Aprénde todo lo que no sabias sobre el Judaísmo Conservador, aquí

El Judaísmo conservador es como un conjunto sagrado de valores centrales su ubicación fluye de una visión del mundo orgánica.

Origen.

Nació en los Estados Unidos de Norteamérica como reacción a lo que se consideraron concesiones excesivas del Movimiento Reformista a los requerimientos de la Modernidad.

Su filosofía se basa en lo que se denomina Judaísmo Histórico Positivo. Considérense positivos la evolución y los eventuales cambios que acarrea, a fin de adecuar el Judaísmo al mundo actual, respondiendo así a las necesidades espirituales, emocionales e intelectuales de la Judeidad contemporánea.

Desde su perspectiva teológica, considera que la Torá fue escrita por hombres bajo inspiración divina, y que constituye la base fundamental del Judaísmo; puede considerar modificaciones, especialmente en lo que a ritual se refiere, pero las mitzvot éticas, en general, se mantienen inalterables y con plena vigencia en todos los tiempos.
El Movimiento Conservador responde a la Halajá, pero ésta debe ser refrendada por los rabinos y las congregaciones que lo integran.

Este Movimiento Conservador entiende al Judaísmo como una forma de vida, una cultura con todas las características propias de la misma, y también como una civilización evolutiva, según el concepto expresado por Rav Mordejai Kaplan para el Reconstruccionismo.

Búscase armonizar el Judaísmo Tradicional y la Cultura Judía con las demandas de los saberes y conocimientos contemporáneos. Se entiende que religión, ciencia, judaísmo y modernidad deben marchar de la mano, para responder a las necesidades y exigencias espirituales, emotivas e intelectuales del judío de hoy.

Las cuatro Corrientes del Judaísmo.

El Judaísmo Rabínico o Talmúdico nació y se desarrolló entre los siglos I al XI. En la Edad Media tuvo que sufrir el impacto de la filosofía griega, impacto que integró Positivamente gracias a los filósofos judíos. Resultado de toda esta larga historia es la religiosidad judía actual, que se manifiesta en un gran pluralismo. Se pueden destacar tres formas básicas de Judaísmo: el Reformado, el ortodoxo y el Conservador.

Judaísmo Reformado:

El Judaísmo Liberal (Reform Judaism, Progressive Judaism) tuvo dos grandes líderes: Isaac Mayer Wise (1819-1900) y David Eichhorn (1809-1879), verdadero organizador del Judaísmo americano. Eichhorn crea en 1873 la Unión of American Hebrew Congregations. En 1875 se abre el Hebrew Unión College, auténtico seminario de rabinos reformados. En 1889 se creó la Central Conference of American Rabbis, institución que pronto ganó prestigio y fuerza. Actualmente el grupo reformado es numeroso. Más de 700 sinagogas se han adherido a la Union of American.

Judaísmo Ortodoxo:

El Judaísmo Ortodoxo, en América, era muy variado por su origen y costumbres Religiosas: rusos, polacos, rumanos, lituanos, austriacos, húngaros, alemanes y Otros. Para superar algo esta diversidad se pusieron en marcha diversas iniciativas.

La primera fue la creación de yeshivás, un medio importante de formación e influencia en la tradición ortodoxa. En 1896 se creó la primera americana, el Isaac Alhanan Yeshiva, primero dedicada a estudios rabínicos, pero posteriormente abierta a estudios seculares hasta convertirse en 1943 en la Yeshivá University.

Un poco después, en 1898, se puso en marcha la Unión of Orthodox Congregations, sobre la base de aceptar la autorizada interpretación de nuestros rabinos como está contenida en el Talmud y los códices.

Judaísmo Conservador:

Entre los dos grupos anteriores “Reformados y Ortodoxos” apareció el Judaísmo Conservador, que tuvo en I. Leeser (1806-1868), A. Kohut  (1842-1894) y S.Schechter (1847-1915) sus líderes principales. Sostienen que la ortodoxia es compatible con una serie de mejoras legítimas fruto del progreso, sin llegar a los cambios revolucionarios de los reformados, que amputan valores fundamentales del Judaísmo.

Esta línea creció mucho en la primera mitad del siglo XX con la llegada masiva a América de dos millones y medio de judíos entre 1900 y 1920. Todos deseaban compaginar sus valores tradicionales con el estilo de vida americano y encontraron en el grupo conservador el lugar adecuado para realizarlo. Hoy día se ha convertido en el grupo judío más importante en EE.UU.

Como los grupos anteriores, también éste se fue organizando, creando una serie de asociaciones paralelas a las ya existentes entre los otros: el Jewish Theological Seminary (New York, 1887) para la formación de sus rabinos, la United Synagogue (1913), que reúne a las sinagogas, y la Rabbinical Assembly, que coordina a los rabinos. Dentro de este grupo hay variedad de tendencias. Se podría decir que muchos conservadores oran como ortodoxos, pero piensan como reformados: la praxis les asemeja a los ortodoxos, pero su alma está cerca de los reformados.

Valores Centrales.

Hay siete valores centrales, que le dan una impronta de receptividad de la modernidad, siempre guiada por principios, al Judaísmo Conservador, equilibrada por una profunda reverencia a la tradición.

