≡ Menu




¿Sabes que es el Judaísmo Reformista? Entérate aquí

El Judaísmo Reformista, suele ser un movimiento moderno que nace desde la idea del progreso, con características particulares que separaran un poco del judaísmo tradicional; desde su historia ha sido importante para aquellos que desean realizar la conversión a la religión.

Judaísmo Reformista

El Judaísmo Reformista, forma parte de una de ramas más grandes de la religión judía (Judaísmo rabínico) hoy en día, de origen Askenazí, junto con el Judaísmo ortodoxo y el Judaísmo conservador o Masortí’. De las tres ramas mencionadas el reformismo es la más antigua. Este tipo de judaísmo, también suelen llamarlo «progresista» y «progresivo» ya que defiende la autonomía individual en lo relativo a la interpretación de los preceptos religiosos.

Historia

En cuanto a la historia del Judaísmo Reformista, se debe hablar del El «espíritu reformista» en esta religión, ya que tiene sus antecedentes en el profeta y reformador Nehemías y realiza sus reformaciones entre 431 y 430 antes de la era común. El pensamiento reformista se había mostrado con claras actitudes de algunas figuras como el Gaón de Vilna, en tiempos más recientes. Sin embargo, hoy en día el Judaísmo Reformista, es una de las corrientes herederas del judaísmo Progresista o Liberal que surge en Alemania, en la época denomina como el Siglo de las Luces, aunque, actualmente difieren de esta afirmación.

Al mismo tiempo, existen corrientes que fueron influidas por la Haskalá, que significa «Iluminismo», «educación», de la raíz sejel «intelecto», «mente», suele ser conocida como el «Iluminismo judío». El movimiento llamado Haskalá, se desarrolló en la comunidad judía europea a fines del siglo XVIII, tomando como valores, aquellos difundidos en el siglo de las luces, tratando de buscar una mejor integración con el entorno e incrementar algunos aspectos importantes como: la educación del hebreo, la historia judía y demás conocimientos seculares, fuera del ámbito de la escuela religiosa o yeshivá. (ver articulo: Chakras y las Enfermedades)

En el Siglo XIX, el contexto histórico indica la evolución hacia la emancipación de los judíos, de manera que en la sociedad las tensiones modernas y el modo de vida de las comunidades hebreas tradicionales se agudizaron.

Principios

Como toda religión, cada una tiene sus propios principios:

No pretenden ser dogmáticos;

La existencia, la singularidad y la unidad de Dios.

La eternidad y la naturaleza espiritual de Dios.

La Torá fue inspirada y es progresivamente revelada por Dios.

La propagación del Monoteísmo Ético.

La ciencia deberá ser parte de la guía para un reformismo sistemático, que enfoque a la humanidad como primer objetivo. Basado en el racionalismo de Maimónides o Rambam (del acrónimo hebreo,

La afirmación de los tres pilares del judaísmo: Dios, la Torá e Israel.

La adaptación y respuesta del judaísmo a los desafíos de la actualidad, como siempre lo ha hecho para poder sobrevivir. El Judaísmo ha de ser purificado y la maleza recortada.

La llegada de la Era Mesiánica es responsabilidad de todos; judíos y no judíos.

Practicas

En cuanto a sus prácticas los judíos reformistas poseen los siguientes planteamientos:

El Torá como el libro sagrado de los judíos, habrá una adhesión exclusiva y al resto del Tanaj como escritura inspirada por Dios. Por otra parte, serán consultadas las obras de la literatura rabínica llamada «Torá oral», a saber, Mishná y Guemará (Talmud), el Midrash y la literatura medieval como el Mishné Torá. Igualmente, el libro judío de oraciones será tratado con un alto valor, que será usado constantemente y será de uso indispensable la Responsa y el Sidur (libro judío de oraciones).

Para el Judaísmo reformista la «Torá oral» no es considerada una revelación divina, a pesar de ser reconocida como parte de los «textos sagrados» junto al Tanaj, más bien es tomado como un conjunto de opiniones y reflexiones inspirados en la Torá «escrita», que en muchos casos, posee un alto grado pureza ética, debido a la contribución de algunos pensadores y autores por buscar una íntima aproximación a Dios, sin embargo, no tienen ningún origen divino.

De esta manera, los seguidores del reformismo creen que aquellos que se basan en el Torá oral, están equivocados ya que, para ellos, la única o más auténtica expresión del judaísmo se encuentra en La Torá «escrita» (la única existente para el reformismo) que es tomada en cuenta como revelación progresiva o «documento vivo».

