≡ Menu




Yoga Hindú: Historia, Poses, Meditación y mucho más

El Yoga Hindú, es un ejercicio tomado en cuenta en la religión hinduista que va de la mano con la meditación. Sirve para centrar la energía y conectarse con la divinidad, permitiendo la liberación del alma y la espiritualidad del ser; Ademas, de proporcionar buenos beneficios en el aspecto físico.

Historia del Yoga Hindú

Para empezar, hablar sobre el Yoga Hindú, sus orígenes no están muy claros, sin embargo, algunos estudiosos coinciden es en su lugar de origen, la antigua India. Muchos afirman que esta ciencia surgió como una necesidad de conservar la salud física, mental y emocional, lo que invitaba a reflexionar sobre la vida y sobre cuestiones filosóficas. Tomando un lapso de tiempo, se sostiene que el yoga ya existía alrededor del año 3000 antes de nuestra era, y posteriormente, surgieron diferentes movimientos a lo largo de la historia. Los textos que hablaban sobre la Filosofía del yoga, comenzaron a surgir entre los años 500 y 200 a.C, y poco más tarde las escuelas filosóficas del hinduismo, budismo y jainismo convergieron con las ideas filosóficas del yoga. (Ver articulo: Vudú en Haití)

Algunas figuras encontradas en la India, reflejan los principales indicios de que el yoga se originó en la civilización del valle del Indo, las cuales muestran a personas en postura de meditación o yoga. Pero, lo que más se muestra son las descripciones que hay en las vedas sobre las prácticas ascéticas, la concentración y descripciones de las posturas corporales. Las antiguas escuelas filosóficas del país, siguieron estas prácticas, así como por budistas o janistas del siglo V a.C.

El Rig veda, es uno de los primeros textos que hace mención de la palabra “yoga”. Sin embargo, las descripciones allí encontradas sobre el yoga, no poseen el mismo significado que el que tiene en la actualidad.

Dichas prácticas, incluían posturas y concentración que se usaban en rituales en la época veda. Las mismas, fueron las precursoras del yoga. Tiempo después, grupos de ascetas enfatizaron las posturas del cuerpo evolucionando en las conocidas asanas. Cabe destacar, que los textos antiguos contienen algunas menciones sobre la importancia de la respiración y la energía vital.

El concepto de yoga, se comienza a conocer entre los siglos V y II a.C en otros textos budistas como el Pali Canon, Upanishads, Bhagavad Gita o Mahabharata. Por ejemplo, al hablar del Pali Canon, es evidente encontrar tres pasajes que describen a Buda presionando la lengua contra el paladar con el propósito de controlar el hambre o la mente. En cuanto al budismo, describen las prácticas de meditación, algunas de las cuales Buda tomó prestado de los grupos religiosos que se separaron de la tradición védica con una visión más mística, conocidos tradicionalmente como sramana.

Ahora, el significado de la palabra yoga que le damos ahora, tiene su aparición en el texto Katha Upanishad del siglo III a.C, en este se menciona sobre el control constante de los sentidos y el cese de la actividad mental. Por otra parte, existe otro texto Upanishad del siglo I a.C. que indica el procedimiento de mantener el cuerpo en una postura erguida, contener la respiración, enfocar la mente, y practicar esto preferiblemente dentro de una cueva o en un lugar sencillo y tranquilo. (Ver articulo: Sonidos de los Chakras)

También, En el Mahabharata se puede encontrar algunos argumentos del ejercicio en el capítulo 12 con versos que llegar a datar de los años 300 y 200 a.C. Aqui se dice que el objetivo del yoga es unir el alma con el Dios o la verdad universal (Brahman).

Además, otra parte donde se puede encontrar el concepto del yoga esta entre los periodos de los imperios Mauryan y Gupta (200 a.C. y 500 d.C.) algunas escuelas impulsaron el surgimiento del yoga comenzado a tomar formas diferentes escuelas filosóficas hinduistas, budistas y jainistas. El Raja yoga, o yoga como filosofía, es mencionado en textos en sánscrito de esa época.

