≡ Menu




Descubre todo lo que necesita saber sobre el Fundador del Islam

Actualmente se dice que la apreciación entre las personas de que el fundador del Islam es el Profeta Muhammad es errónea. Al presente los seguidores de esta religión, dicen que el Islam no fue instaurado por ningún hombre.

fundador-del-islam-2

¿Qué es y como se formo el Islam?

El Islam es la devoción de Alá y Alá no tiene empiece ni fin, no tiene una colocación corporal como la de su firmamento, no es confiado en nada. Consecuentemente, es errado decir que el Islam está fundado, más bien se revela a la humanidad por el Profeta Muhammad, que es el emisario de Allah.

Cerca o alrededor del año 570, el niño que se nombraría Muhammad y que se reconciliaría en el Profeta de una de las grandiosas religiones del mundo, el Islam, nació en una familia que corresponde a un clan de Quraish, la tribu gobernadora de La Meca, una localidad en La región de Hijaz en el noroeste de Arabia. (ver artículo: cristianismo pagano)

Fundador del Islam

Cuando hablamos acerca del fundador del Islam, la respuesta simple e inmediata sería Abraham, quien fue sugestionado por Dios para impugnar la adoración de ídolos y fundar el monoteísmo. Islam simboliza acatamiento ante Dios. Cuando se desertan los caprichos y pretensiones de ser tu guía y se acepta a Dios para que te mande a través de la vida, te sometes ante Dios. Esto se llama Islam en árabe. El que se subyuga ante Dios se le llama musulmán. Según el Corán, Dios remitió emisarios a todas las naciones y los practicantes en los mensajeros fueron llamados musulmanes en sus concernientes idiomas. (Ver artículo:  cómo nació la Iglesia)

La inicial fase de la religión fue enviada a distintas personas en torno al mundo. La segunda y postrera fase empezó a partir del profeta Abraham, la paz sea con él, y el cimiento de esta religiosidad fue el monoteísmo dominante y el rechazo del politeísmo. Entre el primer hijo de Abraham, Issac, se hallan los judíos y todos los mensajeros citados en la Biblia. Mohammad, es un ser árabe que también fue heredero del segundo hijo de Abraham, Ismael.

Los musulmanes no expresan que existe una nueva religión. Mohammad, fue el mensajero final de Dios para exhibir el mensaje del monoteísmo en su representación pura para todos y para todos, y dejar atrás la Palabra de Dios como Corán, que Dios certifica que estará preferido hasta el fin del mundo. El Corán sirve como punto de narración de lo que es el monoteísmo y lo que debe contener o excluirse de la religión monoteísta de Abraham.

fundador-del-islam-5

En Medina, situada en la presente Arabia Saudita, Muhammad, uno de los dirigentes religiosos y políticos más prestigiosos de la historia, muere en los brazos de Aishah, su tercera y favorita esposa. Nacido en la Meca de principios humildes, Muhammad se relacionó con una viuda enriquecida a los 25 años y vivió los sucesivos 15 años como un negociante nada especial. En 610, en una cueva en el Monte Hira al norte de La Meca, tuvo una perspectiva en la que atendió a Dios, platicando a través del ángel Gabriel, ordenándole que se reconciliara en el profeta árabe de la efectiva religión.

Así empezó una vida de descubrimientos religiosas, que él y otros coleccionaron como el Corán. Estas revelaciones facilitaron la base para la religión islámica. Mahoma se reflexionaba a sí mismo como el postremo iluminado de la tradición judeocristiana, y acogió la doctrina de estas religiones más arcaicas al encajar nuevas doctrinas. Sus inspiradas ilustraciones también acarrearon la unidad a los segmentos de las tribus beduinas de Arabia, un programa que tuvo grandes derivaciones para el resto del mundo.

Para el verano de 622, Mahoma había conquistado un número formidable de conversos en La Meca, liderando a las jurisdicciones de la ciudad, quienes poseían un gran interés en patrocinar la religión escéptica de la ciudad, para proyectar su asesinato. Muhammad desertó a Medina, una ciudad a unas 200 millas al norte de La Meca, donde se le proporcionó una situación de formidable poder político. En Medina, edificó un estado teocrático modelo y gestionó un imperio en rápido desarrollo. (Ver artículo: como murió Herodes Antipas)

En 629, Muhammad retornó a La Meca como conquistador. Durante los sucesivos dos años y medio, cuantiosas tribus árabes dispares se cambiaron a su religión. Con su muerte el 8 de junio de 632, era el gobernador práctico de todo el sur de Arabia, y sus predicadores, o legados, estaban dinámicos en el Imperio Oriental, Persia y Etiopía.

