Seichō-no-Ie, filosofía de vida de origen japonés

Loading...

El Seichō-no-Ie es la filosofía de vida originaria de Japón que tuvo mucho auge en las décadas de los años 60 y 70. Es una doctrina interesante de conocer en cuanto a su historia, orígenes, rituales y, en particular por el Movimiento Internacional de Paz por la Fe. Entérate aquí acerca de esta corriente religiosa.

Seichō-no-Ie

¿Qué es el Seichō-no-Ie?

Seichō-no-Ie, a veces traducido como Seicho-no Iye del término japonés 生長の家 seichō-no ie, es una religión/filosofía sincrética, monoteísta, que promueve la doctrina del Nuevo Pensamiento, el cual es uno de los nuevos movimientos religiosos o Shinshūkyō más conocidos en Japón y que se han extendido desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

Esta filosofía hace hincapié en el agradecimiento a la naturaleza, la familia, los antepasados y, sobre todo, en la fe religiosa en un Dios universal, heredando sus características básicas del budismo, el cristianismo y el sintoísmo, que es una religión milenaria japonesa que se basa en la veneración a los espíritus de la naturaleza.

Seichō-no-Ie es el mayor grupo de Nuevo Pensamiento del mundo y su nombre significa “Hogar de la vida infinita, la sabiduría y la abundancia”.

La corriente Seichō-no-Ie ha conseguido agrupar a un gran número de seguidores, mediante diversos instrumentos que usaron para esparcir su doctrina. Otra corriente interesante es el Kopimismo.

Entre estos instrumentos está la revista Acendedor y los Preceptos Diarios, que es una especie de calendario con mensajes, que adquirieron popularidad en grandes ciudades, principalmente en décadas de los 60 y 70 del siglo XX. Te recomendamos también la lectura del Jainismo de transcendencia similar a la del Seichō-no-Ie.

Actualmente la filosofía Seichō-no-Ie cuenta también con otras publicaciones como las revistas Fuente de Luz, Mundo Ideal y Querubín; Periódico Círculo de Armonía; Preceptos Diarios e, incluso, programas de radio y TV, que han permitido mantener informado de sus dogmas y actividades a todos sus creyentes.

Historia del Seichō-no-Ie

El movimiento del Seichō-no-Ie fue fundado el 1º de marzo de 1930 por el reverendo Masaharu Taniguchi, el mismo día que éste publicó el primer número de la revista mensual de formación espiritual, Seichō-no-Ie.

Masaharu, quien fue el líder religioso promotor de esta corriente de pensamiento, de carácter monoteísta, dio a conocer esta nueva filosofía de vida mediante la cual muchas personas despertaron a su divinidad, a la naturaleza de Dios o a la condición de Buda que hay en todas las personas al leer la enseñanza de “El hombre es un hijo de Dios” y han llegado a vivir una vida de gratitud por todo lo que hay en el universo.

Masaharu, debido a su profunda preocupación por las numerosas contradicciones de la vida, dedicó muchos años de estudio intensivo de diferentes filosofías y religiones.

En ese primer número de la revista, que llamó “revista del movimiento de la verdad no confesional” invitaba a otros a conocer esta nueva enseñanza acerca de su filosofía “La verdad de la vida”.

Seichō-no-Ie

Durante los siguientes cuarenta años de existencia de este movimiento, publicó otros cuatrocientos libros y recorrió muchos países de Europa, Sudamérica y Norteamérica con su esposa Teruko, para dar conferencias sobre sus creencias personalmente.

Ernest Holmes, estadounidense fundador de la Ciencia Religiosa, y su hermano Fenwicke Lindsay Holmes, también estadounidense, escritor y ex ministro de la congregación y líder de Ciencias Religiosas, fueron de gran ayuda para los Taniguchi en la consolidación de su filosofía.

Fenwicke, incluso, viajó a Japón para conocer con mayor profundidad la doctrina y fue coautor de varios libros al respecto, uno de los cuales, titulado La ciencia de la fe, se convirtió en la piedra angular de la denominación.

Esta institución religiosa se ha caracterizado por profesar el no-sectarismo, por estimular el autoperfeccionamiento espiritual, por la reverencia a los antepasados y por la armonía entre la humanidad y la naturaleza.

Masaharu Taniguchi

Este líder religioso nació el 22 de noviembre de 1893 en Kobe, Japón, fue promotor del Nuevo Pensamiento japonés y fundador de Seichō-no-Ie.

