Conoce todo lo necesario sobre los Templos del Judaísmo

Los templos del judaísmo fueron dos, construido y destruido en distintas oportunidades, dando origen al muro de los lamentos. A lo largo de la historia han paso por diversos cambios y han sido protagonistas de algunos conflictos importantes. Descubre aquí toda su historia y para que fueron creados. (Ver artículo: Ateísmo).

Templos del judaísmo

Templo de Salomón

El Templo de Jerusalén (hebreo: Beit Hamikdash) o el también llamado Templo de Salomón, fue el santuario primordial del pueblo de Israel y en su interior contenía el Arca de la Alianza, el candelabro de los siete brazos y demás utensilios empleados para llevar a cabo el culto hebraico en tiempos de la Edad Antigua.​ (Ver artículo: Historia del ateísmo).

Se ubicaba en la planicie del monte Moriá, en la ciudad de Jerusalén, donde se localizan actualmente la Cúpula de la Roca y la Mezquita de Al-Aqsa.

El Primer Templo fue construido por el rey Salomón para suplantar al Tabernáculo como el  único centro de culto para el pueblo judío. Fue arrasado por el faraón Sisac (Sheshonq I) en el año  925 a.C. y su destrucción estuvo a cargo de los babilonios durante el tercer ataque de Nabucodonosor II a Jerusalén en el año  587 a. C.

El Segundo Templo, mucho más sencillo, fue perfeccionado por Zorobabel en el año  515 a.C. (durante el reinado del persa Darío I) y posteriormente consagrado. Tras las incursiones paganas de los seleúcidas, fue vuelto a consagrar por Judas Macabeo en el año 165 a.C.​ Fue reconstruido y ampliado por Herodes, el Templo que a su vez fue destruido por las tropas romanas al mando de Tito en el año 70a.C., en el lugar de Jerusalén, mientras duró la primera guerra judía. Su primordial vestigio es el Muro de los Lamentos, igualmente conocido como Kotel o Muro Occidental.​

Según las creencias religiosas hebreas indican que el Tercer Templo de Jerusalén se construirá con la llegada del mesías del judaísmo.

El primero de los templos del judaísmo

El Primer Templo de Jerusalén se construyó por orden del rey Salomón aproximadamente en el año 960 a.C. y fue utilizado como santuario principal de los israelitas. Estaba ubicado en la llanura del monte Moriá, en la ciudad de Jerusalén, donde actualmente se encuentra ubicado el Muro de los Lamentos, la Cúpula de la Roca y la mezquita de Al-Aqsa. (Ver artículo: Espiritismo en Umbanda).

Según expresa  la Biblia, la construcción del Templo de Salomón se llevó a cabo durante  el siglo X a.C., para remplazar el Tabernáculo que, desde el Éxodo y durante siglos, se utilizó como sitio de reuniones  y para rendirle culto a Dios. El Tabernáculo resguardaba el Arca, que fue posteriormente llevada  a Jerusalén por el rey David y guardada en el monte Moriá, encima de una plataforma de aproximadamente 40 por 100 metros.

El Templo propiamente hablando, según describe la Biblia, era un edificio orientado sobre un eje longitudinal en dirección Este-Oeste. El edificio debió tener una longitud interior de aproximadamente 27 metros, 9 metros de ancho y una altura de 13,5 metros también (60×20×30 codos).

Por lo tanto  sus medidas eran comparables a las de una capilla, más el culto generalmente se llevaba a cabo desde su exterior. A ambos lados de la entrada del templo fueron levantadas dos columnas, que fueron llamadas Jaquín y Boaz.

Los sacerdotes y el rey ingresaban en el Templo por medio  de una gran puerta enchapada en oro, de aproximadamente 10 metros de alto y 4 de ancho. Tras esa puerta se encontraban tres ambientes.

Un vestíbulo era seguido por otros dos lugares. El primero de esos sitios era denominado Hejal o Santo (es decir, Lugar Santo o Santuario), que se iluminaba por medio de ventanas altas. El ancho  y largo de este sitio mantenía una proporción de 1:2, lo que significaba que la planta del Hejal estaba hecha por un doble cuadrado.

El forjado de piedra se hallaba cubierto por un solado de madera de cedro. Las paredes y vigas del forjado del Hejal se encontraban cubiertas por láminas de cedro libanés. La tercera cámara, designada Dvir o Kodesh Ha-Kodashím era el sitio más sagrado del Templo de Salomón. En latín se la conoce como Sancta Sactorum y en español como «Santo de los Santos». Este último lugar se encontraba a un nivel más alto que el Hejal y solo se podía tener acceso a él subiendo una escalera.

