Dioses del Hinduismo: historia, profetas, dioses principales y mucho más

En el hinduismo rinden culto a unos ¡300 millones de dioses! Esto ocurre porque sus seguidores y sus doctrinas establecen que Brahman, el creador del Universo, está presente en todos los seres vivos e inanimados, por lo cual cualquiera puede ser adorado como divino. Cada uno de esos dioses del hinduismo posee un aspecto o faceta del dios supremo e inmutable, Brahman.

Dioses-del-hinduísmo-02

¿Qué es el hinduismo? Historia

El término hinduismo proviene del idioma persa hindú, así pronunciaban el nombre del río Sindhu. Se originó en los 3000 y 2000 a.C. en la India, producto de una mezcla de creencias religiosas. Primeramente creían que los dioses estaban en la naturaleza y después apareció Brahmán. (ver artículo: ¿Es Jesucristo Dios?)

Tambien Te Recomiendo Ver...

Antes de nacer Jesucristo, había una escritura hindú llamada Bhagavad Gita, que surgió y promovió la veneración de los dioses para poder lograr la salvación. Para entonces, se dividió el hinduismo en dos corrientes diferentes: una, que se centró en todas las cosas y otra, centrada en la dedicación de la vida a los dioses.

Como religión surgió en la India hacia el año 1750 a.C. No se conocen datos exactos sobre un único fundador, o de profetas de la religión o de una estructura institucional en cual fundarse. Se cree que los pueblos arios, al invadir la India trajeron su cultura y junto a ella a los primeros dioses, mezclando sus creencias religiosas con las de los habitantes del valle del río Indus.

El hinduismo puede ser interpretado como una forma de vida, practicado en gran manera al sur de Asia. Es una de las religiones más antiguas del mundo, hay eruditos que se refieren a ella como  Sanatana Dharma, “la tradición eterna”, o el “camino eterno”, incluso más allá de la historia de la humanidad.

Hinduismo: Mezcla de culturas y tradiciones

La religión hindú está de manera intrínseca ligada a su sistema social y su historia. El subcontinente indio es triangular en su forma y está bañado por el océano, por dos de sus lados, así como está cerrado por la cadena montañosa del Himalaya por el lado norte. Esto asemeja a la figura de una madre, para los hindúes la “Madre India”. Para ellos el río Ganges, su río sagrado, no sólo provee agua a todo el país sino que simboliza la vida sin fin.

Los eruditos consideran al hinduismo como una mezcla, fusión o síntesis de varias culturas y tradiciones indias, las que poseen diversas raíces y no tienen fundador. Esta “Síntesis Hindú” se desarrolló entre 500 y 300 años a. C., siguiendo las pautas del periodo védico.

Tambien Te Recomiendo Ver...

A pesar de tener diversas filosofías, mantiene raíces comunes: rituales reconocidos, cosmología y peregrinación a lugares sagrados. Los textos hindúes se clasifican en Śruti (“oído de generación en generación”) y Smrti (“recordados en conciencia plena”). Estos textos desarrollan temas como teología, filosofía, mitología, temas del Vedismo, Yoga, rituales del Āgama y construcción de templos entre otros.

Las principales escrituras incluyen las Vedas y Upanishad, la Bhagavad-gītā, y las Āgama. Sus fuentes y sus verdades son muy importantes para la religión hindú pero hay fuertes tradiciones hindúes que cuestionan su autoridad y piden profundizar y entender esas verdades, además quieren desarrollar de manera más amplia esas tradiciones.

Entre los temas prominentes que se basan en las creencias hindúes están los cuatro Purushartha, es decir, los objetivos reales de la vida humana: Dharma (ética y obligaciones), Artha (prosperidad y trabajo), Kama (deseos y pasiones) y Moksha (liberación, libertad y salvación), Karma (acción, intento y consecuencias), Samsara (ciclo de renacimiento) y varios Yoga (caminos y prácticas para lograr Moksha).

Dioses-del-hinduismo-04

Hindúes

Empecemos hablando de los hindúes, quienes viven en la India. Son conocidos como los más idólatras del mundo entero. El evangelio ha podido introducirse en la parte sur, especialmente, pero aun existen muchos grupos culturales que hablan distintos idiomas, que no conocen el evangelio.

Adoran a muchísimos dioses, incluidos animales y cosas. Creen en el nacimiento, renacimiento, reencarnación, bien sea en otras personas, animales o cosas, que dependerá de sus acciones en la vida anterior.

Este proceso se mantiene hasta que la persona pague todos sus pecados y alcance la perfección. Igualmente piensan que los sufrimientos de esta vida se deben a los pecados cometidos en otras vidas anteriores. No conocen el significado y la benevolencia de Cristo, quien perdona nuestros pecados.

Como tal el hinduismo es una religión politeísta, que no tiene un sistema estructurado y homogéneo de creencias, pero sigue de manera rigurosa los textos sagrados, Vedas y otras normas de conducta. Es de origen indio y se caracteriza porque sus seguidores creen en la reencarnación y la existencia de un ser supremo, Brahma, al cual los hombres aspiran diluir su alma cuando se libere del cuerpo y abandone su karma.

El hinduismo es la tercera religión más popular del mundo. Cuenta con más de 900 millones de fieles y/o seguidores, así como es una de las más antiguas, más de 3 mil años de ser religión, aunque se dice que sus creencias son mucho más antiguas. No tienen un dios fundador, maestro o profetas; se formó por creencias originadas en la región del Río Indus, hoy día Pakistán.