Estuvo casado con la profesora Teruko, quien nació el 7 de marzo de 1896 en Takaoka, Japón.  Su matrimonio se celebró en 1920 y tuvieron una hija llamada Emiko.

Seichō-no-Ie

Comenzó a estudiar literatura inglesa en la Universidad de Waseda, Tokio y, posteriormente, trabajó como traductor para algunas empresas. No obstante, su mayor deseo era encontrar la verdad. Siempre estuvo en la búsqueda de hallar una forma de poner fin al sufrimiento humano.

En virtud de ello, participó en varias escuelas espirituales, involucrándose en el trabajo doctrinal y misionero. Una de estas escuelas fue la Ōmoto.

Paralelamente, estudió las obras de Fenwicke Holmes, de quien posteriormente tradujo al japonés el libro La ley de la mente en acción.

En 1929, tras mucho estudio y contemplación, reveló de que había recibido una revelación divina seguida de la curación de su hija.

Según sus testimonios, fue en la búsqueda espiritual que en diciembre de ese año recibió la gran revelación: “Solo existe Dios, el mundo fenoménico es una proyección de la mente, y que todas las religiones son esencialmente una sola”.

Desde entonces comenzó a escribir muchas revelaciones. Decidido a divulgar la verdad que acabaría con el sufrimiento de la humanidad. Meses después, publicó, el 1 de marzo de 1930, la revista “Seichō-no-Ie “, con lo cual dio inicio a una serie sobre tópicos espirituales sustentados en revelaciones.

Seichō-no-Ie

Se considera que esta fecha es el inicio de la organización religiosa, es decir, la Institución Religiosa Seichō-no-Ie.

En vista de la gran cantidad de solicitudes que recibía del público lector para que reimprimiera números agotados de la revista, se decidió que era más conveniente componer un libro con todos los artículos de las revistas hasta entonces publicadas.

Produjo, entonces, en 1932, su voluminosa obra Seimei no Jisso, “El Jisso de la Vida”. El movimiento creció durante esa década de 1930, aunque fue suprimido durante la Segunda Guerra Mundial.

En 1935, el Ministerio de Educación de Japón registró a Seichō-no-Ie como religión. El maestro Masaharu y su esposa, la profesora Teruko, llevaron a cabo el desarrollo de la organización religiosa ” Seichō-no-Ie “, publicando ambos muchos libros.

En 1952, fue coautor de un libro con Fenwicke, titulado La ciencia de la fe y realizó dos giras mundiales para divulgar la verdad a otros países, en 1963 y en 1973.

Masaharu murió en un hospital de Nagasaki el 17 de junio de 1985, a la edad de noventa y un años. Le sobrevivieron su esposa, Teruko, su hija Emiko y su yerno Seicho Taniguchi. Tres años más tarde, el 24 de abril de 1988, falleció la profesora Teruko.

Seichō-no-Ie

Emiko y Seicho

Dejó un legado bibliográfico que nutren a esta corriente filosófica, entre cuyas obras se pueden mencionar:

  • La verdad de la vida, Vol. 1 del año 1937, reimpreso por primera vez en 1961, reimpreso en 1979 como La verdad de la vida, Vol. 1: La magia de la verdad, reimpreso posteriormente como La verdad de la vida, Vol. 1: Libro de principios generales.
  • La ciencia de la fe: Cómo hacerse creer, publicado en 1952, reimpreso en 1962.
  • La educación divina y la formación espiritual de la humanidad, de 1956.
  • Usted puede curarse a sí mismo: La Conquista de las Enfermedades, el Cáncer, la Enfermedad Atómica, etc. a través de las Enseñanzas Espirituales, del año 1961.
  • La recuperación de todas las enfermedades: El método de psicoanálisis de Seichō-no-Ie, de 1963.
  • La Verdad de la Vida, Vol. 3: Clave Espiritual para la Vida Abundante, de 1971.
  • La mente humana y el cáncer, del año 1972.
  • 365 Claves de oro para la cumbre de la plenitud, de 1974, reimpreso como 365 Claves de oro para una vida completamente libre.
  • La verdad de la vida, Vol. 5: El poder místico interior, de 1975, reimpreso como La verdad de la vida, Vol. 5: Libro del Espíritu Santo, Parte 1.
  • La verdad de la vida, Vol. 7: Camino maravilloso hacia la vida y el poder infinito, de 1977, reimpreso como La verdad de la vida, Vol. 7: Libro de la vida cotidiana.

