San Agustín y su filosofía: Características, teoría, aportaciones y más

San Agustín de Hipona nace en la cuna de la cultura, -también conocida como Tagaste- en el año 354 d.C. Fue conocido por ser el máximo pensador y filósofo del cristianismo. En este artículo te explicaremos un poco de San Agustín y su filosofía.

San Agustín

Vida y obra de San Agustín

Este santo nace en el lecho de una familia de estabilidad económica promedio y estable a la vez, en donde padre y madre difieren en creencias religiosas. Para la fecha, Patricius Aurelius, padre de San Agustín era considerado un pagano que solía ser un propietario rural de negocios pequeños, centro principal de los ingresos de la familia.

Tambien Te Recomiendo Ver...

La Santa Mónica, por otro lado, es quien le da la vida a San Agustín y su filosofía. Era una mujer cristiana considerada por la iglesia católica como el modelo perfecto de madre abnegada, bondadosa y piadosa aún en la adversidad. Ella, sin embargo, no es quien logra que San Agustín sea cristiano. Todo lo contrario, pues San Agustín era pagano en sus años de juventud pese al incontenible esfuerzo de su madre.

San Agustín

 

De hecho, San Agustín pasa de diferentes creencias, tocando el escepticismo, maniqueísmo y distintas ideologías consideradas “paganas” o “herejes” en estas negaban la existencia de un Dios o tenían ídolos falsos. Su forma de pensar, por otro lado, está fuertemente influenciada por los pensamientos de Platón.

Educación de San Agustín de Hipona

San Agustín de Hipona comienza su educación en su ciudad natal, sin embargo, se encuentra en una problemática económica que le obliga a pausar sus estudios y retomarlos más adelante en el año 370 en Cartago, una gran ciudad fundada por los fenicios. En esta universidad se dedica a investigar y nutrirse sobre temas como la retórica y la filosofía.

San Agustín y su filosofía, entre ambas fuentes de estudio desenvuelve una fijación mucho mayor e intensa por la retórica. Intentó realizar distintas investigaciones sobre los errores del Latín, pues era una Lengua que no podía dominar en su totalidad.

Tambien Te Recomiendo Ver...

San Agustín

 

Juventud de San Agustín de Hipona

Pese a que más adelante pasa a ser considerado un santo y dedica su vida a la ayuda humanitaria tiene una juventud alejada de la palabra. Según sus propios escritos y testimonios válidos, San Agustín y su filosofía pasan sus años dorados cegado por el disfrute de todos los placeres, el vino y las fiestas. En Cartago, un poco más adelante conoce a una mujer de identidad desconocida con quien procrea un hijo fuera del matrimonio.

“Adeodato” que significa regalo de Dios fue el único hijo de San Agustín, además de ser el máximo orgullo para sus padres era conocido por tener una inteligencia y memoria envidiable. Es por esto que fue considerado por su padre como la mayor esperanza de la familia.

Bajo la influencia de escritores como Hortencio de Cicerón, se muda a Roma y posteriormente a Milán, donde se hace profesor de retórica y funda su propia escuela en la que imparte clases de hasta el año 383. No es hasta que tiene una charla con Fausto de Milevo que decide cambiar de ideología religiosa. En este encuentro, San Agustín, preso de la decepción, abandona el maniqueísmo.

San Agustín

San Agustín y su filosofía se convierten al Cristianismo

En el transcurso de los años, pasa del maniqueísmo al escepticismo y luego, tras la influencia e impresión que causaron los discursos del sacerdote de Milán, llamado Ambrosio, comienza acercarse a la fe cristiana. Sin embargo, su conversión al cristianismo sucede en el año 386.

San Agustín decide mudarse ese mismo año a una población cerca a Milán, la cual llevaba el nombre de Casiciaco. En donde decide ser acompañado por amigos, su madre e hijo. Es allí donde comienza a escribir una serie de cartas a las que se les llama epístolas, en donde su principal objetivo es enviar mensajes entre un emisor y un receptor.

En el año 387, se bautiza ante la iglesia y desde ese punto decide ejercer un cambio en su vida. De pronto, pasa de ser un pagano y busca purificar su alma por medio de la fe, el amor a la palabra y los rezos. Ese mismo año, hace una promesa de castidad. Es así cómo cambian San Agustín y su filosofía.

