¿Conoces la Cultura Cristiana? Descúbrela aquí

La cultura cristiana es la práctica social normal del cristianismo. Con el rápido desarrollo del cristianismo en Europa, Siria, Mesopotamia, Asia Menor, Egipto, Etiopía e India, y antes de que finalizara el siglo IV, se había convertido en la iglesia estatal oficial del Imperio Romano.

cultura cristiana

La cultura cristiana ha impactado y aclimatado mucho de la cultura grecorromana bizantina, occidental, de Oriente Medio, eslava, caucásica y quizás de la India.

Tambien Te Recomiendo Ver...

¿Qué es la cultura cristiana?

La cultura cristiana, a lo largo de gran parte de su historia avanzada, ha incluido la cultura cristiana, y un gran número del número de habitantes de la mitad occidental del mundo podría ser retratado como cristianos sociales. El pensamiento de “Europa” y del “mundo occidental” se ha asociado personalmente con la idea del “cristianismo y la cristiandad”, muchas veces incluso con el cristianismo de propiedad, por ser el vínculo que unía la identidad europea. El historiador Paul Legutko, de la Universidad de Stanford, dijo que la Iglesia Católica está “en el punto focal del mejoramiento de las cualidades, pensamientos, ciencia, leyes y establecimientos que conforman lo que llamamos la civilización occidental”. (Ver artículo: como murió Herodes Antipas)

Aunque la cultura occidental contenía unas cuantas religiones politeístas en medio de su inicial durante mucho tiempo bajo los imperios griego y romano, a medida que el poder romano unificado se disolvía, la fuerza de la Iglesia Católica era el principal poder estable en Europa occidental. Hasta el Siglo de las Luces, la cultura cristiana guiaba el curso de la lógica, la escritura, la artesanía, la música y la ciencia. Las órdenes cristianas de las distintas expresiones se han convertido en racionalidad cristiana, artesanía cristiana, música cristiana, escritura cristiana, etc.

El trabajo y la escritura, la ley, la capacitación y los asuntos gubernamentales fueron salvaguardados en las lecciones de la Iglesia, en una situación en la que, por otra parte, lo más probable es que se hubiera observado su infortunio. La Iglesia estableció numerosas casas de oración, colegios, claustros y colegios teológicos, algunos de los cuales siguen existiendo en la actualidad. El cristianismo medieval se convirtió en la principal universidad actual. La Iglesia Católica construyó un marco de instalaciones de curación en la Europa Medieval que, inconcebiblemente, mejoró la valetudinaria romana.

Estas clínicas fueron creadas para tener en cuenta “reuniones sociales específicas minimizadas por la indigencia, la infección y la edad”, según Guenter Risse, estudiante de historia de las instalaciones del médico. El cristianismo también afectó fuertemente todas las demás partes de la vida: el matrimonio y la familia, la instrucción, las humanidades y las ciencias, la demanda política y social, la economía y las artes.

El cristianismo afectó significativamente la instrucción y la ciencia y la solución, ya que la congregación hizo las bases del arreglo occidental de la educación, y fue el patrocinador del establecimiento de colegios en el mundo occidental, ya que el colegio es en general visto como una organización que tiene su causa en el entorno cristiano medieval. Muchos ministros desde el principio de los tiempos han influido en los compromisos críticos con la ciencia y los jesuitas específicamente han hecho varios compromisos dignos de mención para el avance de la ciencia.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Impacto del cristianismo en la sociedad

El impacto social del cristianismo incorpora el bienestar social, el establecimiento de hospitales, los aspectos financieros (como la ética de trabajo protestante), la ley característica (que más tarde impactaría la formación del derecho universal), la política, la arquitectura, la literatura, la higiene individual y la vida familiar. El cristianismo asumió un trabajo en la consumación, ensayando lo normal entre las sociedades agnósticas, por ejemplo, la pérdida de seres humanos, la esclavitud, el asesinato de niños y la poligamia.

Los cristianos han ganado una horda de compromisos con el terreno humano en una amplia y variada gama de campos, tanto en la actualidad como en la actualidad, incluyendo la ciencia y la tecnología, la medicina, las artes expresivas y la arquitectura, las cuestiones legislativas, las literaturas, la música, la generosidad, la filosofía, el teatro y los negocios. Según 100 años de Premios Nobel, una encuesta sobre los premios Nobel otorgados en 1901 y 2000 revela que (65,4%) de los Premios Nobel laureados han distinguido al cristianismo en sus diferentes estructuras como su preferencia religiosa. (Ver artículo:  cómo nació la Iglesia)

Los cristianos orientales (especialmente los cristianos nestorianos) se han sumado a la civilización árabe islámica en medio de la época omeya y abbasí interpretando obras de racionalistas griegos al siríaco y posteriormente al árabe. Asimismo, superaron las expectativas de la lógica, la ciencia, la filosofía y la medicina.

Los socialcristianos son individuos de la corriente dominante con un legado cristiano que puede que no se preocupen por los casos religiosos del cristianismo, sino que tengan una tendencia a la cultura pop, la artesanía, la música, etcétera identificada con ella. Otra utilización incesante del término es reconocer las reuniones políticas en regiones de fundaciones religiosas mixtas.

