El karma: ¿qué es? Significado, leyes, frases y más

Cada persona posee su propio karma, hay quienes gozan de buena salud y otros que viven enfermos, unos son atractivos físicamente, otros no; unos son alegres, otros amargados. Veamos por qué sucede esto, tomando como referencia el karma.

El-karma-02

¿Qué es el karma?

La palabra “karma” significa acción, especialmente las acciones físicas, verbales y mentales. Cada acción ejecutada por nosotros deja huellas  en nuestra mente, con consecuencias o resultados que saldrán con el tiempo.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Es como la ley de causa y efecto, las acciones son causas y las experiencias son sus efectos. La ley del Karma nos enseña a cada individuo que poseemos una disposición mental, así como una apariencia física y vivimos experiencias únicas.

Estas dejan efectos de las numerosas acciones que hemos realizado en el pasado. No hay dos personas que hayan ejecutado las mismas acciones en sus vidas pasadas, razón por la cual no podemos tener los mismos estados mentales, ni la misma apariencia física que otro.

La mente se asemeja a un campo de siembra, cuyas acciones cometidas serían las semillas que se plantan en él. Las buenas acciones vienen a ser las semillas de la felicidad futura y las malas o perjudiciales serán las del sufrimiento.

Esas semillas se mantendrán ocultas en la mente hasta que se produzca un efecto, momento en que están dadas las condiciones para su germinación. Desde que se ejecuta la primera acción hasta que maduran y salen las consecuencias, pueden transcurrir muchas vidas.El-karma-03

Debido a esas acciones o karma, volvemos a este mundo contaminado e impuro y tendremos problemas, sufrimientos y obstáculos sin cesar. Las acciones se vuelven impuras porque la mente se contamina con el veneno del aferramiento propio.

Esta viene a ser la razón principal del sufrimiento, producido por nuestras acciones o karma, no es un castigo impuesto por otros, son sufrimientos que merecemos por haber cometido acciones de mala fe en otras vidas pasadas. Esas acciones nacen de nuestras perturbaciones mentales, tales como el odio, el apego y la ignorancia del aferramiento propio.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Karma y Dharma

El Karma es una energía trascendente, la misma nace de las acciones o actos de las personas; en cada una de sus reencarnaciones estarán reflejadas esas acciones de vidas anteriores y deberán volverse puras, hasta conseguir la perfección.

Cada quien tiene su propio karma individual, el mismo puede revertirse con el Dharma, que viene siendo el objetivo en la vida de cada uno, lo que ha venido a hacer en el mundo, de acuerdo a su pasión. Ese comportamiento en la vida será el que defina el karma presente, el futuro y el de las nuevas vidas. (Ver artículo: Dioses del hinduismo)

Si son buenas acciones será retribuido de manera satisfactoria, con buenas experiencias y felicidad, mientras que si son malas, ocurrirá todo lo contrario. En el universo no existe la muerte ni el tiempo, por eso la ley del karma es clara, tarde o temprano se paga por lo que se hace en esta vida o en las próximas.

¿Qué es el Dharma?

Dharma significa “ley religiosa” en sánscrito, también puede ser Religión o Conducta piadosa correcta. Es propósito o intención de alguna cosa y protege o guarda el bienestar personal o colectivo. En el budismo, el Dharma constituye las enseñanzas de Buda, representado como una rueda que va girando de un sitio a otro, dependiendo de las condiciones e inclinaciones del karma de cada uno de sus habitantes. (Ver artículo: Budismo e hinduismo)

Consecuencias del Karma y del Dharma

La principal ley del Karma y del Dharma sostiene que cualquier acto, bueno o malo, tendrá sus consecuencias. No es cuestión de venganza ni castigo, es la compensación que recibes de acuerdo a las leyes del universo.

Existen karmas negativos y positivos. Si se hace el bien y se sigue el Dharma se conseguirán cosas buenas y así se compensan las malas, pero esas acciones deben ser constantes, no sólo para mejorar el karma o para que alguien te vea.

Debe ser un acto puro y noble, que nazca desde el fondo del corazón. Entonces, todas las desgracias o, por el contrario, las situaciones afortunadas de la vida, vienen marcadas por lo hecho en esta vida o en otra anterior. No sólo se debe obrar bien, también hay que pensar bien.

