¿ Quién es Dios ?: ¿Cómo es?, atributos, filosofía, y mucho más

Para estar al corriente de quien es Dios en la Biblia, precisamos saber el significado en el idioma original. La palabra Dios es prácticamente una trascripción de la palabra hebrea “Elohim”. La palabra Elohim es la pluralización de Eloah, y la raíz del vocablo Eloah es “El” que textualmente significa Poder.

quien-es-dios-2

¿Quién es Dios según la biblia

El hecho de la presencia de Dios es tan distinguido, tanto a través de la instauración como a través de la cognición del hombre, que la Biblia llama al ateo tonto. En resultado, la Biblia jamás intenta comprobar la presencia de Dios; más bien, ocupa su existencia desde el inicio. Lo que la Biblia hace es dejar ver la naturaleza, el carácter y la labor de Dios.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Un número de versículos bíblicos, preferentemente en los Salmos, confrontan al Dios declarado de la Biblia con varios dioses venerados en el antiguo Cercano Oriente. Muchos de nosotros cercenemos pasarlos por alto. Mentalmente guardamos pasajes como representaciones de personas antiguas y supersticiosas que veneraban cualquier cosa, como los griegos a los que se rigió el apóstol Pablo en Mars Hill y que ambicionaban certificar que tenían todas las bazas cubiertas al no inadvertir a ningún dios en la devoción por temor de incidir en ira divina. (Ver artículo: como murió Herodes Antipas)

Desconsoladamente, a menudo no concebimos el punto de estos pasajes, que no procura meramente transmitir las supersticiones de los hombres, sino que procura revelar la soberanía de nuestro Dios sobre todo el firmamento y afrentar a los dioses de otros pueblos como infructuosos y sin valor. Efectivamente, uno de los muchos retos enviados a los creacionistas bíblicos es “si instruimos sobre tu Dios, ¿por qué no educamos sobre los muchos otros dioses del cosmos?” Es decir, lo que verdaderamente separa al Dios de la Biblia de los dioses de este mundo.

Así, Eloah simboliza el que tiene poder. Y Elohim representa los que poseen poder pluralismo en cantidad, o el que tiene varios poderes, o pluralismo en calidad. Sí, la arcaica habla hebrea es así. Hay numerosos otros ejemplos de pluralismo en disposición en la Biblia. Debido a esta enunciación, cualquier persona que tenga potestad puede ser llamada como dios. Moisés, Jesús, el Mesías, un reparo de líderes humanos, e inclusive Satanás, a veces son relatados como dioses o dioses en la Biblia.

Otro conocimiento por la cual Dios reveló su nombre y lo subrayó en la Biblia más de 7.000 veces, es porque impiden que los humanos convoquen a otros nombres errados de Dios y eviten el desarreglo de qué estos sean llamados dioses.

Dios Padre

Dios el Padre es la originaria Persona de la Trinidad, que asimismo contiene a su Hijo, Jesucristo y el Espíritu Santo. Los cristianos implanten que hay un solo Dios que coexiste en tres personas. Este secreto de la fe no puede ser entendido plenamente por la mente humana, sino que es una disciplina clave del cristianismo. Si bien la palabra Trinidad no surge en la Biblia, diferentes episodios contienen la aparición compatible de Padre, Hijo y Espíritu Santo, como el bautismo de Jesús por Juan el Bautista. (Ver artículo:  cómo nació la Iglesia)

Tambien Te Recomiendo Ver...

Hallamos muchos nombres para Dios en la Biblia. Jesús nos exhortó a pensar en Dios como nuestro padre afectuoso y fue un paso más lejos al llamarlo Abba, una palabra aramea transcrita literalmente como “Papá”, para exponer cuán interna es nuestra correlación con él. Dios el Padre es el ejemplo agraciado para todos los padres físicos. Él es santo, justo y razonable, pero su carácter más notorio es el amor.

El amor de Dios crea todo lo que hace. Atravesando su pacto con Abraham, acogió a los judíos como su pueblo, luego los atendió y resguardó, a pesar de su tradicional indisciplina. En su mayor acto de amor, Dios Padre designó a su único Hijo para que fuera la reparación perfecta por el pecado de toda la clemencia, judíos y gentiles por equivalentes.

La Biblia es la epístola de amor de Dios al mundo, infundida por Dios y trazada por más de 40 escritores humanos. En él, Dios da sus Diez Mandamientos para una existencia justa, educaciones sobre cómo orar y acatarle, y muestra cómo acoplarse a él en el cielo cuando morimos, al creer en Jesucristo como el salvador de nosotros.

Dios el Padre es todopoderoso, omnisciente, que todo lo sabe y omnipresente, que vive en todas partes. Él es la santidad incondicional. Ninguna penumbra vive dentro de él. Dios aún es misericordioso. Dio a los humanos la gracia del libre albedrío, al no exigir a nadie a perseguirlo. Cualquiera que impugne la oferta de perdón de los pecados de Dios es garante de las derivaciones de su decisión.

