¿Conoces cual es el dios del Judaísmo? Descúbrelo aquí

El Dios del judaísmo, llamado Yahvé es también conocido con el nombre de Jehová, conoce aquí el origen de su nombre, el por qué es llamado de distintas formas, como es reconocido y adorado por su pueblo, sus costumbres tradiciones y rituales realizados en su nombre.  (Ver artículo: Ateísmo).

Dios del judaísmo

Dios del Judaísmo Yahvé

Yahvé es uno de los nombres con el que se distingue a Dios en la Biblia de la tradición judeocristiana. Etimológicamente, la palabra proviene del Tetragramáton hebreo YHVH, combinado por cuatro consonantes hebraicas (iod, hei, vav, hei, mutuamente). (Ver artículo: Historia del ateísmo).

Efectivamente, en el Éxodo, cuando Moisés pregunta a Dios sobre cuál era su nombre verídico, la traducción de la contestación en hebreo es YHVH, que se ha dado en transcribir ‘Yo soy el que soy’ (Éxodo, 3: 14). De manera que este vendría a ser igualmente el nombre que Dios se da a sí mismo, su nombre sacrosanto.

No obstante, este nombre, redactado con cuatro consonantes, compone un conflicto para su entonación actualmente. Esto se debe a que en el antiguo hebreo, las vocales de las palabras no se escribían, sino solamente las consonantes, de manera que las personas sabían a través de la memoria o por costumbre, con cuales vocales tenían que completar la enunciación.

Sin embargo, la pronunciación original de la palabra no pudo llegar hasta nosotros, ya que a los judíos les estaba prohibido pronunciar el verdadero nombre de Dios. De manera que, por respeto, para evitar su enunciación, la gente decía Adonay (que significa ‘el Señor’) cuando leía los textos sagrados o se refería a Dios.

De allí que, cientos de años después, los mismos israelitas hayan terminado por olvidar la pronunciación original del nombre de Dios, al punto de que, para nosotros, miles de años después, resulte casi imposible establecer a ciencia cierta cómo se oía el nombre de Dios en hebreo.

No obstante, las especulaciones y los estudios más recientes de los investigadores, han dictaminado que la pronunciación más cercana sería Yahvé.

El significado profundo, por otra parte, de Yahvé o, según se ha entendido, es “Yo soy el que soy”, se  relacionaría con la necesidad de terminar con el politeísmo y la idolatría, que por aquel entonces era el modelo de creencia más habitual entre los pueblos, para pasar a una religión monoteísta, que solo acepta la creencia de un Dios único, por encima de los otros. Teoría fortalecida por otra de las afirmaciones de Dios en el Éxodo: “No tendrás dioses ajenos delante de mí” (20: 3).

¿El verdadero nombre es Yahvé o Jehová?

Yahvé y Jehová son nombres con los cuales se ha designado a Dios en la Biblia. Los dos  son consecuencias del Tetragrámaton hebreo YHVH. Esto se debió, como anteriormente lo mencionamos, a que estaba prohibido pronunciar el nombre divino de Dios entre los judíos, la pronunciación real de YHVH,  escrita con cuatro consonantes, pero sin vocales, se perdió en el tiempo, ya que la inclusión de las vocales en la palabra YHVH, es el intento del cristianismo en leer la palabra y darle una pronunciación intercalándole las vocales «a», «e», «o».

Por lo tanto, Yahvé es, supuestamente, la pronunciación que, según los sabios, es considerada la más cercana a la original. Jehová, por otra parte, llegaría a ser una composición entre las vocales de Adonay, designación antigua que igualmente proporcionaban los judíos a Dios, y las consonantes de YHVH. Aparte de esto, las dos denominaciones para Dios se distinguen en que Yahvé es la designación empleada en las biblias católicas y Jehová en las evangélicas. (Ver artículo: Símbolos el espiritismo).

Como podemos ver a continuación el nombre de Dios y de Dioses en distintas religiones  e idiomas y traducciones es el siguiente:

  • El = Dios en hebreo
  • Elohim = Dioses en hebreo
  • Theos = Dios en griego
  • Adon = Señor en hebreo
  • Adonai = Señores en hebreo
  • YHWH = Nombre de Dios en hebreo (Pronunciación perdida)
  • Yahveh = Traducción Católica de YHWH
  • Jehová = Traducción protestante de YHWH.