Brahman es el núcleo del hinduismo, su alma universal, todo está expresado en él. Otros de sus dioses más importantes son Krishna, Shiva, Rama y Durga.

Dioses-del-hinduismo-05

Tradiciones

Los hindúes acostumbran celebrar rituales como la oración, recitación, meditación, así como ceremonias para el paso a la pubertad, festivales anuales y peregrinaciones ocasionales. Se dan los casos de hindúes que abandonan su vida social, al igual que sus bienes materiales para dedicarse de lleno a las prácticas monásticas, llamadas Sanniasin.

La honestidad, el abstenerse de hacerle daño a los seres vivientes, la paciencia, tolerancia, autocontrol, y compasión, entre otros, son prescritos por el hinduismo. Las cuatro denominaciones mayores del Hinduismo son Vaisnavismo gaudía, Shivaísmo, Shaktismo y Smartismo.

Murkti, samyasi y vanaprastha

Un murkti es una persona iluminada, aquella que ha alcanzado el estado de moksha o liberación, en otras palabras, “Sabe quién es”. Esa persona está segura de que el “yo central” está dentro de lo más profundo de su persona, frente a otra que aún está enfocada en una profunda ilusión.

En las comunidades primitivas hindúes existen cuatro castas: la casta de los sacerdotes, la de los guerreros,  los comerciantes y los campesinos. Al alcanzar el hindú su edad madura, o mitad de su vida, habiendo dado suficiente educación a su hijo para que se encargue de la familia, abandona la casta a la cual pertenece. Así se convierte en un “samyasi”, quien regresa al bosque para sucesivamente convertirse en vanaprastha.

El vanaprastha, si quiere despertar de la ilusión para no tener miedo a la muerte, antes de morir busca a un gurú, quien le enseñará yoga: arte de despertar y descubrir que todos somos uno solo, o que somos Dios. Ellos piensan que todo escrito místico representa realmente instrucciones. Los místicos saben que no se trata de describir al universo, a Dios o a la realidad última. Por ello, permanecen en silencio.

Ahimsa

Ahimsa o “protección de toda vida” es el valor moral central del hinduismo. Esta palabra de origen sánscrita ha sido dada a conocer al mundo a través de Mohandas Gandhi, significando “no violencia”. Este concepto no sólo implica acción, sino palabra, deseo y pensamiento, o sea, cada uno de los aspectos de la vida humana. Para Gandhi, la ahimsa es “la clave del hinduismo”. (Ver artículo: Hinduismo)

¿Cuáles son los dioses del hinduismo?

Para los hindúes todos esos millones de dioses son aspectos o avatares distintos de una misma realidad suprema, pero, hay tres dioses primordiales, los cuales representan la trinidad del hinduismo, llamada Trimurti. Estos dioses son: Brahma, Visnú y Shiva, que representan la creación, conservación y destrucción, respectivamente.

Trimurti: Brahmá, Vishnu y Shiva

Las tres divinidades hindúes: Brahma, Visnú y Shiva, están relacionadas con la creación, conservación y destrucción del mundo. Este ciclo no tiene principio ni fin para el hinduismo. A continuación veamos cada uno de esos dioses.

Mientras que Brahma es el creador, aparece representado con cuatro cabezas y cuatro brazos, con los vetas sujetados en sus manos, los cuales contienen el plan de la creación. Las esposas de Brahma son Saraswati y Gayatri. Los días y años de la vida de Brahma, según la cosmología védica, equivalen a una era de la creación.

Cada vez que cierra los ojos, finalizando el día, transcurre un universo, es decir, un día en su vida incluye un ciclo de creación, que dura unos 4.320 millones de años humanos. Cada año de su vida son 360 de esos días y una vida dura 100 años.

Brahma

Es el dios creador, supremo, que funda de nuevo el universo en cada ciclo del mundo. Se presenta con cuatro cabezas, esto para indicar que siempre ve en todas las direcciones. No es adorado de forma independiente.

Es el Kéther (anciano venerable) de la Kábala, y se representa generalmente con 4 cabezas y 4 brazos, cada uno de los cuales sostiene uno de los 4 Vedas, que según la tradición, estos libros sagrados surgieron de su boca, aparece igualmente recitando cada una de las vedas por cada una de sus bocas.

Vishnú

Este dios conserva y protege el universo. Está representado con color azul y cuatro brazos que simboliza su facilidad de llegar a los cuatro rincones del mundo. Ha venido al mundo con distintos avatares o formas físicas entre los hombres.

La primera aparición de Vishnú se ubica en el Rig-Veda. Allí se presenta como un dios menor, por debajo de otros dioses rigvédicos. A finales del II milenio a.C. le atribuyen dos esposas: Aditi y Snivali, además un hijo llamado Kamadeva.

En el siglo III a.C. durante el Majábharata era el hijo de Dharma y en el siglo X d.C. durante el Bhágavat-purana era el hijo del dios Shiva. Mientras que en el Mahabharata y los Puranas, las esposas de Vishnú son Laksmi y Sri, e igualmente, Saraswati. Durante los Puranas, se convirtió en un dios importante y forma parte de la Trimurti o Trinidad, que conforman Brahma, Vishnú y Shiva.

Laksmi es la mujer de Vishnú, y diosa de la riqueza y la buena suerte. Tiene cuatro brazos y en dos de ellos lleva una flor de loto, que simboliza el alma y una moneda, símbolo de bendiciones y riqueza.