Dios Hijo

Las enseñanzas innegables sobre la imagen de Jesucristo retorna a las prácticas de fe de la iglesia prehistórica, cuyos fieles registraron a los encarnados y resurgidos. Hijo de Dios en la persona de Jesús. El testimonio de los discípulos les sirvió como una ratificación de que Jesús efectivamente es el Señor e Hijo de Dios intransigente, que está reposado a la diestra del Padre y retornará en gloria para efectuar el reino. Jesucristo es la subalterna persona de la Divinidad. Muchas Escrituras ratifican que Jesús es Dios, o Dios el Hijo. (Ver artículo:  con quien se casó Moisés)

Habiendo estimado la representación del Padre, transitamos hoy a reflexionar la deidad del Hijo. Esta contiene ciertas de las enseñanzas más despejadas sobre este tema. En el texto de Juan, examinamos la Palabra de Dios que era Dios y de Su encarnación. Esta Palabra asimismo se equipara como el Hijo de Dios, por lo que poseemos en este pasaje la promoción de Juan el Hijo de Dios, el segundo elemento de la Trinidad, ocupando una naturaleza humana y transitando entre nosotros. Jesucristo es el individuo divino del Hijo de Dios, en la que se acoplan perfectas e inseparables las deidades y la humanidad, sin miscelánea ni confusión, y cada naturaleza contiene sus propios caracteres.

Varios otros textos bíblicos nos demuestran la deidad del Hijo de Dios. Asimismo de las exposiciones directas de la deidad consuma de Cristo en aberturas como Juan 1:1–18, también atinamos algunos otros pasajes en los que Cristo hace formas que solo Dios puede formar. Marcos 2:1–12, por ejemplo, reconoce que nuestro Salvador requiere la autoridad para indultar los pecados. Los escribas concibieron puntualmente lo que estaba haciendo y se injuriaron, y se habrían incomodado con razón si Jesús no fuera Dios encarnado. Pero a pesar de que vivían equivocados con proporción a la coincidencia de Jesús, su ofensa manifiesta que sabían que Él estaba requiriendo omnipotencia para sí mismo. (Ver artículo: cómo enseñar la Palabra de Dios a los niños)

Dios Espíritu Santo

Hay varias ideas erradas acerca de la equivalencia del Espíritu Santo. Unos ven al Espíritu Santo como una potencia mística. Otros conciben al Espíritu Santo como el poder impreciso que Dios pone a destreza de los seguidores de Cristo. Lo qué dice la Biblia sobre la identidad del Espíritu Santo en pocas palabras, es que la Biblia expone que el Espíritu Santo es Dios. La Biblia asimismo nos dice que el Espíritu Santo es una persona agraciada, un ser con sentido, emociones y atrevimiento.

El habituado de que el Espíritu Santo es Dios se ve visiblemente en muchas Escrituras, conteniendo Hechos 5:3-4. En este verso, Pedro coteja a Ananías por qué engañó al Espíritu Santo y le dice que no engañó a los hombres sino a Dios. Es una clara creencia de que engañar al Espíritu Santo se le está engañando a Dios. También repodemos saber que el Espíritu Santo es Dios porque tiene las privativas de Dios.

Podemos saber que el Espíritu Santo es indisputablemente una persona divina porque tiene una mente, alteres y una voluntad. El Espíritu Santo especula y sabe. El Espíritu Santo consigue ser afligido. El Espíritu interviene por nosotros. Él toma providencias de acuerdo con su atrevimiento. El Espíritu Santo es Dios, la tercera Persona de la Trinidad. Como Dios, el Espíritu Santo puede trabajar realmente como el Consolador y Consejero que Jesús di palabra que sería.

El espíritu santo es el dominio de Dios en acción, su fuerza impele. Dios envía su aliento al proyectar su carácter a cualquier lugar para consumar su voluntad. En la Biblia, la palabra “espíritu” se transcribe de la palabra hebrea ruach y la dicción griega pneuma. Muy frecuentemente, esas palabras se relatan a la fuerza impulsa de Dios, o espíritu santo.

quien-es-dios-3

Jehova

Jehová es el auténtico Dios de la Biblia, el autor de todas las cosas. Los visionarios Abraham y Moisés lo reverenciaron, al igual que Jesús. Él es el Dios, no solo de un solo pueblo, sino de toda la tierra. (Ver artículo:  San Judas Tadeo)

Jehová es el alias único de Dios como se deja ver en la Biblia. Viene de un verbo hebreo que simboliza llegar a ser, y varios doctos plantean que el nombre simboliza, Él hace que se reconcilie. Esta enunciación se concierta bien al papel de Jehová como Creador y el cumplidor de su intención. La Biblia asimismo nos ayuda a ver a la Persona detrás del nombre Jehová, fundamentalmente su condición imperiosa de amor.

El nombre Jehová es una transcripción al inglés del nombre hebreo para Dios, las cuatro letras YHWH, acreditadas como Tetragrammaton. La articulación diligente del nombre celestial en hebreo antiguo no se conoce. No obstante, la forma “Jehová” posee una larga historia en el idioma inglés, brotando por primera vez en la trascripción de la Biblia de William Tyndale en el año 1530.

¿Quién es en realidad Dios?

Diversas religiones relatan a un ser citado “Dios”. Varias de estas religiones representan al ser Dios como uno de muchos otros dioses fundados por dioses más vigorosos o consejos de dioses. No obstante, para el designio de este documento, vamos a manejar la definición de Dios sujetada en la Biblia. Como tal, Dios es el Espíritu que flota sobre las aguas de la Tierra fundamental. El creador del universo, tanto de materia, energía, espacio y tiempo, junto con otras soberanías y seres cuya existencia principal está fuera de este universo.

