Santa Lucía o santa Lucía de Siracusa: Historia, milagros y mucho más

Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa; Conoce todo lo referente a esta  santa  patrona de los invidentes, los escritores y especialmente milagrosa en problemas  visuales, de la garganta y sangrados.

santa lucía o santa lucía de siracusa

Monumento a Santa Lucía

Historia de Santa Lucia de Siracusa

Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa fue una extraordinaria devota del cristianismo, su hagiografía refiere  que vivió  a finales del siglo III e inicios del siglo IV de nuestra era, algunas crónicas fechan su nacimiento en el año de 283, en la ciudad marítima de Siracusa, Italia, pertenecía a una familia económicamente solvente, pero ya para cuando estaba próxima a cumplir  veinte años Lucía, en consonancia con su amor a Dios, hizo votos de castidad y pobreza. Eran tiempos en los que se perseguía a los fieles cristianos, por ello fue acusada de negarse a adorar a los dioses romanos fue arrestada y luego martirizada, un 13 de diciembre del año 304 en Siracusa, Italia.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Vida de santa Lucía

Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa desde niña estuvo en contacto con la creciente fe cristiana gracias al interés que su madre, de nombre Eutiquia, mostraba por esta creciente religión. Lucía debe su nombre a su padre llamado Lucio, quien murió cuando ella era una niña, también este nombre significa la iluminada, resplandeciente o portadora de la luz, lo que coincidió con su actuar en la vida. Santa Lucía nos legó un claro ejemplo de como la palabra de Dios y  las enseñanzas de Jesucristo pueden influenciar  en las mentes de los jóvenes dándoles fuerza para obrar en bien de sus prójimos, a pesar de los martirios a los que pueden llegar a estar expuestos, cumpliendo en muchos sentidos el mandato celestial de  ser santos, o buscar la santidad a través de una vida consagrada al servicio divino.

 Santa Lucía Virgen y Mártir

santa-lucía-o-santa-lucía-de-siracusa-1

Detalle de imagen de Santa Lucía

Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa en virtud de su voto de castidad rechazó la promesa, impuesta por su familia,  de casarse con un joven de distinguida familia, quien era un fanático seguidor de los dioses romanos de esa época imperial, su prometido como forma de vengarse la denunció, de practicar el cristianismo, ante el gobernador Pascasio, por lo que la arrestaron y le obligaron a abjurar de su fe cristiana,  Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa se negó a tales imposiciones , entonces le impusieron como castigo ser llevada a un lugar de prostitución pero en vano pudieron, varios guardias pretendieron moverla de su lugar de reclusión, luego intentaron quemarla y fue en vano, pues las llamas se apartaban de ella, por tales prodigios, que la libraron de ser ultrajada y quemada viva,  fue acusada de hechicería y optaron por completar su martirio degollándola.

Surgimiento de la Leyenda de Santa Lucía

santa-lucía-o-santa-lucía-de-siracusa-2

Grabado antiguo Santa Lucía

Los autores acerca de la vida y obra de  Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa no son creíbles, muchos martirologios antiguos no coinciden en sus datos, por lo que prevalece la tradición oral en la cual hay claros signos de ensalzamiento exagerado y de sentido más poético que histórico, esa situación  ha promovido a Santa Lucía de Siracusa más como leyenda que como personaje real, aunque luego de la expansión de su devoción son inobjetables los milagros que se le atribuyen.

Leyenda de Santa Lucia de Siracusa

Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa  siguió un derrotero signado por su amor a Dios, según muchas versiones antiguas su leyenda comenzó a configurarse, cuando padeció el martirio y le fueron arrancados los ojos por declarar que ella veía a Jesucristo siendo alabado en el cielo por los ángeles; confinada a un calabozo para ser ejecutada al día siguiente, Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa fue visitada en su celda por la Virgen María quien la reconfortó en su padecer, curando sus heridas, devolviéndole la vista y dotándola de  unos hermosos ojos.Años después el Papa Gregorio Magno, (590-604), le consagró actos litúrgicos que popularizaron su leyenda.

santa-lucía-o-santa-lucía-de-siracusa-3

Santa Lucía

Santa Lucia y la Religión

En el año 303 Lucía y su madre reciben el sacramento del bautismo, aunque en esos tiempos la devoción a Dios era condenada en el Imperio Romano, sin embargo,  Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa hizo sus votos de virginidad y pobreza entregando sus bienes a los más humildes campesinos y predicando el evangelio. Su creencia se reafirmó cuando, orando por la salud de su madre a  Santa Águeda, patrona de la ciudad de Catania, Italia, ésta le dijo, en una visión,  que por la consagración de su cuerpo y alma al servicio de Dios, y más por su fe,  su progenitora había sido curada, además le profetizó que ella seria santa Lucía santa que le daría  fama a la ciudad de Siracusa, profecía que se cumplió, con el pasar de los siglos, alrededor del mundo.