Entre los años 500 y 1500, época donde se desarrolla muchos métodos de yoga, el más conocido Hatha Yoga surgió y se desarrolló en este periodo. Este tipo de yoga utiliza elementos del yoga sutras de Patanjali con posturas y ejercicios de respiración.

El movimiento Bhakti se desarrolló en el sur de la India entre los siglos VI y IX e integra ejercicios de meditación haciendo énfasis en la concentración en Krishna que fue ganando importancia poco a poco. El tantra es un género del yoga que surgió en la India hacia el siglo V, y las religiones budistas como hinduista, tomaron varios elementos de este género. (Ver articulo: Chakras y las Enfermedades)

Pose de Yoga Hindú

  • Postura de la montaña (Tadasana)

Este tipo de postura, se realiza de pie, manteniendo la columna firme con los pies en paralelo y los pulgares de los pies en contacto. Mira al frente.

Los errores comunes que suelen cometerse es que las costillas y las nalgas no deben sobresalir demasiado. Trate de mantener la columna vertebral en una línea recta.

  • Postura de la silla (Utkatasana)

Esta postura debe tener las rodillas flexionadas a la altura de los tobillos, los muslos tan paralelos al suelo como sea posible. En cuanto al torso debe formar un ángulo recto con los muslos. Acerca los pies para formar una postura más avanzada. Inspira a medida que alzas las manos.

Los errores comunes que se comenten es que las rodillas no deberían estar por delante de los pies.

  • Pinza de pie (Uttanasana)

Para realizar esta pose de Yoga Hindú, se debe abrir la parte posterior de las piernas, que permitirá facilitar la descompresión de la columna y permite que la sangre oxigenada se mueva desde el corazón hacia la cabeza.

Para realizarlo, se debe comenzar con la postura de la montaña. La persona debe doblarse siguiendo el vértice de tu cintura y exhala a medida que desciendes el torso, manteniendo la columna tan recta como puedas. Deja que la cabeza cuelgue por su propio peso y relaja la mandíbula. Es necesario tener los pies separados a la altura de las caderas, si eres principiante, o los pies juntos si eres un estudiante intermedio o avanzado.

En la realización de esta pose, se comete los siguientes errores comunes: Mantener la columna firme es más importante que tener las piernas rectas, siempre lo realizan, al contrario. Dobla las rodillas tanto como haga falta para poder mantener la espalda recta y tu pecho en contacto con los muslos.

  • Postura del perro hacia abajo (Adho Mukha Svanasana)

Para cumplir con la siguiente postura se abre el cuerpo por completo. Se inicia con una posición de plancha, mantén los brazos rectos a la altura de tus hombros y los pies con la anchura de tus caderas. Luego se debe levantar la cadera hacia el cielo y exhala hasta que tu cuerpo alcance la posición de una V invertida. Los ojos miran entre las piernas y hacia la barriga. Tira de la barriga y las costillas hacia adentro.

Cuando se es principiante, se suele cometer los siguientes errores comunes: Las personas con las corvas y las pantorrillas tensas tienden a formar poses en forma de caja. Se debe corregir de inmediato flexionando más las rodillas y dirige el pecho hacia el comienzo de los muslos, mientras presionas tus manos firmemente contra el suelo para tirar de las caderas hacia atrás.

  • Posición del guerrero 1 (Virabhadrasana)

Haciendo la postura anterior, ahora se adelanta tu pie derecho entre tus manos, gira tu talón izquierdo hacia adentro y levanta torso y brazos hacia arriba. Inhala. Se debe alinear el talón del pie frontal con el arco del pie trasero, con el frontal de la rodilla directamente sobre el tobillo. Dirige ambas caderas hacia adelante, agacha el coxis y tira de las costillas hacia adentro.

Los errores más comunes es que la cintura al completo debe mirar hacia el frente, no hacia afuera, y el pie trasero debe acercarse a un ángulo de 45 grados y no a uno de 90. (Ver articulo: Chakras y Arcángeles)

  • Postura del guerrero 2 (Virabhadrasana)

Tiene una similitud con la posición del guerrero uno, pero esta tiene los brazos estirados en direcciones opuestas, paralelos al suelo y en línea con los hombros. Se alza los brazos y el torso e inhala. El pie de atrás debería formar un ángulo de 90 grados y el muslo delantero debería estar paralelo al suelo, con la rodilla directamente sobre el tobillo. Los ojos deben mirar por encima del dedo corazón.