El Dvir tenía la forma de un cubo de alrededor de 10×10×10 metros (20×20×20 codos). En su centro se hallaba el Arca de la Alianza (gran arcón hecho de madera de acacia, cubierta con planchas de oro y con cuatro anillas a las esquinas en las que ocasionalmente se colocaban varas para trasladarla; dentro del Arca se resguardaban las Tablas de la Ley, concedidas por Dios a Moisés, y las Tablas a su vez tenían grabados los Diez Mandamientos, sirviendo de conexión entre Dios e Israel.

El patio interior del Templo estaba  rodeado por un muro formado por tres capas de bloques de piedra cubiertas por vigas de madera de cedro. En dicho patio interior podían ingresar los peregrinos y las multitudes de fieles, pero al Dvir o Santuario del Templo solo podían acceder los sacerdotes y el monarca de turno. (Ver artículo: Cuantos libros tiene cada parte de la biblia).

La construcción del Templo de Jerusalén fue el evento de mayor importancia  del reinado de Salomón, gracias al cual su nombre ha sido recordado hasta por 30 siglos luego de su fallecimiento. Ya en la Biblia el Templo abarca  la mayor parte  de los escritos donde aparece el rey Salomón.

Su fama ha trascendido los tiempos y, como construcción perfecta creada por Dios, y es hasta hoy un importante referente y fuente de inspiración en materia proyectual y arquitectónica.​

Luego del fallecimiento de Salomón, el templo fue víctima de profanaciones como consecuencia de las invasiones extranjeras y a su vez por  la introducción de deidades sirio-fenicias. Posteriormente fue reestablecido bajo las condiciones originales durante los reinados de Ezequías y Josías.

Su destrucción

Las tropas del rey babilónico Nabucodonosor II demolieronel templo en el año  586 a. C., llevando también prisioneros a una gran parte de los pobladores del Reino de Judá a Mesopotamia, lo que dio lugar al exilio y cautiverio de los hebreos en Babilonia. (Ver artículo:  Ateísmo en México).

Del Templo de Salomón solo subsistió un pequeño objeto de gran valor simbólico, se trata de una granada de marfil del tamaño de un dedo  pulgar, muy estilizada y con inscripciones en letras paleo hebreos: iconográficamente, las granadas (rimonim en hebreo) se exhiben en las culturas de la Antigüedad como emblemas de fertilidad y esperanza,​ estando ellas ya presentes en Jaquín y Boaz, las dos columnas exteriores situadas al frente del Templo de Salomón; la leyenda inserta en la granada de marfil por otra parte dice claramente que se trata de un objeto «Perteneciente al Templo de Yahvé, consagrado a los sacerdotes».

El Museo de Israel en el año 2011 quitó de la exhibición dicha  granada, un objeto indubitablemente de la Edad de Bronce tardía, pero no así la inscripción, que se sospecha es una falsificación recientemente hecha, a pesar de que  no existan pruebas de la culpabilidad de quien vendió la pieza al Museo.

Construcción del segundo templo

Después del regreso  del cautiverio y con el liderazgo de Zorobabel se llevaron a cabo las reparaciones necesarias para restablecer el desbastado Reino de Judá y así reconstruir su Templo, el cual para esa época estaba desaparecido hacía ya, setenta años. (Ver artículo: Judaísmo Moral).

El grupo recientemente arribado estaba conformado por  42.360 personas judías, el  cual incluía niños, junto a sus 7.337 sirvientes y 200 músicos (Esdras 2:65). Se había completado el prolongado y penoso regreso a casa desde las riberas del Éufrates hasta Jerusalén.

Estas personas  estaban animadas por un gran impulso religioso y una de sus principales preocupaciones era rehabilitar  su antiguo sitio de adoración, recomponiendo el Templo y restableciendo sus rituales. Junto con la invitación de Zorobabel, el gobernador manifestó una buena acción al colaborar con mil dáricos de oro y otros muchos regalos más. La gente a su vez contribuyó con su parte al tesoro sagrado y lo realizaron con gran entusiasmo.

Para comenzar se construyó y se dedicó el altar de Dios en el lugar donde exactamente se ubicaba anteriormente. Después se recogieron los escombros calcinados que se encontraban  en lo que había sido el lugar donde estaba el Primer Templo.