Durante el siglo consecutivo, las vastas invasiones se perpetuaron bajo los sucesores y aliados de Mahoma, y ​​el progreso musulmán no se contuvo hasta la Batalla de Tours en Francia en 732. Para aquel tiempo, el imperio musulmán, entre los más grandiosos que el mundo había visto, se desarrollaba desde India a través de Oriente Medio y África del Norte, y hasta la península española de Europa occidental. La expansión del Islam se extendió después del final de la conquista árabe, y varias culturas en África y Asia acogieron espontáneamente la religión. Hoy en día, el Islam es la segunda religión más grandiosa del planeta.

¿Dónde nació?

El profeta Muhammad, cuyo nombre completo es “Abu al-Qasim Muḥammad ibn Abd Allāh ibn Abd al-Muṭṭalib ibn Hashim”, nacio en el 570, en la ciudad de La Meca, ubicada en Arabia, que actualmente es Arabia Saudita. Se le considera principal el fundador del Islam y el proclamador del Corán. Se dice proverbialmente que Mahoma emergió en 570 en La Meca y murió en 632 en Medina, donde se vio forzoso a desplazarse con sus partidarios en 622. Muhammad nace como porción de la tribu de Quraysh y el clan de Hashim. Su localidad nativa de La Meca hospeda un antiguo y afamado santuario de peregrinaje, el Kaʿbah.

Aunque fue instaurada por Abraham, la devoción con el tiempo ha sido subyugada por el politeísmo y la adoración. La noción de Muhammad está antepuesta por una crisis dramática, su abuelo Abd al-Muṭṭalib no logra desempeñar el voto de ofrecer a su hijo favorito y al futuro padre de Muhammad, Abd Allah, una conciliación obvia de la historia bíblica de la alianza de Isaac. El mismo Muhammad nace en 570, el mismo año en que el rey del sur de Arabia Abraha pretende tomar La Meca y se ve fracasada por una interposición divina que luego se manifiesta en el surah 105 del Corán. (Ver también: Bautismo Cristiano)

El padre de Muhammad muere antes de su nacimiento, desamparándolo al cuidado de su abuelo paterno, Abd al-Muṭṭalib. A la edad de seis años, Muhammad asimismo pierde a su madre. Aminah, ya a los ocho años pierde a su abuelo. En resultado, el encargo de Muhammad es asumido por el nuevo jefe del clan de Hashim, su tío Abu Ṭalib. Mientras custodia a su tío en un viaje fructuoso a Siria, Mahoma es registrado como un futuro profeta por un monje cristiano.

El huérfano fue mandado al cuidado de su abuelo, el jefe del clan de Hashim. Después de la muerte de su abuelo, Muhammad fue terminado de criar por su tío. Como era práctica, el niño Muhammad fue encargado a vivir por un año o dos con una familia beduina. Esta práctica, seguida hasta hace poco por las castas nobles de La Meca, Medina, Taif y otras localidades de Hijaz, tenía significativas contenidos para Muhammad.

Además de soportar los conflictos de la vida en el desierto, consiguió un gusto por el rico lenguaje tan adorado por los árabes, cuyo alegato era su arte más orgulloso, y también asimiló la paciencia y la entereza de los pastores, cuya vida de retiro cooperó por primera vez. Y luego llegó a percibir y valorar.

Con la edad de 25 años, Muhammad es practicante por una mujer rica, Khadījah, para inspeccionar el traslado de su mercancía a Siria. Él la conmueve tanto que le brinda matrimonio. Se dice que Khadījah tenía cerca de 40 años, pero ella le da a Muhammad al menos dos hijos, que sucumben jóvenes, y cuatro hijas. El más acreditado de este último es Faṭimah, la futura cónyuge del primo de Muhammad, Lalī, a quien los musulmanes chiitas reflexionan como el sucesor celestialmente ordenado de Muhammad. Hasta la defunción de Khadījah, unos tres años antes de la migración de Muhammad a Medina en 622, Muhammad no conquista otra esposa, aunque la poligamia sea ​​habitual.