Colegios cristianos

El colegio es en su mayor parte visto como una organización que tiene su causa en el ambiente cristiano medieval. Antes de la fundación de los colegios, la educación superior europea tuvo lugar durante mucho tiempo en las escuelas de la casa cristiana de Dios o en las escuelas religiosas (Scholae monasticae), en las que los sacerdotes y las monjas impartían clases; la prueba de estos rápidos precursores del colegio posterior en numerosos lugares se remonta al siglo VI d.C.

La acción docente para la Iglesia Católica se ha unido constantemente a la instrucción de grupos de personas proselitistas como un componente de su servicio social. La historia demuestra que en las tierras proselitistas, las personas que trabajaban en las escuelas eran católicos romanos. En unas pocas naciones, la Iglesia es el proveedor fundamental de instrucción o complementa completamente los tipos de entrenamiento del gobierno. De un momento a otro, la Iglesia trabaja en el sistema escolar no administrativo más grande del mundo. Muchas de las universidades más persuasivas de la Civilización Occidental fueron establecidas por la Iglesia Católica.

La Iglesia católica estableció los primeros colegios de Occidente, que fueron precedidos por las escuelas anexas a las comunidades religiosas y a las casas de Dios, y en su mayor parte atendidas por sacerdotes y frailes. Las universidades empezaron a saltar en ciudades italianas como Salerno, que se convirtió en una escuela restauradora principal, descifrando en latín los secretos de los médicos griegos y árabes.

La Universidad de Bolonia se convirtió en la más convincente de las primeras universidades, que originalmente tenían cierta experiencia en derecho de ordenanzas y derecho consuetudinario. La Universidad de París, con cierta experiencia en temas como la filosofía religiosa, llegó a igualar Bolonia bajo la supervisión de la Catedral de Notre Dame. Más tarde, la Universidad de Oxford en Inglaterra se opuso a París en Teología y la Universidad de Salamanca se estableció en España en 1243. Como indicó el estudiante de historia Geoffrey Blainey, los colegios se beneficiaron de la utilización del latín, el dialecto básico de la Iglesia y su alcance internacionalista, y su trabajo era “instruir, argumentar y razonar dentro de un marco cristiano”. (Ver artículo:  con quien se casó Moisés)

Los colegios medievales de la cristiandad occidental estaban coordinados en toda Europa occidental, ofrecían una oportunidad de investigación y ofrecían un extraordinario surtido de excelentes investigadores y pensadores normales, entre ellos Robert Grosseteste de la Universidad de Oxford, uno de los primeros en explicar una técnica precisa para la experimentación lógica; y San Alberto Magno, un pionero de la investigación orgánica de campo.

Como los Reformadores necesitaban que todos los individuos de la congregación tuvieran la capacidad de examinar la Biblia, el entrenamiento en todos los niveles fue un impulso sólido. Se presentó una formación obligatoria tanto para hombres como para mujeres jóvenes. Por ejemplo, los puritanos que construyeron la Colonia de la Bahía de Massachusetts en 1628 establecieron la Universidad de Harvard apenas ocho años después del hecho.

Alrededor de doce escuelas diferentes siguieron en el siglo XVIII, incluyendo la Universidad de Yale (1701). Pensilvania también se convirtió en un punto focal de aprendizaje. Mientras la Universidad de Princeton era un establecimiento presbiteriano. El protestantismo, además, comenzó a interpretar la Biblia en dialectos nacionales y, de este modo, reforzó el avance de los escritos nacionales.

Un gran número de protestantes de línea principal han asumido posiciones influyentes en numerosas partes de la vida estadounidense, incluyendo asuntos gubernamentales, negocios, ciencia, expresiones de la experiencia humana y entrenamiento. Establecieron la mayoría de las organizaciones impulsoras de la educación superior del país. Las universidades de la Ivy League tienen sólidos lazos auténticos entre el blanco anglosajón y el protestante sajón, y su impacto continúa hoy en día. Hasta la Segunda Guerra Mundial, las universidades de la Ivy League fueron creadas en gran medida a partir de los suplentes de WASP.

Una parte de las escuelas primarias y colegios en Estados Unidos, incluyendo Harvard, Yale, Princeton, Columbia, Dartmouth, Williams, Bowdoin, Middlebury, y Amherst, todos fueron establecidos por el protestantismo tradicional, así como más tarde Carleton, Duke, Oberlin, Beloit, Pomona, Rollins y Colorado College. (Ver artículo: cómo enseñar la Palabra de Dios a los niños)

Como lo indica el examen del Centro Pew, hay una conexión entre el entrenamiento y el salario, alrededor del 59% de los anglicanos estadounidenses tienen una educación de ex-alumnos y post-avanzada, y alrededor del 56% de los episcopales y el 47% de los presbiterianos y el 46% de la Iglesia Unida de Cristo, tienen una educación de ex-alumnos y post-avanzada.

Dejar Comentario