Para culminar en el segundo mes del segundo año (535 a.C.), en presencia del público allí reunido, ante su emoción y su alegría se fundaron las bases del Segundo Templo. Este acto fue de gran significancia para el pueblo hebreo, dando por otra parte cabida a muchos recuerdos.

Los samaritanos realizaron una propuesta para colaborar en los trabajos. Más Zorobabel, junto con el consejo de ancianos no aceptaron la propuesta debido a que sostenían que Judea tenía que construir el Templo sin ayuda externa.

Como consecuencia de esto, se  dieron a conocer informes malintencionados en relación de los judíos; de acuerdo con los samaritanos que querían que la construcción del Templo fracasara  y mandaron mensajeros a Ecbatana y Susa, lo que produjo que los trabajos de reconstrucción se atrasaran y fortuitamente se suspendieran.

Luego de este suceso pasaron siete años, tras el fallecimiento de Ciro el Grande, quien había  ordenado y permitido que se reconstruyera el Templo, fue sucedido por su hijo Cambises. Después Esmerdis ocupó el trono por aproximadamente siete u ocho meses.

Finalmente asumió el poder Darío I (521 a.C.) y, en el segundo año de su reinado, se retomaron los trabajos de reconstrucción del Templo y hasta suculminación. Ello se llevó a cabo a partir del estímulo, los consejos y las premoniciones de los profetas Hageo y Zacarías.

En la primavera del año 516 a.C., luego de veinte años del regreso desde el cautiverio en Mesopotamia, el Templo estaba terminado para su consagración. Según el Libro de Esdras (6:15), el Templo fue terminado completamente el tercer día del mes de Adar, en el sexto año del reinado de Darío I.

Renovación del Templo

Aproximadamente en el año 19 a.C., el rey Herodes, el Grande,emprendió una intensiva transformación y ampliación del Templo. Éste fue prácticamente derribado y se construyó nuevamente otro en su lugar. La nueva estructura es mencionada en algunas ocasiones como el Templo de Herodes, pero por lo general se lo siguió identificando como Segundo Templo. Las ceremonias de sacrificios fueron retomados en él. El área abarcada por la nueva construcción ocupaba una planicie de 500 metros de largo por 300 metros de ancho.

Para la fecha del 25 de septiembre del año  2007, el arqueólogo Yuval Baruch, conjuntamente  con la Autoridad de Antigüedades de Israel, comunicaron el hallazgo de una de las canteras que suministraron a Herodes las piedras para el Templo.  (Ver artículo: Cultura hindú).

En esa cantera se encontraron monedas, piezas de alfarería y postes de hierro, los que se reconocen con fecha del año 19 a.C.Por otra parte, otro arqueólogo, Ehud Nesher, ratificó que los contornos largos de las rocas demuestran que se trató de un proyecto público masivo en el que posiblemente trabajaron cientos de esclavos.

Dentro de las características de lSegundo Templo no se contemplaban el Arca de la Alianza, ni tampoco  su contenido que abarcaba las Tablas de la Ley y la medida de maná, los Urim y el Thumim, la serpiente de bronce (destruida por Ezequías ya en el Primer Templo) y la vara de Aarón. Dichos objetos sagrados desaparecieron luego de que se llevara a cabo la destrucción de Jerusalén por Nabucodonosor.

Del mismo modo que en el Tabernáculo, el Kodesh Hakodashim (Santo de los Santos) estaba separado por cortinas, existía una sola Menorá en el Hejal (Santo), a parte de una mesa para los panes de la proposición y un altar de los inciensos; se resguardaban además, vasijas de oro que pertenecieron al Templo de Salomón y, aunque habían sido llevada a Babilonia, las mismas fueron posteriormente  devueltas al Templo de Jerusalén por Ciro.

El Segundo Templo se diferenciaba de su predecesor porque presentaba árboles en su patio y poseía además un área reservada para los gentiles.

Destrucción del segundo Templo

En el año 66 d.C., los pobladores judíos se rebelaron en contra del Imperio romano. Luego de cuatro años, en el año  70 d.C., las legiones romanas bajo las órdenes de Tito  se dieron a la tarea de reconquistar y posteriormente destruir  la mayor parte de Jerusalén y su Segundo Templo.

El arco de Tito, que fue construido en Roma para celebrar la victoria de Tito en Judea simbolizaa los soldados romanos llevándose la Menorah del Templo. Jerusalén fue destruida por el Emperador Adriano nuevamente en el año 135 d.C.