Relatos que convierten a Santa Lucía en Leyenda

Lo relatos que le dan sentido de leyenda a las biografías sobre Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa  se refieren a eventos  sucedidos durante su martirio, entre ellos el más destacado es que indica que fue ella misma quien se arrancó los ojos para enviárselos a su traicionero prometido, otros cuenta que fue el gobernador Pascasio quien  le extrajo las órbitas oculares para que no mirase más las imágenes de Jesucristo, dice la leyenda que aún con la garganta atravesada por una espada ella era capaz de hablar y se auto declaró patrona de Siracusa.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Otros Supuestos que Convierten a Santa Lucía en Leyenda

Se hallan narraciones en que se dice que Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa fue atada con cuerdas a varios bueyes y estos no pudieron moverla, en otras historias no son animales sino guardias romanos quienes tampoco la lograron mover, unas de esas tradiciones orales cuenta que uno de sus carceleros intentó violarla pero la cabellera de la santa comenzó a crecer rápidamente cubriéndole desde el rostro hasta los pies e impidiéndole al guardia su cruel acto. Todas estas leyendas son justificadas por sus devotos aduciendo que estaba siendo protegida por el poder divino de Dios, lo que si está certificado por sus muchos fieles es su capacidad de hacer milagros.

Milagros de Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa

santa-lucía-o-santa-lucía-de-siracusa-4

Santa Lucía su madre y Santa Águeda

 Los milagros de Santa Lucía inician cuando Santa Águeda se le revela en una visión y afirma que su madre ha sido sanada por su propio mérito, que es su fe inquebrantable en el Dios único.

Otro prodigio que se le atribuye a Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa fue el de profetizar la caída del entonces emperador romano Diocleciano Augusto, gobernó entre el año 284 y el 305, y el posterior cese de la persecución a los cristianos, también salvó milagrosamente en 1646 a su natal Siracusa del hambre.

Si se le reza con fe puede restablecer la salud de gargantas, detener sangrado, fortalecer la fe cristiana, proveer alimentos, y, los milagros más relevantes atribuidos a Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa tienen que ver con el poder de curación de la vista

El Patronazgo de Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa

santa-lucía-o-santa-lucía-de-siracusa-5

Óleo Santa Lucía

Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa debido a las diversas particularidades que manifestó en su vida es representada como Santa Patrona  de los escritores, de los pobres, de las costureras, los modistas, los sastres, fotógrafos, también es patrona de las ciudades italianas de Siracusa y  Venecia, además de  Zacatecoluca en la República del Salvador, Santalla de Rei en España, Mossoró en Brasil, entre otras localidades, y es mayormente reconocida como patrona de los ciegos o invidentes

Santa Lucía Patrona de los Ciegos

A Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa se le denomina tradicionalmente como patrona de los ciegos, los oftalmólogos, todo lo concerniente al sentido visual y se le ruega su protección contra la ceguera, debido a que su nombre, en su raíz latina, tiene el significado de luz o que nació con la luz del alba, también por el milagro, que le concedió la Virgen María, de la sanación de sus ojos. Es tradición en antiguas pinturas o iconografías representarla sanada de la vista sosteniendo en un plato un par de órbitas oculares.

santa-lucía-o-santa-lucía-de-siracusa-6

Santa Lucía de Siracusa Patrona de los invidentes

Oración a Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa

Es costumbre que una oración a Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa, en el sentido de rogarle como santa consagrada, para que nos conceda la gracia de restablecernos la salud quebrantada por problemas de la vista, de la garganta, hemorroides o para  fortalecer nuestra fe católica, que en esa súplica debemos incluir frases glorificando su santo nombre ,además que resalten los actos de fe, sacrificio, defensa del cristianismo que realizó dicha santa en el transcurso de su vida y en especial durante su tormentoso martirio. Desde tiempos remotos, y en la actualidad, muchos de sus devotos se refieren a las oraciones a Santa Lucía como especialmente eficaces para curar males visuales.