Si quieres conocer un poco más quien fue Yahve, puedes ver el siguiente vídeo explicativo que se encargará de despejar tus dudas con respecto al tema.

El Judaísmo, sus orígenes y tradiciones

La religión judía tiene su comienzo hace más de 4000 años en Oriente Medio. Corresponde a la época de Abrahám, que existió a finales del segundo milenio de cristo, el cual partió desde Ur (Mesopotamia) a Jarán y Canaán. Siglos más tarde sufre la esclavitud en Egipto, y son liberados por Moisés reafirmando la unión con Dios. Dentro de esta unión se incluye la tierra prometida, como Palestina e Israel.

Yahvé es un Dios único, personal, creador, gobernador y salvador del universo. Es un Dios trascendental, diferente y distante al hombre, no puede ser visto y, por eso, tampoco personificado, luego ni nombrado. (Ver artículo: Espiritismo en Umbanda).

No obstante, de igual manera, es un Dios semejante al hombre, la relación de este Dios con su pueblo aparece encarnado por el simbolismo esponsal. Yahvé implanta una coalición con su pueblo que se compara con el matrimonio. Es decir, el amor, la fidelidad y el perdón son los fundamentos que rigen el vínculo de Yahvé con Israel. Es su único Dios y no existe otro más que él.

El Dios del judaísmo es un dios que habla, se muestra al hombre en la historia y actúa en ella para librar al pueblo judío. Tanto sus palabras como sus revelaciones se han ido creando a la largo de toda la historia del pueblo,empezaron con Abrahám, con el cual creó una coalición; continuaron, especialmente, con Moisés, al que notificó la ley; tiempo después prosiguieron con los profetas.

El Dios de los judíos es inalcanzable, completamente diferente de los individuos, pero a su vez próximo y perturbado por la vida del pueblo, al que se va revelando paulatinamente. Todas estas manifestaciones son acompañadas de acciones salvadoras de Dios. En la Biblia, más específicamente en la que nosotros citamos Antiguo Testamento, se agrupa toda esta historia de Dios con su pueblo.

Allí hallamos contadas las acciones liberadoras de Dios y todas las palabras que ha ido transfiriendo a los patriarcas y a los profetas. En estas escrituras se halla también la promesa de una liberación definitiva que vendrá en un futuro (esperanza mesiánica) Todo lo que coexiste desciende de este Dios. Él es el creador del cielo, de la tierra, de la luz, de los animales, del hombre y de la mujer a quienes hizo a su imagen ysemejanza.

El judío se siente agradecido por su escogencia, por ser parte del pueblo escogido.Adoran a Dios y acuerdan en acatar su voluntad. De igual manera, aguardan la llegada de un Mesías, que traerá la salvación final. El judaísmo no se considera como una religión individual, sino como una religión que pertenece a todo un  pueblo. La Salvación es grupal. Esto esclarece la poderosa unión del judaísmo, incluso en la diáspora (dispersión del pueblo judío        después de la destrucción del reino de Israel).

Coexisten ámbitos o leyes que se crearon a manera de penitencia como la circuncisión o todos los hitos de la vida hasta su muerte. (Ver artículo: Judaísmo Moral).

El gran templo levantado por el rey Salomón en Jerusalén rápidamente paso a ser el círculo de la vida religiosa de la ciudad. En aquel sitio se velaba el arca de la Alianza y se brindaban los sacrificios en las enormes fiestas por parte de los sacerdotes.

El templo se destruyó en  dos oportunidades, una por Nabucodonosor en el año 586 a.C. y la otra por los romanos en el año 70 d.C. En esta época se produjo la más grande disgregación de los judíos por todo el mundo (diáspora). La sinagoga es el sitio en donde se congregan los judíos para sus oraciones y para la lectura de la ley. Allí se reúnen el día  sábado, que es el día de descanso del Dios del judaísmo, Yahvé, según su religión.

Después de la destrucción del templo, la sinagoga asumió el papel de preservar y desarrollar el judaísmo. En las ciudades donde se instalaba una comunidad judía, se construía una sinagoga. En torno a ella giraban tanto la vida religiosa como la educación de los niños en las tradiciones judías. Así pues, la sinagoga no es tanto un lugar de culto sino, como un edificio para la reunión y la enseñanza.

