≡ Menu




¿Sabes cuál es Libro sagrado del Judaísmo? Descubrelo aquí

La Torá o El Pentateuco, es el libro sagrado del judaísmo, aquí podrás investigar mucho más sobre estas sagradas escrituras, su origen contenido y más. (Ver artículo: Ateísmo).

Libro sagrado del judaísmo

Libro sagrado del Judaísmo

La Torá, son los primeros cinco libros del Antiguo Testamento, es el texto más antiguo y sagrado para los judíos.Según la tradición se presume que Dios se lo adjudicó a Moisés en el Monte Sinaí. Actualmente, los estudios afirman que la Torá fue redactada  por distintos escritores a lo largo de muchos siglos, posiblemente a partir del siglo IX a. de C.  (Ver artículo: Historia del ateísmo).

La lectura de la Torá inicia con elcapítulo primero del Génesis, el primer sábado después de lasprincipales fiestas del año nuevo judío, y se lee durante todo un año.  Cada sinagoga tiene por lo menos un rollo de la Torá, que se encierra en un mueble sagrado llamado arca. El arca se envuelve con una cortina bordada llamada parójet o se resguarda con puertas.

Para preparar la Torá que se  utiliza en la sinagoga se copia el texto en vitela o pergamino el cual  se prepara de manera especial. El escriba adopta el nombre de SoferStam, el cual está especializado en la copia de textos sagrados judíos que sigue las leyes rituales. La vitela se cose en una única superficie y se enrolla utilizando dos rodillos con asas.

La Torá (en hebreo), o El Pentateuco, considerado el libro sagrado del judaísmo,es la composición  de los cinco primeros libros de la Biblia, los cuales son: Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio. La palabra hebrea «Torá» cuyo significado es enseñanza, instrucción o Ley, de manera que en sus cinco libros se acumulan las enseñanzas de Dios para el Pueblo de Israel.

La palabra Torá, etimológicamente hablando, significa “volumen quíntuplo” en griego. Como Moisésfue quien escribió la Torá, también se le designa “el libro de la ley de Moisés” (Josué 8:31; Nehemías 8:1).

Según parece, inicialmente era un solo volumen, pero después se dividió en cinco libros para que fuera más sencillo examinarlo. A continuación puedes ver un resumen del contenido de cada uno de estos cinco libros.

Génesis

Las primeras páginas de la Biblia se inician con el Libro del Génesis, cuyo significado  en griego es orígenes; en él se cuenta la formación del mundo. Génesis es la traducción de la palabra hebrea «Bereshit» que significa «en el principio» y que es la palabra con la que comienza el Libro más leído del mundo.

Este librocuenta, como  su nombre lo indica, los orígenes o comienzos del mundo, y el principio de un Pueblo: El Pueblo de Israel. En él, surgen personajes de gran  importancia en la historia de este Pueblo, como son Abrahán, Isaac y Jacob, que constituyen el grupo  llamados Los Patriarcas.

El Génesis se puede partir en dos partes claramente distinguidas:

  1. Desde la creación hasta Abraham:La Creación, Historia de Adán y Eva, Noé y el diluvio.
  2. La historia de los Patriarcas:Abraham, Isaac, Jacob y José.

Éxodo

El Libro del Éxodo, es la historia de la salida y liberación del Pueblo de Israel de su esclavitud en Egipto, su partida por el desierto y la Alianza de Dios con su Población en el monte Sinaí.

El protagonista de mayor  importancia en esta historia es Moisés, nombre que según la costumbre quiere decir «salvado de las aguas». Moisés será el intermediario entre Dios y su Pueblo que seguirá fielmente el plan de salvación y liberación del Señor.

El Éxodo se puede dividir en cuatro partes:

1 – Lucha por la libertad y preparación de la salida.

2 – Salida de los israelitas de Egipto guiados por Moisés.

3 – La Alianza del Sinaí.

4 – Construcción del tabernáculo, símbolo de la morada de Dios en medio del pueblo.

Levítico

El Libro del Levítico está consagrado primordialmente, al culto que los israelitas tenían como deber de dar a Dios y a las personas que estaban dedicadas en exclusiva a ese culto, que eran los descendientes de la tribu o la familia de Leví, llamados Levitas, de donde procede el título de este libro. Todas estas leyes fueron entregadas por Dios a Moisés para que el Pueblo de Israel le ofreciera culto como Dios quería.

