¿Qué es el Judaísmo Jasídico y quien es su fundador? Descúbrelo aquí

El judaísmo Jasídico es una de las corrientes en la cual se divide  la religión judía, aquí podrás saber quién fue su fundador, su vida y de que trata esta rama del judaísmo. (Ver artículo: Ateísmo).

Judaísmo jasídico

Fundador del Judaísmo Jasídico

El fundador del judaísmo jasídico es el Rabí Israel Baal Shem Tov cuyo nombre literalmente hablando significa  «maestro del buen nombre», y a su vez se le  conoce por lasigla»Besht». Fundó el judaísmo Jasídico en el siglo 18 en Europa oriental. El Baal ShemTovfue quien logró revolucionar  el pensamiento judío y originó nueva vida a una nación desmoralizada. (Ver artículo: Historia del ateísmo).

Los alcances de sus enseñanzas se siguen apreciando en la actualidad, ya sea tanto por sus seguidores directos  conocidos como jasidim, así como por los seguidores indirectos que pertenecen a otras ramas del pensamiento judío, pero que se  han sentido  profundamente identificado  por su doctrina y filosofía. Para conocer un poco más sobre su fundador, seguidamente podrás ver una breve biografía de este  legendario personaje y los hechos históricos que lo rodearon.

Cuando culminaba el siglo 17, los judíos de Europa todavía estaban consternados por la devastación provocada por los pogromos(del ruso погром, pogrom: “devastación”) de Chmelnicky(esto consistió en una sucesión de ataques violentos y vandálicos antisemitas por parte del régimen zarista ruso), estás  masacres habían dejado como consecuencias decenas de miles de judíos muertos y los sobrevivientes abrumadospeleando para rehacer sus vidas rotas al igual que sus congregaciones.

Aconsecuencia de los pogromos, el falso mesíasShabtaiZvicondujo a miles de judíos desmoralizados a pensar que él era el Mesías anunciado quien los eximiría del exilio. Muchos judíos se entusiasmaron con la fe de que su pesadumbre concluiría rápido, pero luego se descubrió que ShabtaiZvi resultó serun impostor (se convirtió al Islam bajo la coacción de los turcos otomanos), ellos se sumergieron otra vez en la triste realidad de la vida en el shtetl (forma diminutiva de referirse al poblado donde residían los judíos).

Cuando culminaron  los pogromos, varias familias se quedaron sin recursos para  subsistir y la mayoría de los niños se vieron en la obligación de dejar el estudio de la Torá a una muy corta edad, muchas veces con tan solo cinco o seis años, para ayudar a mantener a sus familias.

Solamente  los que eran ricos (los cuales eran muy pocos entre ellos), podían brindar una educación adecuada de la Torá para sus hijos.

Esto originó una generación, en gran parte, de ignorantes, pero misericordiosos y devotos judíos que eran, generalmente, desamparados y humillados por los instruidos de buen nivel económico,los talmudistas. Se produjo un distanciamiento entre los judíos cultos e incultos, de tal manera que en varios pueblos los dos bandos rezaban en sinagogasdiferentes.

En dicho preocupante contexto, en la pequeña ciudad polaca de Tloste, Eliezer y su esposa Sarahtenían  una vida de humildad y caridad, sirviendo a Dios con un corazón puro. Si bienEliezer  aparentaba ser un ignorante, la  realidades que era  un miembro de la comunidad de «tzadikim ocultos», un grupo de inusualmente talentosos y dedicados judíos que, simulando ser personas sencillas, consagraban sus vidas a que sus hermanos judíos superaran el duro momento que estaban pasando tanto en lo espiritual como en lo material. En el año 1698 ya en una avanzada edad, Sara dio a luz a su único hijo, Israel.

Este pequeño traía la misión  de infundir vitalidad a los desfallecidos. Su nombre, Israel el cual, a su vez es el nombre del pueblo judío. Su nacimiento sería como su despertar, como una alerta para una nación intensamente sumida en un sueño espiritual.

Infancia

A la edad de cinco años Israel  perdió a su madre y su padre. Antes de fallecer, Eliezer llamó a su hijo Israel a su lecho de muerte para pronunciarle sus últimas palabras que textualmente dicen así:»El temor a nadie más que Dios. El amor a cada judío con todo tu corazón y tu alma, no importa quién sea» Estas dos orientaciones sirvieron de base para el servicio a Dios de Israel y sus futuras enseñanzas.  (Ver artículo: Símbolos del espiritismo).