El rabino es la autoridad suprema dentro del judaísmo, es una persona extremadamente sabia referente a todo lo que se refiere a la ley judía, una de sus funciones primordiales es la de dirigir la sinagoga(sitio de culto judío). El rabino debe ser una persona llena de sabiduría y de inmensos valores morales, estas características son las que le permitirán ser el guía espiritual de su pueblo a fin de resguardar su fe y sus costumbres.

Otros de los aspectos más característicos es que actualmente  un rabino tiene que tener una carrera profesional, también tiene que estar casado para poder dirigir la sinagoga, debe hablar hebreo y un poco de arameo. La palabra española «rabino» procede del término hebreo «rab» cuyo  significado es  «maestro de Torá».  Podemos ver de esta manera  que el principal trabajo de un rabino es instruir la Torá (Viene de la raíz de la palabra orahá cuyo significado es enseñar, y a su vez es parte de la palabra Orim: Padres, (son los Padres que deben enseñar el judaísmo).

También la palabra «rabino» su significado se traduce a «poderoso, grande», esto quiere decir que  un rabino es una persona que ha logrado una grandeza espiritual, se ha purificado, y es un extraordinario ejemplo para todos nosotros, se ha elevado en el terreno de lo Psíquico espiritual. (Ver artículo: Cultura hindú).

Un rabino debe cumplir con determinadas exigencias:

  • Primeramente, debe ser un gran estudioso de la Torá, o sea, debe conocer a la perfección el TanaJ (Biblia), la Mishnáh, el Talmud, el ShuljánAruj (Código de la ley Judía), y debe ser instruido en todos los aspectos de la filosofía judía.
  • En segundo lugar, el rabino debe fundamentarse solamente en estas fuentes para guiar a sus discípulos y congregantes.
  • Ya por último, un rabino debe actuar como un siervo fiel en todas sus asignaciones; es un rasgo difícil de hallar. Debe tener un alto grado de integridad moral para servir de ejemplo a sus discípulos.

La vestimenta judía que se utiliza para las ceremonias religiosas del judaísmo en las cuales se venera al Dios del judaísmo están conformadas por:

  • La KIPÁ:

Pequeña gorra para el ritual que se utiliza para cubrir en parte la cabeza, usada tradicionalmente por los hombres. Su uso es obligatorio para entrar y permanecer en lugares de culto judíos (sinagoga, cementerios, lugares sagrados, en situaciones de plegaria, celebración o estudio canónico).

No surge de un mandato bíblico. Dios está por encima de los hombres y las cosas; y solo pretende que la cabeza no quede al descubierto de Dios.

  • Blanca: se utiliza para celebraciones de regocijo (shabat, fiestas o bodas).
  • Negra: utilizada en circunstancias de duelo

  • Talit:

Es un accesorio religioso en forma de chal que se usa en los servicios religiosos. Puede ser largo y amplio permitiendo a la persona que se envuelva en él o cubrirse la cabeza si gusta apartarse completamente del mundo mientras comulga con Dios. Puede ser simplemente un “chal de oración” corto y angosto.

Se usa solamente durante el día, que es el momento en que es posible mirarlo y verlo en la luz natural del sol.

  • Tefilin (flacterias):

Son dos pequeñas cajas (batim, bait en singular) magníficamente cuadradas, teñidas de negro, de cuero trabajado particularmente de animal kasher, que contienen los cuatro pasajes bíblicos ordenados escritos sobre pergamino por un soferSta»M, y que se enrollan al brazo y la cabeza del judío por medio de unas cintas (retzuot, en singular: retzua) de cuero a su vez teñidas de negro y que cuentan con unos nudos especiales para ajustarse perfectamente al orante. La utilizan los hombres en los días hábiles.

Los ritos y fiestas del judaísmo forman parte de sus tradiciones las cuales están íntimamente ligadas a su religión.

  • La circuncisión

El rito de la circuncisión (BRIT-MILÁ), radica en cortar el prepucio a los niños al  poco tiempo  de nacer. A través de esta ceremonia, el pueblo judío expresa que ha sido designado por Dios. Es como la marca de esa elección en su propia carne. La procedencia de la circuncisión se remonta a Abrahán.