En este libro podemos diferenciar cuatro partes:

  1. Leyes en torno a los sacrificios.
  2. Consagración de los sacerdotes.
  3. Leyes y reglas de pureza real.
  4. La ley de santidad.

Números

El título hebreo de este libro es «En el desierto», y especifica mucho mejor que el de Números, el contenido del mismo. Al traducirlo al griego se le puso el nombre de Números debido a que en él se expone el censo que Dios mandó hacer a Moisés de todos los israelitas y de sus tribus o familias.

Las historias que nos cuenta este libro corresponden a parte de la permanencia de los israelitas en el desierto, vivencia primordial de este pueblo en su vínculo con Dios.

En este libro se diferencian las siguientes partes:

  1. En el Sinaí hasta la partida.
  2. Viaje a través del desierto.
  3. En los Llanos de Moab.

Deuteronomio

El libro del Deuteronomio cuenta las palabras que Moisés expresó a su pueblo cuando llegaron a los Llanos de Moab, a las puertas de la Tierra Prometida, y a punto de pasar el río Jordán. Intuyendo próximos los días de su fallecimiento, Moisés quiso dar al Pueblo, sus últimas instrucciones.

En este libro hay cinco grandes temas: Dios, el Pueblo, la Tierra, la Ley, y el Santuario. El Señor es el Dios de Israel y este es su Pueblo, su propiedad, al que Dios ha dado una Tierra, «tierra que mana leche y miel». Para poder vivir en la tierra de Canaán el Pueblo necesita una Ley y un único lugar donde dar culto a su Dios: El santuario.

Torá asimismo puede referirse a las leyes que acogieron los israelitas sobre cuestiones concretas, como “la ley (Torá) de la ofrenda por el pecado”, “la ley acerca de la lepra” y “la ley acerca del nazareo” (Levítico 6:25; 14:57; Números 6:13). La Torá como anteriormente mencionamos es el libro sagrado del judaísmo para ellos es una cosa sagrada ya que contiene la Palabra de Dios.

Cuando se detallan con cuidado los rollos de pergamino de la Torá posiblemente podremos comprender que los dos extremos del rollo se encuentran a una especie de mango, visible por los dos lados del escrito y que funciona como un eje lo cual permite desenrollar, deslizar y volver a enrollar el escrito con cierta simplicidad.

Debido a  su entorno el cual es asociado al Creador y su continuo uso, cuando sino a través de varios siglos, cada comunidad judía ha desarrollado diferentes maneras de proteger los rollos de pergamino que se usan para que sostengan el texto bíblico.

Uno de esos métodos utilizado es una caja o estuche de madera de forma cilíndrica (en hebreo, tik),el cual facilita su traslado en caso de que sea necesario y   a su vez, también sirve para proteger los rollos. Otra manera es la que tiene el cierre completo de los rollos de la Torá, usando un cinto para conservarlos unidos, y su posterior cubrimiento por medio del uso de una especie de funda o camisa  de  terciopelo o seda.

Las diferentes comunidades judías ya sean las orientales y aquellas originarias  de países islámicos utilizan por lo general dicha caja o estuche cilíndrico. Las comunidades asquenazíes de los países europeos acostumbran a usar la ya señalada funda.

Debido a que en la historia del pueblo judío los éxodos han sido frecuentes, en ciertas situacionesposiblemente las comunidades en eliniciohayan usadola caja y en otras oportunidades accedieran a utilizar  la funda.

Por ejemplo podría  ser el caso de los judíos sefarditas, quienes perduraronen regiones que fueron musulmanas y luego cristianas, teniendo que  emigrar a partir del año 1492 hacia otras regionestanto cristianas como musulmanas. De igual manera, en las diferentes comunidades judías diaspóricas, en ciertas circunstancias convivían comunidades asquenazíes y sefarditas en la misma ciudad, o sino, en un barrio igual o sector de la misma.

Hasta la mitad del siglo XX, cada uno de esos grupos sostuvo con arraigo sus costumbres características. A partir de la creación del Estado de Israel, dichos grupos tienden poco a poco a aproximarse y las generaciones nuevas a dejar de lado las desigualdades que antiguamente eran muy importantes. Si bien es cierto que esas discrepancias aún continúanen el siglo XXI, asimismo hay una cierta apertura, y hasta flexibilidad, referente al tema en sí, especialmente en Israel.

