Aprende todo lo que no sabias sobre la sexualidad en el Taoísmo, aquí

La sexualidad en el Taoísmo es una práctica espiritual que comprende nuestro deseo sexual y lo maneja dentro de nuestros organismos como una fuerza para la mejoría y el crecimiento psíquico. El deseo es una parte rica y poderosa de nuestra práctica humana. Los taoístas especulan en el deseo, llamado energía sexual o jing chi, como porción de nuestra energía vital, o chi. Ser ardoroso es estar repleto de chi.

Resultado de imagen para La sexualidad en el taoismo

 

Tambien Te Recomiendo Ver...

La sexualidad en el taoismo

Las frases en inglés como “deseo” o “pasión” implican un sentimiento de deseo y fervor que contiene el sexo, pero también manifiestan nuestros sentimientos más enérgicos sobre la vida. Cuando nos entusiasma cualquier cosa, nuestra familia, nuestro trabajo, nuestra delicadeza, una causa social significativa, estamos variando nuestro chi en esta práctica. Nuestra pasión es lo que nos menea a la acción y, en última solicitud, es lo que nos proporciona alegría. Nos entusiasman las cosas que más nos interesan.

Frecuentemente hablamos de ponernos deseosos como si fuéramos siendo invadidos por alguna fuerza lujuriosa y perversa. Pero la poderosa voluntad de la excitación es primordial para nuestra humanidad. No es, como han ilustrado los pensadores religiosos moderados, una fuerza oscura que nos aparta de Dios, sino que es la condición de lo que nos puede precisar a vivir vidas dinámicas y fructuosas. Es el hecho de que la voluntad sexual es tan intensa que ha llevado a la mayoría de las religiones primordiales a controlar y restringir el proceder sexual, especialmente la conducta de las mujeres. (Ver: Quien creo los Sacramentos)

Reintegrar nuestra conexión con nuestro deseo es fragmento de recobrar nuestro poder personal. Una vez que haya estimulado su pasión o energía sexual, las diestras de Amor Curativo, tal como las guía el maestro taoísta de nombradía mundial, Mantak Chia, pueden instruirle cómo administrar y purificar su energía sexual para que pueda favorecerse de sus dones.

Imagen relacionada

 

Si bien nuestro mundo actual sufre, por un lado, de la tosquedad sobre la sexualidad y de la utilización flagrante de la sexualidad, el Amor Curativo brinda una sabiduría de algunos miles de años sobre cómo vivir en nuestros cuerpos como seres instintivos y utilizar nuestra pasión para convertirnos en la gente que ambicionamos ser.

Tambien Te Recomiendo Ver...

El taoísmo es la basa de la filosofía y la fisiología chinas. Es un sistema físico y espiritual general que apoya a las personas a conseguir sus potenciales más realzados. Tal vez sea mejor acreditado en este país como la base de la medicina usual china, que contiene acupuntura, terapia herbal, nutrición, masaje, la reflexión energética llamada Chi Kung acentuado “chee kong” y el arte marcial citado Tai Chi Chuan o “corbata chee chwan”.

El sistema Universal Tao fue perfeccionado por Mantak Chia para instruir técnicas de imaginación y ejercicio taoístas para nivelar el cuerpo y acrecentar y refinar la energía vital, o chi. La práctica sexual, o amor curativo, es una parte principal de este sistema.  “Chi”, la palabra china para energía capital, es la potencia dentro de nuestros cuerpos y dentro del universo que genera la vida. La palabra en sí tiene diversas traducciones, como energía, aire, inspiración, viento o naturaleza vital. (Ver: oración a San Antonio para encontrar cosas perdidas.)

Taoísmo sexualidad posturas

Las diestras sexuales taoístas están hallando su camino sin distinción en las vidas de las personas que no poseen idea de su efectivo propósito o de los peligros materiales, emocionales, intelectuales y espirituales coligados con ellos. Aunque estas diestras primitivamente tenían que ver primariamente con la innovación de la energía para el progreso espiritual, y solicitaban varios años de estudio contiguo con un maestro, frecuentemente están siendo manejadas hoy por hombres y mujeres para desarrollar la firmeza sexual, el placer y el dominio, y por mujeres para someter o incluso descartar la menstruación.

Tales prácticas, utilizables en varios libros hoy en día, contienen, por ejemplo, la comprometida práctica de tender pesas de los genitales para fortificarlos y desarrollar el flujo hormonal. Entre algunos fieles, frecuentemente se puede atender a los hombres conjeturando de cuánto peso pueden alzar. Los expertos afirman que los niños serán niños, ciertamente, pero los maestros deben estar al corriente que no deben posponer de esas diestras a través de libros y planteles para aquellos que no están dispuestos para lidiar con las inmensas energías implicadas.

Esta  contraparte taoísta del Kama Sutra, el autor narra 26 posiciones para hacer el amor, de las cuales casi todas son transiciones en cuatro posturas primordiales. Estas posturas esenciales son la Unión esencial, donde el hombre está arriba, el Cuerno de unicornio con la mujer arriba, el apego cercano, que es lado a lado y cara a cara, y finalmente el pescado al sol, que es la entrada trasera.