He aquí algunas acciones que pueden servir para mejorar el karma:

Sonríe, ayuda a otras personas, practica el voluntariado

Haz las cosas bien, aunque nadie más lo sepa

Habla con todas las personas que puedas, incluso de otras generaciones

Escucha a los demás, practica la escucha activa

Brinda cumplidos a los demás, ama a los demás

Respeta a los demás, utiliza el sentido del humor

Responsabilízate de tus propios problemas

Perdónate a ti mismo y a los demás. No los juzgues

Piensa y habla en positivo. Visualiza en positivo

Abre tu consciencia, cultiva tu cuerpo y tu mente

Deja de lado tus miedos, aprende de todo.

El-karma-04

Karma en el amor

Toda acción genera una reacción, en eso consiste el karma. En el amor también aplica, quizá por eso mereces la relación que tengas en tu vida actual o la próxima. Todo el tiempo estamos recibiendo respuestas kármicas en nuestra vida, relacionado con lo que hacemos. Las bendiciones regresan a ti siempre que hagas las cosas con amor y bondad.

Muchas veces nos enfocamos en el karma negativo, pero no notamos que es consecuencia de nuestras acciones diarias y tienen que ver con el karma positivo. Cuando se está feliz con alguien y el amor fluye entre ambos, es la pareja ideal como dicen, eso se ha conseguido por el karma vivido.

Cuando se vive lo mismo con diferentes parejas, pero esencialmente es el mismo tema, hay algo que se está repitiendo que no funciona. Para identificar ese karma negativo en la pareja hay que saber cuáles son los patrones psicológicos en las relaciones de pareja. Analizar qué tipo de persona estás buscando, a cuál atraes y ¿por qué?

Estos son algunos signos de que se está viviendo una relación kármica negativa de pareja:

  • Por más que intentas alejar o dejar a esa persona, no lo logras.
  • Insistes en la espera de una persona, pero ella no te hace caso.
  • La persona te utiliza para su beneficio, no aporta nada a tu vida.
  • Aunque no seas ni hayas sido pareja de una persona, por lo general, esa persona siempre regresa a tu vida.
  • Si hay algún tipo de violencia emocional, física o sexual en la relación.
  • Cuando sientes que estás estancado en una relación.

El-karma-05

¿Se puede mejorar el karma en la relación amorosa?

  • Entendiendo y analizando el karma presente, a través de una carta astral, la cual debe estar combinada con la de esa persona. Eso se llama sinastría astrológica.
  • Por medio de un proceso de hipnosis o regresión (la regresión puede hacerse a esta misma vida o a otras vidas anteriores, si es que crees que existen).
  • Haciendo un proceso psicológico que ayudará a romper patrones y obtener fortalezas y voluntad para reaccionar y salir del estancamiento.
  • Visualizándote todos los días lejos de esa persona. También puede intentar transmutar/cambiar la dificultad específica que se tiene con esa persona.
  • Practicar la oración del Ho’Oponopono, en la cual mentalmente le dices a esa persona: “Lo siento, por favor, perdóname, te amo, gracias” cada vez que tengas que toparte física o mentalmente con ella.
  • Utilizar la energía amorosa para transmutar. Así te cueste trabajo, envía amor.
  • Proyectar la energía en otras áreas de la vida. No vivir sólo enfocado en la pareja.
  • Llevar consigo un pedazo de resina de ámbar, esta piedra atrae el amor verdadero.

Si puedes combinar todas estas herramientas, lograrás salir de una relación kármica negativa de pareja y de esta forma estarás más cerca de la relación amorosa, la que genuinamente será buena para ti.

El karma y el budismo

El budismo es una filosofía, pero también es una religión, la cual se basa en enseñanzas prácticas que pretenden inducir y/o transformar el interior de una persona, por medio de la meditación, por ejemplo. Promueve la sabiduría, la bondad y la conciencia, elementos necesarios para lograr el estado de iluminación.

Para el budismo la existencia es un estado permanente de cambio, para lo que debemos beneficiarnos desarrollando una disciplina en nuestra mente, concentrándonos en lo positivo y la calma.

Los budistas pueden aplicar las leyes naturales a su conveniencia, recuerde que el budismo no tiene Dios, mucho menos un dios controlador. Hacer el bien o hacer el mal depende de cada uno de nosotros y somos responsables de las consecuencias a que dieren lugar.