Dicho acontecimiento está en consonancia con el comienzo único del Estado Judío, hasta hace algunos años desarrollado por un gran número de judíos que procedían de contextos similares y comunidades con costumbres considerablemente diferentes. Con el renacer de la cultura israelí, dicho cambio de conducta procura en reflejarse primordialmente en los aspectos estilísticos y ornamentales que conciernen a la Torá, mas no al texto bíblico.

Inclusive si de una forma no evidente, más considerando el carácter migrante del pueblo hebreo y sus muchas veces milenaria propagación por el mundo, la caja utilizada para resguardar la Torá puede, como objeto móvil y transportable, ser asociada debido a estas características con el Arca de la Alianza que los hebreos construyeron en el desierto y que resguardaban en el Sanctasanctórum del Tabernáculo.

Elocuentemente, el embellecimiento a partir de la ornamentación ha sido prácticamente una condición permanente en el caso tantode las cajas como del estuche para la Torá, asimismo como en lo que respecta a las ya mencionadas fundas.

En cuanto a tradición se refiere, la Torá es embellecida con distintos adornos, por lo general de plata; ellos contienen una corona y un escudo o pectoral, también un par de terminaciones o remates, muchas veces en plata, y que son puestos sobre la parte superior de los mangos de la Torá, toda vez que la misma se encuentra ya cerrada y en posición vertical. Estas terminaciones generalmente poseen pequeñas campanillas y se las conoce como «rimonim» (granadas) o «tapujim» (manzanas). Cuando se trata de una Torá que va equipada de una funda, todos componentes mencionados igualmente se agregan pero únicamente cuando a la Torá se le ha puesto su funda.

Un último elemento que suele agregársele es un puntero que por lo general su terminación es en forma de pequeña mano con su dedo índice extendido, y es conocido como yad, vocablo hebreo que significa «mano».al visualizarlo, podemos detallar que tiene referentes iconográficos en la Mano de Dios, cuya expresión en la cultura judía se remonta a los frescos de la Sinagoga de Dura Europos y a los mosaicos de la Sinagoga de Beit Alfa, siglos III y VI E.C,

En el marco del arte judío, la Torá, junto con el candelabro de siete brazos y la estrella de David, forman parte de uno de los primordiales emblemas que identifican al pueblo de Israel. Su sitio en la iconografía hebraica y sus composiciones plásticas es generalmente sobresaliente.

En términos visuales, la Torá está ineludiblemente asociada a la idea de Ley y procura a ser simbolizada por dos razones principales: uno de ellos es el de las dos Tablas de la Ley con los Diez Mandamientos (en hebreo, «Tablas del Pacto», ​ el otro acude a la imaginería de los acostumbrados rollos bíblicos que los judíos utilizan para resguardar el texto bíblico hebreo y a los que los israelitas simplemente denominan «ha-Torá» (la Ley).

Entendiendo un poco más la Torá

Si al utilizar este vocablo te sientes confundido, probablemente estés bien encaminado. En su forma gramatical, el término Torá se refiere a cualquier clase de instrucción, pero en el uso práctico es:

  • El título Torá suele por lo general referirse de una manera específica a los Cinco Libros de Moisés.
  • La Torá asimismo puede hacer mención a la Torá redactada, esto quiere decir, todas las escrituras canonizadas. (Ver artículo: Símbolos del espiritismo).

La Torá igualmente puede referirse a lo que hemos mencionado más la Torá Oral, que incluye:

La compilación de leyes y reglamentaciones designadas Mishná, junto con otras recopilaciones aceptadas,la discusión y el debate de dicho material, que es lo que se designa el Talmud o la Guemará,las historias y sus lecciones, que surgen recopiladas en el Talmud y obras midráshicas.

Todas las otras enseñanzas que fueron aceptadas por el prologado consenso de la comunidad judía observante, o bien porque tienen bases firmes en algún precedente o bien porque se demostró que surgieron por medios aceptados a partir de textos y opiniones anteriores.

Según parece, la Torá es distinta de aquello que solemos llamar “sabiduría”. Nuestros Sabios inclusive sostienen que la Torá antecede toda la existencia, que contiene el plano del cosmos, y que la existencia misma del universo depende de la Torá.

Inclusive  el vocablo “sabiduría divina” no es suficiente. Después de todo, nuestro universo está  conformado de sabiduría divina. Nuestro medio ambiente, nuestro cuerpo y hasta la misma psiquis con la que distinguimos todo esto tienen un diseño insondable. “Qué maravillosas son Tus obras, oh Di-s”, declara el Salmista. “¡Tú las hiciste todas con sabiduría!”. Pero las leyes de la naturaleza no son las leyes de la Torá.