Día de Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa

Se consagra tradicionalmente, desde aproximadamente el siglo IV, al día 13 de diciembre como fecha pertinente del día de Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa , esto se confirmó cuando en 1844 se descubrió en un cementerio de Siracusa una inscripción, escrita en idioma griego, en una de las tumbas, que  relata que dicho  difunto falleció en el día de la fiesta de Santa Lucía y la describe brevemente como cristiana fiel y perfecta. El día de fiesta de Santa Lucía era una celebración local que se extendió rápidamente a Roma donde se le dedico un monasterio en el siglo VI. El primer documento papal que menciona su  fiesta es el Sacramentario del Papa San Gregorio Magno

Fiestas en Honor a  Santa Lucía de Siracusa

Los días 13 de diciembre de cada año es costumbre celebrar fiesta en honor a Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa en diversos países de Europa y América, Italia, Suecia, España, Colombia, República Dominicana y Venezuela son algunos de ellos. En Venezuela estas fiesta se en realizan en los estados Miranda, Mérida, Yaracuy, Aragua y el estado Zulia. En  Maracaibo, principian  los días 20 noviembre al son de las gaitas, además hacen una procesión y un novenario

Las Majestuosas Fiestas de Siracusa

La Ciudad de Siracusa le tributa unas extraordinarias fiestas a su Santa Patrona Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa, que inician el 13 de diciembre y concluyen el 20 del mismo mes, consisten esta conmemoración en pasear  a la Santa por toda la ciudad, incluyen cánticos, rezos, consagración de niños a Santa Lucía, vestir a las niñas que se llamen Lucía de rojo en alusión a su martirio, otros se visten de blanco símbolo de su pureza, finalizan en una explosión impresionante de fuegos artificiales. Para los siracusanos y peregrinos significan estas fiestas el triunfo eterno del bien sobre el mal, porque para muchos Santa Lucía es una presencia muy viva.

Motivo de las Fiestas del grano en Siracusa

Estos festejos se hacen en recuerdo de una gran hambruna que azotó a Siracusa en el año de 1646 y puso a  gran parte de sus ciudadanos al borde de la muerte, por lo que  se hicieron oraciones públicas, del día 06 al 13 de mayo de ese año, suplicándole a Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa que salvara a la ciudad; el día 13 de mayo de 1646 se observó una paloma blanca situarse sobre un altar  y al momento se pudo escuchar una voz en la iglesia que anunciaba el arribo al puerto de una nave cargada de granos, que salvaría a la ciudad de perecer por hambre, luego se reconoció como un milagro de Santa Lucía el desvió de aquel barco a los puertos de Siracusa en esas temibles horas.

Siracusa  y sus Fiestas del Grano

Desde aquel año de 1646 en el mes de mayo sucede en Siracusa la fiesta de Santa Lucía de los granos, durante dichas fiestas se sueltan innumerables palomas que simbolizan a aquella misteriosa paloma que se posó encima del altar de la Basílica  en el momento justo en que arriba al puerto aquel navío lleno de granos, una estatua plateada situada en la plaza de la Basílica es una representación de los siracusanos casi falleciendo, también hacen ir a una carroza llena de granos al frente del andas de Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa como recuerdo de aquellos granos que los salvó en ese fatídico año de 1646, debido al accionar milagroso de Santa Lucía, digna patrona de Siracusa

Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa Santoral

santa-lucía-o-santa-lucía-de-siracusa-7

Procesión de Santa Lucía,Siracusa

El santoral de Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa es el día 13  de diciembre de cada año, como recordatorio de su muerte, por ser la misma fecha, pero del año 304, en que Santa Lucía culminó su vida terrenal por tortura del martirio. En casi todos los escritos se tiene esta fecha, 13 de diciembre, como la más exacta para situar en el tiempo los eventos que acabaron con su vida, aunque antaño algunas listas de martirologio la situaban  el 12 de diciembre y otros el día 05 de febrero junto con el día de Santa Águeda, mas, sin embargo, actualmente es plenamente aceptado consagrar cada 13 de diciembre como día de Santa Lucía.

Novena a Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa

Deprecatoria  a Dios

Misericordiosísimo Padre Eterno, fuente perenne de donde bajan infinitos arroyos de piedades, con que se riega la tierra estéril de los humanos corazones,(…).