San Agustín

Vida en la iglesia de San Agustín

La Santa Mónica muere un año más tarde, lo cual impulsa a San Agustín a mudarse a África, específicamente en Tagaste, lugar que le vio nacer. Allí, funda un monasterio que se mantiene en funcionamiento únicamente durante cuatro años.

San Agustín y su filosofía continúan su viaje hasta Hipona, lugar en donde es proclamado sacerdote. Su nombre “San Agustín de Hipona” se deriva gracias a la labor que ejerció en dicha ciudad.

Como sacerdote, funda un segundo monasterio en terrenos dados por el obispo Valerio. Este será el escenario de distintas disputas filosóficas en las que San Agustín critica fuertemente las actividades herejes (como el donatismo y el pelagianismo) considerándolas así la mayor problemática de la fe cristiana.

Más adelante es consagrado como obispo auxiliar, cargo que sería el segundo más importante de Hipona después del obispo Valerio. Así este santo continúa con su viaje en el que busca purificar al mundo mediante el amor a Dios y a la fe cristiana.

San Agustín

 

Fechas célebres en las que se honra a San Agustín y su filosofía

  • 28 de agosto el área del Occidente
  • 15 de junio en el área del Oriente
  • 5 de mayo Conversión de San Agustín vetus ordo (El viejo orden en Español)
  • 24 de abril idem novus ordo (El nuevo orden en Español)

San Agustín

Obras de San Agustín de Hipona y su filosofía

San Agustín escribe más de 100 escritos, los cuales, varían en temas y objetivos, entre ellos se encuentran: Confesiones y La Ciudad de Dios, sus dos obras con mayor renombre y popularidad. Más adelante procederemos a analizar cada una por separado.

San Agustín y su filosofía están muy arraigados a esta obra, pues, con ellas, el santo deseaba poder expander sus ideas.

Muerte de San Agustín y su filosofía

San Agustín y su filosofía fallecen el 28 de agosto en el año 430 a la edad de 75 debido a el ataque de grupos Genséricos vandálicos que tomaron la provincia. Su cuerpo yace actualmente en San Pietro in Ciel d’Oro. Sin embargo, no se conoce en qué fecha su cuerpo fue trasladado allí, pues los registros son vagos y poco fiables.

En el video que se muestra a continuación se presenta una película sobre la vida y obra de San Agustín. Para quienes tienen une metodología de aprendizaje más visual sería útil verla y vivir la experiencia de ola transformación de un hombre preso del pecado a uno justo y bueno que sigue la palabra de Dios.

Características de la filosofía de San Agustín

  • Para la época habían dos concepciones por las cuales se podía percibir la filosofía. La primera se inclinaba a objetivizar a la filosofía como una enemiga para la fe. La segunda -y la apoyada por San Agustín- establecía que la misma podía ser una herramienta útil para defender al cristianismo. Es por esto que se puede afirmar que no hay una brecha entre la razón y la fe bajo las creencias de este santo, sino que, son cuestiones que van de la mano y se confabulan para beneficio de todos.
  • Dentro del discurso de San Agustín y su filosofía hay una gran inclinación hacia la Interiorización, la cual, explica que la purificación del alma es la única forma de alcanzar la felicidad.  Además, aquí se menciona que solo mediante esta práctica se puede llegar a la certeza. Un hombre no podía saber la verdad ni alcanzar la felicidad plena a menos que fuese un hombre de fe.
  • San Agustín y su filosofía postran a Dios como el principal dador de amor en el universo. Dios no solo es la verdad aspirada, sino que además es la meta final para la vida del ser humano. Todo empieza y termina en Dios.
  • Considera que la creación y el universo son creados por Dios. Habla, incluso de cómo la evolución sucede según las manos de Dios.
  • Su filosofía a pesar de estar fuertemente influida por el cristianismo también toma aspectos del Platonicismo y el Estoicionismo y los adapta al modelo de vida de la fe.
  • Es San Agustín un filósofo de la historia porque su legado y su pensamiento aún son fenómenos de estudio que han perdurado tras el paso de tiempo.

En el siguiente video, un resumen de lo que San Agustín y su filosofía en contraste con la de Santo Tomás de Aquino. Es importante tomar de referencia a ambos personajes puesto que tienen un legado que trasciende entre las épocas. Además, resulta más simple al momento de tener a ambas personalidades poder comprender el punto de vista de cada uno por individual.

Teoría de San Agustín de Hipona

La teoría de la iluminación de San Agustín y su filosofía estipula que no se puede tener la veracidad y la claridad de las cosas a menos que estén iluminadas por el sol, es decir, que no se puede tener el conocimiento absoluto a menos que mediante la interiorización Dios nos diga la verdad. Solo mediante la charla con Dios puede llegarse a la certeza.

