Oración de la mañana católica: un rezo para comenzar el día

Todas las mañanas, debemos tener la costumbre de rezar la oración de la mañana católica, para agradecer por un nuevo día, un nuevo despertar y afrontar con buena actitud lo que vendrá. Conoce la oración de la mañana católica, que es fundamental aprender para agradecer todos los días.

oración de la mañana católica

Oración de la mañana católica para niños

No hay mejor acción al despertar que dar las gracias por otro día de vida. Se debe orar por la protección de todos los niños, para que su mañana esté llena de bendiciones y alegrías. La mañana es un aspecto muy importante dentro del catolicismo, porque permite reprimir todas las maldades reinantes que procuran echar a perder el comienzo del día, así lo indica la oración de la mañana Salmo 5, que explica la importancia que le dio David a las plegarias mañaneras.

Tambien Te Recomiendo Ver...

-Dios Todopoderoso, en primer lugar quiero agradecerte por otorgarme otro día más de vida. ¡Qué hermosa mañana! una mañana espléndida para comenzar con una sonrisa dibujada en mi rostro. En este día, alrededor del alba, pido para que cuides a todos los niños. Deseo que cada uno de ellos despierten con su majestuosa inocencia de niño. Brinda a ellos la máxima alegría, para que aprovechen toda su energía en jugar con otros niños.

oración de la mañana católica

 

En nombre del Ángel de la Guarda y de la poderosa virgen de Fátima, imploro que cada despertar de los niños sea el más dulce y cálido de todos. Espero que el malévolo corazón del demonio no se atreva a lastimar a cada pequeña criatura en el mundo. Que el coro de ángeles y arcángeles del cielo derramen sobre ellos lluvia de bendiciones. Adoro escuchar cada risa incansable de todos los niños que son felices. Oh Dios, multiplica por siempre sus dichas. Amén.

Oración de la mañana católica por un buen día

No hay nada más gratificante para todos los católicos que dar gracias a Dios para que el día sea el mejor de todos. Todo esto es mucho mejor si oramos al despertar (ver: oración de la mañana temprano).

-Amantísimo Dios Todopoderoso y dulce virgen María, quiero agradecer por este nuevo día. ¡Qué hermoso sol! ¡Qué espléndido cielo! nada mejor que ver el reflejo de las nubes en mi espejo. Cúbreme por siempre bajo ese cielo azul que me llena de esperanza. Gracias por este bello despertar, en cuya ventana refleja lo que será un día espectacular. Que cada mañana esté bendecido(a) de dicha, amor y prosperidad familiar.

Tambien Te Recomiendo Ver...

oración de la mañana católica

Gracias Altísimo, porque sé que has direccionado mi vida en búsqueda del bien y de aspectos positivos. Limpia todos los pecados que he cometido, para que nada ni nadie manche lo que será una mañana grandiosa. En este amanecer cálido te quiero agradecer por lo que soy, por lo que fui y lo que seré bajo tu bendición. Anhelo que mi alma no se vea en aflicción ni tormentos. Espero que esté siempre protegido(a) contra las tentaciones y vicios.

Oh Dios, bendice cada mañana como estas, cuyo sol ilumina mis senderos a seguir para no equivocarme en las decisiones que tome. Que en mi ventana siempre refleje el sol, para alejar los nubarrones y las tinieblas espesas que pronostican problemas y caos. Así sea.

oración de la mañana católica

Oración de la mañana católica para limpiar malas vibras

Con la siguiente oración de la mañana católica, podrás hacer una limpieza total de toda mala energía o intención. Para eso también tendrás la ayuda de la oración de la mañana y el día que es más generalizada.

-Oh virgen María, virgen poderosa y madre de Dios. Ruega por mí, para que esta mañana no sopese las malas vibras en mi hogar, ni en mi familia, mis hijos y menos en mi ámbito laboral. Se mi fiel escudera frente a las artimañas de mis enemigos, para que no arruinen la contemplación de esta hermosa mañana. Mírame con ojos llenitos de amor. Anhelo seguir contemplando cada mañana que entra por mi ventana.

oración de la mañana católica

Ahuyenta a todos mis enemigos y esos amigos que se escudan en su amistad para lastimar. Regálame cada mañana como esta, oh virgen prudente, para seguir agradeciendo por una nueva oportunidad, un nuevo comienzo, un nuevo camino sin malas vibraciones que entorpecen mi andar.

Cuida cada uno de mis pasos, María mía, María Nuestra. Aspiro que siempre camines por delante de mí y que seas ese sol que resplandece mi camino para no equivocarme. Por esta mañana bendita, vaticino que será el mejor de los días, cuyos adversarios no tendrán la fuerza suficiente para hacerme daño. Oh María, que bien eres llamada como auxiliadora, se mi amparo en todo momento. Amén.

Dejar Comentario