El brit-milá es la circuncisión ritual que se realiza al varón judío al octavo día de haber nacido, como símbolo del pacto (brit) entre Dios y Abraham, en Génesis. Según el Talmud (Tratado de Kidushín 29:1), es un mandato a cumplir por el padre, como lo hizo Abraham con Isaac (Génesis). Actualmente, el ritual lo realiza un mohel, «circuncidador» ritual especializado que no es necesario que sea médico ni rabino, pero sí una persona que respete los mandatos primordiales como ser Shabat (Día Sabátco) y comer kosher.

La tradición cuenta que Adán y Moisés nacieron ya circuncidados; y que así ocurrirá también con el mesías. En aquellas ocasiones en que el niño haya nacido sin su prepucio, o que una persona ya circuncidada se convierta al judaísmo, lo que se debe realizar es un pequeño pinchazo, para que segregue una gota de sangre, con lo cual se considera cumplido el mandato. Esto debe ser efectuado también por un mohel.

En el Talmud aparece la norma de que si el tío materno del neonato falleció por hemorragia durante su circuncisión, éste queda exento de someterse al rito. Esto se debería a la transmisión posible por vía materna de la tendencia a la hemofilia. Entre los cristianos el Año Nuevo es la celebración de la circuncisión de Jesús. Esto quiere decir que todos los 1º de enero son la celebración de este evento en su octavo día de vida.

La ceremonia del brit-miláse lleva a cabo temprano en la mañana del octavo día de vida del bebé, y salvo peligro para el recién nacido, no se posterga ni aun por caer en shabat o YomKipur. Es uno de los preceptos de la halajá más arraigados entre los judíos, cumplido tanto por observantes como seculares.Las niñas son bautizadas por el padre en la sinagoga.

  • Bar mitzvah:

Cuando un niño judío llega a la edad de trece años,es  considerado lo suficientemente mayor como para adquirir sus responsabilidades y percibir los mandatos de la ley. Se convierte en un bar mitzvah «hijo de  los mandamientos», un adulto en términos religioso. Desde entonces puede participar activamente en los oficios y se le contará entre los Minyan

  • El matrimonio:

Los matrimonios judíos se llevan a cabo bajo una tienda de campaña, la jupá, y a pesar de que pueden conmemorarse en distintos lugares, suelen celebrarse en una sinagoga o en las afueras de esta. Luego  de que el novio le coloca el anillo a la novia se lee el ketubah o contrato de matrimonio, y se declaman siete bendiciones. Finalizando la ceremonia el novio quiebra una copa aplastándola con el pie, en recuerdo de la destrucción del templo de Jerusalén.

  • La muerte:

Conforme a la ley judía, los cuerpos deben ser sepultados en tierra consagrada lo más rápido que sea posible luego de muertos: El cuerpo es lavado, perfumado con especias, envuelto y enterrado en una sábana blanca en un sencillo ataúd de madera.

  • El día del sábado

El día del sábado es considerado  el día de fiesta de los judíos, en el que se celebra el descanso de Yahvé, Dios del judaísmo, después de los seis días de la creación. Se inicia el viernes por la tarde y culmina el sábado de noche. Los judíos compasivos se prescinden de cualquier trabajo y asisten a la sinagoga.

  • La Pascua

La fiesta de la Pascua celebra la salida de Egipto y la liberación de la esclavitud. Es la gran fiesta de Dios que libera a su pueblo. Se celebra el día 15 del mes de Nisán, corrientemente en abril.

Por otra parte, cuando hablamos del origen rituales y costumbres del judaísmo no podemos dejar de hacer mención a dos sitios que en la actualidad son considerados parte de ese legado ancestral como lo son, La Explanada de las Mezquitas o Monte del Templo y el Muro de las Lamentaciones, ya que son dos sitios muy importantes y significativos utilizados para acercarse a Yahvé Dios del judaísmo.

El Muro de las Lamentaciones es uno de los lugares más sagrados del judaísmo, huella del templo de Jerusalén. Su nombre en hebreo significa simplemente «muro occidental». El nombre Muro Occidental se refiere no solamente a la pequeña sección de 60 metros de longitud expuesta al barrio judío sino a toda la pared de 488 metros, en su mayor parte tapada por los edificios del Barrio Musulmán.

Es un lugar sagrado de gran importancia para los judíos, es el templo judío de la ciudad, y fue construido por parte de Herodes encima de las ruinas del templo de Salomón. Es un muro que se encuentra en la ciudad vieja la cual,gran parte, está ubicado en una zona árabe.

