Orden de Montesa, Fundada por el Rey Jaime II de Aragón

Loading...

La Orden de Montesa  es conocida como la Orden de Santa María de Montesa y San Jorge de Alfama, una exigente organización estricta y de carácter militar establecida por el Rey Jaime II de Aragón en el siglo XIV (1317). Hoy se le considera como una de las organizaciones privilegiadas y más respetables.

Orden de Montesa

¿Cuál fue el objetivo de la Orden de Montesa?

La Orden de Montesa abrazó una estructura jerárquica como las demás solicitudes militares de la época, lo que afectó increíblemente a esta siendo beneficiaria de las ventajas de los Templarios y Hospitalarios. Las solicitudes de los militares hispanos eran en ese momento excesivamente expansivas a mediados del siglo XIV para considerar otros modelos jerárquicos.

Historia

La Orden de Montesa se inicia en Jerusalén, donde empezó a ayudar a los exploradores en Tierra Santa, fue suficientemente solidificada por toda Europa y con amplios bienes en ella, presentándose en España para interesarse por las batallas de la Reconquista del Reino de Valencia de manos de los musulmanes.

De esta forma, a pesar de que los Templarios tenían relaciones con reinos. Por ejemplo, Galicia o León, mantenían una relación acogedora e interés con el reino de Aragón, ya que no contaba con Orden propia, ya que el reino de Castilla lo hizo. Las actividades de batalla por el Reino de Aragón, fueron remuneradas a los templarios con diversas pertenencias.

Por ejemplo, las mansiones de Calatrava la Vieja y la de Monzón. Sin embargo, independientemente de cada una de sus actividades para y en la administración del cristianismo, y ayudando a pioneros e individuos desafortunados, el Rey de Francia Felipe IV, el Hermoso, los acusó en 1307, antes del Papa Clemente V, de violaciones escandalosas y bárbaras blasfemias.

El Papa desde el principio no quiso ofrecer confiabilidad a tales acusaciones, sin embargo, bajo la tensión del señor, en 1311 elogió el Concilio de Vienne, con tres temas centrales, La orden del Temple, la guía de Tierra Santa y la Reforma de la Iglesia. En cuanto a la Orden de Montesa, se refería a su desaparición.

Orden de Montesa

Una Proclamación

El Papa Clemente V, el 2 de mayo de 1312, proclamó el encubrimiento del santuario y la bula Ad providam, por la que se trasladan los beneficios del Templo a la Orden de San Juan del Hospital, además de las ventajas del Península Ibérica que se encuentran en la remoción de la Santa Sede.

Los Caballeros Templarios, fueron atormentados, y gran número de ellos consumidos en la hoguera hasta la total erradicación y desintegración de esta Orden en 1312, por métodos para el toro Vox in excelso del 22 de marzo de este año en curso, que clausuró a los Caballeros Pobres del Cristo del Templo de Salomón, disolviendo totalmente la Orden de Montesa.

Lord Jaime II después de la aniquilación de la Orden del Templo, necesitaba hacer otra Orden apropiada, sin embargo, no consiguió que el Papa Clemente V lo ayudara en tal esfuerzo, pero después del fallecimiento del Papa, su reemplazo Juan XXII. El 10 de junio de 1317 declaró otra bula, la Pia matris eclesia, que compara con la presentación de otra Orden.

Se haría a solicitud y solicitud del Rey de Valencia y Aragón, Jaime II. De esta forma, de igual forma que la Corona de Castilla tuviera sus propias Órdenes, las de Calatrava, Santiago y Alcántara, el Reino de Valencia, la Corona de Aragón, tendría su propia Orden. Al día siguiente de la producción de la Orden de Montesa.

Una Decisión

El Papa Juan XXII contrató al Abad del Monasterio de Santes Creus, para elegir al Maestro principal, siendo esta devota Orden militar de Santa María de Montesa, que consolidaría los recursos templarios y hospitalarios en el reino de Valencia, y tendría su primera y principal área en el Castillo de Montesa, situado en la Villa de Montesa.

En dominio valenciano, y que se encontraba en el límite con los sarracenos de esa zona. El castillo fue entregado a la Orden de Montesa por la delicadeza del rey Jaime II. El gobernante valenciano se mantuvo en contacto con el Maestre de la Orden de Calatrava, Frey García López de Padilla, para agilizar sus actividades, ya que de él dependía hacer la Orden de Montesa.

También tenía capacidad para armar a los nuevos caballeros y haz que vistan las inclinaciones de la montaña. Sin embargo, este Maestro no prefirió obedecer las peticiones de su propio gobernante, el de Castilla, y no se dignó responder al señor valenciano, que acudió al Papa para obligar al Maestro a continuar.

El Pontífice entregó la petición al Arzobispo de Valencia, sin embargo tampoco obtuvo reacción del Maestro de Calatrava. No obstante, el arzobispo de Valencia envió por fin a Castilla al abad del Monasterio de Nuestra Señora de Benifassà, que tenía plaza en la Orden del Císter, con pautas exactas.

Un Consentimiento

Pero el Maestro de Calatrava no iría a Valencia, afirmando que sus compromisos de capataz de la periferia, a pesar de que la verdadera explicación bien podría ser la poca inclinación con respecto a la Orden de Calatrava a ceder sus bienes en Aragón a la nueva Orden de Montesa. Por fin, por el peso recibido por todos lados.

Maestre García López de Padilla cedió y envió a un especialista a Valencia para darle seguimiento por su bien, y así lo hizo. En cualquier caso, efectivamente tuvimos que esperar hasta el 22 de junio de 1319 para ver el nacimiento imperial de la Orden de Montesa, manifestación que se produjo en la Capilla Real de la Residencia Real de Barcelona.