Seichō-no-Ie

Orígenes

Esta corriente filosófica de vida es de origen japonés que se conformó como doctrina gracias a las enseñanzas impartidas por el maestro Masaharu Taniguchi desde marzo de 1930.

Se caracterizó por ser un movimiento con una institución religiosa del no-sectarismo.

En el mismo, se procura promover el autoperfeccionamiento espiritual, la reverencia a los antepasados y la armonía entre la humanidad y la naturaleza.

En la actualidad

En la década de 2000, el Movimiento Fundamental Seichō-no-Ie se separó de la sede y desde 2017, existen tres facciones del movimiento original.

Las dos facciones más grandes están lideradas por Masanobu Taniguchi, quien es el presidente actual de Seichō no Ie, y la otra facción por un grupo de maestros mayores de Seichō-no-Ie conocidos como Manabushi.

Los Manabushi solo están enfocados en enseñar los preceptos divulgados por el fundador Masaharu y su único maestro no quiere enfrentarse ni congeniar con el actual presidente de Seichō-no-Ie.

Por otra parte, en su sede internacional ubicada en Hokuto, prefectura de Yamanashi, en Japón, Seichō no Ie ofrece un programa de prácticas de seis semanas para iniciarse en la práctica de esta doctrina.

Loading...

Esta filosofía siempre inmersa en lo que es natural, en su mensaje de inicios de este año 2021 en su página web declara que: “La felicidad es amar la naturaleza” y así lo asevera su presidente supremo actual.

En un video colgado en el portal, el presidente Masanobu expresa el pensamiento positivista y esperanzador de Seichō no Ie, guiados por Dios, pero siempre sin subestimar la naturaleza.

Bases del Seichō-no-Ie

Las bases de la enseñanza de esta nueva fe se podría decir que quedo resumida en la revelación que el maestro Masaharu recibiera la primera vez.

Como principio fundamental se estableció que:

“La materia es nada. El cuerpo físico es nada. Todos los fenómenos en el mundo de la materia son nada. Lo que existe verdadera y eternamente son Dios y sus manifestaciones. El ser humano es, en realidad, un hijo de Dios. El ser humano no es materia, sino existencia espiritual. El ser humano ya es un ser perfecto. Todo alrededor nuestro es simplemente proyección de nuestra propia mente”.

Las bases de esta filosofía se podrían resumir en tres puntos.

Solo existe Dios y sus manifestaciones

Tal fundamento implica que solo está Dios y las diversas formas en que se pueda presentar él. Esta base se sustenta en el concepto fundamental del Jisso, término que se ha traducido tradicionalmente como “aspecto real” o “forma auténtica”.

Dios o la “Divinidad Absoluta” no tiene forma definida, pero tiene la facultad de generar formas perfectas, de modo que todo lo que nos rodea es una forma perfecta.

Este Dios para evidenciar su divinidad, creó todas las formas que conocemos, desde las más simples como los átomos hasta las más complejas como somos los seres humanos y las galaxias.

Estas son las formas perfectas del Jisso, y como tal son formas auténticas de Dios.

Todos los fenómenos son manifestaciones de la mente

El ser humano es una pura y auténtica manifestación de Dios y como tal contamos con el poder creador de la mente que nos ha sido legado para  proyectar en nuestra vida todas las circunstancias que nos afectan.

Nuestra mente, mediante el subconsciente más que el consciente, posee infinidad de pensamientos que dan lugar y generan esta proyección, dando por sentado que nuestra vida es lo que reflejan nuestros pensamientos.

De manera tal que es posible no hay víctimas, pues cada uno es responsable en el 100 % de su vida.

Por tal motivo, cuando alguien nos agrede, en realidad, ello ha sucedido porque nosotros hemos creado que tal situación fuera favorable para que se presentara alguien y nos agrediera.

La doctrina señala que estos pensamientos de autocastigo se encuentran en el lugar más recóndito de nuestra mente.

Por ello, si se nos presenta una situación desagradable en algún momento de la vida, ellos son el resultado de pensamientos que tuvimos al respecto.

Se requiere, entonces, de un trabajo mental para reemplazar esos pensamientos desagradables por unos más cónsonos con nuestra verdadera naturaleza.