El objetivo de la disciplina es que puedan profundizar en emociones que estén asociadas al entendimiento, la felicidad y el amor. Todo el desarrollo espiritual se materializa, en el budismo, además de complementarse con otras áreas sociales, éticas y filosóficas.

Buda y el karma

En el Samyutta Nikaya II (colección de escritos budistas), el Buda explica de un modo más explícito cómo terminar con el sufrimiento, para lo cual se debe cortar la cadena de originación dependiente. El Buda habla en su discurso de que la conciencia debe ser eliminada, por ser producto del karma y la ignorancia.

En sánscrito, en pali y tibetano, hay muchas palabras que se refieren al término de “conciencia”. Para el budismo la conciencia genera el cuerpo y no es al contrario.  Discurso de Buda:

“Aquello que queremos, aquello que intentamos hacer y aquello con lo que nos ocupamos, estos son los objetos que soportan la conciencia. Si hay un objeto entonces hay un asidero para la conciencia. Cuando la conciencia crece en este asidero se produce renacimiento y existencia recurrente en el futuro. Si hay renacimiento y existencia recurrente en el futuro, se producen el envejecimiento, la muerte, el dolor, el lamento, el sufrimiento y la desesperanza…

Si ni queremos ni intentamos hacer pero de todas maneras nos ocupamos con algo, la misma secuencia se produce.

Pero si ni queremos ni intentamos hacer algo ni tampoco nos ocupamos con algo, entonces no hay objeto para el soporte de la conciencia; así no hay asidero para ella; sin que la conciencia tenga un asidero para crecer, no hay renacimiento o existencia recurrente en el futuro.

En su ausencia, se detienen también el envejecimiento, la muerte, el dolor, el lamento, el sufrimiento y la desesperanza. Así se elimina toda esta masa de sufrimiento…”

¿Qué dice la biblia sobre el karma?

Los cristianos no creen en eso de que todo se paga en esta vida. Según las escrituras sagradas se dice que los cristianos van al Tribunal de Cristo, allí darán cuenta de lo que hicieron mientras estuvieron morando en su cuerpo.

Corintios 5:10 “Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.”

El Tribunal de Cristo no constituye un juicio de condenación, los impíos deben ir al Juicio de Trono Blanco, que sí es un juicio de condenación:

Apocalipsis 20:11 “Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos.”

Allí, los que vivieron una vida impía, negando al Señor Jesucristo como único Señor y Salvador, es donde pagarán eternamente, no en esta vida. (ver artículo: ¿Quien es Jesucristo para los católicos?)

El infierno no existe

Según esta doctrina del karma, el infierno y el lago de fuego no existen, porque todo lo van pagando en cada vida, según las reencarnaciones, hasta que paguen finalmente por todo y se purifiquen, no tengan que morir más y alcancen el nirvana. La escritura enseña la ley de la siembra y la cosecha, es decir, lo que siembres lo recogerás:

 

Job 4:8 “Como yo he visto, los que aran iniquidad y siembran injuria, la siegan.”

Salmo 126:5 “Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán.”

Proverbios 11:18 “El impío hace obra falsa; Mas el que siembra justicia tendrá galardón firme.”

Santiago 3:1 “Y el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen la paz.”

Gálatas 6:8 “Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna.”

Así queda explicado por qué muchos reciben su merecido por las iniquidades que sembraron, más la biblia dice que aplica en el presente, no en la próxima vida, aunque tampoco dice que todo se paga aquí en la tierra.

Los cristianos no deben creer en otras doctrinas como la del karma, no existe la reencarnación, pero sí existe la ley de la siembra y la cosecha para aquellos que niegan a Cristo, pero en la vida actual.

Dios y el Karma

Para los hindúes el alma es eterna, pero no la persona. El alma habita un cuerpo que cuando se desgasta se consigue otro, forma parte de Dios o Brahma, no es individual o independiente. Cuando se reencarna en otros cuerpos es con el fin de pagar las culpas de vidas anteriores y así purificar el alma del mal, sucesivamente hasta conseguir la “iluminación”, lo que hace posible permanecer absorto en el “todo” o “alma mundial”.

