Milagros de San Felipe Neri: Todo lo que necesita saber

Conoce en este Articulo los Milagros de San Felipe Neri, estos fueron un aspecto de su vida muy importante, es considerado un santo muy milagroso continuamente muchas personas recurren a él, en Busca de milagros.

Milagros de San Felipe Neri

Apóstol De Roma

San Felipe Neri, Nació en Florencia, en 1515, y era hijo de Francis Neri, un abogado, y Lucrecia Soldi, ambos descendientes de familias ricas de la Toscana, San Pancracio también fue hijo de nobles. Desde los cinco años de edad, nunca fue conocido en lo más mínimo por ofender deliberadamente la voluntad de sus padres.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Milagros de San Felipe Neri

Milagros de San Felipe Neri

Una vez, una hermana que lo perturbaba a propósito, mientras recitaba el salterio con otra hermana, él la apartó suavemente; por lo cual su padre lo reprende; y este lamentó con muchas lágrimas como una gran falta.

Fue muy paciente con la enfermedad y tan suave que parecía no saber qué era la ira. Cuando tenía solo once años, visitó mucho las iglesias, y oró y escuchó la palabra de Dios con singular devoción.

Tal era su compasión, su reverencia y respeto a los superiores, y su humildad, dulzura y afabilidad para con todos, que era extremadamente amado, y comúnmente se lo llamaba el buen Felipe.

San Felipe Neri fue fundador del Oratorio y los Padres Oratorianos, Felipe curó a muchos con el simple toque de su mano, y la resurrección de los muertos se le atribuye tanto durante su vida como después de su muerte.

Milagros de San Felipe Neri

Algunos de los Milagros de San Felipe Neri se realizaron para restaurar a los moribundos. Giovanni Francesco, de 14 años, tenía una fiebre pestilente y los médicos lo abandonaron. Durante 17 días, yacía como un cadáver, sin hablar, sin comida, sin movimiento; sus únicos signos de vida eran algo de calor en su cuerpo y una respiración apenas perceptible.

Felipe vino y bromeó con la madre: “¡Una cosa muy bonita, dejar que este pobre hombre muera de hambre, un poco de vino, por favor!” Felipe le dio al niño unas gotas entre los labios, y se recuperó en unos pocos días. No era el vino, por supuesto; fue el toque de la mano de Felipe. Conoce mas sobre la vida de este Santo en este video.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Del mismo modo, como en 1560, con el toque de su mano curó a Pietro Vittrici de Parma al servicio del cardenal Boncompagni (después Gregorio XIII), que había sido abandonado por los médicos como prácticamente muerto. San Felipe hizo lo mismo con Maurizio Anerio, que no hablaba, apenas tenía pulso, cuyos médicos decían que no podría vivir. También revivió a Lady Ersilia Bucca cuando yacía cerca de la muerte.

Un buen amigo de Felipe fue Fabrizio de Massimi, quien una vez pidió oraciones por su esposa, Lavinia de Rustici, que estaba embarazada, ella ya tenía cinco hijas; San Felipe le predijo un hijo y lo llamó Paolo, años más tarde, después de la muerte de Lavinia, Paolo, que entonces tenía 14 años, enfermó con una fiebre que duró 65 días. Todos los días, Felipe visitaba al niño, quien sufría su larga enfermedad (Ver: Oración a San Judas para la Salud) pacientemente y valientemente.

Milagros de San Felipe Neri

Un mensajero fue enviado apresuradamente a San Girolamo para informar a Felipe que Paolo estaba falleciendo y decirle que se apresurara si quería verlo con vida. Pero el mensajero descubrió que Felipe estaba ofreciendo misa y por eso no pudo informarlo. Antes de que él terminara, Paolo murió. El padre cerró los ojos de su hijo y preparó agua para lavar el cuerpo y los paños de lino para envolverlo, otro santo milagroso es San Francisco Javier.

En media hora llegó Felipe.  Allí se tiró al borde de la cama, rezó durante siete u ocho minutos y su oración fue acompañada por la palpitación habitual de su corazón y el temblor de su cuerpo. Luego tomó agua bendita y roció la cara del niño; él puso un poco en su boca. Después de esto, Felipe sopló en la cara del niño, puso su mano sobre su frente, y gritó en voz alta, con voz sonora ¡Paolo! Paolo!

Milagros de San Felipe NeriAnte eso, el niño, como si despertara de un sueño profundo, abrió los ojos y dijo: Padre, olvidé mencionar un pecado, así que me gustaría confesarme. Felipe hizo que los que estaban alrededor de la cama se retiraran un momento. y, poniendo un crucifijo en la mano de Paolo, escuchó su confesión y lo absolvió.

Cuando los demás regresaron, Felipe habló con Paolo durante media hora sobre su madre y hermana fallecidas. El joven respondió con una voz clara y distinta, como si estuviera en perfecto estado de salud. El color volvió a su rostro tan bien que los que lo rodeaban difícilmente podían persuadirse a sí mismos de que algo andaba mal.

Por fin, Felipe le preguntó a Paolo si podía morir voluntariamente ahora; Paolo dijo que sí, que podría.

Una segunda vez, Felipe le preguntó, y Paolo dijo: Sí, de buena gana, especialmente para ir a ver a mi madre (Ver: Oración cuando muere una Madre) y a mi hermana en el Paraíso.

Ve y sé bendecido, y ruega a Dios por mí, dijo Felipe mientras bendecía a Paolo. Inmediatamente, con semblante sereno y sin el menor movimiento, Paolo expiró pacíficamente en los brazos de San Felipe.

Dejar Comentario