≡ Menu




¿Conoce todo sobre el Cristianismo y Sexualidad? Aquí aprenderás…

En la concepción cristiana la sexualidad humana está intrínsecamente vinculada con la vida de la persona y de la sociedad. Cristianismo y sexualidad van unidos de la mano, tomando en cuenta que Dios nos creó para unirnos en pareja, formar familia y procrear hijos.

Cristianismo-y-sexualidad-02

¿Cómo debe ser el comportamiento sexual cristiano?

El sexo es algo intrínseco en la humanidad, en el ser humano, es un canal para desarrollar a una persona y a la sociedad. Con la ayuda del amor, elemento fundamental de nuestra existencia, la sexualidad es una fuerza que además de favorecer la unión entre los sexos y la reproducción, hace que un hombre y una mujer se unan en el gozo del amor, cariño, ternura.

Éste los estimula para independizarse de los padres, motivados a formar su propia familia. El matrimonio cristiano surge del impulso sexual, el enamoramiento, el cual contribuye a la maduración integral del ser humano; está vinculado a la fecundidad y perpetuidad de la vida, estos dos elementos forman un todo y se reclaman mutuamente.

Dios es amor, eso nos inculca el cristianismo y que fuimos hechos a imagen y semejanza de Él, a su vez el amor es el criterio básico y decisivo en la existencia, por lo que se debe contar con una auténtica formación sexual basada en la educación del amor.

En la sociedad hay distintas valoraciones éticas sobre el comportamiento sexual, pero lo importante es mantener los principios de integridad y dignidad personal, consideración e igualdad mutua entre los sexos. Más, el tema de la sexualidad está influido por el entorno que rodea al ser humano.

Los aspectos socioculturales, tales como las normas sociales, los convencionalismos influyen fuertemente en las relaciones entre las personas, según los roles que desempeñen, bien sea dentro del ámbito familiar y/o social.

Cristianismo-y-sexualidad-03

Castidad y Cristo

Es común ver que todos hemos sido llamados a respetar la castidad en nuestra vida, eso no quiere decir que se debe rechazar la sexualidad o el placer del sexo, sino que hay que mantener un compromiso de amor con Cristo. El amor es más que un simple deseo sexual, es necesario para alcanzar junto al sexo, nuestra plenitud biológica a través de la entrega mutua, tanto espiritual como corporal.

Pero, la sexualidad alcanza su pleno significado cuando sobrepasa el plano biológico, instintivo o placentero, convirtiéndose en una relación de verdadero amor e intimidad. Esto expresa la donación mutua del hombre y de la mujer hasta la muerte, pasando por el camino de la madurez y la realización personal.

El ser humano va más allá de la sexualidad, la vida no sólo es sexo, éste se vive mejor cuando hay armonía e integración con el desarrollo personal. Si no hay madurez afectiva, humana y psicológica, no hay tampoco madurez sexual.

Ética del cristianismo y sexualidad

La moral sexual debe estar implícita en la relación entre la religión y la sexualidad, entendiendo esta moral como la religiosa, la cual establece restricciones y obligaciones en el comportamiento sexual humano. Ha variado considerablemente a través de las épocas, culturas y civilizaciones.

Las normas sociales, tradiciones, convencionalismos y patrones de conducta de las sociedades, por lo general van ligadas a creencias y tradiciones cristianas.

Según esta conducta, la mayoría de las religiones se han visto en la necesidad de tener un papel influyente e importante en las relaciones humanas. Existen diferentes códigos morales en cuanto a la sexualidad, como religiones existen también, que dictan la actividad sexual, asignando valores normativos a algunas acciones o pensamientos que tengan que ver con el tema sexual.

Juventud cristiana y sexualidad

Tanto los padres de familia, maestros y sobre todo, la Iglesia Cristiana, deben afrontar el tema de la sexualidad.  Es el primer paso para ayudar a los jóvenes a seguir el camino correcto. (ver artículo: Mandamientos de la Iglesia)

Educación

Se debe educar y  enseñar a los jóvenes, los términos médicos y populares, así como los versículos apropiados de las sagradas escrituras.  “Sabiduría ante todo; adquiere sabiduría; Y sobre todas tus posesiones adquiere inteligencia”.

Comunicación

Es muy importante tener una sana y abierta comunicación con los hijos, los jóvenes, que les permitan expresarse y manifestar sus dudas e inquietudes.

Al que responde palabra antes de oír, Le es fatuidad y oprobio”. Proverbios 18:13.

Afronte el problema con hechos

Exponga ejemplos de las consecuencias bíblicas, físicas, médicas y sociales del sexo premarital.

Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios”.  Hebreos 13:4.