No obstante, Dios no solo creó el universo y lo dejó a su oportuno destino como pregonan los deístas. Dios es el ser particular que caminó y habló con Adán y Eva, los iniciales seres humanos, en el jardín del Edén. Dios asimismo es el Salvador de la humanidad, que arriba a la Tierra en el alma de Jesús de Nazaret para facilitar el último ejemplo de santidad y el sacrificio conclusivo para la maldad de la misericordia, a fin de reponer nuestra relación particular con él.

De acuerdo con el cristianismo, Dios es el auto-existente, que no tiene parvedad de ser creado, ya que Él ha coexistido para siempre y es la procedencia de todas las cosas, contenida la dimensión del tiempo, a la que no está subyugado. Del mismo modo, Dios no está dominado a la creación física, sino que es de naturaleza espiritual y habita en las dimensiones subjetivas del cielo. El poder de Dios sobre la instauración física es despótico, de modo que Él puede maniobrar la materia, la energía, el espacio y el tiempo a voluntad. Por esta cognición, se dice que Dios es todo vigoroso.

Es competente de cumplir cualquier tarea viable que Él quiera hacer. Conjuntamente de ser todo poderoso, Dios asimismo lo sabe todo, tiene conocimiento de todas las cosas que se consiguen conocer, contenida la historia consuma del universo, el pasado, presente y futuro. Íntegro a que Dios es todopoderoso u omnipotente, y todo sabio u omnisciente, también puede estar vigente en todos los lugares en todo momento, siendo omnipresente. (Ver artículo: oración a San Marcos de León)

¿Quién es Dios y cómo es?

Básicamente Dios es vida. Él nos da ofrendas en la Biblia que fueron auténticas hace siglos, son auténticas hoy y lo serán mañana. Él nos ha ofrecido la vida y vida en abundancia. Entonces, si su palabra es infalible, él es la verdad. Dios es gracia y clemencia porque Él nos ha absuelto por nuestros errores y pecados pasados. Él es conforme, no pretende que nadie fallezca.

Dios no es una persona, pero estuvimos hechos a su imagen, como el, nos consideramos a su semejanza. Pero el hombre tiene la propensión a pecar, mientras que Dios vive sin pecado, puro y sin culpa. Él no consigue mirar el pecado, entonces asimismo es Juez. Dios es el Autor de todo el universo y más lejos. Su plan divino nos ha situado en el lugar puntual para sostener nuestra vida y la de nuestro universo. Dios es todo lo que ve, todo lo que esta al corriente, toda sabiduría, intelecto y conocimiento. Él está por arriba de todo.

Podemos decir que solo Dios es un ser auto-existente y la primitiva causa de todo lo demás que coexiste. Juan 5:26 meramente dice: “El Padre tiene vida en sí mismo”. Pablo enseñó: “No es valido por manos humanas, como si precisara algo, porque Él mismo da a todos los hombres existencia y aliento y todo lo demás”.

Tambien, Dios es un ser necesario. Un ser ineludible es aquel cuya ficción es improbable. Solo Dios es un ser obligatorio; todas las demás cosas son seres circunstanciales, lo que representa que no lograrían existir. No obstante, si Dios no estuviera, tampoco lo haría cualquier otra entidad. Solo él es el ser inexcusable por el cual todo lo demás existe presentemente, un hecho que Job 43:14 expone: “Si él resuelve hacerlo, si se congrega para sí mismo su ánimo y su aliento, toda la carne fallecerá junto, y el hombre volverá al polvo”.

Finalmente, Dios es un ser particular. La palabra personal en este argumento no representa la idiosincrasia, más bien, simboliza tener propósito. Dios es un ser definitivo que tiene una gran energía, crea y rige los eventos para que se acomoden a él. El profeta Isaías subrayó: “Yo soy Dios, y no existe otro; Yo soy Dios, y no hay ninguno como yo, que exprese el fin desde el inicio, y desde la experiencia, las cosas que no se han habituado, comentando, mi propósito se instaurará, y efectuaré todo lo que quiero”. (Ver artículo: novena a San Roque)

Sus atributos

  • Sabiduría: La sabiduría es la destreza de delinear fines agraciados y lograr estos fines por los acervos más agraciados. En otras frases, Dios no perpetra errores. Él es el Padre que realmente sabe mejor, como Pablo expone en Romanos 11:33.
  • Infinitud: Dios no esta al tanto fronteras. Él es sin mesura. Este atributo por enunciación conmueve a todos los demás. Como Dios es infinito, todo lo demás vecino de Él también debe ser perpetuo.
  • Soberanía: Este es el carácter por el cual Él administra Su creación entera. Es la diligencia de Sus otros caracteres de ser omnisciente y todopoderoso. Lo hace definitivamente libre para concebir lo que Él esta al corriente que es mejor. Dios reside en control de todo lo que acontece. El hombre aún tiene libre voluntad y es responsable de sus deliberaciones en la vida.
  • Santidad: Este es el carácter que diferencia a Dios de todos los seres fundados. Se reseña a Su majestad y Su perfecta moralidad moral. No hay definitivamente ningún pecado o mal ideología en Dios en absoluto. Su santidad es la enunciación de lo que es puro y justo en todo el cosmos. Por dondequiera que Dios haya aparecido, como a Moisés en la zarza vehemente, ese lugar se retorna santo solo porque Dios goce estado allí.
  • Trinidad: Si bien la palabra real no se utiliza en la Biblia, se contiene la verdad de Dios que se revela a sí mismo en tres compareces. El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo se citan a Dios, se les da la idolatría como Dios, existen perpetuamente y están implicados en hacer cosas que solo Dios puede concebir. Aunque, Dios se revela en tres personas, Dios es Uno y no puede ser fragmentado. Todos están plenamente implicados cuando Uno de los Tres está enérgico.
  • Omnisciencia: Dios posee discernimiento agraciado y, por lo tanto, no tiene insuficiencia de asimilar. Dios nunca ha asimilado y no puede ejercitarse. Omnisciencia representa que todo lo sabe. Dios lo sabe todo, y su discernimiento es infinito. Es improbable esconder algo de Dios.
  • La fidelidad: Todo lo que Dios ha propuesto sucederá. Su fidelidad avala este hecho. El no falsea. Lo que Él ha expresado en la Biblia acerca de sí mismo es indiscutible. Jesús inclusive dijo que Él es la Realidad. Esto es enormemente significativo para los seguidores de Jesús porque es sobre su fidelidad que reposa nuestra expectación de vida eterna. Él enaltecerá su promesa de que nuestros pecados serán absueltos y que existiremos para siempre con él.