La colectividad judía de Tloste adoptó al pequeño  huérfano cubriéndole sus necesidades primordiales. A menudo, luego de la culminación  de sus estudios en el jéder (escuela judía) de esa localidad, a Israel le gustaba frecuentar los campos y los bosques que rodeaban la aldea ya que este sitio estaba aislado y alejado del bullicio de la vida cotidiana,y allí podía meditar y darse cuenta de las maravillas creadas por Dios.

En una de estas tantas excursiones, luego de dos años de la muerte de sus padres, Israel encontró de manera casual a un hombre santo orando en el bosque. Luego de conocerse, se sentaron en silencio en el bosque y estudiaron las santas palabras del Talmud.

El conocimiento del hombre, su forma de ser, y la humildad demostraron  que era un tzadik oculto. Israel se unió a él en sus viajes, y anduvieron de pueblo en pueblo, de un lugar a otro, el maestro de Israel constantemente  se hacía pasar por un simple vendedor ambulante.

Gran parte de su tiempo lo dedicaba a estudiar intensamente y a rezar devotamente. Lamentablemente, Israel jamás llegó a saber cuál fue la verdadera identidad de este misterioso hombre.

Habitualmente Israel era contratado como asistente del maestro en los jéder de los pequeños pueblos a donde llegaban. Con el pasar del tiempo comentó que cuando  acompañaba a los niños a la escuela, utilizaba esta oportunidad para rezar con ellos y  contarles historias de la Torá, algo que lo llenó de mucho regocijo y felicidad. La inocencia de los niños y la pureza con que oraban, el Baal Shem Tov expresó, producía una gran complacencia al Supremo.

Luego de tres años de esta forma de vida nómada, Israel fue llevado por su maestro a la casa de un hombre llamado Rabí Meir, quien asumió la custodia del joven muchacho. El rabino Meir era el primer guía de Israel y también un tzadik, era oculto, y mientras la gente de su pueblo pensaba que era un trabajador manual, en realidad era un gran sabio de la Torá.

Fue en la casa de Rabí Meir que Israel se inició,al igual que su padre lo hizo  antes que él, en la comunidad secreta de tzadikim ocultos. Los grandes hombres se reunían regularmente en la casa de Rabí Meir a estudiar las obras místicas de la Cábala y a rezar juntos.

Israel asimiló de manera muy fácil este conocimiento, y prontamente  se convirtió en el discípulo del líder de esa comunidad, el reverenciado rabino Baal Shem Adán. El Rabí Adán se desempeñaba como su instructor desde hacía mucho tiempo, y sus enseñanzas fueron los pilares fundamentales para el futuro de Israel.

Cuando Israel cumplió los dieciséis años se le apareció el Profeta Elías y le narró los grandes resultados que se producían en el cielo por  las oraciones de la gente sencilla. Su intención pura y la fe inquebrantable con la que pronuncian las palabras de las plegarias, Elías explicó, resuenan en «los mundos superiores» más que los logros académicos de los grandes sabios.

 

Iluminado por las charlas con el profeta, Israel transformo en su objetivo personal participar con los simples judíos en charlas sobre temas mundanos. Al averiguar sobre su bienestar y la salud de sus familias o formas de vida, Israel logró obtener respuestas abundantes en palabras de alabanza a Dios.

Israel contrajo matrimonio a la edad de dieciocho años, echo que fue sugerido por la comunidad de Tloste, su esposa falleció al poco tiempo de casados, por lo que no se tiene casi información sobre ella.

Luego del fallecimiento de su esposa, a Israel lo contrataron como profesor en el jéder de Tloste. A partir de ese momento fue  que le comenzó a brillar  la comprensión profunda de Israel de la naturaleza humana, y se le solicito que con frecuencia presidiera  los pleitos civiles entre los miembros de la comunidad.

Al poco tiempo, en el año 1718, Israel viajó a la ciudad de Brody, donde fue nuevamente contratado como profesor. En este cargo, se le solicitó a Israel que fuera tutor de un joven huérfano que había sido adoptado por el ilustre Rabí Guershon de Kitov, reconocido por la amplitud de sus conocimientos tanto en el Talmud como la Cábala.

A raíz de este acontecimiento Israel contrae nupcias por segunda vez con la hermana de Rabí Guershon, Chana.La joven pareja dio a luz a su primogénita, Odl, posteriormente, quince años más tarde nacería su segundo hijo  TzviHersh.