La sabiduría del hombre puede determinarse como la capacidad de predecir los resultados de este asombroso diseño. Nos esforzamos por obtener bastantes conocimientos sobre qué es para predecir qué será y por lo tanto, lo que puede llegar a ser si tomamos decisiones bien fundadas.Sin embargo, lo que debería ser se decide por medios que no tienen que ver ni con el conocimiento ni con la sabiduría. La Sabiduría suministra la información concerniente a todo lo que es y todo lo que puede llegar a ser.

Por ejemplo, la sabiduría nos indica que de la misma manera en que tratamos a los demás, así también nos tratan a nosotros. De nosotros depende decidir si queremos que eso vuelva a nosotros o no.

Tomar posesión de algo que no nos pertenece tal vez no sea una gran idea, ni para nosotros ni para las personas que nos rodean. De nosotros va a depender decidir si sufrir o no las resultados en pos de los beneficios inmediatos. La Torá es compartir el deseo del cual surge todo lo que es.Por otra parte, la Torá no solamente  informa, sino que también enseña. “No robarás”.

Es bueno saber que el respeto a la propiedad privada nos beneficia a nosotros y a la sociedad en la cual vivimos, pero ese no es el motivo por el cual nos abstenemos de robar. No robamos porque esa es la voluntad del Creador.

Algunos mitos y verdades sobre la Torá

Existen algunas creencias alrededor de este libro sagrado llamado Torá, algunas son ciertas y otros son mitos como podremos dilucidar a continuación. (Ver artículo: Espiritismo en Umbanda).

Mito:

  • Las leyes comprendidas en la Torá son permanentes, jamás serán sustituidas.

Verdad:

  • Ciertas traducciones de la Biblia presentan algunos designios de la Torá (por ejemplo, los relacionados con el sábado, el sacerdocio o el Día de Expiación) como algo “perdurable” (Éxodo 31:16; 40:15; Levítico 16:33, 34, Reina-Valera).

No obstante, la palabra hebrea empleada en estos versículos asimismo puede aludir a un período de tiempo impreciso, no precisamente eterno.

Cuando el pacto de la Ley acarreaba en aliento unos novecientos años, Dios predijo que lo sustituiría por “un nuevo pacto” (Jeremías 31:31-33). El apóstol Pablo expresó: “Al decir él (Dios) “un nuevo pacto ha hecho anticuado al anterior” (Hebreos 8:7-13). Aproximadamente unos dos mil años atrás, la muerte de Jesucristo puso el motivo de esa nueva alianza que sustituyó al anterior (Efesios 2:15).

Mito:

  • Las prácticas verbales judías y el Talmud tienen igual potestad como la Torá.

Verdad:

  • No existe demostración bíblica de que al mismo tiempo que la Torá, Dios le procurara a Moisés una ley verbal. Al contrario, la Biblia indica: “Jehová pasó a expresar a Moisés: ‘Escríbete estas palabras’” (Éxodo 34:27).

Desde la época  de los fariseos, empezaron a compilar costumbres religiosas que llegaron a formar parte de la ley verbal. En vista de que estas costumbres se contrariaban en diversas oportunidades a la Torá, Jesús les expresó a los fariseos: “Ustedes han invalidado la palabra de Dios a causa de su tradición” (Mateo 15:1-9). La ley verbal judía se colocó de manera  escrita y fue llamada la Misná. Tiempo más tarde se difundió y llegó a conocerse como el Talmud.

Mito:

  • Las mujeres no deben instruirse con la Torá.

Verdad:

  • La Ley de Moisés ordenaba que el pueblo íntegro de Israel se congregara para oír la lectura de toda la Ley. Ese mandamiento incluía a “las mujeres y los niños”. ¿Cuál era el fin? Moisés expresó: “A fin de que escuchen y a fin de que aprendan, puesto que tienen que temer a Jehová y cuidar de poner por obra todas las palabras de esta ley” (Deuteronomio 31:10-12).

Mito:

  • La Torá incluye mensajes ocultos.