La fe cristiana está fundamentada en la resurrección de Jesucristo. Los cuerpos no son reciclados ni aniquilados, así como el alma tampoco pierde su identidad mientras es absorbida por el cosmos. Siempre la resurrección será el destino final del hombre, donde recibirá el gozo de la vida con Dios para siempre, o en otro caso, la pena eterna de separarse de Dios en el infierno.

Así los cristianos no creen en otras vidas. Dios será quien juzgue en la vida eterna. No aceptan que cada persona va expiando sus pecados a través de transmigraciones a otras formas de vida. Ellos creen que Jesucristo los liberó de sus pecados al ser sacrificado en la cruz y solo en Él está la salvación.

Las doce leyes del karma

Todas las leyes del karma son muy importantes, aquí están las doce leyes del karma según el budismo:

  1. La gran ley

Esta primera ley del karma se puede condensar en la frase “cosechamos lo que sembramos”. Igualmente se conoce como la ley de causa y efecto, todo lo que damos y accionamos en el universo nos será devuelto de igual manera, pero si son malas acciones nos será devuelto multiplicado por diez.

  1. Ley de la creación

Por ser integrantes del universo debemos participar en él. Somos una unidad con él. Lo que vemos a nuestro alrededor son indicios de nuestro pasado remoto, por tanto, hay que crear las opciones deseadas, para la vida de cada uno de nosotros.

Según algunos estudiosos, lo que va surgiendo en la vida, que ocurre de forma espontánea será un karma antiguo, nos estamos abandonando y siendo inertes a los antiguos movimientos. El dejarse llevar desemboca por lo general, en distorsión. Si no tratamos de mejorar nuestras vidas de forma activa, estarán más sujetas a corromperse.

  1. Ley de la humildad

Mientras más nos neguemos a aceptar algo, más nos pasará. Al ver sólo los aspectos negativos de los demás, nos estaremos estancando en un nivel inferior, ahora si los aceptamos con humildad, podremos ascender a un nivel de existencia superior.

  1. Ley del crecimiento

Donde quiera que vamos, ahí estaremos. Somos nosotros los que debemos cambiar y no las cosas, lugares y personas que nos rodean, para poder evolucionar con respecto a nuestra espiritualidad. Al cambiar nuestro interior, igual cambiará nuestra vida. Se tiende muy frecuentemente a culpar a lo que está afuera de lo que nos pasa, nuestras tristezas, malestares o falta de felicidad.

Si queremos estar en paz y crecer personalmente, hay que abandonar ese hábito, el cual es bastante perjudicial. Cuando florecemos espiritualmente, también somos conscientes de ver que todo lo que considerábamos como causantes de nuestro malestar, era en realidad la manera de nosotros interpretar al mundo.

  1. Ley de responsabilidad

Si nos pasa algo negativo es porque hay algo negativo dentro de nosotros, ya que somos el reflejo de nuestro entorno. Hay que afrontar las acciones propias con responsabilidad en nuestra vida. No hay que culparse, eso no es asumir responsabilidad.

La culpa es una emoción negativa, que nos paraliza y puede ser muy destructiva. La responsabilidad es más bien pensar sobre los aspectos que debemos y podemos mejorar y empezar a trabajar en ello.

Cuando alguien nos trate injustamente, no debemos enfadarnos y dejar llevar por la rabia, mejor analízate y piensa si alguna vez hiciste lo mismo con otra persona. Según la ley del karma, nosotros recogemos lo que cosechamos.

  1. Ley de la conexión

Todos estamos conectados al universo, todo lo que hacemos está conectado al universo. El presente, pasado y futuro están interconectados. Cada paso que demos lleva al último y todos son importantes, todos son necesarios para lograr nuestras metas y objetivos. En el budismo, todo depende de todo. Tras cualquier cosa que vemos hay una serie de acontecimientos que llevan a un resultado final.

A veces tomamos decisiones que nos pueden parecer insignificantes, pero en un futuro, pudieran suponer un gran cambio. Esa decisión puede ir alcanzando pequeños cambios pero a la larga, pueden modificar completamente nuestra vida.

  1. Ley del enfoque

No se puede pensar en dos cosas a la vez. Hay que ir subiendo peldaño a peldaño, uno a la vez. Debemos enfocarnos en nuestras metas, no perderlas de vista, si no, la inseguridad y la rabia se pueden apoderar de nosotros.