La estadía de Israel en Brody fue por poco tiempo; uno de los maestros de Israel de la comunidad de tzadikim ocultos le dio la orden de trasladarse a una ciudad pequeña.De esta manera, Israel y su esposa salieron de Brody y se asentaron en un pequeño pueblo en lo más profundo  de los Montes Cárpatos, al este.

La mayor parte de su tiempo Israel la  pasó allí sumergido en el estudio y la meditación. La joven pareja se sustentaba de la minería de arcilla y cal, que Chana transportaba a los pueblos vecinos, con un caballo y una carreta que Rabí Guershon les había comprado.

El extraordinario paisaje y la cierta libertad de los requerimientos de la vida cotidiana permitieron que  Israel se concentrara  en sus estudios y el servicio a Dios. El Baal Shem Tov recordaría años  más tarde que los siete años en los Montes Cárpatos fue la época más placentera de su vida.

En el año 1724, cuando Israel cumplió 26 años, el antiguo profeta Ajía Hashiloni (quien había enseñado la Torá a Elías el Profeta unos 2.500 años antes), se le presentó. Ajía,a partir de ese momento reveló a Israel los secretos de toda la Torá, empezando con la primera palabra de la Torá, «Bereshit» y culminando puntualmente diez años después con las últimas palabras de la Torá.

En el año de  1730, Israel consiguió empleo como Shojet (matarife ritual) en Kshilowice, pero rápidamente  pasó a administrar una taberna en Tloste, la que su cuñado había comprado para él. Durante su estadía en las montañas, Israel había tenido contacto con los pobladores del lugar, de quienes aprendió las propiedades curativas de diferentes plantas y otras hierbas.

En ese momento Israel empezó a aplicar los conocimientos recién adquiridos a través de la prescripción de remedios y amuletos escritos para los pobladores que necesitaban curación para distintas enfermedades. El cocimiento de Israel fue un éxito y su popularidad como Baal Shem (curandero) creció rápidamente. Cada vez  con más frecuencia, la gente de los pueblos de los alrededores asistía en busca de sus conocimientos.

Pero en realidad Israel Baal Shem estaba muy lejos de ser un simple curandero. Al mismo tiempo que se dedicaba a curar las enfermedades físicas de sus pacientes, trató de curar sus espíritus enfermos.  Israel les enseñó el significado de la Torá y su importancia al optimismo y los animó en su servicio a Dios. Fue este ejercicio único, que le otorgó a Israel Baal Shem el afectuoso título adicional, «Tov» («bueno»), lo que dio origen a su nombre popular-el Rabí Israel Baal ShemTov.

Revelación y Liderazgo

En tanto que el Baal Shem Tov aumentaba su círculo de influencia, socorriendo a sus enfermos de a uno por vez, trato siempre de conservar de manera oculta ante los ojos de los demás todos sus conocimientos y su poder curativo.  (Ver artículo: Espiritismo en Umbanda).

Pero esto cambio en el año 1734 cuando cumplió treinta y seis años,  debido a la insistente petición  por más de seis años de sus mentores de tiempos pasados el Rabí Adán y Ajía Hashiloni para que públicamente develara su grandeza, el Besht comenzó a predicar abiertamente.

Esto indicó el inicio de una nueva época en el pensamiento judío. Según opinaba el Besht, la simple bendición de los ignorantes judíos era tan santa como el avanzado estudio de la Torá, la pureza de intención fue valorada más que el simple rendimiento, la alegría y la humildad eran de admirar, e incluso el campesino más sencillo podía servir a Dios por medio de la oración realizada con fe. De distintas ciudades  acudían judíos a oír las palabras santas del Baal Shem Tov y observar cómo se consumía en la oración.

Para el año 1740, cuando constató que sus discípulos eran lo suficientemente fuertes, el Besht condujo el centro del jasidismo a la pequeña ciudad de Mezhibush, donde residiría por el resto de su vida.

Muchas de las mentes judías de esa generación fueron a estudiar en la corte del Baal ShemTov y establecieron a Mezhibush como su hogar. Entre algunas de esas mentes brillantes que se acercaron a oír  la sabiduría del Baal ShemTov podemos encontrar al Rabí IaakovIosef de Pulnaa, Rabí Pinjas de Koritz, y Rabí DovBer (que posteriormente sucedería al Besht como líder de los jasidim).