El muro de los lamentos

El Muro de los Lamentos es el sitio más sagrado del judaísmo, restos que quedaron luego de la destrucción del Templo de Jerusalén. Su nombre en hebreo significa simplemente “muro occidental”. Este muro perteneció al Segundo Templo Sagrado, el cual se localizó en el Monte Moira fue derrumbado por los romanos como emblema de superioridad en el año 70 d.C, los judíos se dirigen a este sitio  para lamentar la doble destrucción del Templo.

El emperador Vespasiano tomo la decisión mantener el muro en pie como una demostración de la derrota de la que fue víctima Judea a sus manos y que los habitantes del lugar tuvieran siempre presente su dolor, es por esto que se le bautiza así, Muro de los Lamentos.

Si bien para los romanos el sitio sería un emblema de tragedia y dolor, los judíos lo asumieron como un lugar de encuentro con Dios, por lo que se convirtió  en una fuente de inspiración. Los devotos adquirieron como una costumbre de  introducir un papel con las peticiones en las grietas del muro, ya que se cree que los ángeles las llevarán a las manos de Dios.

Entre las súplicas que se hacen, piden la vuelta de Dios a Israel, la reconstrucción del templo y la llegada del nuevo mesías. También le llaman el muro de los pobres ya que esta parte del templo fue construida por las personas más pobres del lugar.

Según cuenta  una vieja leyenda, cuando comenzaron a destruir el templo, los ángeles bajaron desde el cielo para evitar la caída del muro y pronunciaron: Este muro es el resultado del esfuerzo de los pobres, jamás podrá ser destruido. El santo santuario es el lugar más sagrado de lo que quedó del Templo, es por ello que únicamente a él puede acceder el Sumo Sacerdote una vez al año.

Las sinagogas

La sinagoga es el sitio en donde se congregan los judíos, donde se realizan sus ceremonias rinden culto y estudian la Torá libro sagrado de la religión judía.

Como  no se trata solamente de se un sitio de oración y estudio, sino además como un sitio de reunión, diálogo y comprensión la sinagoga se conoce en hebreo como (Beit ha-Kneset), palabra que significa ‘Casa de Asamblea’. Como institución y arquitectónicamente hablando, en el judaísmo, la sinagoga es de época antigua, entendido como marco de pertenencia en términos ya sea de religión como de cultura única.

A pesar de que se tienen pocos datos sobre el origen de las primeras sinagogas, probablemente ellas se trasladen a tiempos posteriores a la división de los dos reinos hebreos (Judá e Israel, 930 a. C.), o pueden haber tenido su origen después de la destrucción del primer Templo de Jerusalén (587 a. C.) y mientras duró el cautiverio judío en Babilonia (586-537 a. C.).​

La cantidad de sinagogas aumentó cuando se estableció la lectura pública de la Torá. En el año 70, en el momento de ser  devastada por las tropas de Tito, Jerusalén disponía de unas 400 sinagogas.

Estos sitios  de reunión no eran edificios exclusivamente levantados para el culto; cualquier lugar sencillo podía servir para  reunirse, pero asimismo había grandes edificaciones que se utilizaban para dicho propósito.

Esas antiguas sinagogas eran  administradas por un notable o un consejo de tres notables. El rabino o algún fiel versado en el conocimiento de la ley mosaica (es decir, transmitida por Moisés) era quien tenía a su cargo la explicación  del texto sagrado y solo a él se le encomendad esta tarea. Por lo general las sinagogas están orientadas hacia Jerusalén. Al fondo se encuentra un armario o tabernáculo, el arca sagrada (hejal en sefardí o arón haKódesh en asquenazí),  en donde se guardan los rollos de la ley (Torá).

Ante el tabernáculo cuelga una lámpara que está ardiendo continuamente en recuerdo de la luz perpetua (ner tamid) la cual brillaba en el Templo de Jerusalén. Un candelabro, generalmente, de siete lámparas alineadas, recuerda el famoso candelabro (menorá) del Templo. Una mesa de pupitre, puesta encima de una plataforma (tebá en sefardí, bimá en asquenazí), sirve  las veces de altar; encima de ella se lee la Torá.

En las sinagogas sefardíes, es ahí donde se detiene el celebrante. En las sinagogas asquenazíes, el celebrante se para  por detrás de un atril, a un lado del arca o en frente de ella al que se llama amud.

La palabra “la Sinagoga” ha alcanzado a simbolizar la religión judía, así como “la Iglesia”simboliza al cristianismo.