Avatares de Vishnú

Vishnú aparece en el mundo cuando éste se ve amenazado por un mal, con el fin de protegerlo. Lo hace en forma de avatares o encarnaciones, por lo menos, según los mitos hindúes, son 10 los más importantes y de más poderes. Veamos detalladamente cada uno de ellos.

Vishnu

Matsya

El primer avatar fue como pez, Matsya (en sánscrito). Según el Bhágavata-purana, Matsya se le apareció al rey Manu, mientras se lavaba las manos en un río y le pidió que lo salvara. El rey lo colocó dentro de su lota o recipiente de cobre. Matsya creció y hubo que liberarlo de nuevo a las aguas de un charco. Cuando volvió a crecer, lo colocó sobre un lago, así sucesivamente, hasta que lo puso en el océano.

El pececito avisó al rey que vendría un diluvio, por lo que el rey construyó una nave de gran tamaño, donde alojó primeramente a su familia, así como el semen de todos los animales para en un futuro repoblar la tierra. Enganchó la nave, con una soga, al cuerno del pez Matsya, que los arrastró mientras duró el diluvio.

Matsya se representa como un pez con un cuerno en la frente o como Visnú, un varón azul con cuatro brazos y cola de pez. Da la impresión de que un pez grande estuviera devorando los miembros inferiores de Visnú.

Kurma

su segundo avatar o reencarnación fue como tortuga, Kurma; Esta vez Vishnú tomó la forma de mitad tortuga mitad hombre. Se presenta por lo general con cuatro brazos y cuatro armas.

Según la historia mitológica, después de la gran inundación, éste se sentó al fondo del océano y le fue colocada, por los demás dioses, sobre su espalda una montaña para poder recorrer el mar y encontrar los tesoros que supuestamente eran de los antiguos pueblos védicos.

Vamana. Avatar de Vishnú.

Vamana

El quinto avatar es enano, Vamana, el cual se describe en los textos puránicos hindúes como el quinto avatar y la primera encarnación de la Segunda Edad. Primera vez que Vishnu aparece de forma completamente humana, este avatar es conocido también como Upendra.

Varaha

Como jabalí fue su tercer avatar, apareciendo para derrotar al demonio de Hiranyaksha, que se había llevado la tierra a lo más profundo, al fondo del océano cósmico, según la historia. La batalla librada entre Varaha y Hiranyaksha duró miles de años, ganando el primero, el dios Varaha, finalmente. Con sus colmillos sacó la tierra del océano y la reintegró al universo, en su lugar.

Narasimha

También llamado Narasinja. Era mitad hombre mitad león, sus leyendas no se mencionan en el Rig-veda (texto más antiguo de la India, II milenio a. C.). Apenas viene apareciendo en los Puranás (últimos siglos a. C.). Generalmente se le muestra con forma humana, pero su rostro es parecido al de un león y con garras. Los visnuistas lo adoran como una deidad, sobre todo al sur de la India.

Parashurama

“Rama con el hacha” o llamado Parashurama, Según la lista de los 10 principales avatares del dios Vishnú en “Diez encarnaciones poema” aparece como sexto avatar, precedido por Vamana, el enano y sucedido por Ráma.

Rama

Rama y su esposa, Sita, conforman la pareja ideal. Son respetados por su pureza de carácter, el amor mutuo que se profesan y sus elevados valores morales. Una versión relatada en el Ramayana, cuenta que Sita fue secuestrada por Ravana, rey demonio de Sri Lanka, y Rama, con ayuda de Hanuman, el dios mono, lo derrotó y rescató a Sita. Esa victoria, para los hindúes, representa el triunfo del bien sobre el mal.

Krishna

Krishna

Es el avatar más popular de Visnú, muy famoso por matar al rey demonio Kansa. Se representa generalmente con piel azul y con una flauta. Sus acciones son relatadas en el Mahabarata.

Buda

Como noveno avatar está el fundador del budismo, Buda. Este descendió a la tierra con el propósito de acabar con el sacrificio de los animales. (Ver artículo: Budismo kadampa)

Kalki

Este es el último avatar de Visnú que aún no ha aparecido. Se espera que sea un guerrero sobre un caballo blanco, quien vendrá a destruir el mal.

Shiva

Es el destructor o liberador. Este dios personifica los ciclos de nacimiento, vida, muerte y renacimiento. Se representa en una figura de cuatro brazos, una luna sobre la cabeza, donde también está un pelo enmarañado, un tercer ojo en la frente y tiene una serpiente enroscada al cuello. En la mano derecha superior suele sostener un tambor, el cual acompaña su ritmo de la danza de la liberación y la recreación.

Shiva también es conocido como Maheshvara, traducido literalmente como “el afectuoso” o también “del que nace la suerte”. Parvati es su esposa y sus hijos Subrahmanya, quien representa la perseverancia y Ganesha, el niño elefante. Shiva vivía en el monte sagrado Kailasa, en el Himalaya y está considerado el padre del Yoga.

Shiva es uno de los dioses más antiguos de la India, pura consciencia cósmica, Dios como manifestación del amor. Se presenta en cinco apariencias o categorías: como joven asceta, bailarín cósmico, como Bhairava “señor de la destrucción”, benévolo protector y esposo cariñoso.

Es amo de los aires y los vientos, así como del aliento de la vida, de ese modo reina sobre la vida y la muerte.