Resultado de imagen para Taoísmo sexualidad posturas

 

Aunque es posible que las posiciones se entiendan equivalentes a las de otros textos arcaicos, e inclusive modernos, los hermosos nombres que se le proporcionan a las situaciones, como por ejemplo mariposas en vuelo, golondrinas enamoradas, o un fénix jugueteando en una cueva roja, manifiestan el principio taoísta que la vida es una proporción de contrapuestos en el que todo lo que acontece posee una reacción igual y contrapuesta. La unión sexual mercantiliza las fuerzas de Yin, que es negativa, pasiva y nutricia, y Yang, que es positiva, impulsa y pródiga.

La ejecución anticipada de tales hábiles sin la inspección diaria y cercana de un maestro logra tener serias derivaciones. Uno consigue lastimarse tanto física como psicológicamente. Inclusive se puede concretar los semblantes de su autoimagen que deben diluirse o transformarse para que tenga término la visión y el impulso espiritual.  (Ver: Porqué fueron perseguidos los primeros cristianos)

Lo que la totalidad de nosotros precisa, inclusive aquellos de nosotros en un pasaje espiritual, no es más arranque sexual, sino más bien una mayor cognición de las diversas formas en que nuestra energía sexual está concurriendo utilizada indebidamente y derrochada en servicio a nuestra auto-imagen. Lo que se constriñe es la autonomía de nuestra auto-imagen, lo que Gurdjieff flama nuestra “falsa idiosincrasia” y las condiciones e ilusiones de las que estriba esta auto-imagen.

Son estas cualidades e ilusiones, junto con el procedimiento que brota de ellas, las que efectúen y desperdician nuestra voluntad, nuestro poder. Sin librarse de estas actitudes e asegures, cualquier trabajo con carácter sexual solo ampliará aún más el perfil falso que tenemos de nosotros mismos y desarrollará aún más nuestra falta de conformidad íntima.

sexualidad-en-el-taoísmo-3

Al indagar el taoísmo, existe principalmente información aprovechable sobre las prácticas que los hombres deben utilizar para almacenar energéticamente su “jing” o fuerza vital, al cultivarse a redirigir la energía del espasmo por todo el cuerpo sin eyacular. Los textos arcaicos daban mucha más ilustración a los hombres y reflexionaban a las mujeres meramente como un depósito o caldero. Si bien el lugar de las mujeres se ha transformado a lo largo de los años, hay menos indagación utilizable para que las mujeres repasen a redirigir la energía sexual. Las prácticas taoístas se asimilan mejor con un experto.

Las diestras tántricas se juzgan algo más asequibles para el occidental. Ciertos pasos simples para los novatos son crear un sitio sagrado, tomarlo espaciosamente, mirarse a los ojos y trabajar con la inspiración. La respiración es el mecanismo más significativo en el tantra. Utilizando su aliento, puede propagar la energía orgásmica de sus genitales a través de todo su organismo. Con tu pareja, puedes armonizar la respiración, una aspiración mientras que la otra exhala. (Ver artículo: como murió Herodes Antipas)

Coexisten prácticas más procesadas para revolver las energías de la fuerza de vida sexual a través del cuerpo, ciertas de las cuales son más positivas de ejercer con un maestro. Si está listo para abrir más carácter y salud mediante el beneficio de la energía sexual, es viable que reflexione que el tantra o el taoísmo son una agilidad útil.

Sexualidad hombre

Las metodologías sexuales taoístas tradicionales están trazadas para desarrollar la energía sexual de una persona y estancarla. Esto se debe a que la voluntad sexual mejora la vida. Los textos taoístas invitan a que los hombres deben guardar su energía sexual al no eyacular durante la presteza sexual, ya que esto involucra perder energía sexual.

Ciertos escritores encomiendan una práctica análoga para las mujeres, aunque otros textos instruyen que el orgasmo femenino no involucra perder energía sexual sino que de cierta manera lo desarrolla tanto para la mujer como para su pareja, y que, consecuentemente, no hay razón para que las mujeres impidan eso.

Esta segunda teología lleva a los textos a encomendar que los hombres deberían tener varias parejas sexuales para poder convenir a la autonomía femenina de energía sexual provechosa. Para los ojos occidentales, logra haber una reclamación entre la ideología taoísta primordial de no interferir en el recorrido natural de los acaecimientos y la estrategia sexual hondamente intervencionista encomendada por el taoísmo. (Ver artículo:  cómo nació la Iglesia)

Para los ojos occidentales asimismo puede haber un favorecimiento suficientemente desagradable de la práctica sexual de los hombres contra la de las mujeres, si bien se puede impugnar que la continuación de las relaciones sexuales al retardar el orgasmo masculino puede de hecho favorecer a las mujeres. Las culturas taoístas sobre el sexo están visiblemente consignadas a los adeptos en lugar de a la gente habitual, si las personas normales y corrientes ejercieran este nivel de control sexual todo el tiempo, el taoísmo dejaría de coexistir en unas pocas descendencias.

sexualidad-en-el-taoísmo-4

Dejar Comentario