Verdad:

  • Moisés, quien escribió la Torá, indicó que su mensaje es claro y está al alcance de todos, no que hay que interpretarlo (Deuteronomio 30:11-14). La hipótesis de que la Torá contiene mensajes ocultos se origina de la Cábala, o tradición mística del judaísmo, que emplea métodos “artificiosamente tramados” para descifrar las Escrituras (La Torá fue redactada hace 3,100 años, en el transcurso del viaje de los hijos de Israel de Egipto, por medio del desierto, hasta la tierra de Israel.

El largo recorrido realizado por los judíos en el desierto perduró cuarenta años. La sagrada Torá es la única copia y no puede ser modificada; es el libro principal de la sabiduría de la Cábala.

Diferencia entre la Biblia y la Torá

La Biblia, etimológicamente hablando, (de la palabra griega Biblia, que significa libro, rollo, papiro) y otros libros de espíritu parecido, con distintos nombres, fueron creados basándose  en la Torá y se movilizaron por medio de un método de transformación de utilidad para personas en específico.

Esto fue lo que aconteció entre los judíos en la antigua tierra de Israel hace 2,500 años y luego de la devastación de Israel hace 2,000 años.(Ver artículo: Judaísmo Moral)

Esto trajo como consecuencia, una transcripción libre de algunos pasajes, algunos protagonistas adicionales estuvieron metidos en algún fragmento de la Torá y sus leyes y algunos requisitos fueron modificados, inhabilitados y revisados. En consecuencia, de allí se volvió la Biblia en una lectura libre.

Hasta la actualidad, la totalidad del testimonio histórico y arqueológico, así  como las develamientos de las cuevas de Qumran, ratifica el auténtico y original texto de la Biblia. Es de gran  importancia conservar la legitimidad del libro verdadero el cual se ha transformado en el libro primordial de la sociedad, constituyendo sus leyes sociales y familiares, reglas y educación.

Cuando los cabalistas estudian la Torá, comprenden por qué cada insignia, cada letra y cada palabra fueron redactadas, por qué son pronunciadas de esta forma y por qué continúan una tras otra en su manera determinada, porque la Torá es un código y no sencillamente una secuencia de letras.

Así como el lenguaje de un programa de computadora es registrado usando signos determinados, la Torá asimismo fue redactada utilizando letras. Está prohibido modificar algo en ella porque todo se perdería; el proceso íntegro sería llevado de manera distinta.

De manera clara y precisa, el texto en la Torá transmite el descenso de la Luz Superior hacia el deseo que fue creado por la Luz y la secuencia a través de la cual la Luz lleva al deseo a asemejarse y volverse idéntico con esta. El libro habla sólo acerca de esto.(Pedro 1:16).

Cábala

Es una disciplina y escuela de pensamiento esotérico, relacionada con los esenios y el judaísmo jasídico. La cábala como tal es el pozo de todas las costumbres místicas judías que se fueron juntando desde antes de Cristo y que llegaron a reinterpretar las Escrituras de tantas y tan diversas formas, que alcanzaron a crear una mística cercana al gnosticismo o al jasidismo. (Ver artículo: Cultura hindú).

Dispone de varias técnicas para analizar sentidos ocultos de la Torá (texto sagrado de los judíos, al que los cristianos denominan Pentateuco, y que representa los primeros cinco libros de la Biblia). La definición de la cábala cambia según sea  la tradición y los objetivos de aquellos que la siguen y así, su definición difiere desde sus orígenes religiosos como parte integral del Judaísmo o las versiones expuestas por las más recientes adaptaciones esotéricas que indican que forma parte del Cristianismo o la Nueva era (New Age) o el Ocultismo-Esoterismo Occidental.

La cábala se refiere a una serie de enseñanzas esotéricas que intentan explicar la relación entre un ser infinito (EinSof) que es inmutable, eterno y misterioso y el cosmos perecedero y finito (creado por Dios).

La cábala no podría considerarse como una denominación religiosa, si bien es la base de interpretaciones religiosas de carácter místico. La cábala busca definir la naturaleza del cosmos y del hombre, la base y objetivos de su existencia y otras cuestiones relacionadas con la ontología. Asimismo muestra métodos para ayudar a entender estos conceptos y, por tanto, conseguir un crecimiento espiritual.

En la antigua literatura hebrea, la cábala era el cuerpo total de la doctrina recibida y las 22 letras del alfabeto hebreo tenían relación con las cartas del Tarot. La literatura rabínica incluye a los Profetas, a la Hagiografía, y a la Tradición verbal del pueblo judío, reunida después en el texto de la Mishná. (Ver artículo: Ateísmo en México).

Dejar Comentario