Conoce todo lo relacionado con la Historia del Judaísmo

La historia del judaísmo se remonta a las antiguas tradiciones bíblicas y culturales, siendo una de las religiones más antiguas de la cual derivaron  otras más, aprende aquí mucho más de este tema. (Ver artículo: Ateísmo).

Historia del judaísmo

Origen e historia del Judaísmo

Cuando  nos referimos a la historia del judaísmo es para conocer y estudiar a  la religión del pueblo judío que está conformada por un conjunto de creencias, doctrinas, ritos y costumbres que fueron coordinados en una nutrida literatura, a partir del siglo I d.C., no obstante , el origen del judaísmo es ciertamente anterior y se remonta hacia dos milenios a.C. En Canaán, parte actual de Israel.  (Ver artículo: Historia del ateísmo).

Los judíos creen en un solo Dios, que reveló la ley a su pueblo. Descendientes de los antiguos hebreos, Abraham (nacido en Ur -actualmente Irak- hacia el 2000 a.C ), fue el primer líder. Abraham, por orden de Dios, partió a Canaán.

Los vocablos judaísmo y religión no estaban en el hebreo premoderno. Los judíos hablaban de la Torá,que son las  leyes que Dios reveló a Israel, y en las que se brindaba un panorama del mundo y una manera de vivir (la Halajá), el camino que se debía seguir por el mundo: las leyes, costumbres y prácticas judías. Todas las maneras  históricas del judaísmo pre moderno formaban (y aún hoy el judaísmo tradicional lo conforma), un método de cultura integral, que comprende la generalidad de la existencia individual y comunitaria de los individuos.

Es una manera de glorificación en el que todo está dominado al deseo expreso de Dios, conforme con arquetipos divinos descubiertos sobre el orden cósmico y la legalidad. Judaísmo, cristianismo e islam, las tres grandes religiones monoteístas, tienen mucho en común. El cristianismo surgió en Palestina dentro de la comunidad judía durante el siglo I d.C.; en un comienzo, el islam sacó parte de su ideología del judaísmo. Tomando en cuenta que desde el siglo VII la mayor parte de los judíos han vivido en un ambiente cultural muy cercano al cristianismo y al islam, estas dos religiones desempeñaron una fuerte influencia en la historia del judaísmo.

Los orígenes del judaísmo tuvieron lugar en Oriente Próximo. Aunque, casi desde sus comienzos, las comunidades judías, en distintas oportunidades como consecuencia de migraciones voluntarias y de exilios o expulsiones forzadas (diáspora), han residido en casi todos los rincones del mundo. (Ver artículo: Símbolos el espiritismo).

Según el American Jewish Yearbook, en el año 2000 la población total de judíos en el mundo aumentaba a 13,2 millones, de los cuales 5,7 millones residían en Estados Unidos, 4,8 en Israel y más de medio millón en la Unión Soviética; estos son las tres localizaciones judías más significativas del mundo. Alrededor de 1,5 millones de judíos residían distribuidos por Europa, la mayor parte de ellos en Francia y Gran Bretaña. Más o menos 300.000 residían distribuidos por el resto de Norteamérica y 600.000 por el resto de Asia. Cerca de 1,1 millones de judíos residían en América Central y del Sur (200.000 solo en Argentina), y 350.000 en África.

Historia del pueblo Judío

La historia del pueblo judío se eleva a las antiguas tradiciones bíblicas. Cuando el arca de Noé se detuvo en el monte Ararat, los hijos de Noé (Sem, Cam y Jafet) fueron quienes proporcionaron cimientos, correspondientemente, a los semitas del cercano Oriente, a los camitas de África y a los jafetitas del resto del mundo. (Ver artículo: Espiritismo en Umbanda).

Abraham,reconocido como   padre de los judíos, al aceptar de Yahvéh el mandato de establecerse en la tierra de Canaán, comenzó el recorrido prontamente,emigrando de su tierra, Ur, de los caldeos (Mesopotamia). Abraham, su hijo Isaac y su nieto Jacob fueron pastores nómadas.

