguidores aceptan un tipo extremo de optimismo filosófico, confiando en que la verdad es absolutamente profunda y el mundo material una alucinación. Esto incorpora el punto de vista de que la infección es un error psicológico en lugar de un problema físico, y que los aniquilados no deben ser tratados por los farmacéuticos, sino más bien por un tipo de súplica que busca remediar las convicciones a cargo del producto del bienestar de los enfermos.

La congregación no necesita que los Científicos Cristianos se mantengan alejados de toda consideración terapéutica: los discípulos utilizan especialistas dentales, optómetras, obstetras, doctores de huesos rotos e inoculadores cuando lo requiere la ley; sin embargo, cualquier cosa que mantenga que la súplica del cristianismo científico es mejor cuando no va acompañada de una receta. Entre los años 90, la evasión del tratamiento terapéutico provocó la muerte de algunos discípulos y de sus jóvenes. Guardianes y otros fueron acusados, y en un par de casos sentenciados, por asesinato o desacato.

Unas cuantas veces la recuperación cristiana protestante apoyó una multiplicación de nuevos desarrollos religiosos en los Estados Unidos. En el último 50% del siglo XIX, éstas incluían lo que se conoció como la familia poderosa: reuniones, por ejemplo, la Ciencia Cristiana, la Ciencia Divina, la Escuela de Unidad del Cristianismo y (más tarde) la Iglesia Unida de Ciencia Religiosa. A partir de la década de 1890, el área liberal del desarrollo terminó conocida como Nuevo Pensamiento, hasta cierto punto para reconocerlo de la más tirana Ciencia Cristiana. (Ver artículo: mensaje de oracion a dios)

El término poderoso aludía a la visión filosófica del desarrollo, a la confianza en la supremacía del mundo psicológico[n 5] Los adherentes confiaban en que las maravillas materiales eran el efecto secundario de los estados mentales, una visión comunicada como “la vida es conocimiento” y “Dios es mente”. La razón incomparable fue aludida como Mente Divina, Verdad, Dios, Amor, Vida, Espíritu, Principio o Padre-Madre, reflejando componentes de Platón, Hinduismo, Berkeley, Hegel, Swedenborg y trascendentalismo.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Los encuentros sobrenaturales terminaron siendo conocidos como el desarrollo de la mente fija debido a su sólida atención a la reparación. La práctica restauradora se encontraba en sus primeras etapas, y los pacientes se encontraban rutinariamente mejor sin ella. Esto enriquecía las reuniones de fijación de la mente, que sostenían que la infección no era una apariencia de “razonamiento correcto” o de incapacidad para asociarse con la Mente Divina. El desarrollo siguió sus fundamentos subyacentes en los Estados Unidos hasta Phineas Parkhurst Quimby (1802-1866), un relojero de Nueva Inglaterra convertido en curandero mental, cuyo dicho era “el hecho de la materia es la solución”. Mary Baker Eddy había sido paciente con él, lo que provocó bromas sobre la cantidad de Ciencia Cristiana que dependía de sus pensamientos.

Difenrecias entre El Nuevo Pensamiento y la Ciencia Cristiana

El Nuevo Pensamiento y la Ciencia Cristiana variaron en que Eddy vio sus perspectivas como una revelación notable y última. El concepto de Whirlpool de atracción de criaturas perniciosas denotaba otro refinamiento (que los individuos pueden ser heridos por las terribles reflexiones de otros), presentando un componente de temor que faltaba en la escritura del Nuevo Pensamiento. La mayoría de las veces, expulsó al mundo material como un producto, en vez de simplemente subordinado a la Mente, lo que la llevó a descartar la utilización de la farmacéutica, o materia médica, y a hacer de la Ciencia Cristiana la más cuestionable de las reuniones místicas. La realidad para Eddy era simplemente de otro mundo. (Ver artículo: por que los catolicos adoran imagenes si la biblia lo prohibe)

Los pioneros de la Ciencia Cristiana ponen su religión dentro de la instrucción cristiana estándar, como lo indica J. Gordon Melton, y rechazan cualquier prueba reconocible con el desarrollo del Nuevo Pensamiento. Swirl fue firmemente impactada por su niñez congregacionalista. Como lo indican los fundamentos de la congregación, los discípulos reconocen “la Palabra motivada de la Biblia como el manual adecuado para una vida sin fin… reconocer y adorar a un Dios preeminente e interminable… reconocer a Su Hijo, un Cristo; al Espíritu Santo o Consolador celestial; y al hombre en la imagen y semejanza de Dios”. Al establecer la Iglesia de Cristo, Científico, en abril de 1879, Eddy compuso que necesitaba “restaurar el cristianismo crudo y su componente perdido de reparación”. Más tarde recomendó que la Ciencia Cristiana era una especie de segunda venida y que la Ciencia y la Salud era un contenido propulsado. En 1895, en el Manual de la Iglesia Madre, nombró a la Biblia y a la Ciencia y la Salud como “Ministra de la Iglesia Madre”.