Uma

Parvati viene siendo la correspondencia femenina de Shiva, que también aplica para Durga o Uma, la madre divina, ya que Parvati también es llamada Umā.

Uma, es el nombre de soltera de la Diosa Parvati, quien para llegar a Shiva y tomarlo como esposo debió pasar por muchos ascetismos. Uma significa “Madre del mundo”. Tuvo que pasar por severas y diversas pruebas para demostrar la determinación y dedicación a Shiva, las cuales superó. Entonces, Shiva accedió a casarse con ella.

Devi, la Diosa universal, se manifestó como Parvati, la esposa de Shiva, siendo el más poderoso y complejo aspecto de todas las diosas. Entre los aspectos benévolos de Devi están: Sati-Uma-Parvati, siendo Sati la primera esposa de Shiva y ganó su corazón debido a su gran devoción y ascetismo.

Murió autoincinerada cuando su padre insultó a Shiva en su presencia, algo que no pudo soportar, así murió y dejó la vida física. Shiva sufrió mucho y danzó de dolor, con lo que sacudió toda la creación en su agonía. Vishnú, con su disco divino, dividió el cuerpo de Sati y los sitios donde cayeron sus miembros son llamados Shakti pitas, los cuales son adorados hasta el sol de hoy.

Sati reencarnó como Uma, hija del Dios Himavan, Dios de los Himalayas. Ella simboliza la energía cósmica (prakriti), la que nunca puede ni debe ser separada de Shiva, la Conciencia Pura.

Kali

Parvati, Durga y Kali

Estas tres diosas se asocian con Shiva: Parvati, Kurga y Kali. Parvati representa el lado compasivo y benévolo de Shiva, es su hermosa y dulce esposa. Durga y Kali, por el contrario, son maléficas y poderosas, las cuales representan su lado destructivo. Durga mata demonios con la espada y Kali es destructora del mal.

Ganesha, niño elefante

Ganesha es el hijo de Shiva y Parvati, un dios con cabeza de elefante, muy popular entre todos los hindúes. Este dios elimina los obstáculos y se le reza cuando emprende una nueva tarea. La leyenda cuenta que Shiva decapitó a Ganesha, en un ataque de celos y furia, recompensándolo posteriormente, dándole una cabeza de elefante.

Se conocen al menos tres versiones del nacimiento de Ganesha. Una de ellas es la de los celos de Shiva. Ocurrió así, Parvati, quien era la esposa de Shivá, tenía a Ganesha como guardia de la puerta de su cuarto y le ordenó que no dejara entrar a nadie mientras ella se bañaba. (Ver artículo: Dioses del budismo)

Al llegar Shiva, el niño no lo dejó entrar, pues no lo conocía, esto llenó de ira a Shiva, quien le cortó la cabeza al niño. Parvati estaba devastada por lo sucedido y Shiva para compensarla le prometió sustituir la cabeza del niño con la del primer ser vivo que pasara por delante de la puerta. Resultó ser un elefante el primer ser vivo en pasar por allí.

La versión más popular cuenta que cuando Parvati estaba embarazada, Shiva la abandonó pero volvió tiempo después y tuvo un enfrentamiento con su hijo, llegando a matarlo sin saber siquiera que era su propio hijo.

Parvati quedó muy afligida y Shiva no podía soportar su dolor y su conciencia, por lo que prometió sustituir la cabeza del niño recién nacido con la del primer niño que no estuviera en el regazo de su madre. Así que el único que cumplía los requisitos era aquel elefante.

Otra historia menos conocida es la de que Ganesha solía molestar a su padre, hasta que un día Shiva se enojó tanto que con su poder lo convirtió en elefante para castigarlo, ya que ese animal era su peor enemigo.

Ganesha

Saraswati

En los «Vedas» Saraswati o también llamada Sárasvatī se menciona en el Rig-veda como una diosa adorada en la religión védica. Primeramente se le asoció con el río Sárasuati (zona que tiene lagos, en sánscrito) y otros estiraron un poco la traducción para definirla como “la que fluye”, para aplicar a las palabras, la mente, las ideas o la corriente de un río.

A Sárasvatī se le atribuye la destrucción de Vritrasura, a través del dios Indra, que era un demonio terrible y gigante que acaparó todo el agua del mundo conocido hasta ese momento y representaba la oscuridad, la sequía y el caos.

En los «Puranas», textos hinduistas, fue reseñada como la diosa del aprendizaje y de las artes, como la música. La adoran también como la diosa de los pensamientos veraces y el perdón. Mientras que en el Vedānta se le considera como la energía femenina (śakti) y el aspecto del conocimiento del Brahman.

Estos seguidores del Vedanta piensan que sólo adquiriendo conocimiento pueden alcanzar la “moksha” o liberación de la reencarnación, por tal motivo, deben adorar a Sárasvatī,  y con la búsqueda continua del conocimiento verdadero, con atención completa, pueden obtener la iluminación que necesitan para alcanzar el moksha.

Otras descripciones

En otras leyendas, muy diferentes versiones, contadas en el Majábharata y el Bhágavata-purana es contradictoriamente la consorte del dios Brahmā. Por otro lado, en esos mismos libros aparece Sárasvati como la hija de Brahmá, la esposa es Savitrí y Gáiatri. Brahmá debe usar sus cuatro caras para poder vigilar a Sarasvati desde todas las direcciones, en ocasión de su grandiosa belleza.