Sus familias debido a las necesidades, hambre y penurias que estaban a travesando se vieron obligados a partir hacia  la tierra de Gosén, en el delta del río Nilo. Pero el faraón de Egipto, al ver  que se acrecenta bansin parar y se hacían poderosos, los sometió a la esclavitud. Con Moisés investido como guía y legislador, el pueblo elegido por Dios se condujo hacia Canaán, la tierra prometida.

La impresionante expedición desde Egipto a través del mar Rojo y el éxodo de 40 años por el desierto son marcas  de importancia en la historia del pueblo israelita. Los judíos,cuando al fin se conquistó la ciudad de Jericó, se instalaron en la zona agrícola de Canaán, tierra de la cual en la Biblia se dice que “manaba la leche y la miel”.

Una vez organizados en Israel, la tierra se dividió entre las doce tribus: Aser, Neftalí, Manasés, Zabulón, Isacar, Gad, Efraín, Dan, Benjamín, Rubén, Judá y Simeón. Al pasar el tiempo se saltó de una teocracia a una manera de gobierno monárquica, siendo los reyes más famosos de la época Saúl, David y su hijo Salomón, con su capital en Jerusalén. Después del reino de Salomón, el país se fraccionó  en dos reinos: el reino de Israel en el norte y el reino de Judea en el sur. (Ver artículo: Judaísmo Moral).

El reino de Israel fue conquistado por el rey asirio Sargón II, a finales del siglo VIII antes de Cristo. El reino de Judea logró continuar durante un siglo y medio, hasta que en el año 586 antes de Cristo, los babilonios, comandados por Nabucodonosor II, lo conquistaron. En ese mismo  año fue destruido el primer templo, sitio esencial de la actividad religiosa judía de esa época. Varios de los judíos fueron expulsados de Israel y fueron enviados como esclavos a Babilonia (actual Irak), por lo cual forma el primer éxodo judío.

Durante el exilio en Babilonia, los judíos redactan lo que se conoce como el «Talmud de Babilonia» (Talmud Bavli), mientras que los judíos aún instaurados en Judea redactan el «Talmud de Jerusalén». Estos dos documentos simbolizan las primeras expresiones de la Torá de manera escrita, y el Talmud de Babilonia es el que se utiliza en la actualidad por las comunidades judías. La consiguiente conquista de Babilonia a manos de los persas concedió a muchos judíos el poder regresar a su tierra nativa después de 70 años en el exilio babilónico. Se edificó nuevamente un Segundo Templo y se instauraron viejas costumbres.

La congregación judía de Israel fue sometida por distintos imperios antiguos. Los asirios fueron seguidos por los babilonios y después por los persas hasta la conquista por parte de los griegos. Es en esta época (hacia el 170 a. C.) cuando estalló una revolución dirigida por Judas El Macabeo («martillo», hasmoneo) que consigue ubicar a toda la región  del antiguo Israel de nuevo bajo mandato judío. El Reino Hasmoneo de Judápor último pasó a manos del Imperio romano. (Ver artículo: Cultura hindú).

Parael año 70 después de Cristo, cuando explota nuevamente una rebelión y se destruye el Segundo Templo, variospobladores judíos fueron vendidos como esclavos y dispersados por los confines del Imperio romano, este proceso es conocido como la «diáspora». La historia de Masada manifiesta el brío  de los soldados judíos de esa época. Muchas congregaciones judías prosperaron en el Imperio sasánida y en el Imperio romano.

A comienzos de la Edad Media el reino Kházaro (en la estepa del Volga) acogió el judaísmo como su religión oficial, pero todavía está en discusión el alcance de este cambio entre los pueblos sumisos al khan Kházaro.