Luego que el el Baal ShemTov falleciera,  estos fieles estudiantes, los líderes por derecho propio, fortuitamente,pasaron a ser  los conductores por medio de los cuales se transmitió el pensamiento jasídico a los judíos europeos.

Debido a su notoria popularidad, las enseñanzas del Baal Shem Tov se consiguieron con una  fuerte oposición de gran parte del movimiento talmudista convencional. Los opositores del jasidismo fueron inducidos por un deseo de preservar sus posiciones de élite, así como por sus dudas de que las connotaciones cabalísticas de las enseñanzas del Baal Shem Tov refutaban sus verdaderos propósitos ,promoverse el mismo como un Mesías, como Shabtai Tzvi, el cual había enseñado Cábala, un siglo antes.

Su paulatina aversión a la glorificación del Besht de parte de sus detractores, y su afirmación poco común de que la Divinidad empapa hasta el más mundano de los asuntos, los llevó a no aceptar totalmente  su doctrina. El discusión se mantuvo acerbamente por diferentes generaciones. Con el pasar del tiempo, los detractores del pensamiento del judaísmo jasídico llegarían a valorar su verdad y santidad.

Aunque no todos los talmudistas aceptarían el jasidismo, y a pesar de las discrepancias ideológicas que aún siguen existiendo, un ambiente general de respeto recíproco reemplazaría a la cruel difamación inicial.

En la década de los años 1750 surgió una secta marginal del judaísmo liderado por el falso Jacob Frank. Los Frankistas, como se les nombraba generalmente, eran los descendientes espirituales de ShabtaiTzvi, y como su antecesor, Frank sostenía que era  el Mesías e intentó crear una religión que unía tanto el judaísmo como el cristianismo.  (Ver artículo: Cultura hindú).

Los rabinos jasídicos y talmudista combatieron intensamente para terminar con la progresiva influencia herética de los Frankistas. En el año1759, el Besht fue escogido para ser uno de los tres delegados que representaron a los rabinos en un debate muy publicitado con los Frankistas en Lemberg.

Luego del debate, miles de Frankistas se bautizaron para expresar su lealtad al cristianismo. En tanto que distintas figuras judías destacadas se sintieron aliviados por el bautismo, ya que con esto quedaba claramente demostrado que los Frankistasterminaban con el judaísmo tradicional, el Baal ShemTov estaba profundamente triste poresta situación . «Mientras un miembro enfermo está conectado al cuerpo, hay esperanzas de que éste se puede salvar, pero una vez amputado, se ha ido, y no hay esperanza», fueron las palabras con que se expresóel Besht.

Se comenta que el sufrimiento causado al Baal Shem Tov por su terrible experiencia con los Frankistas fue lo que lo condujo a su muerte.

Creador de Milagros

El Baal Shem Tov obtuvo  la fama de obrar milagros con el objeto de ayudar a judíos en una situación difícil, o para enseñar a sus estudiantes una fuerte lección. Muchos de las narraciones hacen referencia al poder sobrenatural del Baal Shem Tov para lograr la cura de los  enfermos graves, o para lograr que  las parejas estériles sin esperanza de tener hijos, pudieran concebir.  (Ver artículo: Judaísmo Moral).

En numerosas historias se cuenta que el Besht milagrosamente atravesaba vastas distancias en tiempos más cortos que de costumbre, un fenómeno conocido como «HaDerechkfitzat» (acortamiento del camino).

Entre las historias que se relatan existe una que se refiere a una pelea que hubo entre dos hombres del lugar en la sinagoga del Baal Shem Tov.

En un ataque de ira, uno de ellos gritó, «yo te haré pedazos como un pez.» A lo que el Baal ShemTov les indicó a sus estudiantes, que habían sido testigos de la disputa, que se pusieran de pie cerca de él y cerraran los ojos.

De pronto, los estudiantes gritaron de pavor, cuando tuvieron una visión en la que el hombre al que le hicieron la amenaza era despedazado. De esta manera el Besht enseñó a sus alumnos el poder de las palabras que, a veces, sólo se puede distinguir en los reinos superiores.

Su muerte y sucesión

El Rabí Israel Baal Shem Tov falleció  en el primer día de Shavuot en el año 1760 rodeado de sus alumnos más fieles. La muerte del Baal Shem Tov, dejó un vacío en el liderazgo que fue sustituido en un principio por su hijo, TzviHersh. Pero cuando se cumplió el primer aniversario de la muerte de su padre, Tzvi Hersh manifestó que su padre se le había aparecido en sueños y le revelo que debía transmitirle la sucesión del liderazgo al discípulo del Besht, Rabí DovBer.