Por ejemplo, según las leyes de Manu está identificada con Durgá, también con la diosa Kakshmí, esposa de Vishnú, o con la esposa de Manu. En el “Sárasuatī stuti (“Elogio a Sárasuatī’) se declara que ella es la única diosa adorada por los tres dioses del hinduismo: Brahmá, Vishnú y Shiva, también adorada por los devas o dioses menores, por los asuras o demonios, los gandharvas o músicos celestiales y por los nagas o seres serpentinos divinos.

Apariencia

Saraswati se sienta en una flor de loto saliendo del agua, una mujer muy hermosa, de piel clara, quien lleva un traje blanco. Se dice en otras fuentes que no es una flor de loto, supuestamente es un cisne.

El color blanco simboliza la pureza del conocimiento, aunque a veces se le asocia con el color amarillo, como las flores de mostaza, las cuales florecen en primavera, época del festival de  Sárasuati. No posee muchos adornos, en contraposición de la diosa Lakshmí, sólo lleva un modesto vestido, posiblemente representando que su principal valor es el conocimiento, antes que los objetos materiales.

Saraswati

Cuatro brazos

En su iconografía se le muestra con cuatro brazos, los cuales representan los cuatro aspectos de la inteligencia humana, según el hinduismo:

la mente (mana),

el intelecto (buddhi),

estado de vigilia y

el ego (ahankara).

Además, sostiene en sus manos cuatro objetos:

Un libro, considerado un anacronismo, debido a que la imprenta apareció en la India en el siglo XVIII, cuando la introdujeron los conquistadores británicos.

Un rosario (mālā) de perlas blancas, que simboliza el poder de la meditación y la espiritualidad.

Un envase con agua sagrada, para demostrar que el conocimiento tiene un poder purificador de los pecados.

Una vīna, que es un instrumento musical parecido a un sitar, el mismo representa su grado de perfección en todas las artes.

Sárasuatī también es asociada con Anurāga (el ‘apego’ por las notas musicales y el ritmo), el cual representa todas las emociones expresadas mediante el discurso o la música.

En un principio era la Diosa del río. Viene a ser la equivalencia femenina de Brahma. Es definida a veces como Brahma-Shakti (la fuerza de Brahma). Diosa del arte, de la música, la ciencia y la historia, creadora mística del Sánscrito. Del seno de Saraswati emanaron los Vedas, el idioma Sánscrito y  todo el mundo.

Brahmán

Diferencia entre Brahman y Brahma

El dios creador Brahmá no se debe confundir con Brahman, lo Absoluto, del cual emanaron todos los seres vivos e inanimados. Brahmán y Brahma son dos términos sánscritos cuyo significado es “poderes creadores”. Brahma es el Padre creador del Panteón hindú, sólo existe en el período del Mahamavantara para luego volver al Pralaya, es decir, desaparece al ser absorbido en Brahman, el Absoluto.

BRAHMÁN es impersonal, supremo e incognoscible, es el Principio de todo lo creado, la esencia de todo lo que emana y al que todo vuelve, no tiene principio ni fin. Es omnipresente y omnipenetrante, es la fuente de energía y animación de todos los dioses, desde el más encumbrado hasta el átomo más diminuto. Anima todo el universo, los seres emanan de Él y también vuelven cuando terminan el Mahamavantara.

Este dios representa lo absoluto, es el espíritu universal, la causa del universo, sin cualidades, trascendente, sin forma y es eterno. De él emanan todas las principales manifestaciones de vida.

BRAHMAN (se pronuncia brájman) hace referencia al ABSOLUTO en el hinduismo; y etimológicamente, tiene el significado de ‘expansión’ en sánscrito. Este dios representa lo absoluto, es el espíritu universal, la causa del universo, sin cualidades, trascendente, sin forma y es eterno. De él emanan todas las principales manifestaciones de vida.

BRAHMA, por su parte, es el Primer Dios o Principio creador del UNIVERSO. Viene siendo una personificación temporal de Brahmán. Sólo existe cuando el universo se manifiesta, para posteriormente desaparecer con él y volver a Brahmán, de donde procedió.

Soma, dios de la luna

Otros dioses

Como se sabe, los hindúes tienen millones de dioses, acá se presentan sólo los más conocidos, según sus cualidades e importancia dentro del hinduismo. Veamos otros no menos importantes.

Soma

En los Vedas, el soma (narcótico, alucinógeno) es reconocido como sagrado y como un dios. Puede que el dios soma, junto a la bebida, sean considerados como una misma entidad.

Las plantas alucinógenas se catalogaban como mediadoras con lo divino, por eso se reconoció al soma como a un Dios por sí mismo. De hecho, gran parte de los seres humanos consumían soma porque pensaban que eso les otorgaba cualidades divinas.

En la India lo tenían como algo divino, que además de ser un alucinógeno mediador con lo divino, lo tenían también como a un Dios. Alcanzó un lugar privilegiado en las ceremonias mágico-religiosas de los arios, los que bajaron hace unos 3500 años, del norte hacia el Valle del Indo, allí donde propagaron su culto.

Se hacían sacrificios en honor al dios Agni, dios del fuego. Incluso hay retratos donde aparece Agni consumiendo soma. En el texto sagrado Rig-veda, se pueden conseguir diversos himnos que alaban las cualidades energizantes y embriagantes del soma.