Deprecatoria a Santa Lucía

Oh piadosa Virgen y Mártir Santa Lucía, cuya vida inocentísima fue toda una vida hostia, ofrecida en holocausto al verdadero Dios, dada en cruel martirio al Dios Universal, sufriendo las más terribles torturas, terminando su existencia terrenal con vil espada, espero me concedas la gracia, que solicito en esta novena, si es por la mayor gloria de Dios, honra vuestra, mi bienestar espiritual. Amén.

santa-lucía-o-santa-lucía-de-siracusa-8

Santa Lucía, Catedral de Santa María de La Redonda, La Rioja, España

Condiciones de esta Novena a Santa Lucía 

Una forma acorde de comenzar la novena es un 05 del mes para concluirla un día 13, si es en diciembre es más apropiada por ser el día de su santa veneración. El modo de hacer esta novena es colocarse de rodillas ante su imagen, persignarse, hacer el acto de contrición, enunciar las oraciones preparatorias dedicadas a Dios y a dicha Santa, que dan principio a la novena, se dirán 03 Padrenuestros y 03 Avemarías, seguidamente las dos respectivas oraciones del día, se hará la súplica, se finaliza con una oración a Jesucristo y no debe olvidarse el acto de persignación en todos o algunos de esos días del novenario.

Los restos de Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa

Desde su muerte el cuerpo de  Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa fue colocado en una catatumba  por su madre Eutiquia y permaneció custodiado por sus paisanos cristianos en su ciudad natal, Siracusa, en ese lugar , en el año 320 fue construida una iglesia nombrada como Basílica de Santa Lucía del Sepulcro. Con la toma de Siracusa por los sarracenos, en el siglo IX, sus restos fueron ocultados para evitar su profanación. Posteriormente en  el año 1040, un general de  origen griego traslada las reliquias de la santa hasta la ciudad de Constantinopla y se las obsequia a la reina Teodora.

Los Restos de Santa Lucía de Venecia a Siracusa

Los venecianos durante la cruzada del año de 1204 conquistan Constantinopla y recuperan el cuerpo depositándolo en la Iglesia consagrada a San Jeremías

santa-lucía-o-santa-lucía-de-siracusa-9

Sarcófago de Santa Lucía

, hoy en día denominada Basílica de San Jeremías y Lucía, donde estuvo hasta el año de 2004. Los habitantes de Siracusa se llenan de júbilo en el año 2004 cuando le devuelven los restos de su patrona, una ausencia que se prolongó por 905 años, es recibida por miles de fieles y llevada a la Basílica de Santa Lucía del Sepulcro. La cabeza de Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa permanece dentro de la imagen de la Basílica de Siracusa, por ello al cuerpo recién llegado le colocaron una cabeza elaborada en metal plateado para poder apreciarla enteramente.

Iconografía de  Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa 

santa-lucía-o-santa-lucía-de-siracusa-10

Santa Lucía de Siracusa, Italia.

La imagen más común de Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa es verla sosteniendo un plato llano o una copa con dos órbitas oculares, luciendo en su bello rostro  unos sanos y espectaculares ojos provistos milagrosamente por nuestra madre común la Virgen María, otras veces la vemos con la garganta atravesada por un puñal,  en otras figuras sostiene una lámpara o un  libro, o tiene llamas en sus pies, y generalmente está vestida al estilo romano, están las pinturas y las  esculturas que nos la muestran en las distintas etapas de su corta vida e incluso su martirio y muerte.

Los Méritos de Santa Lucía para Venerarla

santa-lucía-o-santa-lucía-de-siracusa-11

Martirio de Santa Lucía de Siracusa

Cuando  Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa hace sus votos de pobreza y  reparte su fortuna entre los campesinos más pobres, además predica la palabra sagrada, hasta donde la censura del imperio se lo permitía a los cristianos de esa época, estaba comenzando a cimentar su fama como poseedora de una ferviente fe cristiana, ya que era conocida como proveniente de una familia de terratenientes. Es durante el suplicio del martirio  cuando los siracusanos conocen las virtudes de esta santa, primero por la elocuencia con que contestaba a las preguntas de sus interrogadores y luego con los prodigios con que Dios le salvó la vida.

La Expansión de la Devoción a Santa Lucía de Siracusa

santa-lucía-o-santa-lucía-de-siracusa-12

San Gregorio Magno

Por la sabiduría mostrada  ante el gobernador romano Pascasio  y los intentos vanos por hacerla negar a Dios, mediante la tortura, Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa se convirtió en ejemplo de sinceridad y fuerza espiritual que inspiró a seguir su fe a  muchos de sus conciudadanos que fueron testigos presenciales de las últimas horas de su vida, al defender firmemente su creencia  a pesar de que fue sometida a unos de los peores martirios sufrido por cristiano alguno. Al fallecer, víctima del martirio,  su lugar de sepulcro fue una catatumba en Siracusa que rápidamente fue objeto de peregrinaje de los sicilianos.