El Rabí DovBerde inmediato se trasladó a Mezritch, estableciéndola como el nuevo centro del judaísmo jasídico, y fue conocido como el Maguid de Mezritch.  (Ver artículo: Ateísmo en México).

Judaísmo Jasídico

El judaísmo jasidíco es una rama del judaísmo que comenzó hace cientos de años en Europa Oriental, se reveló a través de las enseñanzas de su fundador el rabí Baal Shem Tov (1698 – 1760 E.C.) y cambió totalmente la manera en que las comunidades judías apreciaban el judaísmo enesa época. Aunque en aquella oportunidad no fue aceptada por ciertos grupos religiosos actualmente es aceptada como legítima por casi todos los rabinos.  (Ver artículo: Ateísmo en España).

El judaísmo jasidíco es un corriente dentro del judaísmo y su objetivo es llevar al pueblo judío al reconocimiento de su propia esencia por medio del estudio de la Torá y de su dimensión oculta. Se cree que estudiando la naturaleza de la relación entre la Creación y el Creador apresurarán la llegada del Mesías.

Rabí Baal Shem Tov viajó de congregación  en congregación, ganándose a todo sitio que llegaba  la reputación de ser un hombre sagrado y espiritual (aparte  de un sanador espiritual)que atraía una gran cantidad de seguidores. Luego de los pogromos y las masacres acaecidas, gran parte de la judería de Europa Oriental había caído en una  pobreza extrema.

Aparte de la enorme destrucción física que dejaron las masacres de Chmielnicki, la gran desilusión que ocasionó el falso mesías ShabetaiTzvi, quien  dejó a gran parte de la población judía de Europa Oriental en un estado masivo de profunda depresión.

Una de las víctimas de este suceso fue la sabiduría judía, ya que sólo una pequeña elite podía estudiar enIeshivot, mientras que los demás apenas subsistía. Como consecuencia de la disminución en la sabiduría, la vida religiosa judía bajó de nivel (el judío promedio no se conectaba con Dios ni de manera intelectual ni espiritual). Esto fue lo que el Báal Shem Tov buscó enmendar.

Sus enseñanzas las cuales no dejó por escrito, crearon un corriente que acentuaba la idea de incluir a Dios en todas las circunstancias de la vida, específicamente a través de continuas súplicas y alegres cánticos. Enseñó que las acciones del judío simple, si son hechas de manera correcta y de forma sincera, son comparables a las de los más grandes sabios.

El pensamiento jasídico recalcó la significación de la devekut, o “aferrarse a Dios”. Esto incluye sentir la presencia de Dios en todos los órdenes de la vida, en lugar de solamente  hacerlo por medio del estudio de Torá y la observancia de los mandamientos.

Tratar de promover la espiritualidad en todos los órdenes de la vida se volvió rápidamente algo popular, especialmente entre los judíos simples. Con gran rapidez primordialmente en Europa Oriental, miles y miles de judíos fueron atraídos hacia el movimiento jasídico. Sus enseñanzas rebelaron a los hostigados y desmoralizados judíos de Europa Oriental.

El jasidismo o hasidismo como ya hemos explicado anteriormente, es un movimiento religioso ortodoxo y espiritual dentro del judaísmo y forma parte del sector conocido como jaredí. Este tipo de judaísmo se divide en varios grupos regidos por un rabino, al que se denomina admor (plural: admorim). Se dice que el término admor es resultado del acrónimo de las palabras hebreas para: «jefe», «maestro» y «rabino».

Principales características del jasidismo

  • La influencia de la Cábala.
  • La vida en congregaciones insulares y tradicionales.
  • La investigación estricta de la halajá o aplicación de las reglas de la Toráh o ley judía, así como el seguimiento de las sentencias y sugerencias del admor en las distintas áreas de la vida.

  • La raíz hebrea ya mencionada, da origen también a Jésed (igualmente: «bondad o piedad»), nombre de una de las diez Sefirot o «enumeraciones» cabalísticas que conforman el diagrama conocido como EtzJayim o Árbol de la Vida. En el esquema antropomórfico de la Anatomía sagrada, Jésed está representada por el brazo derecho y (como tal) es uno de los nombres y atributos de Dios: «Bondad».

Dejar Comentario