La supremacía del cristianismo en el continente europeo represento muchísimas persecuciones contra el pueblo judío, las cuales tuvieron como consecuencias destierros en reiteradas ocasiones y deforma continua. Varias congregaciones tuvieron que residenciarse en sectores apartados llamados guetos, pero igualmente es cierto que en otras épocas disfrutaron de mayor tolerancia, sin ser nunca totalmente aceptados.

Durantela edad media, a pesar de que se buscaba  mercaderes de profesión, no se conseguía ninguno o más bien se conseguían solamente judíos. Sólo ellos, a partir de la época carolingia, practicaban con exactitud el comercio, de tal manera que, en el idioma de aquel entonces, los vocablos judaeus y mercator eran equivalentes. Una mayoría se instalaron en el sur de Francia, pero la mayor parte procedía de los países musulmanes del Mediterráneo, desde donde se condujeron, cruzando por España, al occidente y Norte de Europa. Todos ellos eran radhanitas, eternos comerciantes viajeros, merced a los cuales se mantuvo el contacto superficial con las religiones orientales.

Se dedicaron de manera exclusiva al comercio  de especias y telas, que trasladaban de manera trabajosa desde Siria, Egipto y Bizancio hasta el Imperio carolingio. Los vendedores judíos se dedicaban a una clientela muy pequeña. Los  servicios que realizaron debieron ser de gran  importancia, sin embargo se debe tener en cuenta que su papel económico no llegó a ser trascendental.

En el ámbito musulmán, a pesar de ciertos sucesos de persecución y matanzas (sobre todo en el primer siglo de expansión del Islam), los judíos fueron tolerados por ser uno de los «Pueblos del Libro» (a cambio del pago de importantes tributos y de varias restricciones), llegando a ocupar en algunos ocasiones altos puestos en la administración califal tanto en Damasco como en Bagdad y en Córdoba. No obstante, el hecho de  que fueran tolerados no les libró jamás de su situación legal de dhimmies, lo cual los sometía a muchas discriminaciones y a una situación de humillación. (Ver artículo: Ateísmo en México).

Los judíos españoles, conocidos como sefardíes, fueron obligados a convertirse al cristianismo o ser expulsados en 1492 de los reinos de Castilla y Aragón a través del edicto de Granada. Varios consiguieron refugio en el Imperio otomano; inclusive actualmente residen en ciudades como Estambul o Esmirna judíos sefardíes que conservan el español medieval como su lengua.No tuvo existencia otro Estado judío en Israel hasta 1948, cuando finalmente fue declarada su independencia.

Existen diferentes ritos judíos que forman parte dela historia del judaísmo,Las reglas y rituales más importantes de la tradición judía son: la realización de la circuncisión a los niños a los ocho día del nacimiento; el Shabbat (sábado) es el día Sagrado, dedicado al descanso y al reposo; los tabúes alimenticios (carne de cerdo) y la ceremonia de iniciación a la adultez a los 13 años (Bar-Mitzvah).

En la historia del judaísmo podemos encontrar distintas variantes de esta religión, ya que se considera que de los 14 millones de judíos que actualmente existen, son descendientes de los sefadíes, el 5% orientales el 10% y los askenazies, el 85%. Aunque en la práctica, existen distintas formas de judaísmo tales como judaísmo ortodoxo, conservador, progresista, reconstruccionista y reformista.

  • Judaísmo Ortodoxo

El judaísmo ortodoxo afirma que la Torá compone una unidad interminable, potestad vinculante de todos los aspectos de la vida de un judío. Gran parte de los judíos ortodoxos no reconocen al Estado de Israel por ser un estado secular. Y otra parte de esta línea, se preparan para una era mesiánica.

  • Judaísmo Reformista

Comenzó en Alemania a finales  del siglo XIX con el objeto de proponer una reforma del culto, ritual y creencias. El movimiento acentúa la experiencia, la ética de los profetas y la fe. Hombres y mujeres se sientan juntos en el templo y ellas no se cubren la cabeza. Asimismo admiten el trabajo en el Shabbat. (Ver artículo: Ateísmo en España).