Entre los errores comunes se encuentran que el trasero y la barriga no deben sobresalir y no debería formarse un arco al final de la espalda. Las personas no suelen alinear los pies correctamente haciéndolo un error común. Asegúrate de que el talón de tu pie delantero se alinea con el arco de tu pie trasero.

  • Postura del triángulo (Trikonasana)

Para hacer efectiva esta postura, se debe separar bien los pies creando un triángulo desde los pies hasta el hueso pélvico. Comienza por girar un pie 90 grados hacia afuera y el otro hacia adentro 15 grados. Estira los brazos en línea con los hombros y, mientras exhalas, baja el torso hacia el pie que tienes girado hacia afuera.

Si eres principiante, los dedos deben tocar la espinilla; para aquellos que están más avanzados, debería tocar el suelo ligeramente. El otro brazo debe estirarse hacia arriba con los ojos mirando la punta de los dedos alargados; mantén el cuello largo y separado de los hombros. Los hombros y los brazos deben estar en línea.

Entre los errores comunes se encuentran: La cadera frontal no debería destacar y la cadera trasera no debería caer.

  • Postura del niño (Balasana)

Se dice que la postura del niño es una pose de sometimiento. Se inicia desde una posición arrodillada, con las puntas de los pies tocándose y las rodillas a la altura de los hombros, baja la cintura hasta los tobillos mientras extiendes los brazos hacia adelante, sobre el suelo, y bajas la frente también hacia el suelo. Cierra los ojos y reposa la frente en el suelo. Respira de la manera que te resulte más cómoda, la respiración suele ser el elemento más importante para realizar yoga. (Ver articulo: Chakras y la Aromaterapia)

  • Media cobra (Ardha Bhujangasana)

Para ejecutar esta postura, debe hacerse sobre la barriga, con el hueso del pubis y los empeines presionando contra el suelo. Los pies deben estar bien estirados hacia atrás y separados a la altura de las caderas. Las manos se deben colocar a ambos lados de la caja torácica y los codos se aprietan hacia atrás, como dirigiéndose el uno hacia el otro. Usando la fuerza de los músculos lumbares, despega del suelo el pecho y las costillas superiores. Inhala mientras te levantas, respira algunas veces y exhala mientras desciendes.

En esta pose, se comenten los siguientes errores comunes: Las manos no deben adelantarse a los hombros y los hombros no deben estar al lado de las orejas. Para corregirlo, tira de estos hacia atrás y aléjalos de las orejas.

  • Postura de Marichi (Marichyasana)

Esta pose, es una postura de rotación con pierna extendida, dedicada al sabio hindú Marichi. La rotación de la columna en posición sentada neutraliza la columna. Comienza desde una posición sentada, con el trasero sobre el suelo y ambas piernas en paralelo frente a ti, una posición tradicional. Extiende por completo tu pierna izquierda y flexiona el pie hacia ti. Dobla la rodilla derecha y cruza el pie derecho por encima de la pierna izquierda extendida.

El codo izquierdo en este caso, debe ser empujado contra el exterior de la rodilla derecha, la mano derecha se sitúa en el suelo en la parte derecha del cuerpo. La mano derecha debería plantarse detrás del lado derecho de la columna, dándole apoyo. Mira por encima del hombro o tanto como te permita el cuello.

Para no cometer los errores frecuentes, no se debe doblar la espalda. Estira la columna levantando la espalda. Asegúrate de que la mano trasera está ayudando a elevar la columna.

  • Postura del perro hacia arriba (Urdhva Mukha Svanasana)

Algunos instructores de Yoga Hindú, afirman que puede ser peligroso dar por sentado que el perro hacia arriba es una postura para principiantes. Sin embargo, esta pose, es una posición de nivel intermedio a avanzado, puesto que implica una inclinación profunda que requiere mucha fuerza. Por tal razón, sugieren que los principiantes comiencen con la media cobra y vayan progresando hasta el perro hacia arriba.