fundador-del-islam-3

La preparación profética de Mahoma sucede a la edad de 40 años. Durante un período de reclusión devocional en la cima de una de las montañas contiguas a La Meca, el ángel Gabriel se le asoma en un encuentro extraordinario y le enseña los versos originarios del sūrah 96 del Corán que dice: “¡Pronuncia en el nombre de tu Señor que crea, crea al hombre de un coágulo! Recitar para tu señor es muy espléndido.» Muhammad queda muy perturbado a continuación de esta primera revelación, pero se siente aplacado por Khadījah y su prima, Waraqah ibn Nawfal, un cristiano sabio que ratifica el estado ominoso de Muhammad. (Ver también: Cristianismo y Masonería)

Muhammad perpetúa recogiendo revelaciones, pero durante tres años se confina a hablar de ellas en privado. Cuando Dios supremamente le ordena que tome la alocución pública, primariamente no encuentra impedimento. No obstante, después de las publicaciones coránicas, se empieza a negar la presencia de otros dioses diferentes de Allah y, por lo tanto, a atacar las declaraciones y experiencias religiosas de Tribu Quraysh, surgen tracciones entre Muhammad y su pequeño círculo de aglutinados, por un lado, y los vecindarios sobrantes de La Meca, por el otro.

Como derivación, algunos de los discípulos de Mahoma se ven exigidos a buscar resguardo temporal con el gobernante cristiano de Etiopía. Durante ciertoS años, los otros clanes primordiales de La Meca inclusive se dificultan a mercadear y se casan con el clan de Muhammad, ya que este postremo continúa ofreciéndole amparo.

Algún tiempo luego del final de este aislamiento, tiene lugar uno de los sucesos más afamados en el mando del Profeta, su llamado Viaje nocturno, durante el cual él es trasladado milagrosamente a Jerusalén para pedir con Abraham, Moisés, Jesús y otros elegidos. Desde allí, Mahoma perpetúa escalando al cielo, donde Dios le asigna las Cinco oraciones cotidianas del Islam.

En Medina, Muhammad posee una casa edificada que al mismo tiempo vale como lugar de plegaria para sus discípulos. También transforma un acuerdo que une a los creyentes y fieles de Quraysh y de Yathrib, así como a ciertas de las tribus judías de Medina en una colectividad, donde reconocen a Muhammad como el Emisario de Dios. No obstante, las diplomacias con los judíos de Medina desmejoran asiduamente. Dieciocho meses detrás de la emigración, una revelación exige a los musulmanes a orar en recorrido a la Meca Kabah, en lugar de continuar mirando hacia Jerusalén como lo es la experiencia judía.

Cerca del mismo tiempo, los musulmanes medinanos empiezan a abordar caravanas en La Meca. Cuando, durante una de estas irrumpas, son apresados por una fuerza de consuelo de La Meca en Badr en 624, los musulmanes, auxiliados por ángeles, consiguen una extraordinaria victoria. En respuesta, los mecanos pretenden capturar a Medina, una vez en 625 en el Batalla de Uḥud y de nuevo en 627 en el famoso llamado. (Ver también: Cristianismo Protestante)

En la batalla de la trinchera; pares intentos de destituir a Muhammad definitivamente no tienen éxito. Luego de cada uno de los tres primordiales encuentros militares con los mecanos, Muhammad y sus partidarios logran despedir a otra de las tres tribus judías primordiales de Medina. En el caso de la última tribu judía en ser desalojada, la Qurayẓah, todos los varones adultos son ejecutados, y las mujeres y los niños son oprimidos.

En 628, Muhammad hace la tendencia audaz de empezar la peregrinación a La Meca. Los mecanos están concluidos a evitar que los musulmanes ingresen en la ciudad, y Muhammad se contiene en Al-udaybiyyah, en el borde del departamento sagrado de La Meca. El tratado se ultima entre las dos partes, las contrariedades deben cesar, y los musulmanes recogen permiso para emigrar a La Meca en 629. Dos meses luego, Muhammad rige sus fuerzas contra el oasis judío deKhaybar, al norte de medina.

Luego de un asedio, atestigua, pero a los judíos se les consiente persistir con la situación de enviar la mitad de su recolección de la fecha a Medina. Al año sucesivo, Muhammad y sus partidarios efectúan la procesión según lo determinado por el tratado de Al-udaybiyyah. Consecutivamente, a pesar de un ataque de los aliados de La Meca contra los convenidos de Muhammad lleva a la denuncia de este último del pacto con los Meccans. En 630 marcha un significativo ejército en La Meca. La ciudad se somete, y Muhammad expone una amnistía.