  • Judaísmo Conservador

El judaísmo conservador emergió frente a las reformas radicales del judaísmo reformista hacia fines del siglo XIX. Su fin era permitir la adaptación al mundo moderno sin dejar de conservar la legislación bíblica y talmúdica. Buscaron conservar el hebreo en la liturgia.

  • Judaísmo Progresista (liberal)

Desplegado en Europa y en América, integra diferentes aspectos en las creencias y en la práctica y es un heredero del judaísmo reformista.

  • Judaísmo reconstruccionista

Esta variación, representada por el Colegio Rabínico Reconstruccionista de Filadelfia, acentúa el judaísmo como una civilización religiosa en evolución. Filosofía, teología y sociología se combinan desapareciendo el teísmo sobre natural o la Torá como revelación divina e inmutable. La creencia en Dios remite a un sentido de dependencia de los poderes del universo.

Dentro de la historia del judaísmo podemos mencionar los símbolos más importantes que la representan como son:

  • Talit

Es un manto de plegaria que se colocan los judíos durante las oraciones de la mañana, está hecho de lana a seda

  • Tefilín

Los tefilín son dos cajitas de cuero. Se ubican a partir del Bar Mitzvá. Por donde se ponen, enseñan a quien lo usa a recordar a Dios en lo que piensan, sienten y hacen. (Ver artículo: Ateísmo humanista).

  • Menora

Es un candelabro de 7 brazos, que según la costumbre Dios encomendó a Moisés, este simboliza la eterna luz de Dios y el número 7 que tiene un significado de perfección.

  • Mezuza

Identifica a una casa judía, es un tubo o cajita con oraciones en su interior. En la parte externa tiene escrito SH-D-I (Shadai), uno de los nombres que le dan a Dios.

  • Kipa

Es una especie de gorro que utilizan todos los judíos por tradición para ingresar al templo.

  • Ketuba

Es el contrato judío para las obligaciones entre marido y mujer, si se extravía hay que transcribir uno nuevo.

  • Romper copas y platos

Durante las bodas, los judíos quiebran copas, esto hace mención a la destrucción del templo de Jerusalén, representa que todavía están en exilio y siguen en espera de la tierra prometida.

Las madres de la pareja rompen un plato, significando que si algo había que romperse en la unión, con el plato que se ha roto alcanzará. (Ver artículo: Ateísmo en el mundo).

  • Tora

Son los 5 libros que Moisés escribió, constituyen los 5 primeros libros del Antiguo Testamento de la Biblia. Es la escritura más valiosa de la religión judía y forma parte de la historia del judaísmo.

  • Copa de Kidush

Se usa en distintas ceremonias judías. Es usual regalarlas. Expresa un motivo sagrado.

  • Jupá

La jupá es una tela mantenida por cuatro varas, se usa en bodas, representa el hecho de que la casa de los novios estará abierta. Entra primero el hombre haciendo mención a que Adán fue el primer hombre en entrar a la jupá, a donde Eva fue llevada.

Se dice que en una boda judía están presenten las almas de tres o más generaciones.

  • La estrella de David

Es el símbolo judío que los identifica, se utilizó para diferenciar colectividades a partir de la edad media.

Judaísmo Mesiánico

El judaísmo mesiánico, es un movimiento religioso que se origina de las misiones hebreo-cristianas entre los siglos XIX y XX, cuyo objetivo era la cristianización del pueblo judío. Abarca principios cristianos con fundamentos judíos y de la tradición judía.​ (Ver artículo: ¿El ateísmo es una religión?).