Parte de sus prácticas sostienen: el Rechazo de la segregación sexual y defensa de los derechos de la mujer y las minorías sexuales. ​ Las personas de los dos generos pueden rezar en las sinagogas reformistas de manera conjunta. El Judaísmo Reformista, fue el primer movimiento que permitió la ordenación de mujeres rabinos.

Otros de los planteamientos que exponen son: la ausencia de integrismo en su interpretación de los preceptos (mitzvot). Las personas que fueron influidas por la sociedad escribieron dichos preceptos, por tal razón, no debe realizarse una interpretación literalista, sino adecuada al contexto y así seguir firme al compromiso con la justicia social y la reparación del mundo.

Conversión al judaísmo reformista

La conversión del Judaísmo Reformista, exige la adquisición de conocimientos sobre la historia y la religión judía, en este sentido, es tener el compromiso de vivir una vida “judía”, siguiendo sus prácticas y principios como: educar a sus hijos como judíos, y de no dejar nunca de aprender la Torá. Para que el proceso de conversión sea correcto, debe concluir para hombres y mujeres con la inmersión en un baño ritual o mikvá.

Al realizar el baño, se debe hacer las oraciones correspondientes en hebreo, ya que forman parte del ritual de la conversión. Para realizar dicha reconversión, es necesario destacar que no debe estar motivada por la falta de convicción sobre la fe de uno, tomando por ejemplo el cristianismo, o solo el deseo de casarse con un conyugue de religión hebrea. Para cumplir con la conversión al judaísmo, es necesario abandonar todas las prácticas anteriores, como por ejemplo el culto a santos y vírgenes, navidad, etc.

Si alguna persona tiene la sospechas o razones para creer ser un descendiente de “anús” (judeo converso, o nuevo cristiano), entonces, lo llamado “memoria familiar” debería verse como un método de conexión al judaísmo. Se puede causar frustración al querer demostrar o justificar algo, y esta religión es mucho más que una cuestión genética.

Por el hecho de ser origen judío o ser descendiente de judeo-conversos, no significa que la conversión sea más rápida, aunque si favorece la motivación. El convertirse al judaísmo no lleva ninguna ventaja, más bien, se tiende a estar expuesto a tener que aceptar la trágica historia de envidias y persecuciones. (ver articulo: Chakras y Arcángeles)

Para aquellos que desean la conversión, tienen que vivir una vida judía y esto implica aplicar cambios en casi todos los aspectos de la vida personal, iniciando con la comida (para respetar las reglas de cashrut, como no comer cerdo y marisco, separar la carne de la leche), hasta la gestión del tiempo de trabajo (como no trabajar el sábado y celebrar las principales fiestas del calendario hebreo). Aquellos que se sientan convencidos de los principios y prácticas del judaísmo, son los que realmente, pueden realizar dicha conversión.

Una vez que la conversión está hecha, implica acercarse a una comunidad judía (local o sino virtual), seguir las tradiciones propias de la religión y empezar a ir a los servicios de Sabbat los sábados por la mañana, celebrar las fiestas del Día del Perdón, de la pascua “Pesah”, del carnaval de “Purín”, de Janucá, antes de intentar ver a un rabino, cercano o lejano.

La conversión, también incluye ir a clases para aprender las bases de la religión, conocer hebreo y leer las oraciones más importantes del Sabbat y de las fiestas en hebreo. Además, el rabino suele ir a la sinagoga más cercana a impartir las clases de judaísmo a los candidatos al acercamiento religioso. Solo después de este aprendizaje, que puede durar de 1 a 3 años, se plantea ver al rabino y hacer la conversión formal ante un tribunal rabínico.

El Judaísmo Reformista, ha ganado mucho peso con el pasar de los años, ha sido tema de críticas, pero otros que han decidido seguirlo por alguna convicción en la religión, dejando claro, que existen claras diferencias entre este y el judaísmo tradicional que día a día va tomando su propia esencia.

Las religiones en el mundo tienen sus diferencias y similitudes en cuanto a sus principios y prácticas, se debe tomar en cuenta la esencia de cada una, y como estas toman la historia de manera diferente. Cada seguidor, le imprime su propia importancia a la religión, por esta razón, es interesante el hecho de profundizar más sobre el tema y analizar aquellos asuntos que no han sido ampliados por la historia.

El judaísmo, es una religión que se encuentra caracterizada por sus creencias y practicas; ha existido desde la Antiguedad y actualmente ha sufrido algunas modificaciones en cuanto a su creencia y conversión. Cada creyente, se aferra al judaismo sea por nacimiento o cultura y hasta hoy, millones de personas profesan su fe en el mundo, demostrando que solo existe un unico Dios y manteniendo firmemente sus tradiciones.  (ver articulo: Vudu en Haití)

Dejar Comentario