A lo largo de la vida de San Agustín podemos darnos cuenta que estaba altamente influenciada por distintos pensadores. Así que los conocimientos eran un área importante en la vida del mismo.

La fe, por otro lado, rechazaba fuertemente a la razón. San Agustín y su filosofía al instaurar “La Teoría del Conocimiento” las une y propone romper con los esquemas establecidos sobre lo que era considerado correcto.

San Agustín

Aportes de San Agustín de Hipona

Debido a la filosofía y estudios de San Agustín se establecieron una serie de teoría nuevas que resultaron convertirse en aportes futuros para el crecimiento de las sociedades. Entre ellas:

San Agustín

  • Teoría del tiempo: San Agustín y su filosofía explican dentro de su libro Confesiones que el tiempo es una concepción creada por el ser humano. Con esta idea se comienza a considerar una posibilidad que no exista pasado, presente o futuro. Dicho aporte, es considerado pionero en el área, pues no es hasta que Isaac Newton retoma la teoría que se conoce más sobre el tema.
  • Aprendizaje del lenguaje: Aquí relaciona la importancia de posicionar a la fe y la razón en una misma balanza. No debe existir una sin la otra, sin embargo, la fe es más importante y necesita de la razón para tener validez. Colocar a una sin la otra sería un error, ya que son totalmente dependientes una de la otra. San Agustín pensaba que solo con la fe podía llegarse a la razón.
  • Se refuta el escepticismo: Muchos escépticos rechazaron las teorías de San Agustín. Sin embargo en varios de sus libros responde a dichas acusaciones dando razones científicas para desvalorizarlo.
  • Dios es el único conocedor de la verdad: Con la Teoría del Conocimiento da a conocer esta nueva versión del llegar a la certeza.
  • Define a la maldad como ausencia de humanidad: Cualquier individuo que no fuese bondadoso, piadoso y gentil era malo porque carecía de la iluminación sagrada.
  • Con la sabiduría se alcanza la felicidad: Retoma sus las creencias de Platón y define al conocimiento como un estado al que se llega mediante Dios con el que podemos conocer la felicidad plena y absoluta.
  • Aporte de San Agustín para la psicología mediante sus obras más reconocidas. Implementa conceptos como la introspección o análisis interno.

San Agustín

Confesiones de San Agustín de Hipona

San Agustín

 

Tambíen llamada “Las Confesiones de San Agustín” es una recopilación conformada por 13 libros en los que se da a conocer la vida de San Agustín pasando por la niñez, adolescencia y adultez. Se estima que hay registros en esta obra hasta que tiene la edad de 40 años de edad.

En esta obra San Agustín y su filosofía plasma sus vivencias de cuando era joven. Asimismo, confiesa sus pecados y se arrepiente de la forma en la que su vida estaba tan alejada de la palabra de Dios. Además, en este libro nos adentramos con Agustín a conocer cómo se convirtió al cristianismo y todo el viaje espiritual que conlleva.

Por otro lado también habla de su experiencia como escéptico y maniqueísta. Con la obra de “confesiones” San Agustín se posiciona como uno de los hombres más brillantes para la época. Aquí podemos evidenciar el cambio entre la persona que solía ser y en quien se convierte.

San Agustín

Este libro es considerado una novela autobiográfica, sin embargo, hay distintas opiniones que discrepan puesto que en este libro no se encuentra toda la vida de San Agustín, sino una parte de ella. Asimismo, sirvió de ejemplo para los escritos cristianos posteriores al mismo, mancándose de esta forma un fenómeno mundial que pasa de generación en generación por todos los tiempos.

A continuación, con el fin de dar a conocer sobre esta obra, se adjunta un pedazo de ella en un vídeo. Esta solo representa el libro primero, sin embargo, los demás pueden encontrarse mediante otras plataformas.

Otra obra altamente recocida de San Agustín es Ciudad de Dios, la cual escribe en su edad de vejez, durante el período de 15 años. Se trata de una colección compuesta por 22 libros en los que se tratan temas de diversas índoles, centrando principal atención el las diferencias entre la Ciudad de Dios y la Ciudad Pagana.