Suria

Es el dios hindú del Sol, el cual representa tres aspectos de deidad, según la mitología hindú, alumbra, vivifica y alimenta. En el Rig-veda se mencionó por vez primera y se le representó con brazos, manos, cabellos, todo de oro. Se invocan himnos védicos en honor a su deidad, tanto del sol, como de la aurora y del ocaso.

Tanto Agní, como Indra y Suria, eran conocidos como más poderosos que otras deidades, formaron una tríada que fue muy venerada y de gran popularidad en la Edad Védica. Los tres tienen rasgos y atributos muy comunes entre ellos, pero tienen matices diferentes.

Tara

Tara

En el hinduismo, Tara significa “estrella” y es una de las diez Mahavidyas, o sea, una de las 10 grandes diosas de la sabiduría, es manifestación de Mahadevi, Kali o Parvati.

Cuenta la leyenda de la diosa Tara que el océano se agitó entre los dioses o Devas y los Asuras, que también eran deidades pero algo demoníacas. De esa agitación surgió un veneno, que tomó el dios Shiva y su garganta se tiñó de azul, salvando al mundo de la destrucción, pero debido al efecto, cayó inconsciente.

En eso llegó Tara y lo colocó en su regazo, dando leche de sus pechos, lo que ayudó a contrarrestar el efecto del veneno y Shiva logró recuperarse.

Tripurasundari

Es la bella diosa de las tres ciudades o Maha-Tripurasundari, la gran bella diosa de las tres ciudades, es llamada también Lalita o Rajarajesvari, pertenece al grupo de las 10 diosas de la creencia hindú, las cuales son conocidas como Mahavidyas.

Tripurasundari es representada como una chica de unos 16 años, y se dice que encarna 16 tipos de deseos. Tripura significa “las tres ciudades” y Sundari significa “hermosa” , más específicamente una mujer hermosa, pero esa es una mala interpretación del original en sánscrito.

Ushas

Ushas o Auroras

Ushas es una diosa exaltada en el Rigveda, aun cuando fue mermando su prominencia en los textos posteriores. Son conocidas más popularmente como las “auroras” y se presentan como un aviso para alejar los malos espíritus durante la noche así también se presenta como una chica bien adornada, viajando en una carroza de oro con destino al cielo. Su color se asemeja al de una vaca rojiza.

Varuna

Es un dios del cielo, el agua y del océano, en la religión védica, Varuna o Waruna también se le conoce como el dios de la ley del inframundo. Este dios junto con Mitra son los encargados de los asuntos sociales.

Igualmente se le atribuye una hermandad con Indra en el Rig-veda, llamado Indra-Varuna cuando entre los dos se encargan de reestablecer el orden en el Nuevo Año. Corresponde a la mitad oscura del cielo, el océano celestial o también al lado oscuro del sol, cuando hace su recorrido del oeste al este en horas de la noche.

Vayu

Vayu es el Dios de los vientos, padre de Bhima y también del dios Hanuman, de manera espiritual. Conocido también como Vata y Pavana, el purificador, aunque también como Prana,  la respiración. Vayu es considerado un “luchador y destructor” entre las divinidades atmosféricas, así como “poderoso y heroico”.

Venkateswara

Es también conocido como Srinivasa, Balaji o Venkatachalapati, es una forma o avatar del dios hindú Vishnu. Su nombre significa “Señor que destruye los pecados de la gente”. Según el mito, Vishnu se apareció como Venkateswara para salvar y elevar a la humanidad durante la era de Kali Yuga. Era considerado entonces como una forma suprema de Vishnu.

Profetas del hinduismo

En el hinduismo no existen profetas, son sólo dioses, cuya explicación se puede resumir de esta manera: “todo hombre posee un alma inmortal, llamada “atman” que nace y renace (reencarnación) porque está sujeta a una ley tan cierta como 2+2=4, que ellos llaman “karma”, esa ley rige todo el universo, para ellos el universo es infinito, que nace y muere y vuelve a renacer, el karma es esa ley que hace morir y renacer las cosas, y el hombre no es la excepción”.

De esta manera, los hindues creen que existe una forma de liberarse de ese ciclo, o sea, el de nacer, morir y renacer, para liberarse de la ley del karma, la cual rige ese ciclo y al liberarse se alcanza la “moska” o el “nirvana”.

Vale recordar que para alcanzar el nirvana, hay que recorrer ciertos caminos, llamados “darmas”, con al menos escoger alguno de ellos es suficiente, según el hinduismo. La palabra hinduismo significa justamente “los caminos del darma”, razón por la cual no tiene profetas.

Esos tres grandes darmas son el yogui (yoga) chakras,y krisna, pero no son sólo esos, hay muchos más, pero estos son los más populares y muy distintos unos de otros. Es por eso que un hindu que elija el camino del yogui, su religiosidad nunca será igual a la de un Krisna.

Creencias del Hinduismo

Para los hindúes el dios Shiva es muy importante, quienes lo eligen como objeto de su devoción, creen que este posee el mayor de todos los poderes de la trinidad hindú, Vishnu, Brahma y Shiva. Para ellos Shiva es creador, preservador y destructor del universo; la destrucción es necesaria para que pueda haber una regeneración del ciclo de la vida.

Lo veneran como el “señor de la danza” y uno de los dioses de la fertilidad. Representa lo bueno y lo malo, no es contradictorio decir que vienen de la misma deidad. La ciudad de Varanasi es del dios Shiva, según sus creencias, y si un hindú muere allí va directamente al cielo.