Los sabios profetizaron que posteriormente de la destrucción del Templo la presencia divina nunca abandonaría el Muro de los Lamentos (Occidental). Él está colmado de santidad eterna.Por este motivo el jamás será demolido. El muro representa al pueblo Judío, que además sufrió diferentes ataques para ser destruido, y, así como el Muro subsistió y se conservó a pesar de sus enemigos, y continúa siendo fuerte. Cuando Dios hizo su unión con Abraham, expresó que ésta seria perdurable, aseverando la existencia eterna del pueblo Judío

Durante la época del Templo, los Judíos de toda Israel caminaban al Templo tres veces al año. Durante los 1900 años de destierro los judíos constantemente caminaron para Jerusalén para obtener la ocasión de orar en el Muro, rezando por la redención.

Desde el año 1948 hasta el año  1967, en el transcurso de la ocupación árabe de Jerusalén, a los judíos no se les permitía entrar al sitio del Muro. Cuando Jerusalén fue liberado en el año 1967, el sitio fue abierto para que el pueblo Judío pudiese orar en su sitio más sagrado. Tres veces al día, por miles de años, los rezos judíos eternamente fueron hechos en dirección al Muro en Jerusalén. Como expresaba el Rabino Yehudá HaLevi: “Estoy en occidente, pero mi corazón está en Oriente (Jerusalén)”.

La costumbre mística dice que todos nuestros rezos van para el sitio del Templo, y una vez allí, se elevan hacia el cielo. El Talmud dice que si alguna persona está rezando fuera de la Tierra de Israel, su corazón debe estar orientado hacia Jerusalén. Así como la Biblia dice:»Y ellos rezaran para Ti a través de la tierra que Tu les diste, a través de la tierra que Tu diste a sus antepasados, la ciudad que Tu escogiste, en la casa que construí en Su nombre.» (Reyes I 8:48).

Cuando fueron destruidos el Primer y el Segundo Templo, y mientras duró   la Revuelta de Bar Cojba, héroes de Israel combatieron como valientes leones para salvaguardar cada piedra del Templo. Ellos sirvieron como ejemplo de arrojo para el pueblo Judío. Al igual que ellos, los soldados israelíes, en 1967, pelearon duramente para libertar el Muro de los Lamentos (Occidental) y el Monte del Templo y recuperarlos  para la soberanía israelí

La Explanada de las Mezquitas o Monte del Templo, es un sitio religioso sagrado de aproximadamente 15 hectáreas ubicado en la ciudad vieja de Jerusalén. Es el sitio más sagrado del judaísmo, ya que en el Monte de Moría se ubica la historia bíblica del sacrificio de Isaac. El lugar de «la piedra del sacrificio de Isaac» (la Sagrada Piedra de Abraham) fue elegido por el rey David para edificar un santuario que alojara el objeto más sagrado del judaísmo, el Arca de la Alianza. (Ver artículo: Ateísmo en México).

Fundamentos del judaísmo

  • El Judaísmo se fundamenta en la Tanaj (lo que los cristianos llaman el Antiguo Testamento)
  • La Torá es la fuente esencial de los siete mandatos morales fundamentales que obligan al ser humano como tal.
  • Los mandatos jurídicos, éticos, morales y religiosos que proceden de la Torá, y que junto a su explicación de la Mishná conforman el corpus jurídico del judaísmo, el Talmud se conocen como la ley judía o Halajá.
  • La plegaria más formal de la religión judía, que moldea la esencia misma de la creencia monoteísta se encuentra en el quinto y último libro de la Torá «Oye Israel, el señor que es nuestro Dios, el señor es Uno». Los devotos la recitan dos veces por día.

  • La vida judía se guía por un calendario, fundamentado en la composición del ciclo mensual lunar y del año solar, cuyos principios se remontan a tiempos bíblicos, y por el cual se rigen las festividades y ritos de la religión hasta la actualidad.
  • La religión y el pueblo judío destinaron desde siempre a la tierra de Israel, la tierra sagrada como uno de sus cimientos primordiales.
  • El pueblo judío se identificó desde un comienzo con la lengua hebrea, considerada «lengua sagrada», en la que están redactadas la Torá y la mayor parte de la literatura judía.

Dejar Comentario