quien-es-dios-4

Dios Jesús

Varios devotos expresan que Jesucristo era solo un hombre, o tal vez un gran experto. Pero fue y es considerablemente más que eso. La Biblia dice que Jesús es magnífico tanto en su persona como en su intención. Él no era solo un sujeto espiritual durante su tiempo en la tierra. Él era el Hijo de Dios y Dios mismo, un Dios en carne humana. Muchos aseguran que él era enteramente hombre, pero también era plenamente Dios. (Ver artículo: San Antonio Abad)

Jesús aseveró ser Dios. Puede ser difícil concebir cómo esto conseguiría ser cierto, pero es significativo conmemorar que Dios es mucho más grande y más vigoroso de lo que podemos percibir. Sabemos que Jesús dijo que vivió antes que Abraham. Testificó que él y su padre son uno, y que Él es semejante al Padre.

No solo aseveró ser Dios, sino que asimismo alegó tener el poder de Dios. Dijo que posee la jurisdicción para calificar a las naciones. Él reclama la jurisdicción para resurgir personas de entre los muertos y absolver los pecados las cosas que solo Dios consigue hacer. Conjuntamente, Jesús dice que tiene el poder de revelar a las oraciones, y que Él estará con sus discípulos siempre. El Nuevo Testamento proporciona a Jesús con el creador del cosmos, y en Juan 16:15, dice: “Todo lo que concierne al Padre es mío”.

Filosofía

La filosofía de la religiosidad es el reconocimiento filosófico de los temas y conceptos centrados implicados en las tradiciones religiosas. Contiene todas las áreas primordiales de la filosofía, como la metafísica, gnoseología, lógica, ética y teoría del valor, filosofía de la lengua, filosofía de la ciencia, derecho, sociología, política, tradición, entre otros. La filosofía de la religión asimismo contiene una indagación sobre el significado religioso de los eventos ciertos, como el Holocausto y las características corrientes del cosmos, como las leyes de la naturaleza, el surtimiento de la vida consciente, el testimonio corriente de significado devoto, entre otros.

La inicial sección brinda una descripción ordinaria del campo y su categoría, con secciones rezagadas que envuelven los progresos en este campo desde mediados del siglo XX. La investigación filosófica de las creencias y prácticas religiosas es indiscutible en la filosofía más arcaica registrada, este y oeste. En el oeste, a lo largo de la ética grecorromana y la era medieval, la cavilación ideológica sobre Dios, o los dioses, la cognición y la fe, el alma, la vida expectante, entre otros, no se pensaba como una subdisciplina llamada filosofía de la religión. La filosofía de Dios era meramente un mecanismo entre muchos proyectos filosóficos enlazados. (Ver artículo: frases de confianza en Dios)

La filosofía de la religión emprende diestras sociales y personales compuestas. La filosofía de la religión es, por lo tanto, distinguida para las inquietudes prácticas; su objeto no es toda la teoría imprecisa. Dado la vasta relación de la población mundial que está organizada con la religión o impresionada por la religión, la ideología de la religión tiene un papel seguro al emprender los valores y encargos reales de las personas. Un punto de reseña primordial en gran parte de la filosofía de la religión es la representación y el contenido de las prácticas vivas. De esta forma, la filosofía de la religión puede ser anunciada por las otras disciplinas que asimilan la vida creyente.

quien-es-dios-5

Para los cristianos

Los iniciales padres de la iglesia descubrieron un uso extensible de la razón y la filosofía en su ensayo de proteger el cristianismo en el mundo culto que los envuelve. Justin Mártir destacó la inefabilidad, la omnipotencia y la impavidez de Dios, mientras que Atenagoras y Teófilo se encaminaron en la sencillez, indivisibilidad y la predestinación universal de Dios.

Ireneo desplegó su doctrina de Dios en resistencia contra los gnósticos, y así destacó la autosuficiencia y la corrección del único Dios. En el instante del Concilio de Nicea, la Biblia instruía que los primordiales atributos divinos de Dios como perpetuidad, inmutabilidad, omnisciencia y omnipotencia eran irrefutables para todos los cristianos.

El dios cristiano es un dios particular. Esto no simboliza que Dios sea un ser humano, sino que Dios tiene temperamento y la cabida de ambas relaciones con otros seres particulares. Esto se ve visiblemente tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, en el que Dios se refiere en términos muy particulares como padre, pastor, entre otros, y crea relaciones con los seres humanos.