Mientras que otros movimientos en el judaísmo moderno descansan en un solo principio, tal como la autonomía del individuo o lo global de la revelación de Dios en el Sinaí (Torá mi-Sinaí), el Judaísmo Conservador manifiesta un kaleidoscopio de valores distintos sin priorizarlos:

  1. La Centralidad del Israel Moderno
  2. Hebreo: La Lengua Irreemplazable de la Expresión Judía
  3. Devoción al Ideal de Klal Israel
  4. El Rol Definitorio de la Torá en la Reestructuración del Judaísmo
  5. El Estudio de la Torá
  6. El Gobierno de la Vida Judía por la Halajá
  7. Creencia en Dios

Judaísmo Normas éticas.

La moralidad también ha sido fundamental en la visión judía, la Biblia hebrea (Torá) contiene unos 613 mandamientos (Mitzvot) según los expertos rabínicos, que en mayor o menor medida regulan la actividad humana, pero quizás los más importantes son los conocidos Diez Mandamientos.

En el Éxodo 20:1 como en el Deuteronomio 5:1-21 encontramos la referencia a los diez mandamientos:

  1. No matarás
  2. No cometerás adulterio
  3. No hurtaras
  4. No darás falso testimonio contra tu prójimo
  5. No codiciarás la casa de tu prójimo

Para los judíos la violencia es uno de los mayores problemas de la sociedad. Conocer y controlar las causas de la violencia será fundamental.

El Tanaj es un conjunto de veinticinco libros de la Biblia hebrea, compuestos por:

  1. Los cinco libros de la Torá (o Pentateuco) que contienen la doctrina judaica. La Torá está compuesta por Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio
  2. Los profetas
  3. Los Escritos

El Antiguo Testamento de los cristianos Católicos y de los ortodoxos contiene siete libros (deuterocanónicos) que no están en la Tanaj. La Mishna es una compilación de la tradición oral, que dio lugar al Talmud. (Ver articulo: Cristianismo y Judaísmo)

Prescindiendo de la cuestión (fundamental, por otra parte) de si es posible hablar de la existencia de teología en el Judaísmo, es posible distinguir, en lo que se podría denominar pensamiento o reflexión teológica judía, una clasificación originada en la estructura de la Shemá (Dt 6,4-5), que proclama todo el credo judío y celebra a Dios como creador del mundo, revelador de la Torá y redentor de Israel. A estos tres elementos –creación, revelación, redención– corresponden en el discurso teológico tres categorías correlativas:

  • Concepto de un solo DIOS: su naturaleza, su relación con la humanidad.
  • Fe en la TORÁ oral y escrita como revelación divina: relación entre la Torá escrita y los intentos realizados a lo largo del tiempo por explicarla y aumentarla con comentarios escritos; posibilidad de una nueva revelación; por qué el estudio de la Torá es un ideal religioso; por qué debe conformar la vida diaria del judío.
  • Convicción de que la comunidad religiosa constituye un PUEBLO santo, Israel; cómo entiende el Judaísmo clásico la elección de Israel; cuál es la relación entre el pueblo santo y la tierra de Israel. (Ver articulo:que es la tora de los judios)

¿Quién es judío?

El judaísmo conservador defiende los mismos puntos, con la particularidad de que los procesos de conversión aceptados son los realizados por la ortodoxia (proceso anteriormente citado) o por los Beit Din propios del judaísmo conservador.

Por lo tanto, ser judío es una cuestión de descendencia física o adopción espiritual, por medio de hacerse prosélito

Convertirse al judaísmo es posible, pues en el Talmud se menciona: Los rabinos dicen: Si alguien llega y quiere ser un converso, ellos le dicen: “¿Por qué quieres ser un converso? ¿Acaso no sabes que los judíos están hostigados, acosados, perseguidos y acorralados, y que numerosos problemas los aquejan?” Si contesta: “Lo sé, y no soy digno”, entonces lo reciben sin que sea necesario argumentar nada más.

Judío Laico.

El judaísmo laico no-religioso se caracteriza por hacer una lectura de los textos y fuentes judías en la que prima la racionalidad y la realización de ceremonias y eventos tradicionalmente cumplida por la religión.
Estimo necesario hacer algunas reflexiones sobre el fenómeno religioso:
Durkheim definió a los fenómenos religiosos como fenómenos sociales exteriores al individuo, producto de sus reflexiones sobre la realidad, además de su carácter de obligatoriedad y a partir de esto, su carácter de transmisibilidad de una generación a otra.

¿Sabias qué?

En el año 720: los Khazares formaban un imperio que vivía en los montes Urales. Uno de sus monarcas, el Rey Bulán, decidió convertirse al judaísmo y con él todo su pueblo, toda una nación adoptó en aquel entonces el judaísmo. El famoso libro escrito por Rabí Iehudá ha Leví, El Cuzarí, es el fascinante relato de todas las lecciones sobre las bases del judaísmo y todas las argumentaciones históricas y filosóficas que un sabio judío instruyó al Rey Bulán en el camino de su conversión.

Dejar Comentario