Según el hinduismo, la diosa Mahadevi posee energía femenina (shakti) y es responsable de la fertilidad y la agricultura. Shiva no tiene poder sin esa energía que proviene de la diosa Mahadevi, quien se expresa en miles de diosas, incluida Lakshmi, esposa de Shiva.

También creen en Indra, dios de tormentas, que batalla con los guerreros contra sus enemigos, hombres o demonios. A Agní lo adoran como dios del fuego, así que al quemar sacrificios están seguros de que Agní los llevará al mundo espiritual. Es importante en los ritos de cremación y de la muerte.

Indra

Vale acotar que creen en un dios omnisciente llamado Varuna. El dios de verdad y  juez moral, quien conoce el corazón de todos los hombres.

Parte de las escrituras hindúes son los Upanishad. A traves de su filosofía, el hombre común podría conocer al divino, no solamente los sacerdotes.

Además de lo indicado, creen también que sus sagradas escrituras fueron otorgadas por Dios a los que las escribieron. Transmitidas de generación en generación a través de historias. Estas historias o escrituras (Vedas) contienen himnos, ritos, oraciones y alabanzas, inclusive filosofías y meditaciones.

Los Upanishad forman parte de las escrituras hindúes y su filosofía les enseña que el hombre común puede conocer al divino, no es un beneficio o virtud solo para los sacerdotes.

En el Bhagavad Gita o “Canción al Señor”, libro hindú, Krishna, como encarnación del dios Vishnu, enseña que el conocimiento, las obras y la devoción son los caminos para la salvación y la lealtad al divino es lo más importante de la vida.

Los hindúes usan imágenes (murits), así como oraciones o mantras, diagramas o yantras del universo para adorar a sus dioses, lo hacen en un templo o en sus casas. Este libro se considera como el poema más largo del mundo.

El culto hindú es una expresión individual, a diferencia de los cultos cristianos, los que involucran a un grupo de gente. Al hacer su culto, por lo menos tres veces diarias, en familia,  el hindú repite varias veces el nombre de su dios o diosa favorita y recita los mantras.

Dan ofrendas a sus dioses, lo hacen en los altares que tienen en sus hogares o templos, donde también se encuentran las imágenes, estatuas o dibujos con representación de sus dioses. Algunos hindúes usan un hilo sagrado al hacer su culto, puede ser de algodón, cáñamo o lana, dependiendo de la casta del adorador.

Templos

Los templos hindús tienen características muy especiales, por ejemplo, el santuario principal está siempre mirando hacia el sol naciente y la entrada afrontando éste. El Templo religioso Tirupati es el más visitado en el mundo entero y el segundo más sustancioso, después del Vaticano.

Cada parte del templo tiene significado particular. Hay que resaltar que el diseño de los templos está destinado a llevar la delantera en la transición del mundo temporal a lo eterno. El altar principal simboliza el corazón del adorador y su torre tiene como significado el viaje que hace el alma hacia el cielo.

El sacerdote, elemento importante, lee y/o recita las escrituras del Veda a las congregaciones, pero hay hindúes que “han nacido dos veces” que pueden recitar sus propias oraciones y mantras.

Historias de amor hindú

  • El Taj Mahal, monumento de gran majestuosidad y fama, es testigo y sede de una de las más bellas historias de amor de los hindúes, cuyos protagonistas fueron Shah Jahan y Mumztal Mahal. Este mausoleo fue erigido por Shah Jahan en honor de su difunta esposa, su construcción duró más de 20 años pero valió la pena, hoy es una de las Maravillas del Mundo y fuente de la historia de amor, real o ficticia, más solicitada y admirada por los viajeros que allí llegan a conocerlo.

Taj Mahal. Historia de amor.

  • Bappaditya y la princesa solanki: Cuenta la leyenda que uno de los reyes del imperio rajput, que habitaron el norte de la India, fue al reino vecino de Solanki y conoció a una bella y joven princesa, a quien citó más de una vez en un lugar del bosque, donde había un columpio. Hicieron una boda falsa donde emularon a Krishna y Radha, para demostrar los deseos y el amor que se tenían. Pero, por diferencias entre ambos reinos, Bappaditya no se casó con la princesa pero nunca pudo olvidarla.
  • Shiva, Paravati. . . y Kamadeva: Kama es el dios hindu del deseo, de allí proviene el nombre de kamasutra. Era la encarnación del romance, que era un loro cubierto de flores, el cual disparaba flechas de amor. Un día, por mala o buena suerte, interrumpió una meditación de Lord Shiva, quien muy molesto, lo incineró con su tercer ojo. Pero luego se dio cuenta que la flecha había surtido efecto, cayó ante los pies de la diosa Parvati, con quien tuvo un hijo, que se hizo famoso por tener la cabeza de elefante, conocido por todos los hindúes como Ganesha.

Diosa del amor

Lakshmi es una diosa hindu muy adorada en la India. Representa la buena fortuna, abundancia, amor, fertilidad y belleza. Garantiza tanto el bienestar como la prosperidad de los humanos en la tierra, así como la abundancia material y espiritual. Es la encarnación de la belleza, la gracia y el encanto y tiene la energía de la prosperidad. Su nombre tiene raíz sánscrita que significa “meta”, equivalente a la riqueza material.

Es decir, que simboliza la meta vital de todo ser humano: prosperidad espiritual y material. Se dice que los que la adoran obtienen la felicidad de manera inmediata. Es representada normalmente con su pareja Vishnu, dios conquistador de la oscuridad y encima de la flor de loto.

