Aprende todo sobre el Ateísmo en España, aquí

Según el Centro de Investigaciones Sociológicas el Ateísmo en España, en mayo de 2017 se elevaba al 10,2%. La irreligión en España es una maravilla que existe desde el siglo XVII.

Ateísmo en España

El escepticismo, el libre pensamiento y la libertad de pensamiento resultaron ser relativamente prevalentes (a pesar de que la mayoría del público en general todavía era excepcionalmente religioso) a finales del siglo XIX y mediados del XX, regularmente relacionados con la lucha contra el clericalismo y los desarrollos dinámicos, republicanos, rebeldes o comunistas.

En medio de la Segunda República española (1931-1936), España se convirtió en un estado laico, poniendo restricciones a la acción de la Iglesia Católica y expulsando a la congregación de la formación. En medio de la guerra común española, individuos escépticos fueron subyugados por el lado franquista, mientras que la religión fue anulada en gran medida entre los republicanos. En medio del período de la tiranía franquista (1939-1975) no se soportó la irreligión, siguiendo el sistema de creencias católicas nacionales de la rutina. Las personas escépticas no podían ser especialistas abiertos ni expresar sus contemplaciones de manera directa. (ver artículo: Ateísmo Humanista)

Ateismo en España

Tras el cambio de la feria española (1975-1982), se levantaron los confines de la irreligión. Un estudio realizado por el Centro de Investigaciones Sociológicas en octubre de 2014 demostró que el 67,8 por ciento de los españoles se presentarían hoy como católicos, aunque sólo el 16,9 por ciento de los españoles asiste a misa en cualquier caso una vez al mes. 10.8% se caracterizan como no creyentes y otro 16.7% como no adherentes. En 2008, algunos informes mostraron que hasta un 60% del número de habitantes de Madrid y su región metropolitana se distinguían como no religiosos. Según un informe reciente, el 46% de los españoles maduran entre 18 y 24 años y se declaran no creyentes o escépticos.

Se dice que la estrecha colaboración entre la rutina franquista y la Iglesia Católica ha tenido un impacto en la decadencia de la religión en España. La incomodidad de la Iglesia sobre la población en general y la consiguiente caída de la rutina hizo que los españoles se separaran del catolicismo, ya que la presión política era escasa. En los 16 años posteriores al paso de una autocracia a un gobierno de mayoría, se produjo un notable descenso en las dimensiones de la práctica religiosa. Como señalan Miguel y Stanek, hubo un descenso del 14% en la práctica religiosa en España en esos 16 años, disminuyendo a una tasa anual del -2,1%.

En 1966 la rutina franquista aprobó una ley que liberó a las diferentes religiones de una gran parte de sus confinamientos anteriores, a pesar de que también reafirmaba los beneficios de la Iglesia Católica. En 1978 la nueva Constitución afirmó el privilegio de los españoles a la oportunidad religiosa y comenzó a disolver el catolicismo como la religión del estado y proclamó que la libertad religiosa para los no católicos es un derecho garantizado por la administración.

Libertad de pensamiento

La oportunidad del sistema de creencias, la religión y el amor está asegurada para las personas y las redes sin ningún otro confinamiento en su conducta que el que podría ser importante para mantener la solicitud abierta y garantizada por la ley.

Nadie puede estar obligado a hacer articulaciones con respecto a su filosofía, religión o convicciones.

No existe una religión estatal. Los especialistas en general considerarán las convicciones religiosas de la sociedad española y, por lo tanto, mantendrán relaciones de ayuda adecuadas con la Iglesia Católica y las diferentes divisiones.

El procedimiento de secularización era en ese momento claramente conspicuo antes de que terminara el siglo XVIII. La profundidad, el impacto y la progresión de las convenciones liberales y populares en España son especialmente vitales para intentar comprender las cualidades asociadas con los estándares de resiliencia y oportunidad religiosa. Desde este punto de vista, resulta claro por qué España fue específicamente una de las principales naciones del planeta en presentar los derechos de las mujeres y por qué la ley de separación de la Segunda República (1931-1936) fue una de las más dinámicas en cualquier momento que se haya aprobado. Es el establecimiento de la actual ley sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo, que ha provocado últimamente conflictos.

Aunque más de 19 de cada 20 españoles fueron santificados a través de los católicos del agua, el proceso de secularización ha resultado ser cada vez más extraordinario, tanto en su dimensión institucional como en la vida cotidiana de la población en general. Se sostiene que como resultado final de la dotación que recibe la Iglesia, la sociedad recibe las administraciones sociales, de bienestar e instructivas de innumerables clérigos y monjas. Más bien, se estableció un marco para permitir a los sujetos designar hasta el 10% de su cheque de compensación a la congregación con el objetivo de que nunca más fuera financiado por el gobierno.