En esta afirmación, el cristianismo es como el judaísmo y el islam, pero muy desigual del deismo o el teísmo de la filosofía griega. En los postremos sistemas, Dios es una fuerza corriente que hace que el mundo viva pero no interactúa con él.

Dios en el cristianismo es el ser perpetuo que creó y resguarda todas las cosas. Los cristianos creen que Dios es tanto trascendental, como totalmente autónomo del universo material y separado de él, e inmanente, es decir mezclado en el mundo. Las ilustraciones cristianas de la inmanencia y la intervención de Dios y su amor por la humanidad exceptúan la creencia de que Dios es de la misma médula que el universo creado pero admiten que la naturaleza agraciada de Dios se unió hipostáticamente a la naturaleza humana en La persona de Jesucristo, en un suceso acreditado como la Encarnación. (Ver artículo: que significa la misericordia)

quien-es-dios-6

En el budismo

El budismo no cree en la presencia de Dios ni del alma en el contrariado teísta. Es básicamente una religión de la mente, que respalda por la cognición del momento presente, la pureza íntima, la conducta moral, la separación del problema del cambio, la impermanencia y la angustia, y la familiaridad en la práctica y el asiento propios en el Óctuple pasaje como maestro y guía, en lugar de una jurisdicción externa diferente del Dhamma.

Uno puede hurtar la guía de un maestro, pero la cognición perspicaz y el discernimiento experiencial del Dhamma son importantes para prosperar en el camino. A disconformidad de las otras religiones primordiales del mundo, el budismo no se concentra en la noción de Dios como el mantenedor y la suma de todos o un ser superior universal, que es garante de la creación y suspensión del mundo y la existencia de los seres sensitivos.

El pensamiento budista impugna asiduamente la noción de una omnipotencia creadora. Enseña la concepción de dioses, cielos y resurrecciones en su doctrina Saṃsāra, pero no medita a ninguno de estos dioses como un creador. El budismo demanda que las deidades terrenales como Mahabrahma son mal dilucidadas para ser creador. La ontología budista persigue la doctrina del origen adjunto, según el cual todos los desusados surgen en subordinación de otros fenómenos, consecuentemente, no se puede explorar ni discernir un motor esencial inmóvil.

En la ciencia budista habitual, los dioses, o veda en sánscrito, un cognado de “divinidad”, se distribuyen entre 27 cielos. Debido a que cada uno de estos cielos está situado dentro del samsara, el dominio del renacimiento, nadie de estos cielos es una residencia inquebrantable de los dioses que viven allí, y ninguno de los dioses es inmortal. (Ver artículo: Santa Valeria)

quien-es-dios-6

Para los musulmanes 

Los musulmanes creen en el monoteísmo, la afirmación en un solo Dios, que es el conocimiento más importante y esencial en el Islam. Los musulmanes creen en un Dios que fundó el universo y tiene dominio sobre todo adentro de él. Él es excelente y férvido por encima de todo lo que crea, y su nobleza no puede cotejarse con su creación. También, Él es el único que consigue adoración y el intento final de todo el firmamento es someterse a Él. La intuición islámica de Dios es diferente de todas las demás religiones y dogmas en diferentes aspectos, ya que se basa en una perspicacia pura y serena del monoteísmo. Fundamentalmente, esto conquista el concepto de Dios en el Islam.

Los musulmanes frecuentemente se representan a Dios como Alá. Este es un apodo universal para Dios y no se describe a un Dios meramente islámico. Fisgonamente, este nombre está congruente con los designes arameo y hebreo de Dios, Allaha y Elohim. Consecuentemente, Alá es meramente el nombre árabe de Dios que asevera que Él es un Dios único sin cómplices o iguales. El nombre de Alá no puede ser generalizado o limitado a un género determinado, que funda que Dios es Uno y que Él es magnífico de todo lo que Él crea. Los musulmanes perpetúan usando este nombre curioso en árabe para Dios o Allah, ya que pronuncia cabalmente sus condiciones únicas.

Dios es el Creador y el mantenedor del cosmos que creó todo por una razón. Los musulmanes funden que creó a la caridad con una simple intención, adorarlo. Envió comisionados para guiar a las personas en el desempeño de este designio. Algunos de estos comisionados contienen a Adán, Noé, Abraham, Moisés, Jesús y Mahoma. Todos ellos instruyeron un mensaje sólido acerca de Dios aseverando su grandeza como el Creador y ordenando a las personas a adorarlo solo a el. Este concepto primordial siempre ha sonado con la visión natural de Dios de las personas.

En el Islam, hay 99 designes conocidos de Dios, cada uno de los cuales repasa un carácter distinto de Dios. Todos estos designes se refieren a Allah, el dios superior y absoluto. Entre los 99 nombres de Dios, los más sencillos y acostumbrados son el Compasivo (Ar-Raḥmān) y el Misericordioso (Ar-Raḥīm). La creación y el precepto del cosmos se ven como un hecho de primera compasión por el cual todas las criaturas alaban los caracteres de Dios y dan alegato de la unidad de Dios.

quien-es-dios-7

En el hinduismo

La concepción de Dios en el hinduismo se altera en sus diversas prácticas. El hinduismo comprende una extensa gama de afirmaciones como el henoteísmo, el monoteísmo, el politeísmo, el panenteísmo, el pandeísmo, el monismo, el ateísmo y el no teísmo. Al proceder el significado de Dios, es original que el hombre empiece desde el universo en el que vive y se mueve. Entonces, el Dios del hinduismo, percibido desde este sesgo, es el Creador.