Para realizar esta posición, debe colocar una pose en plancha con los pies separados a la altura de las caderas y los brazos separados bajo los hombros, exhala y usa los brazos para que el cuerpo descienda lentamente hasta que los codos formen un ángulo de 90 grados. Se puede usar la punta de los pies para inclinar el cuerpo hacia adelante y luego gira los pies para que el empeine descanse plano sobre el suelo. Es necesario inhalar, haz fuerza con los codos para que el torso entero, las rodillas y los muslos se levanten del suelo. Las partes del cuerpo que debe hacer contacto con el suelo son las manos y los pies. Alza la vista ligeramente, más allá de la punta de la nariz. Sal de la posición mientras exhalas.

Frecuentemente existen varios errores comunes: los estudiantes se lanza a esta posición antes de que su espalda esté lista para ello. Se nota bien cuando sus hombros están altos y a la altura de las orejas. La recomendación es que los principiantes comienzan con la postura de la cobra, que está más cercana al suelo. La cobra apenas carga peso sobre las manos y reforzará lentamente la espalda».

Yoga Hindú y meditación

Existen distintos tipos de meditación, algunas suelen relacionarse con el origen de las religiones, entre estas se encuentra la meditación hinduista. Dicho tipo de meditación ha sido utilizada para abrir al estado natural del ser humano, ver quiénes y cómo somos, así como propiciar la comunicación con la Divinidad. (Ver articulo: Chakras y Glándulas)

Cuando se realiza la meditación hindú, la concentración de los pensamientos en un objeto es fundamental, además de tener un mantra, que será la palabra que inundará nuestro ser. La gran mayoría de los hindúes, entre sus creencias están la adoración a un Dios o a un ser, la forma de adorar es con cantos, inciensos, y la meditación.

Este tipo de meditación debe acompañarse con yoga, ayuno y abstinencia, para así entrar en comunión con el cuerpo, espíritu y la mente. En la religión hindú, cuando se medita, se piensa en un ciclo de vida inagotable, se vive y se muere, donde la reencarnación se da en diferentes objetos y seres, y en cada vida se va obteniendo su purificación.

Generalmente, el hinduismo cree y sostiene que los ciclos de vida no terminan, las vidas son repetidas, pero no en las mismas circunstancias ni con las mismas personas. De manera que, el presente de la vida está determinado por sus esfuerzos y el karma es la sucesión de hechos de las vidas anteriores.

Antes de reencarnar en otro cuerpo, el alma pasará por un intermedio de premios y castigos.  La idea es buscar la verdad, esta verdad se encuentra en el yoga y en la meditación, todas las reencarnaciones se experimentan hasta que el espíritu es liberado del cuerpo. La cremación, en el hinduismo es importante ya que se libera el alma y el cuerpo, dado que este es considerado solo un instrumento.

Yoga-Hindú-6

La filosofía

La filosofía fue de gran ayuda para la doctrina del Yoga Hindú, ya que esta tomó prestamos de la filosofía teórica del samkhia. Algunos autores han escrito sobre el conocimiento acerca de las posiciones físicas de meditación. Existen ciertas diferencias, pero la más significativa es que el yoga no solo incluye el concepto de Íshwara (o ‘Dios personal’) a su visión del mundo metafísico, sino que también afirma que Dios es un modelo sobre el que se debe meditar. De esta manera, el Yoga Hindú tiene el objetivo de lograr la liberación (mukti) de las ataduras del alma con la materia.

El Yoga Hindú, se trata de un sistema donde se práctican una serie de ejercicios que buscan a aumentar de manera gradual el dominio físico y mental, hasta lograr la liberación de una mayor conciencia, en donde se puede apreciar las diferencias entre el alma y el cuerpo o materia. El yoga ha alcanzado la liberación y la toma conciencia de su verdadera naturaleza. Yoga, en sí se refiere a un derivado refinado que hace mención a su esencia espiritual.