  1. Ley del dar y la hospitalidad

Hay que creer, algún día algo que pensaste que podía ser verdad llegará a serlo y podrás demostrarlo. Se debe aprender a dar y poner en práctica lo que se aprende.

  1. Ley del aquí y el ahora

Si permanecemos aferrados a nuestro pasado no podremos disfrutar del presente. Los malos hábitos, sueños frustrados y pensamientos ingratos nos impiden seguir adelante y renovar nuestro espíritu.

  1. Ley del cambio

Se repetirán las historias y hechos hasta que logremos asimilar las lecciones que se deben aprender. Si hay alguna situación negativa que se repite una y otra vez, quiere decir que ella contiene algún conocimiento que debes adquirir. Trata de enderezar y construir un nuevo camino.

  1. Ley de la paciencia y de la recompensa

Toda recompensa es resultado de un esfuerzo previo. Mientras más dediques tiempo y esfuerzo, mayor será la gratificación. La paciencia y la perseverancia dan sus frutos. Si aprendemos a amar nuestro lugar que nos da el mundo, cada esfuerzo que hagamos será honrado y recompensado en el momento justo.

  1. Ley de la importancia y de la inspiración

Para cada acción o aporte que hagamos hay que poner energía y corazón. El valor de cada triunfo o de cada error dependerá de la intención y esa energía que pusimos en ellos, no podemos ejecutar nuestras acciones de manera mediocre.

En conclusión, estas leyes nos enseñan que todo lo que das o aportas, lo vas a recibir en cantidades mayores. La vida consiste en dar y recibir, en ti está si quieres actuar de manera positiva o negativa, la vida es un reflejo de lo que hagas.

Karma y reencarnación

La reencarnación es el proceso por el que un alma, al morir, se desprende del cuerpo al que está ligada y renace en otro cuerpo, ya sea de una persona, animal, vegetal o mineral. Esta creencia está muy arraigada en Oriente, aunque también en otras partes del mundo.

Es conocido también como “Samsara” en el budismo, jainismo e hinduismo, término que significa “deambular” en su idioma original, el sánscrito. El samsara determina el ciclo de vida, muerte y renacimiento de cada ser, el cual experimenta según su karma. Todos los seres viajan por esa rueda y su trayecto lo marca el comportamiento que tuvo en vida. Esa rueda abarca desde dioses hasta insectos.

Esta creencia apareció escrita por vez primera en los Upanishads, traducido al persa por el príncipe Dara Sukoh, en el siglo XVII. Desde entonces es uno de los dogmas principales de las filosofías orientales. El karma y el Dharma determinan la calidad de la reencarnación de cada persona, siempre tomando en cuenta los actos que ejecutó en su vida, lo que el alma ha realizado en su vida actual y las pasadas.

Los budistas, los jainistas y los hinduistas creen que con la práctica de expiaciones y rituales como el Dharma mérito o el karma demérito, pueden conseguir disminuir o facilitar todo el proceso del samsara, renunciando previamente a todos los deseos terrenales.

Frases

  • “El karma es experiencia, la experiencia crea memoria, la memoria crea imaginación y deseo, y el deseo crea de nuevo el karma”.-Deepak Chopra-
  • Aquellos que están libres del resentimiento encontrarán la paz.-Buda.
  • Tarde o temprano, tendremos nuestro turno de estar en la posición en la que una vez tuvimos a otra persona.-Ashly Lorenzana.
  • Como has plantado, recoges; así es el campo del karma.-Sri Guru Granth Sahib.
  • El pecado hace su propio infierno y la bondad hace su propio cielo.-Mary Baker Eddy
  • Cada acción de nuestras vidas toca alguna cuerda que vibrará en la eternidad.-Edwin Hubbel Chapin.
  • El karma, cuando se entiende bien, es solo la mecánica a través de la cual la consciencia se manifiesta.-Deepak Chopra.
  • Creo en la buena suerte y en la fe y creo en el karma; que la energía que das al mundo vuelve para encontrarte.-Chris Pine.
  • No tengo ninguna razón para odiar a alguien; creo en el buen karma y difundir buena energía.-Vanilla Ice.
  • Cuando alguien tiene una fuerte conexión intuitiva, el budismo sugiere que es debido al Karma, alguna conexión pasada.-Richard Gere.

Dejar Comentario