No obstante, Él crea el universo entero, no de la nada, que es absurdo, sino de Él mismo. Luego de la creación, Él lo mantiene con Su poder, lo gobierna como un soberano todopoderoso, entregando justicia, como galardón y castigo, de acuerdo con los hechos de los seres particulares. Al final de un período de creación, el hinduismo defiende por la teoría cíclica de la creación, Él retira todo el orden universal a Él mismo. (Ver artículo:  Santa Bárbara bendita)

Las escrituras hindúes se tornan elocuentes al representar las cualidades de Dios. Él es omnisciente y todopoderoso. Él es la representación de la justicia, el amor y la belleza. De hecho, Él es la encarnación de todas las condiciones benditas que el hombre puede admitir. Él está eternamente preparado a derramar Su gracia, misericordia y aprobaciones sobre Su creación. En realidad, el propósito equivalente de Su creación en este mundo es verter sus bendiciones sobre las criaturas, para regirlos sucesivamente de estados menos agraciados a otros más perfectos.

Él se permite corridamente con las oraciones y la demanda de Sus devotos. No obstante, su réplica a estas oraciones está regida por el estreno de que no debe estar en apuro con la ley cósmica referente al bienestar ordinario del mundo, y la ley del karma referente al bienestar del sujeto en específico.

La noción hindú de Dios tiene dos privativas especiales. Dependiendo de las insuficiencias y gustos de sus devotos, el puede surgir ante ellos en cualquier manera que les guste admirar, y responder a través de esa representación. También puede representarse entre los seres humanos para regir a su propio dominio. Y esta representación es un asunto continuo, que tiene lugar cuando y donde lo piense obligatorio.

Luego, está el otro semblante de Dios, como el Autoritario. “Brahman” es el nombre que ordinariamente se le da a este semblante. Significa lo que es enormemente grande. Es el infinito mismo. Trasciende todo lo creado. No obstante, también es inherente, inseparable en todo lo que se crea. Es tan desemejante a todo lo que sabemos que resiste toda descripción.

Dios judío

En el judaísmo, Dios ha sido admitido de varias maneras. Tradicionalmente, el judaísmo sustenta que YHWH, el Dios de Abraham, Isaac y Jacob y el dios originario de los israelitas, liberó a los israelitas de la sumisión en Egipto, y les proporcionó la Ley de Moisés en el Monte Sinaí bíblico como se representa en el Torá. Según la corriente idealista del judaísmo pronunciada por Maimónides, que más tarde alcanzó a dominar gran parte de la ideología tradicional judía oficial, Dios se concibe como la absoluta, inseparable e incomparable ser que es la raíz última de toda la subsistencia.

Las elucidaciones habituales del judaísmo universalmente destacan que Dios es personal pero también culminante, mientras que algunas paráfrasis modernas del judaísmo destacan que Dios es una potencia o ideal.

Si un judío cree en Dios, ciertamente corresponde al caso de que Dios siempre ha sido esencial para el judaísmo normativo. El intelectual medieval Maimónides empieza su obra maestra legal Mishneh Torá con la aseveración de que la afirmación en Dios es lo esencial de todos los compendios. A los judíos se les concreta creer en Dios, y este es el decreto del cual depende todo el judaísmo. Por otro lado, hay fuentes habituales, aunque pocas y alejadas, que merman el papel de Dios en el judaísmo.

Un texto rabínico, Pesikta D’Rav Kehane, demuestra el lamento de Dios en el libro de Jeremías, que dice que los judíos lo abandonaron y no conservaron el Torá, lo que representa, que si tan solo se les ocurriera abandonarlo y conservar su Torá. Esta fuente ampara la aseveración de que el judaísmo exige labor, practicando los mandamientos de la Torá, pero no la creencia.

Dicho esto, hay, y perpetuamente ha habido, ateos judíos. Actualmente hay 10.000 judíos americanos y 32 sinagogas asociadas al judaísmo humanista profana, un movimiento judío no teísta razonado en 1963 por Sherwin Wine. Sin embargo, las principales designaciones judías se sienten dificultosas con la idea de un judaísmo sin Dios.

quien-es-dios-8

En la religión yoruba

Los fieles de la religión yoruba, que se desplegó entre los pueblos yoruba de Nigeria y Benin, creen que antes de nacer quedamos ante Dios y optamos por nuestro propio destino. Antes de llegar a la tierra, resolvemos en qué ayudaremos al mundo, dónde existiremos, a quién amaremos e inclusive el día en que moriremos. No obstante, cuando emergemos en el mundo, todos nuestros planes y ofrendas se desconocen y, por lo tanto, nuestro destino se reconcilia en recordar y solicitar el destino que concebimos para nosotros mismos antes de alcanzar a esta vida.

Entonces, ¿quién es cabalmente Dios? Los yoruba lo aclaman Olódùmarè, o más discretamente “eso” porque Dios es muy intenso para ser restringido por el género. La deidad superior de los yoruba, Olodumare existe en el cielo y, al igual que Brahman del hinduismo, es mucho más venerada de lo que los devotos se le acercan. Olodumare es un dios distante y cuando se trata de oraciones cotidianas, las cosas se manipulan con mayor frecuencia por mediadores llamados Orishas.