Sinagogas más destacadas

  • Gran Sinagoga de Sídney

Es una sinagoga que está ubicada en la calle Elizabeth, en la ciudad de Sídney, en Australia, y su origen se remonta al año 1878. Es importante indicar que el diseño del edificio fue realizado por el destacado arquitecto Tomas Rowe, el cual para la construcción de dicha sinagoga  combinó elementos de estilo bizantino y características góticas.

  • Sinagoga del Tránsito

Cabe destacar que también es  conocida como Sinagoga de Samuel ha-Leví, este  templo judío está localizado en la ciudad de Toledo, en España. El templo fue construido en el siglo XIV, y  en el podemos destacar su estilo mudéjar.

  • Sinagoga de Córdoba

Este templo está ubicado en la calle Judíos de la judería de Córdoba, España. Es de importancia destacar que se trata de la única sinagoga que existe actualmente en Andalucía. El templo tiene su origen desde el año 1885, y se considera como un  Bien de Interés Cultural, así como Patrimonio de la Humanidad.

  • Gran Sinagoga de Budapest

También conocida como Sinagoga de la Calle Dohány, se considera como la mayor sinagoga en Eurasia, y la segunda más grande del mundo. El templo se ubica en Budapest, Hungría, concretamente en el distrito de Erzsébetváros. La sinagoga fue levantada entre los años 1854 y 1859, y sobresale por su estilo neomorisco.

  • Neue Synagoge o Nueva Sinagoga

Es una sinagoga situada en Berlín, Alemania, la cual fue levantada entre los años 1859 y 1866. Como centro de la vida religiosa y la cultura de la comunidad judía en la ciudad. A causa de  los elementos árabes en su diseño y su similitud con el Palacio de la Alambra en Granada, España, es  considerada una de las edificaciones  de mayor  importancia  de Berlín durante la segunda mitad del siglo XIX,esta sinagoga se distingue por las influencias de arquitectura Islámica.

  • Sinagoga de Dresde

Este templo se encuentra localizado en el Casco Viejo de Dresde, en Alemania. Su origen se remonta al año 1996.

  • Gran Sinagoga Coral de San Petersburgo, Rusia

Es considerada  la segunda sinagoga más grande de Europa y se  construyó entre los años  1880 y 1888, después  de que el Zar Alejandro II aboliera algunas de las prohibiciones a las residencias judías allí y permitiría  que los judíos que sirvieron al ejército, académicos, importantes mercaderes y técnicos residan en esa y otras grandes ciudades.

  • Sinagoga Sofía, Bulgaria

Se considera  la tercera sinagoga más grande de Europa. Mide 31 metros de alto y puede acoger a 1.300 personas en su pasillo  principal. Fue abierta para la comunidad sefardí del país en una ceremonia festiva en septiembre del año  1909, en la que se contó con la  presencia del Zar Ferdinand I de Bulgaria, luego de nueve años de construcción.

  • Sinagoga Eldridge Street, Nueva York

Fue la primera sinagoga que se construyó en Estados Unidos por judíos de Europa del Este. El diseño de su  construcción estuvo a cargo de los hermanos Peter y Francis William Herter. Cuando se inauguró en el Lower East Side de la ciudad en el año  1887, los medios elogiaron su magnánima belleza, construida con inmensos techos, ventanas de vidrio rosa, diseños majestuosos en cobre y pinturas realizadas a mano.

  • Sinagoga Subotica, Serbia

Se construyó enel año 1902 durante la administración del Reino de Hungría (parte de Austria-Hungría).Su construcción estuvo a cargo de  Los arquitectos húngaros Marcell Komor y Dezso Jakab, quienes  fueron responsables del diseño, que es considerado hasta la actualidad una de las sinagogas más finas de la arquitectura religiosa del modernismo. Poseedora de  una construcción de concreto y acero, combinada con decoraciones populares de la cultura húngara.

  • Gran Sinagoga de Florencia, Italia

Desde que el barrio judío en Florencia, fue destruido  enel año 1848, los integrantes de la comunidad se dieron a la tarea de levantar una sinagoga central que pudiera  ser utilizada por todos los judíos de esa ciudad. Estos planes solo se pudieron  concretar luego de  30 años, gracias a la gran donación del presidente de la comunidad, David Levi, quien donó su inmueble y propiedad para la construcción de una sinagoga que “valga la belleza de Florencia”, según acotó.

Dejar Comentario