Utilice una fuerte defensa

Hoy día es más difícil educar a los jóvenes sobre el tema sexual, están más incrédulos y con mucha información errada a la mano. Hay que recurrir al respeto mutuo y usar la palabra de Dios como guía. (ver artículo: Creencias de los testigos de Jehová)

Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová”.   Jeremías 17:5.

Cristianismo-y-sexualidad-04

¿Sexo premarital, es bueno o malo?

Entre las muchas razones por las cuales no se debe tener relaciones sexuales antes del matrimonio, hay tres que se deben tomar en cuenta seriamente:

  • Riesgo de embarazo. Por lo general las muchachas inexpertas no toman previsiones y engrosan el número de jóvenes embarazadas “por error”.
  • Se pierde la confianza y el respeto. Dos elementos muy importantes para formar un matrimonio feliz y maravilloso. Quedará en el aire la pregunta: si no pudo controlarse ahora, ¿lo hará cuando esté casado, permanecerá fiel si hay momentos de separación?
  • Se cae en la lujuria. Dios dice que es pecado. Él sabe que puede dañar y robar el verdadero placer futuro.

«¿No sabéis que los injustos no heredaran el reino de Dios?  No erréis; ni los fornicarios… heredaran el reino de Dios. Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; más el que fornica, contra su propio cuerpo peca. ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual esta en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Glorificad,  pues, a Dios  en vuestro cuerpo…»

Dios nos dio una conciencia, no se debe desobedecer los mandamientos de Él, sin sufrir las consecuencias. Entre esas consecuencias está la culpabilidad, puede que los padres o el pastor de la iglesia no sepan que incurriste en pecado, pero la conciencia lo perseguirá. Lo mejor es cuidarse en pureza y así evitar el largo y doloroso proceso de la limpieza.

Cristianismo-y-sexualidad-05

¿En qué consiste la pureza sexual?

La pureza sexual va mucho más allá de no cometer fornicación. Más allá de no ser homosexual y/o lesbiana. La pureza sexual está en los pensamientos, aun cuando no se haya pecado físicamente, hay fantasías, acceso a pornografía, caricias indebidas, lujuria y masturbación.

Hay un material escrito «Directrices para la pureza sexual», que brinda información importante sobre el tema.

“El sexo es bueno…

Dios lo creó, Dios lo llamó «bueno», y existió antes de que hubiera cualquier pecado en el mundo”. No fue creado por Satanás, ni por Internet, o cualquier pervertido sexual. Dios lo diseñó para la unión sagrada del hombre y la mujer en matrimonio. (ver artículo: Que es la misa negra)

“Como todos los buenos regalos de Dios, el sexo puede ser mal utilizado y pervertido”

Dios diseñó el sexo para practicarlo según el propósito de Dios, de manera hermosa y constructiva. Si se pierde el control se viola dicho propósito y se convierte en algo feo y dañino.

“Los límites del sexo son los límites del matrimonio”

El sexo sella un compromiso de por vida, es el símbolo de la unión espiritual, que sólo se ve concretado con el compromiso incondicional del matrimonio. Fuera del matrimonio, el acto sexual se concibe como una expresión falsa.

“Usted es vulnerable a la inmoralidad sexual”

Nadie está exento de que pueda caer en tentación. «Por tanto, el que cree que está firme, tenga cuidado, no sea que caiga» (1 Corintios 10:12).

Usted es un objetivo para la inmoralidad sexual

Mientras más se involucre con Cristo más interés tendrá Satanás en destruirlo a usted y a la obra de Dios, por medio de usted. Dios desea que los cristianos sean instrumentos sagrados y puros, para ser usados por Él, es mucho más poderoso para librarnos de la tentación del ser maligno.

La pureza sexual comienza en la mente, no en el cuerpo

«Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón [mente, ser interior], pues de él mana la vida» (Proverbios 4:23). Si realmente quiere alejarse de la lujuria, manténgase alejada de ella; no vea películas y programas con contenido sexual pornográfico, no lea textos que lo inciten a ella, no alimente con comida chatarra a su mente. Dele alimentos espirituales.

“Como Dios no quiere que usted tenga relaciones sexuales antes del matrimonio…

del mismo modo Él no desea que usted haga aquello que prepara su cuerpo para el sexo prematrimonial”. Durante el noviazgo hay continuidad de contacto físico, como sentarse juntos, tomarse de las manos, acariciarse, que puede llevar a las relaciones sexuales. No hay en las escrituras sagradas las líneas que dicten un comportamiento “intermedio” permisible, cada quien debe establecer su línea para no llegar al estímulo sexual.

Dejar Comentario