Los dioses de los Yoruba, llamados “orishas”, existen en Orundu-nla, el cielo. La inicial ciudad de Yoruba fue Ife, instaurada por Obatala, pero ahora se halla bajo el agua. Los yorubas implanten que los animales pueden quitarse la piel y transitar como humanos. Se dice que los monos son sabios en muchas cosas, y poseen grandiosos poderes. Inclusive pueden enviar un abiku convirtiéndose en uno. Los abiku son espíritus de niños muertos que atormentan a niños vivos. Cuando causan la defunción de un preadolescente, el espíritu de ese niño también se convierte en un abiku.

quien-es-dios-9

En la santería

Un conocimiento errado acerca de la santería es que es una adoración politeísta, o una que adora a varios dioses. Esto no es rigurosamente cierto. Hay un Dios superior en el panteón de Lucumí, que, tal como la Santísima Trinidad de la Iglesia Católica, tiene tres caracteres y tres nombres, Olodumare, Olofi y Olorun. Olodumare es el Ser Sobresaliente, el Padre, el Creador de todas las cosas en el cosmos.

Olorun es otra expresión de Dios, visible para nosotros como el Sol. A través de las aptitudes y cualidades representantes de vida del Sol, podemos advertir el mundo que Olodumare fundó para nosotros. Olorun es el amo del cielo, acreditado como Orun. Olofi es la tercera declaración de Dios. Él es el que se notifica más derechamente con las Orichas, enseñándoles lo que los humanos precisan saber para llevar una vida sana, moral y considerada en la Tierra. Los Orichas operan como mediadores entre los seres humanos y Dios.

Ellos patrullan a los humanos y consiguen nuestras labores a Olofi. Ellos tienen Aché, la energía psíquica que les da Olofi, que usan para conservar la armonía y la equidad en el mundo. La mayoría de las Orichas en algún instante poseían forma humana y consiguieron un estatus semi-divino posteriormente de la muerte, de manera análoga a como muchos especulan sobre los santos católicos.

Santeros y Santeras se someten a una formalidad para revelar qué Oricha posee su capacidad. Esto simboliza que se asemejan como el hijo o la hija de esa Oricha, con quien poseen una relación principalmente estrecha. Los ejecutantes de la santería están consagrados a las orichas y los veneran, pero nunca se sitúan por encima de Olodumare.

quien-es-dios-10

Para un ateo

El ateísmo no es una afirmación positiva de que no hay dios ni reconoce ninguna otra pregunta sobre lo que una persona cree. Es meramente un rechazo de la aseveración de que hay dioses. El ateísmo frecuentemente se define erróneamente como un sistema de creencias. Para ser serenos el ateísmo no es una duda en los dioses o una privación de los dioses, es una falta de reconocimiento en los dioses.

Los repertorios más arcaicos definen el ateísmo como una afirmación de que no hay Dios. Visiblemente, la atribución teísta mancha estas enunciaciones. El hecho de que los registros definan el ateísmo como que no hay Dios, acusa la influencia teísta. Sin la influencia monoteísta, la enunciación al menos diría, que no hay dioses.

A pesar del acostumbrado de que el ateísmo no es una religiosidad, el ateísmo está privado por muchos de los mismos derechos legislativos que preservan a la religión. No obstante, eso no representa que el ateísmo sea en sí mismo una devoción, solo que nuestras afirmaciones sinceras están resguardadas de la misma forma que las dogmas religiosas de otros. De manera análoga, muchos conjuntos interreligiosos contendrán ateos. Esto, una vez más, no representa que el ateísmo sea una declaración religiosa.

quien-es-dios-11

Testigos de Jehová

Una de las doctrinas más únicas que instruyen los testigos de Jehová es que Cristo, tanto antes de aparecer en la Tierra y desde que retornó al cielo, fue y es Miguel el Arcángel. Para objetar esto, los Testigos utilizan a Tesalonicenses 4:16, que dice que “el Señor mismo provendrá del cielo con una orden de mando, con la voz de un arcángel y con la corneta de Dios”. A menos que se muestre lo contrario, todas las mencionas son de la Traducción del Nuevo Mundo de la Biblia.

De este versículo, los Testigos ultiman que el Señor Jesucristo es un arcángel porque posee la voz de un arcángel. Ninguna otra designación ha llegado a tal terminación, porque cada otra designación ha concluido que el retorno del Señor meramente será informado por un arcángel.

Los testigos de Jehová dificultan la Encarnación. Según ellos, Jesús no es Dios, por lo que no hay incertidumbre de que Dios se haga carne. Pero además lo niegan en un asegundado sentido. En la Encarnación, la naturaleza divina del Hijo se acopló con la naturaleza humana, por lo que sus dos naturalezas convivieron. Pero los Testigos dicen que inclusive después de la aparición de Jesús en la Tierra, había una sola naturaleza, la humana.

Para los testigos de jehová ¿Cuál es ese alias que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo conllevan? Si hay un solo nombre expuesto para las tres Personas, ese mote puede ser Yahvé. No puede haber ninguna duda de que en el Antiguo Testamento se hace narración a Dios como Yahweh, entendido por los Testigos de Jehová como “Jehová”, y este nombre se designa también al Hijo.

quien-es-dios-12

Para los adventistas

Para los adventistas Dios es amor, poder y magnificencia, y además es un misterio. Sus rondas están muy lejos de nosotros, pero Él todavía nos consigue. Dios es infinito pero interno, tres pero uno, todo lo sabe todo pero todo lo exime. Pasaremos la eternidad estimando una correlación cada vez más recóndita con Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo.