Historia

Se dice que Lakshmi nació en un lago de leche. Sus altares están cargados de aceite, leche y flores, porque según el mito, se deja convencer fácilmente por los fieles devotos, quienes lo hacen con tiernas palabras y ofrendas suntuosas. Originalmente su nombre era Sri y era manifestación del Devi-shakty o principio sexual, que por sus grandes esfuerzos generó el universo.

Representó a la fémina universal sobre una flor de loto durante la creación. Luego de la agitación del océano, ocurrido para conseguir el elixir que acabaría con los males del mundo, se unió a los dioses. Cuenta la leyenda que se elevó en medio de la espuma y los ríos cambiaron su curso para ir hacia ella, siendo los elefantes celestiales de gran ayuda, al recoger las olas para asearla.

Lakshmi es comparada con la diosa Afrodita por su hermosura y se le adora además como Mata-Lakshmi o diosa madre, quien cuida y protege, además de atender los llamados de sus devotos.

Al surgir hacia la tierra, ella escogió como compañero a Vishnú, de las generaciones precedentes, así como de las sucesivas, de esta manera podía detener a Maya, la ilusión. Se dice que cuando Vishnú encarnó como Rama, encarnó en Sita, su esposa. Cuando encarnó como Krishna, entonces Lakshmi lo hizo como Raddha.

En los poemas hindúes se narra la historia de Raddha, quien estando casada sentía una desbordante pasión por Krishna, por lo que se aleja de su marido mortal para reunirse a escondidas con él. En los poemas se ve el carácter voluble de esta diosa y el amor eterno que sentía por su esposo inmortal. Ella representa el lado activo, así como la energía femenina del Ser Supremo.

Mantras y plegarias de los dioses

Los Devas son las sagradas manifestaciones que  Dios Absoluto nos dejó para acercarse, guiado por su Amor, a todos nosotros, los seres humanos, con el fin de llevarnos de regreso a la Bienaventurada Morada Celestial. Para ello se recitan las plegarias y los mantras, que son oraciones que el devoto usa para invocar la presencia de los Devas o deidades y hacerlos entrar en el recinto sagrado de su propio corazón.

¿Sabías que…

  • El hinduismo se basa en el ciclo del nacimiento, muerte y resurrección del ser humano? Y está regulado por el Karma.
  • El hindú, a lo largo de su vida trata de liberarse del proceso de la reencarnación?
  • Según el hinduismo, todo el universo es divino y está interconectado?
  • Los hindúes creen en el karma, un ciclo de existencia, y cada uno de ellos depende de las acciones ejecutadas en la vida anterior?
  • Adoran a más de 300 millones de dioses y diosas, pero la realidad última del hinduismo es Brahmán, no hay deidades personales?
  • Desarrollan la espiritualidad a través de las obras y de la meditación? El sufrimiento en esta vida es causado por las acciones malas que se hacen en las vidas pasadas.
  • Para detener las reencarnaciones, buscan el Nirvana, que significa “apagando la flama.”?
  • El Brahman no tiene forma y es eterno? Su expresión es el atman o alma, dentro del mundo humano.
  • Las demás deidades en las que creen los hindúes son expresiones del Brahman? Es el alma universal, único creador y sostén de todo.
  • Hay tres sendas espirituales bien definidas en el hinduismo? Estas son el “Jnana” o senda del conocimiento, el “Karma” o senda de las obras y el “Bhakti” o senda de la devoción.

  • Las castas sociales se originaron del hinduismo? Antiguamente la sociedad fue dividida en dos o tres niveles, según la función de la gente dentro de la misma.
  • Originalmente estaban los Brahmin o sacerdotes, los Kshatriya o guerreros soberanos, los Vaisha o artesanos y comerciantes y los Shudra, que eran los obreros no especializados. Ahora hay cientos de divisiones, por nacimiento, casamiento u ocupación.
  • Hoy día el hinduismo es más piadoso y personal que antes? Esto ha ayudado a atraer más afectos a la religión.
  • El hinduismo presenta muchas características propias de la filosofía y el pensamiento de la cultura occidental? Ejemplo de ello es el hare krishna.
  • Como consecuencia del intento de evangelización de los hindúes en el siglo XVIII y XIX, el hinduismo se redefinió de manera relevante? Hubo un período de avivamiento hindú.
  • La gente seguidora del hinduismo no se casa con personas que estén una casta por encima o por debajo de ellos, es algo muy particular e importante de la cultura india.
  • El Hinduismo es la tercera religión más grande del mundo? Sus seguidores llamados Hindús ya llegan a los 1.5 miles de millones o un 15% o 16% de la población mundial. Ellos forman la mayor parte de la población en la India, Nepal y Mauricio. Al igual que existen significantes comunidades hindúes en el Caribe, África y Norteamérica.

  • Brahma es adorado a través de tres expresiones principales: Vishnú “el preservador” y sus encarnaciones: Shiva “el destructor”, Shakti quien es conocido también como Parvati, Mahalakshmi, Durga y Kali. Vishnú es el dios mayor y probablemente tenga su origen en la adoración a un dios del sol en épocas remotas.
  • Creen que Vishnú ha aparecido varias veces en la tierra con distintas formas humanas. Algunas de esas reencarnaciones han sido Rama, Krishna, y hasta el mismo Buda, fundador del budismo.

Dejar Comentario