Diversos estudios

Existe una conexión hacia atrás entre la dimensión de la instrucción y la esencialidad social de la religión. En 1980, se realizó un examen que demostró que cuanto más enseñado estaba un individuo, más seguro era que la persona en cuestión era escéptica. Esto se atribuye al nuevo equilibrio de la Iglesia en los asuntos gubernamentales. La UAL es otra asociación situada en Barcelona que promueve el agnosticismo y se une a los escépticos dentro de España. La publicación principal en su sitio tiene fecha del 11 de enero de 2008, sin embargo, no tienen datos sobre su establecimiento.

El objetivo de la reunión es asesorar a los hispanohablantes que necesitan conocer el secularismo y unirse a las personas que acaban de elegir la forma de vida escéptica. Su sitio contiene conexiones a libros, reuniones y artículos agnósticos. El encuentro tiene previsto reuniones todos los jueves. Ellos tienen ocasiones mes a mes con oradores y autores no creyentes. Dentro de cada una de las redes autosuficientes de España existen también manojos vecinales comparativos.

Un examen de la religiosidad mundial, la calidad de la corriente dominante y la prosperidad toma nota de que es imposible que la mayoría de los no creyentes y escépticos basen su decisión de no confiar en los seres divinos en una investigación vigilante y objetiva de las contenciones filosóficas y lógicas, ya que la ciencia evalúa las puntuaciones en los órdenes sociales en los que el laicismo o la creencia en un poder superior está presente en todos los órdenes, son tan pobres como lo son los demás y tales órdenes sociales tienen convicciones extraterrestres distintas a las de los seres divinos.

Al evaluar los exámenes mentales de los no creyentes, Miguel Farías, observó que las revisiones que suponen que los impulsos del razonamiento expositivo hacen caer las convicciones religiosas “no sugieren que los agnósticos sean cada vez más conscientes o inteligentes de sus propias convicciones, o que el laicismo sea el resultado de una invalidación consciente de las convicciones religiosas recientemente sostenidas”, ya que también tienen convicciones de variación, por ejemplo, en las nociones inspiradas por el miedo de la variedad naturalista. En cuanto al abandono, un grado más notable de individuos que abandonan la religión, lo hacen por razones inspiradoras en lugar de equilibradas, y la mayor parte de las desconversiones ocurren en la inmadurez y en la adultez juvenil cuando uno es francamente inestable.

Además, Farías toma nota de que los agnósticos son indistintos de las personas de la Nueva Era o de los gnósticos, ya que hay rasgos compartidos, por ejemplo, ser individualistas, no convencionalistas, liberales, y estimar la indulgencia y la sensación. Según Phil Zuckerman, la mayor parte de los escépticos y otras personas comunes que se criaron con una religión, abandonan su religión y sus convicciones al final de la adolescencia o a mediados de los años veinte, mientras que un poco más lo hacen como tales a una edad en desarrollo.

Una investigación sobre la identidad y la religiosidad reveló que los individuos de las principales asociaciones (como el Centro de Investigación universal) tienen perfiles de identidad comparables a los de los individuos de las reuniones religiosas. Esta investigación encontró que los individuos de las asociaciones comunes probablemente se van a denominar a sí mismos básicamente como “escépticos”, pero que además son susceptibles de pensar en sí mismos como humanistas.

Además, se descubrió que los individuos que se reúnen habitualmente no muestran contrastes notables en su efecto negativo o positivo. Las personas con visión de conjunto también tenían perfiles comparativos de buena fe (control del orden o de la motivación, y seguimiento de cualidades como la “búsqueda de la verdad”). Los individuos del grupo de la corriente principal serían en general menos agradables (por ejemplo, estarían obligados a tener perspectivas desagradables y socialmente difíciles), y también progresivamente receptivos (por ejemplo, estarían obligados a pensar en nuevos pensamientos) que los individuos de las reuniones religiosas. Luke Galen, un científico de la identidad, afirma: “Numerosas cualidades recientemente anunciadas relacionadas con la religiosidad son una capacidad no de convicción en sí misma, sino más bien de sentimientos sólidos y de reunir pruebas reconocibles”. (ver artículo: Ateísmo en el Mundo)

Catherine Caldwell-Harris toma nota de que los “no adherentes” son entusiastas de las preocupaciones por la equidad social y lo hace debido a su falta de confianza en la existencia tras la muerte, lo que hace que se preste atención a lo que se puede resolver sin dudar un instante. Otra investigación de Caldwell-Harris retrata a los no creyentes como aptos para encontrarse con la aturdimiento, lo que ella afirma expone las generalizaciones de los agnósticos como “críticas y tristes”. Un informe reciente hizo seis perfiles de identidad diversos de “tipos” de no creyentes y los contrastó con las cualidades de identidad de los Cinco Grandes. En naciones que tienen cantidades elevadas de agnosticismo, por ejemplo, los países escandinavos, las asociaciones de no creyentes en general tienen una baja participación y sólo aquellas que tienen conexiones con una reunión política o que ofrecen costumbres sancionadas tienen alguna inscripción detectable.

Dejar Comentario