La mente humana funciona como un lente que proyecta el Jisso hacia el mundo físico. Si nuestra mente está alineada con el Dios, ella reflejará el Jisso tal y como es; es decir de forma perfecta. Esto es lo que se ha denominado “fenómeno perfecto”.

Pero, si en nuestra mente solo tenemos pensamientos negativos, lo que reflejará el Jisso será una forma imperfecta y distorsionada, lo que se ha llamado “fenómeno falso”.

De manera que solo son auténticos los atributos divinos como la sabiduría, el amor, la vida, la provisión, la alegría y la armonía.

Todo lo contrario a estos atributos no existe realmente, pues es solo una ilusión de la mente que le da solo existencia en el mundo físico. De acuerdo con lo proclamado por el maestro Masaharu nuestro destino se forma en el mundo mental.

Así que, en conjunto, los grupos humanos como las familias, ciudades, regiones, países y el mundo, forman su destino con la suma de sus pensamientos.

Todas las religiones son una en esencia

El Seichō-no-Ie señala que todos los maestros iluminados de la historia han evidenciado su verdadera naturaleza y han sabido manifestar a Dios en su personalidad física individual.

Ellos en sus actos de vida han compartido su vivencia interior y han sabido divulgar la verdad.

En tal sentido, esta doctrina señala que todas las enseñanzas espirituales provienen de una única fuente: Dios.

Símbolos

En esta doctrina se incorpora elementos de otras creencias religiosas como el cristianismo, budismo y sintoísmo, que por mucho tiempo han tenido presencia en Japón.

En virtud de ello, se encuentran representadas en el símbolo oficial de esta filosofía.

Se trata de una estrella verde en el centro, que remite al cristianismo, luego tiene una cruz gamada blanca en el intermedio en forma de una luna, que nos refiere el budismo y, finalmente, un círculo rojo externo con 32 puntas como un sol, que nos recuerda el sintoísmo.

Ceremonias

Las ceremonias que se practican en el Seichō-no-Ie están muy vinculadas al ceremonial del sintoísmo, primordialmente.

Se incluyen también rituales como los del bautismo, el matrimonio y el culto a los antepasados, que ha sido el más representativo fuera del Japón. Se ha podido evidenciar que en el Seichō-no-Ie hay mucha capacidad de adaptación de las ceremonias conforme a la cultura local.

Nakajima explica que Seichō-no-Ie rechaza el “tiene que ser así”, esto es considerar que nada debe ser forzado y enseña que hay que vivir naturalmente la vida como ella es.

El movimiento Internacional de Paz por la Fe

El movimiento de Seichō-no-Ie viene siendo impulsado actualmente como Movimiento Internacional de Paz por la Fe.

En tal sentido, desde la década de los años 90, Seichō-no-Ie lanzó de manera oficial una nueva bandera, que llamó el “Movimiento Internacional de Paz por la Fe”, promovido en inglés como Internacional Peace by Faith, cuyo objetivo fundamental es, a través de la fe en Dios único y universal, despertar a la paz en cada persona y, así, concretarla en el mundo.

Seichō-no-Ie en América Latina

Durante cuarenta años Masaharu publicó más de cuatrocientos libros, lo que permitió que se conociera y extendiera su filosofía. En virtud de ello, recorrió muchos países de Europa, Norteamérica y a América Latina con su esposa Teruko.

Dictaron cientos de conferencias sobre sus creencias espirituales, dando testimonio personal de sus vivencias. Contó en cierto momento con el apoyo de los hermanos Holmes, Ernest t Fenwicke, quienes fueron cruciales para Masaharu en este proceso de divulgación.

Fenwicke viajó incluso a Japón a conocer la doctrina y fue coautor de varios libros, uno de los cuales, titulado “La ciencia de la fe”, se convirtió en la piedra angular de la denominación.

Por la gran población de inmigrantes japoneses en estas regiones latinoamericanas, estas nuevas religiones llegaron casi simultáneamente a varios de estos países, como Brasil.

En poco tiempo consiguieron gran número de seguidores, no solo entre los descendientes de japoneses, sino también entre brasileños de otro origen étnico. Asimismo, en otros países latinoamericanos es posible encontrar sedes regionales de esta corriente, como por ejemplo en Nicaragua, Panamá, Argentina, Bolivia, Chile, Venezuela, República Dominicana, Uruguay, Perú, Paraguay, Colombia y en América del Norte y Central , en México, Costa Rica y Estados Unidos, entre otros.

Loading...

Deja un comentario!