Los judíos mesiánicos se consideran a sí mismos como, ”judíos en religión”​ y ejercen su fe de forma que ellos se catalogan a sí mismos “auténticos observadores” de la Torá.No obstante, las corrientes ancestrales del judaísmo, desde los ultra ortodoxos hasta los reformistas,​ no reconocen al judaísmo mesiánico como una manera de judaísmo, esto se debe  a que el judaísmo mesiánico acepta el Nuevo Testamento y a Jesús de Nazaret (Yeshúa) como Mesías.

La Corte Suprema de Israel sentenció que los judíos mesiánicos que comprueben su ascendencia judía, podrán recibir los beneficios que tiene la Ley del Retorno incluyendo la ciudadanía israelí.​ La Corte también ha declarado que las sinagogas mesiánicas tienen derecho a la misma exoneración de impuestos que tienen las sinagogas tradicionales.

En el año 2003 existían 400 agrupaciones mesiánicas en todo el mundo. En el año 2008, el número de Mesiánicos en los Estados Unidos fue de aproximadamente unos doscientos cincuenta mil. El número de judíos mesiánicos de los que se tiene información en Israel es de 6.000 a 15.000 miembros en el 2007.

En la Inglaterra del siglo XIX, se formó como un movimiento hebreo-cristiano, donde dichas congregaciones hebreo-cristianas comenzaron aformarse, la primera de estas fue “Ben Abraham” en la ciudad de Londres, constituida con cuarenta y un miembros en el año de 1813.

En el año 1885 el judío Ben Israel Jakob, alias Jacob Wechler de Chisináu transcribió dos de los sermones de Joseph Rabinowitz del Yidish al Hebreo, sustentando el movimiento dentro del judaísmo. En esa misma época en Europa Oriental emerge uno de los primordialesfundadores del Judaísmo Mesiánico, Ignatz Lichtenstein de Hungría, quien a mediados de 1890 colaboró con lo que algunos estudiosos llaman literatura mesiánica clásica, en el idioma alemán.

En el año 1866, la Alianza Hebreo-Cristiana de Gran Bretaña fue organizada con sucursales en muchos países de Europa y los Estados Unidos. Un grupo parecido, Alianza Hebreo-Cristiana Americana (HCAA), fue organizado en Estados Unidos en 1915. (Ver artículo: Frases de ateísmo).

La Alianza Hebreo-Cristiana Internacional (IHCA) fue organizada en 1925 (más tarde haciéndose la Alianza Internacional Mesiánica Judía). Grupos anexos fueron creados en el transcurso de las décadas subsiguientes.

El Judaísmo Mesiánico moderno resurgió en los años 60. Un cambio importante en el sucedió cuando Martin Chernoff se hizo Presidente del HCAA (1971-1975). En junio de 1973 el HCAA se llamaría la Alianza Judía Mesiánica de América (MJAA) y el nombre oficialmente fue modificado en junio del año 1975. La modificación del nombre no era únicamente “una expresión semántica”. Como lo expone Rausch, “significó un progreso en los métodos de pensamiento, de la visión religiosa y filosófica hacia una expresión más vehemente de la identidad judía”. (Ver artículo: Libro sagrado del Taoísmo).

El judaísmo mesiánico en Estados Unidos fue un movimiento en gran parte judío-cristiano cuyos comienzos pueden ser remontados a las misiones hebreas cristianas con los judíos durante los siglos XIX y XX. Los miembros del «Movimiento de Jesús» de finales de la década de 1960 y a comienzos de la década de 1970, y el renacimiento de identidad étnica americana judía durante aquellas mismas décadas.

Las Congregaciones judías mesiánicas son entendidas tanto de aquellos que nacen judíos como de quienes aceptan a Yeshúa como su Mesías, así como igualmente existen partidarios Gentiles que adoptan “un modo de vivir judío” haciéndose partidarios en algunos casos. No obstante otra corriente doctrinaria ubica su nacimiento justo con el mesías ya que los apóstoles de Jesús eran judíos que creían en Jesús como el Mesías.