A pesar del recorrido que requiere el pecado, Dios se ha descubierto de incontables maneras. La Biblia es la tradición de un esfuerzo de Dios para reconectarse con Sus descendientes, y es un método significativo que Dios usa para conseguirnos. Un mosaico de prosistas, estilos y perspectivas, la Biblia dejar ver a un Dios que es eternamente creativo, siempre conforme y siempre buscando reponer nuestra relación con él. Aunque comunicado por personas comunes y corrientes, a través del Espíritu abre nuestros corazones, abre nuestros ojos y nos persuade a vivir para Él.

Dios el Padre se aproximó a nosotros de forma más dramática a través de Su Hijo Jesús, quien adoptó no solo visitarnos, sino cambiar en uno de nosotros. Nacido como humano para que logremos resurgir en el Espíritu, Jesús nos expuso el amor y el perfil de Dios, y cuán lejos estaba dispuesto a ir Dios para protegernos de la autodestrucción. Lo que no conseguimos hacer por nosotros mismos, lo hizo por nosotros, ingresando el precio por nuestros pecados, sucumbiendo en nuestro lugar para que logremos vivir para siempre. Él despojó la muerte a través de la resurrección, y dio palabra de regresar para llevarnos a casa.

quien-es-dios-13

¿Quién es Dios Madre?

Desde el inicio del cristianismo, hemos estado adaptados con Dios nuestro Padre. Inclusive nos aclamamos hijos de Dios. Pero, ¿por qué la Biblia expresa que somos herederos de Dios? ¿Y por qué Jesucristo nos instruyó a orar a Dios nuestro Padre?

La coexistencia de un padre probablemente enseña que hay hijos. Los niños solo logran tener vida si también hay una madre porque es la madre la que da a luz. Cristo nos expuso a orar a nuestro Padre en el cielo porque, como hijos de Dios, también poseemos a Dios nuestra Madre. Y Ella es certificada en la Biblia desde el estreno hasta el concluyente.

Dios estableció todas las cosas vivientes. Si bien hay diversas especies desiguales con diferentes hábitats y tipologías, todas comparten una particularidad común. Todos recogen la vida de su madre. Esta es el carácter de Dios para que coexista la vida.

Dios usó los pronombres múltiples “nosotros” y “nuestro” al establecer a la humanidad. Esto simboliza que más de un Dios estuvo implicado en la creación. Las iniciales personas que crearon el perfil plural de Dios fueron Adán y Eva. Adán fue establecido en la imagen masculina de Dios. Eva fue establecida en la imagen femenina de Dios. Debido a que Adán y Eva fueron creados a la imagen de Dios, bíblicamente, simbolizan a Dios el Padre y a Dios la Madre.

quien-es-dios-14

Que Dios nos perdone

La palabra perdonar simboliza limpiar la pizarra, perdonar, pagar una deuda. Cuando lastimamos a alguien, buscamos su perdón para que la correlación sea reintegrada. Es significativo resonar que el perdón no se confiere porque una persona consigue ser absuelta. En cambio, es un acto de amor, compasión y gracia.

La forma en que procedemos hacia esa persona consigue cambiar. No simboliza que nos tornaremos a poner en una realidad dañina o que improvisadamente admitamos o certifiquemos el proceder incorrecto incesante de la persona. Escuetamente figura que los liberamos del mal que ejecutaron contra nosotros. Los absolvemos porque Dios nos perdonó.

Una disquisición para el perdón lograría ser retirarse al derecho de lastimar a los demas, por lastimar. Es inadmisible vivir en este mundo caído sin ser ofendido, incomodado, mal entendido, mentido y rechazado. Aprender a responder convenientemente es uno de las nociones básicas de la vida cristiana.

quien-es-dios-15

Dios más importante de Egipto

Los pretéritos egipcios opinaban en muchos dioses y diosas desemejantes. Cada uno tiene su conveniente papel que desempeñar en el sustento de la paz y la conformidad en toda la tierra. Algunos dioses y diosas quitaron parte en la creación, algunos aportaron el diluvio todos los años, algunos brindaron amparo y otros atendieron a las personas detrás de su muerte.

Diferentes eran dioses locales que personificaban ciudades, o dioses menores que personificaban plantas o animales. Los antiguos egipcios opinaban que era importante registrar y adorar a estos dioses y diosas para que la vida perpetuara sin dificultades.

quien-es-dios-16

Dios mitológico

En la vieja Grecia, las recitas sobre dioses y diosas y héroes y monstruos eran una parte significativa de la vida cotidiana. Expusieron todo, desde protocolares religiosos hasta el clima, y ​​proporcionaron significado al mundo que la multitud veía a su alrededor.

En la mitología griega, no hay un solo texto único como la Biblia cristiana o los Prohíbes hindúes que embute todos los personajes e historias de los mitos. En cambio, los iniciales mitos griegos constituían parte de una tradición oral que empezó en la Edad del Bronce, y sus demostraciones y temas se desplegaron sucesivamente en la literatura escrita de los tiempos arcaico y tradicional.

En el foco de la mitología griega se halla el panteón de las omnipotencias que se dice que existen en el Monte Olimpo, la prominencia más alta de Grecia. Desde su lugar, rigieron todos los aspectos de la vida humana. Los dioses y diosas olímpicos se creían como hombres y mujeres (aunque podían reconciliarse en animales y otras cosas, y eran, como muchos mitos referían, vulnerables a las extenuaciones y efusiones humanas.

quien-es-dios-17

Dejar Comentario