Luego de su regreso a Medina, Muhammad recoge delegaciones de diferentes tribus árabes que expresan su lealtad a la política musulmana. Aún en 630, Muhammad se induce en una campaña hacia la barrera con Siria y llega a Tabūk, donde afirma la sumisión de varias localidades. Muhammad administra por sí mismo la peregrinación a La Meca en 632, la citada Peregrinación de despedida, el antecedente de todas las peregrinaciones musulmanas expectantes. Este muere en junio de 632 en Medina. Dado que no se han habituado arreglos para su sucesión, su muerte induce una gran querella sobre el futuro liderazgo de la colectividad que ha instituido. (Ver también: Vestimentas Cristianas)

Historia del Islam

El islam es la subalterna religión más grande del mundo luego del cristianismo, con cerca de 1.800 millones de musulmanes en todo el orbe. Si bien sus raíces se remontan más lejos, los eruditos suelen fechar la instauración del Islam en el siglo VII, lo que la reconcilia en la más joven de las religiones más significativas del mundo. El Islam empezó en La Meca, en la presente Arabia Saudita, durante el tiempo de la vida del visionario Mahoma. Hoy en día, la fe se está desarrollando ágilmente por todo el orbe.

La historia del Islam inicia con el profeta Muhammad. No obstante, el islamismo floreció en un cierto contexto histórico y territorial. Muchos se preguntan cómo era Arabia antes de Muhammad y el levantamiento de la religión islámica. La Península Arábiga fue primitivamente el hogar de pueblos nómadas que batallaron con el clima del desierto emigrando en cada estación.

Primariamente el sitio de Kaabah, un santuario de principios antiguos, la Meca se había transformado, con el repecho del sur de Arabia, en un significativo centro de acogida del siglo VI con reemplazos como los sassanianos, bizantinos y etíopes. Como resultado, la ciudad estaba sometida por eficaces familias de negociadores, entre las cuales resaltaban los hombres de Quraish.

Cuando ciertos grupos de personas emprendieron a establecer asientos alrededor del siglo V a.C, muchos prefirieron la Meca, cerca de la costa oeste de Arabia Saudita, como su domicilio. No brindaba un clima propicio ni muchos recursos naturales, pero era el área de la Ka’ba, un gran tabernáculo cúbico dedicado a varias representaciones.

La historia islámica inicia en La Meca. La Meca fue un gran foco de poder político, económico y devoto en la península de Arabia en el periodo de Mahoma. Se vociferaba de la Ka’ba, un gran inmueble con forma de caja negra, que alojaba 360 deidades tribales. Las tribus harían peregrinaciones habituales a la ciudad, trasladando así una gran riqueza bancaria a los mercantes de la ciudad. Pero el mensaje de Mahoma impugnaba el panteísmo de su época, en lugar de varios dioses, solo existia uno, Alá. (Ver también: Iglesia Ortodoxa)

Irremediablemente, la instrucción de Muhammad estimuló un desafío con los líderes de La Meca, y los musulmanes desertaron a Medina en el año 622. Este suceso se llama Hijra, la emigración que inició la era musulmana, y compone el punto de éxodo para el Islam. Desde los iniciales días, los musulmanes empezaron a asaltar caravanas de negociantes que buscaban conceder sus bienes a La Meca. Las redadas trasladaron a una serie de batallas, la más afamada de las cuales fue la Batalla de Badr, en la que 324 musulmanes vencieron a una fuerza de La Meca tres veces su dígito.

Probablemente, tal victoria se añadió a la perspicacia de que el Islam era el atrevimiento de Dios. Dos años más tarde, los musulmanes resistieron un ataque de la Meca a Medina en la cruzada de Ahzab. El año consecuente trajo un pacto con los líderes de la Meca, lo que le consintió a Muhammad integrarse a la ciudad como extraño. El 11 de enero, año 629, Muhammad y unos 10,000 guerreros musulmanes aprehendieron La Meca sin hostilidad, lo que le consintió a Mahham limpiar sus ídolos y crear el Islam.

Poco luego de la muerte de Muhammad, sus partidarios se afrontaron a la pregunta contigua de quién debería sucederle. El aprieto dio lugar a los dos perfiles primordiales del Islam. Los que reclamaron en que el sucesor correspondería ser designado por voto popular se reconciliaron en los musulmanes sunitas, que presentemente constituyen alrededor del 80% de los musulmanes en todo el orbe.

Los musulmanes chiítas, no obstante, creían que el heredero debería ser alguno de la línea de sangre de Muhammad, un tramo de la familia o descendiente. Los chiítas, aunque destacados en número en todo el mundo, son una fuerza enérgica entre los musulmanes, fundamentalmente después de la revuelta iraní de 1979, cuando el ayatolá Jomeini, tomó el control del país. Los chiítas siguen siendo la mayoría en Irán, y las colectividades características de chiítas permanecen en Irak y otros países.