Actualmente,coexisten grandes organizaciones judías mesiánicas que simbolizan a la mayoría de las sinagogas y Congregaciones Mesiánicas a nivel mundial, como la Unión de Congregaciones Judías Mesiánicas (UMJC por sus siglas en inglés), la Alianza Internacional de Judíos Mesiánicos (IMJA por sus siglas en inglés) y la Federación Internacional de Judíos Mesiánicos (IFMJ por sus siglas en inglés).

Podemos encontrar distintas denominaciones del judaísmo mesiánico, por lo cual, se diferencian en las teologías. En esta sección solo se toman en cuenta la teología de las grandes organizaciones mesiánicas, las cuales cuentan con los mayores estudiosos del Judaísmo Mesiánico. Los judíos mesiánicos creen que el Tanaj (Antiguo Testamento) y el Nuevo Testamento (llamado por ellos Brit Jadashah, basándose en Jeremías 31:31) son la palabra inspirada de Dios. (Ver artículo: Frases del Taoísmo).

Los mesiánicos creen en YHWH el Dios de la Biblia, Elohim, que él es todopoderoso, omnipresente, eterno, existe fuera de la creación, infinitamente significante y benevolente.Son monoteístas, basado en el verso de la Shemá, creen en la manifestación de Dios, Yeshúa (Salvación, el Hijo o Baen, Mesías)​ y el Ruaj HaKodesh (Espíritu Santo). La concepción del Judaísmo Mesiánico sella la división primordial con el judaísmo tradicional considerándolo una forma de adoración. Contrario al judaísmo, el judaísmo mesiánico afirma que Yeshúa (Jesús de Nazaret para los cristianos), es el Mesías erguido del pueblo de Israel, una creencia que discrepa de una gran parte de las doctrinas normativas cristianas y musulmanas en cuanto a la naturaleza y la identidad de Yeshúa

Las principales ramas del Judaísmo Mesiánico lo aceptan como «Dios hecho carne» y la «Torah (Palabra) hecha carne» (Juan 1). La fe judía mesiánica tiene como sustento que Yeshúa cumplió todas las profecías escritas en la Tanaj. (Ver artículo: Arte hindú).

Su dogma sostiene que en vez de un Mesías físico que salvaría a Israel de la ocupación y restauraría el Reino Davídico, Yeshúa, según el punto de vista judío mesiánico, salvó primordialmente el mundo de la esclavitud espiritual, solo que esta vez él salvará el mundo de la opresión física e instaurará su Reino eterno, una creencia que es compartida con el sentir cristiano del Mesías, que aguarda la llegada de Yeshúa. Pero no así con las ideologías musulmanas y ebionitas que solo ven en Yeshúa, un profeta más del pueblo judío. Fuera de las organizaciones principales mesiánicas ciertos grupos mesiánicos niegan la divinidad de Yeshúa.

El argumento del acatamiento de la Torá (palabra-ley) es debatible dentro del Judaísmo Mesiánico. Por lo general, las congregaciones «observantes de la Torá» conservan la ley judía, fiestas bíblicas, y el Shabat.​ Por el contrario del cristianismo tradicional que niega las leyes rituales y civiles específicas del Pentateuco (pero todavía afirmando que la Tora es la palabra de Dios) se aplica directamente a ellos, las referencias en cuanto a la cumplimiento de la Torá en el Nuevo Testamento son comúnmente mencionados por los Mesiánicos afirmando que la Torá no fue eliminada. (Ver artículo: Filosofía del ateísmo).

La Mayor parte de los Mesiánicos sostiene que el cumplimiento de la Torá origina la santificación, y no la salvación que es dada solo por el Mesías. Algunos judíos mesiánicos utilizan los llamados tzit-tzit, estas son franjas en los bordes de sus vestidos utilizados para recordar los mandamientos de Dios, descritos en la Torá. La cita bíblica en la que se basan para esta costumbre está en Números.

Dejar Comentario