La filosofía de la Ciencia Cristiana varía en algunos aspectos de la del cristianismo consuetudinario. Whirlpool’s Science and Health reinterpreta ideas cristianas clave, incluyendo la Trinidad, la piedad de Jesús, la expiación y el avivamiento; a partir del lanzamiento de 1883, añadió al título una Llave de las Escrituras e incorporó un glosario que reimaginó el vocabulario cristiano. En el centro de la filosofía de Eddy está la visión de que el mundo profundo es la realidad principal y es totalmente grande, y que el mundo material, con su astucia, aflicción y paso, es un sueño.

¿En que se basa el cristianismo científico?

Swirl consideraba a la humanidad como un “pensamiento de la mente” que es “impecable, interminable, ilimitado y refleja lo celestial”, como lo indicó Bryan Wilson; lo que ella llamó “hombre mortal” es esencialmente la retorcida perspectiva que la humanidad tiene de sí misma. A pesar de su perspectiva de la no presencia de la insidia, un componente crítico de la filosofía de la Ciencia Cristiana es que la idea malévola, como atracción de criaturas malignas, puede causar daño, sin importar si la travesura es simplemente obvia.

Whirlpool veía a Dios no como un hombre, sino como “Teniendo todo en cuenta”. A pesar del hecho de que ella regularmente representaba a Dios en el dialecto de la persona – ella utilizaba la expresión “Padre – Madre Dios” (como lo hizo Ann Lee, la creadora del Shakerismo), y en la tercera edición de Ciencia y Salud ella aludía a Dios como “ella”- Dios es en su mayor parte hablado en la Ciencia Cristiana por las palabras equivalentes “Psique, Espíritu, Alma, Principio, Vida, Verdad, Amor”.

El Espíritu Santo es la Ciencia Cristiana, y el paraíso y la condenación son perspectivas. No hay súplica en la petición de la Ciencia Cristiana. El procedimiento incluye la participación de la Científica en una disputa silenciosa para insistir en la falsedad del tema, algo que los expertos de la Ciencia Cristiana mejorarán la situación y el gasto, incorporando en ausencia, para abordar el bienestar enfermo o diferentes temas.

Wilson compone que la recuperación de la Ciencia Cristiana “no es un proceso correctivo…. no es una premisa aislada, sino que salvaguarda el bienestar, la desgracia y las dificultades de los enfermos, ya que profesa provocar una condición de conocimiento donde estas cosas no existen”. Lo que repara es el reconocimiento de que no hay nada que recuperar de verdad”. Es un arreglo cerrado del pensamiento, visto como digno de confianza siempre que se realiza con precisión; la recuperación afirma la intensidad de la Verdad, sin embargo, su desatención se deriva de la desilusión, particularmente de las contemplaciones terribles, de los individuos. (Ver artículo: en que creen los cristianos evangelicos)

Eddy reconoció como evidente el relato de la creación en el Libro del Génesis hasta la sección 2, se abstuvo de 6 – que Dios hizo al hombre en su imagen y semejanza – sin embargo, ella descartó al resto “como la narración de lo falso y de lo material”, como lo hizo Wilson. Su filosofía es no trinitaria: veía a la Trinidad como sugestiva del politeísmo. Consideró a Jesús como un Científico Cristiano, una “lluvia de caminos” entre la humanidad y Dios, y reconoció a Jesús como el hombre y la idea de Cristo, la última palabra equivalente a Verdad y a Jesús como el individuo principal para mostrarla completamente.

La ejecución no fue una pérdida impresionante por las fechorías de la humanidad, la penitencia (el perdón de la transgresión a través de la agonía de Jesús) “no la renumeración de Dios por las contribuciones”, compone Wilson, sin embargo, un “at-une-ment” con Dios. Sus perspectivas sobre la post-existencia eran poco claras y, como lo indicó Wilson, “no hay precepto del espíritu” en la Ciencia Cristiana: “Después de la muerte, el individuo procede con su estado de prueba hasta el punto en que ha logrado su propia salvación demostrando las realidades de la Ciencia Cristiana.” Eddy no confiaba en que los muertos y los vivos pudieran impartir.

Dejar Comentario