Budismo-y-el-Taoísmo-1

El yoga se ha desarrollado en cuanto a su concepto de la energía donde los organismos operan a través de los órganos llamados intangibles del chakra. Estos son siete cuerpos, captura y energía expresada por el kundalini (interior de la energía). Se les llama:

muladhara (en el perineo; su elemento es la tierra)

svadishtana (en el hueso sacro; su elemento es el agua)

manipuraka (en el plexo solar; su elemento es el fuego)

anahata (en el corazón; su elemento es el aire)

vishuddhi (en la garganta; su elemento es el vacío o éter)

agña (entre los ojos; su elemento es el pensamiento) y

sajasrara (en la cima del cráneo; corresponde a la liberación espiritual).

La práctica se centra principalmente en:

los asanas (posturas para ayudar a la meditación) y

el pranaiama (control de la respiración, para ayudar a la meditación).

La circulación del prana (energía presente en la respiración) a través del sushumna nadi, hace que los chakras (centros de energía) se pongan en movimiento.

Yoga-Hindú-7

Yoga e Hinduismo

En los antiguos textos de la India, el Yoga es una palabra comúnmente mencionada, forman la base de la religión que hoy se conoce como hinduismo, dando por confirmado que es la religión más antigua del mundo, y que es la tercera religión más practicada en el planeta.

El Sabio Patanjali, fue uno de los escritores acerca de la fuente de la filosofía del yoga, que vivió en el siglo II a.C., y cuyo Yoga Sutras hace la descripción de una filosofía que comprende ocho ramas, una de las cuales es las posturas físicas, o asanas, que es lo que se describe como yoga en el occidente. Otros de los elementos que suelen encontrarse en el yoga de Patanjali son los conceptos como las yamas, votos morales que incluyen la castidad y la no violencia.

El Yoga Hindú, es impartido en Templos de Nueva York y enseñan yoga como una práctica espiritual en la que las asanas físicas son el componente esencial. Pero al realizar la práctica supuestamente debe llevar a la meditación.

Existe un organismo llamado la Sociedad Templo Hindú, en la que la presidenta señala que “El yoga es realmente una disciplina espiritual”, “Desde su origen en el hinduismo, el yoga realmente se originó a partir de la palabra en sánscrito yuj, que significa unión”.

Yoga-Hindú-8

Para que se surja dicha unión, es necesario que suceda, comentó, “entre un individuo o su alma con Paramatman”, o el ser cósmico. Varios estudios se han realizado sobre el yoga, en el año 2008 se obtiene la información de que existe aproximadamente 16 millones de practicantes de yoga en Estados Unidos. Ese total de personas gastan 5,700 millones de dólares en clases y equipo al año.

Normalmente, más que una religión suele venderse como un ejercicio físico y una práctica saludable, en el que se suele utilizar terminología en sánscrito. Muchos de los practican fuera de la religión confirman que sienten un aspecto vagamente espiritual en la actividad. Sin embargo, la mayoría de los practicantes estadounidenses, no podrían etiquetar el yoga como un acto religioso o incluso para relacionarlo a una tradición religiosa específica.

El Yoga Hindú ha cobrado importancia al pasar el tiempo a pesar de que muchos lo practican sin pertenecer a la religión, es evidente que el ejercicio como tal se ha difundido en el mundo ya que, lo más relevante es centrar la energía y obtener la mayor concentración posible al hacerlo en un lugar tranquilo. Para obtener un resultado más significativo, el Yoga Hindú debe ir de la mano de la meditación; para aquellos que, si creen en la religión, esto sería una forma de comunicación con una divinidad para comentarle sobre todo lo que pasa en tu vida, asimismo realizar peticiones que puedan ayudar a las personas en todos los aspectos.

El Yoga Hindú, desde su país de origen ha logrado la difusión masiva de los beneficios que este ejercicio aporta. Además de estar alineado con los chakras, es importante seguir al pie de la letra los ejercicios para no llegar a lastimarse y estos sea más efectivos. No solo se puede ver los resultados a nivel físico, sino que más interesante, se puede ver desde lo espiritual si la persona acepta cumplir con las exigencias para realizarlo.

Como toda religión, se debe tomar en serio las practicas que se hacen para obtener los beneficios que ellas ofrecen. Cada una de ellas tienen sus características y particularidades que le imprimen una diferencia en cuanto al número de seguidores; estas se han hecho popular debido a las creencias y las practicas que todas realizan.

Dejar Comentario