Crece la Veneración a  Santa Lucía de Siracusa

Una de las primeras ciudades italianas, aparte de Siracusa, que llega  a conocer  el culto a Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa es la ciudad de Rávena, en el año 384, luego sus creyentes serían de la vecina  Venecia, luego Milán, Nápoles, y así, años tras año, su fama llegaría a extenderse por gran parte de Europa. Uno de los promotores más relevante de la veneración a Santa Lucía fue el Papa San Gregorio Magno, (540-604) quien incluyó su nombre en la santa misa, con el tiempo se haría famosa tanto ella como la ciudad que la vio nacer, Siracusa. Actualmente es venerada en muchos países, sobre todo en Latino américa.

Santa Lucía y sus similitudes con otras santas

Algunas Santas guardan coincidencias con Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa ya sea por atribuírseles las mismas facultades milagrosas o por poseer características físicas parecidas, tal es el caso de  Santa Otilia y Santa Catalina de Alejandría.

Santa Lucía y Santa Otilia

santa-lucía-o-santa-lucía-de-siracusa-13

Santa Otilia

Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa y Santa Otilia (662-720) son santas reconocidas por ser suplicadas por sus fieles para sanarles las contrariedades de la vista, esto porque Santa Odilia, aunque nació ciega, Dios le concedió, durante su bautismo, el milagro de recuperar la vista, ambas murieron un día 13 de diciembre, lo que con el tiempo tendió a confundir a Santa Otilia con Santa Lucía, pero posteriormente el santoral de Santa Otilia fue movido al 14 de diciembre, en sus iconografías las dos son representadas sosteniendo un par de órbitas oculares, se diferencian en la particularidad de que Santa Lucía los sostiene en un plato y Santa Otilia sobre un libro, también porque una es de origen francés y la otra es de Italia.

Santa Lucía y Santa Catalina de Alejandría.

santa-lucía-o-santa-lucía-de-siracusa-14

Santa Catalina de Alejandría, con la rueda de su martirio

Santa Catalina de Alejandría, tiene las siguientes analogías con Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa : Santa Catalina de Alejandría fue una mártir cristiana que al igual que Santa Lucía se negó a rendirle culto  a los dioses romanos, poseía  gran elocuencia que hizo que varios sabios se convirtieran al cristianismo, en resguardo de su voto de virginidad, había prometido desde muy joven su alma y cuerpo al servicio de Jesucristo, manifestó su negativa a ser dada en casamiento,  fue decapitada al no poder matarla con un terrible aparato que usaban con el fin de martirizar a los cristianos, es representada con un libro por ser patrona de estudiantes y filósofos.

Iglesias Representativas de Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa

santa-lucía-o-santa-lucía-de-siracusa-15

Iglesia de Santa Lucía en Maracaibo

En el lugar donde fue encarcelada en víspera de su martirio se erigió la Catedral de Santa Lucía de la Cárcel y en el sitio de su muerte se levantó la Iglesia de Santa Lucía de la Tumba, además en gran parte de los países en los que se le veneran existen iglesias a ella consagradas. En Venezuela, en la ciudad de Maracaibo se le dedico la Iglesia Santa Lucía, de estilo neo gótico, que fue construida en el siglo XIX.

Venezuela y Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa

En Venezuela la devoción por Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa llega en tiempos de la conquista, principalmente de españoles  e inmigrantes italianos, y se han hallados escritos que datan del siglo XVII, en los que se refieren a la existencia de un altar dedicado a Santa Lucia, en la ciudad de Maracaibo, Estado Zulia. Actualmente es tradición celebrar cada 13 de diciembre las festividades en honor de  dicha santa, tanto en la capital del Estado Zulia como en muchas otras localidades de Venezuela, otra prueba del fervor que sienten los venezolanos a la mártir Italiana son los diversos pueblos que tienen su nombre.

Santa Lucía Luz Resplandeciente del Mundo

santa-lucía-o-santa-lucía-de-siracusa-16

Santa Lucía con manto tricolor

Santa Lucía o Santa Lucía de Siracusa es un claro ejemplo que nos fortalece en nuestra fe cristiana, su entrega a Dios en tiempos  de intolerancia religiosa nos mueve a evitar a aquellos elementos que son instrumentos del mal para contagiarnos de la ceguera espiritual, como son las drogas, azote que corrompe a nuestros jóvenes, el alto sentido de solidaridad con que actuó, nos recuerda que es mejor tener tesoros celestiales que atesorar bienes materiales, por su ejemplar vida Santa Lucía de Siracusa fue y seguirá siendo una poderosa luz que ilumina al mundo y es la esperanza de que cada nuevo día podemos tener un alba resplandeciente.

No hay pecado si no se consiente al mal.

Dejar Comentario