Dentro de este argumento se hace una diferenciación de La ciudad pagana (llena de placeres llenos de codicia y demonios que infectan al alma) con la Ciudad de Dios (en donde se llega a la felicidad por medio de Dios). Con esto San Agustín desea hacer reflexionar a las generaciones sobre el mal en el mundo y los efectos que estos ocasionan en nuestro día a día. Es importante destacar esto, pues con la promesa de la Ciudad de Dios es que realmente el ser humano lograría su cometido: Vivir para servir.

San Agustín

Solo puede llegarse al éxito con la ayuda de Dios, por lo cual, todo el que se aleje del camino no podrá alcanzar su máximo potencial en ningún aspecto. Con este escrito San Agustín y su filosofía no buscan imponer una creencia religiosa, sino que busca incentivar a las personas a hacer el cambio y la transformación que sus vidas necesitan.

A continuación se adjunta un vídeo explicativo de esta obra escrita por San Agustín, te invitamos cordialmente a echarle un vistazo y así puedas aprender más sobre la vida y obra de este santo. Es de suma importancia estar informados sobre la obra de San Agustín pues impone un cambio en las sociedades y deja un aporte tanto social, como político y teológico.

Si deseas encontrar y leer los libros de Ciudad de Dios, te dejamos los títulos abajo para que puedas deleitarte y nutrir de conocimientos sobre la vida y obra de San Agustín.

Lista de Capítulos: 

  • Libro Primero: En defensa de la religión cristiana
  • Libro Segundo: Los dioses y la degradación de Roma
  • Libro Tercero: Los dioses y los males físicos en Roma
  • Libro Cuarto: La grandeza de Roma como don divino
  • Libro Quinto: El destino y la Providencia
  • Libro Sexto: La teología mítica según Varrón
  • Libro Séptimo: La teología civil y sus dioses
  • Libro Octavo: Teología natural y filosofía
  • Libro Noveno: Cristo, Mediador
  • Libro Décimo: El culto del verdadero Dios
  • Libro Undécimo: Origen de las dos ciudades
  • Libro Duodécimo: Los ángeles y la creación del hombre
  • Libro Decimotercero: La muerte como pena del pecado
  • Libro Decimocuarto: El pecado y las pasiones
  • Libro Decimoquinto: Las dos ciudades en la tierra
  • Libro Decimosexto: De Noé a los profetas
  • Libro Decimoséptimo: De los profetas a Cristo
  • Libro Decimooctavo: Paralelismo entre las dos ciudades
  • Libro Decimonoveno: Fines de las dos ciudades
  • Libro Vigésimo: El juicio final
  • Libro Vigesimoprimero: El infierno, fin de la ciudad terrena
  • Libro Vigesimosegundo: El cielo, fin de la ciudad de Dios

San Agustín de Hipona y La Existencia de Dios

San Agustín

La relación entre San Agustín y Dios fue compleja en su momento. Pues tras haber sido un pagano renegaba su existencia. No es hasta el año 383 que decide convertirse al cristianismo tras la fuerte impresión que causaron una serie de discursos realizados por el sacerdote Ambrosio.

Tras ese suceso, San Agustín comienza a interesarse más y más en Dios y su existencia. Con ello, formula una serie de “pruebas” y “teorías” en las que basó gran parte de su vida.

San Agustín

San Agustín decía que Dios no solo era la razón de la existencia, sino que además, era el fin y el propósito al que todos los seres humanos debían llegar.

Además, propone la teoría de que solo mediante Dios y su intervención divina podía llegarse a la certeza y felicidad plena. Aquí explica que Dios le daría las herramientas a todos los seres vivos para obtener la felicidad y ser personas sabias a través de la fe.

Según la ideología de San Agustín, Dios es amor. Y solo ese amor puede transfigurar a las personas, es decir, ocasionar un cambio trascendental en su existencia.

San Agustín

San Agustín de Hipona: Fe y Razón

Para la época era inimaginable colocar a ambas en un mismo paquete. Pues según los religiosos la razón y la filosofía eran el principal enemigo de la iglesia. Con la presencia y conocimientos de San Agustín se implementa la teoría de que la razón y la fe deben ir de la mano como un equipo, estableció que la religión necesitaba estar acompañada de la razón para tener mayor validez y credibilidad.

Además, lejos de renegarla, invitaba a ser sabios mediante la intervención de Dios y la sabiduría que este proporcionaba. A esta teoría se le coloca el nombre de “Teoría del Conocimiento”

San Agustín

San Agustín de Hipona y La Filosofía Medieval

Durante la época medieval había una gran disputa entre ambas corrientes. La religión para aquel entonces era la encargada de la educación, así que al momento de ver llegar la filosofía griega hubo una gran polémica. Distintos historiadores, escritores y personas de influencia tomaron distintas vertientes; había quien les apoyaba y había quienes no.