Si bien están de acuerdo en que ningún elegido tiene superación con Muhammad, los chiítas creen en un líder, Imam, quien está concedido por Dios para regir a los musulmanes. Mientras que los sunitas y los chiítas están conforme con la importancia del Corán, tienen desiguales colecciones del Hadiz, que son las acciones y dichos habituales de Muhammad y sus seguidores. (ver artículo: Cristianismo Bautista)

El Islam sufí ha mencionado historialmente el lado más subjetivo del Islam. Aunque vivía desde los iniciales días del Islam, no se reflexionaba ordinario hasta que el afamado erudito musulmán sufí Al-Ghazali buscó la reforma espiritual entre los pueblos musulmanes. Mientras que el Islam creyente mantiene que Alá no se revela a sí mismo, sino meramente su voluntad, el sufismo aboga por buscar una práctica personal y la unidad con Alá.

fundador-del-islam-4

Los sufíes refutaron por la mundanalidad del Islam en un instante en que la riqueza se había ganado a través de diversas tomas y la religión en frecuente era seca. Los sufíes suscitan una religión viva, conferida con medios y medios espirituales, y una grafía menos legalista del Islam. El sufismo ha sido y sigue coexistiendo como una fuerza significativa en la difusión del Islam en todo el mundo. Jalal al-Din Rumi, que falleció en 1273, es el poeta sufí más acreditado.

Islam posee muchas derivaciones religiosas. Mientras que el islam ortodoxo mantiene que Mahoma fue el visionario final en una larga continuación de profetas, algunos grupos atestiguan que otros profetas desde Mahoma han aparecido. La Fe Mundial Bahaí fue instituida en 1844 y cuenta con el profeta Bahá’u’allah. Los bahá’ís testifican que su religiosidad es el desempeño de todas las religiones y que todas las religiones son básicamente una. La Nación del Islam asimismo mantiene que ha sucedido un profeta moderno, Elijah Muhammad, que murió en 1975. Más allá de esto, instruyen una teología politeísta y racista.

Al igual que la cosmovisión cristiana, el Islam certifica que la historia no se acomoda de una serie de acontecimientos fortuitos. Más bien, porque Alá creó el cosmos, lo inspecciona a lo largo del tiempo, guiándolo hacia una dicción de su voluntad. Las corrientes históricas asumen lugar de contrato con su atrevimiento y siguen las leyes fundadas. No están regidos por el azar ciego, ni son sucesos aleatorios y desconcertados. La frase determinismo histórico capta la propiedad del enfoque islámico de la tradición.

La religión del universo árabe antes del acaecimiento del Islam era un paganismo animista. Se creía que el desierto estaba poblado de espíritus ardorosos llamados genios. Asimismo se adoraron pródigos dioses, y la mayoría de las ciudades poseen su propio dios modelo. La Meca pronto se reconcilió en el centro devoto, con 360 santuarios, uno por cada jornada en el año lunar. Los comerciantes locales estribaban en gran mesura de los peregrinos a estos templos para su sostén, un hecho que se volvería revelador para Muhammad.

El politeísmo árabe se concentró por consumado en la vida terrenal, y la devoción no era una fuente de integridad. Para la época de Muhammad, sobraban las pugnas de sangre, la violencia y la deshonestidad general. No obstante, el monoteísmo no era ignorado entre los árabes.

Hubo relación con el zoroastrismo, que fue la devoción pública del estado de Persia desde el siglo III a.C. hasta el siglo VIII d.C y prestigioso en sus vecinos. Era una religión dualista con afirmaciones en el cielo, el profundo y un juicio final. Conjuntamente, tanto el judaísmo como el cristianismo habían determinado una apariencia en la Península Arábiga, fundamentalmente en el sur. En Yathrib, que luego fue reconocida como Medina, la población judía fue fundamentalmente prestigiosa.

En los últimos años, la supuesta corporación del islam con el terrorismo y el homicidio en masa ha incitado un debate estatal en muchos países. El discutido término «Islam radical» se ha transformado en una fórmula bien conocida para representar la reunión de la religión con los actos de violencia. Mientras que algunos musulmanes utilizan su fe para demostrar el terrorismo, la gran generalidad no lo hace. De hecho, los musulmanes son frecuentemente mártires de la violencia. (ver artículo: Donde crucificaron a Jesús de Nazaret)

Dejar Comentario