San Agustín pertenecía al grupo que pensaba que se podía hacer una síntesis que pudiese incluir a ambas vertientes. La misma estipulaba que mediante la razón la cristiandad podría tener una mayor credibilidad, así que mediante toda su obra busca hacer una estabilización de poderes que permita que ambas ideologías se junten para hacer un todo que incluyera características de ambas formas de pensar.

San Agustín

San Agustín de Hipona: “La muerte no es el Final”

En el escrito de San Agustín y su filosofía Titulado “La Muerte No Es el Final” se explica sobre cómo la muerte sirve de transición para otro camino. Sujeta que no por el hecho de que el cuerpo no esté materializado hay ausencia de vida, sino que simplemente es una comunicación que no se puede dar mediante actos físicos.

Asegura que hay un más allá para todos nosotros, un lugar en el que Dios es el que rige de maneras hermosas la vida de todos. Esa promesa hecha por Dios en donde nos alejaremos de todo el mal que contiene el “Mundo de los paganos”

San Agustín

San Agustín de Hipona en su pensamiento

El pensamiento de San Agustín y su filosofía hay presencia de  fuertes influencias en la filosofía griega. Incluso, personajes como Platón y Aristóteles forman parte de sus creencias. San Agustín pensaba que solo mediante la interiorización se podía hacer de un mundo mejor.

Además, era un hombre que tras haberse convertido al cristianismo rechazaba los estilos de vida que se regían bajo el mando del pecado. Tras su experiencia, sabía de primera mano cómo funcionaba el mundo de las adicciones y placeres, por lo que hace acto de confesión en su obra más famosa: Confesiones.

San Agustín y su filosofía también promueven las relaciones balanceadas entre lo dictado por la razón y la fe, cuestión que defiende a capa y espada hasta el fin de sus días.

San Agustín

San Agustín de Hipona y la política

Dentro del la colección de libros titulados “Ciudad de Dios” San Agustín y su filosofía hacen crítica y menciona sus posturas con lo referente a la política. Según su forma de ver el mundo hay tres manera de concebir al estado:

  • Pesimista: La política no es digna de Dios. Así como describe en el transcurso de su obra antes mencionada, los estados no son más que la voz del pecado en el mundo. Solo Dios puede tener una postura tan influyente para el humano.
  • Optimista: Esta concepción ve al estado como parte de un ente que colabora en sociedad para el beneficio de todos.
  • Intermedia: Establece que la política y la religión tienen mucho que ver, pero que sin embargo le existencia de una no aplacaba los errores de la otra. Los problemas del estado solo eran considerados una distracción del pecado original.

San Agustín

San Agustín de Hipona y la psicología

San Agustín da a conocer el método de la introspección, que es el hábito de hablar con el alma y conseguir mediante la plática interna la respuesta a nuestros problemas. Pese a que en el discurso de San Agustín esta teoría tenía un trasfondo más religioso, es la que da impulso a posicionar a la introspección como una base del pensamiento y la psicología humana.

A continuación, un vídeo en el que se mencionan alguno de los aportes de San Agustín en la psicología.

San Agustín de Hipona y la teoría del conocimiento

San Agustín, en su teoría del conocimiento establece que solo se puede llegar a conocer la verdad por medio de la charla interna con Dios. Él sería quien nos daría las respuestas y solo con su ayuda se podía llegar a ser una persona sabia.

Además, esta teoría sostiene que solo de esa forma puede llegarse a conocer las verdades para tener verdadera certeza de el origen, causa y efecto de las cosas.

San Agustín

San Agustín de Hipona y la patrística

San Agustín y su filosofía

 

La Patristica es una rama que busca concebir el equilibrio entre la razón y la fe. Con esto quiere llegar a un punto medio en el que ambos entes cooperen para una religión más establecida y coherente.

A lo largo de toda su vida, se puede observar la lucha eterna entre la filosofía y la fe, sin embargo, San Agustín deseaba establecer mediante la patrística un equilibrio en el que se acompañaran una a la otra. Tomando así beneficios y teniendo un respaldo que pudiese defender a la religión y sus creencias sobre el mundo.

Abajo un video explicando un poco más sobre la patrística y su relación con San Agustín.

 

Dejar Comentario