Guillermo de Eril, un hombre mayor y un maestro increíble en las expresiones militares, fue nombrado primer maestro de la nueva Orden de Montesa. El manto montañoso se impuso adicionalmente sobre Galceran de Bellera y Erimau de Eroles, entre otros. Guillermo de Eril estuvo ausente setenta días después de ser nombrado Primer Maestro.

Inicios 

El 10 de junio de 1317, tras largos tratos con el rey Jaime II, el Papa Juan XXII marcó la autorización de constitución de la petición de la Orden de Montesa, conocida a partir de 1400 bajo el nombre de Santa María de Montesa y San Jorge de Alfama, momento en el que también tomó como imagen la cruz roja de San Jorge.

Las arcaicas peticiones militares fueron concebidas a partir de la victoria de Jerusalén durante la Primera Cruzada de 1099, y se extendieron rápidamente por toda Europa durante el siglo XII, tanto en su perspectiva mundial (peticiones del Temple, San Juan del Hospital, caballeros teutónicos, etc.) como en su cara ibérica (peticiones de Santiago, Calatrava, Alcántara, etc.).

Durante los centenares de años los hombres de la Orden de Montesa interesaron efectivamente por las batallas con el mundo musulmán mediterráneo, por lo que recogieron un legado colosal, digno pero además magistral y grandioso. Con motivo de la Corona de Aragón participaron legítimamente de los éxitos de Mallorca y Valencia de Jaime I.

Razón por la cual en el reino de Valencia ubicamos la presencia arcaica de Templarios, Hospitalarios, Caballeros de Santiago y Calatrava. Otra época se inició en 1307 a causa del ciclo coordinado por el Papa contra la Orden del Temple, por lo que en los años siguientes se rompió y su patrimonio se trasladó entre otras peticiones militares en ocasiones.

Mientras que en otras se hacía otra solicitud militar. Esto es lo que ocurrió en la Corona de Aragón, cuando el rey Jaime II adelantó la formación de otra petición militar, la de Santa María de Montesa, asentada únicamente en el reino de Valencia, reuniendo en 1317 los productos y señoríos de la Orden de Montesa y además los de la Orden del Hospital.

Maestres 

Guillermo de Eril, anciano, extraordinario maestro en las expresiones militares, fue seleccionado como maestro principal de la nueva Orden de Montesa. El puesto no aguantó prácticamente nada, ya que Eril pateó el balde setenta días tras ser elegido. El reino de Valencia se vio perturbado por la revuelta conocida como Unión.

Por la cual algunos aristócratas valencianos, inclinados hacia los individuos, necesitaban liberarse de la tutela del Reino de Aragón y convertirse en un reino autónomo. El señor de Aragón nombró al Maestre de Montesa, Arnaldo de Ferriol, para controlar a los subversivos.

Convirtiendo así a los montesanos en un importante recurso del rey Pedro IV de Aragón para vencer a los agitadores de Valencia. La Orden se convirtió en el principal poder militar que protegía el asiento. Sea como fuere, los señores estaban en ese momento comenzando a tomar parte activa en el nombramiento de los Maestros de la Orden de Montesa.

Lord Fernando II de Aragón (Fernando el Católico) obligó a su sobrino, Felipe de Aragón y Navarra, en consecuencia, negando posteriormente el arreglo pasado. Su último Maestro fue Pedro Luis Garcerán de Borja, quien era el Marqués de Navarrés. Conocido entre todos los de la Orden de Montesa como el hijo del duque de Gandía y hermano de San Francisco de Borja.

Un Maestre muy joven

Este Maestro de la Orden de Montesa fue elegido a los 17 años. En 1572, un tribunal de la Inquisición de Valencia condenó a Garcerán de Borja por sodomía. Parece ser que Pedro Luis Garcerán de Borja había estado enamorado algún tiempo antes de un Martín de Castro específico, un bribón dedicado a la prostitución y el proxenetismo.

Martín de Castro, antes de ser ejecutado en 1574 en la corte, engañó a Pedro Luis Garcerán de Borja, dándole sutilezas ofensivas y señalando su ausencia de dudas. Garcerán de Borja, que había sido emisario y general en jefe de los reinos de Tremecén, Túnez, Orán y Mazalquivir, se vio socavado por la emergencia interna que soportó la Orden de Montesa.

Dividida en grupos, y por las hostilidades que se produjeron al avanzar sus selecciones máximas.  Felipe II, que fue asesorado por la Inquisición sobre la acomodación de los preliminares, eligió utilizar el ciclo para mostrar la honorabilidad levantina una o dos cosas, mientras mataba la asociación de Borja con la familia imperial portuguesa.

Garcerán de Borja fue condenado a 10 años de detención en la comunidad religiosa de la Orden de Montesa y una multa de 6.000 ducados, a razón de 1.000 ducados al año. Sin embargo, a partir de ahora en 1583, Garcerán de Borja, después de discusiones internas sobre la progresión del Gran Maestre.

Otros Maestres

Se dio cuenta de cómo enamorarse del gobernante y regateó con Felipe II la consolidación en la corona de la última Orden de Montesa que se mantuvo autónoma en diciembre de 1587, debido a una bula del Papa Sixto V dado en Roma. Como premio obtuvo la Encomienda Mayor de Calatrava y en 1591 el Virreinato de Cataluña, pasando en 1592.

Loading...
  • Guillermo de Eril
  • Arnaldo de Soler
  • Pedro de Thous
  • Francisco Sanz
  • Francisco Bernardo Despuig
  • Francisco Llansol de Romaní
  • Pedro Luis Garcerán de Borja
  • Luis Despuig
  • Felipe Vivas de Cañamanes y Boll
  • Felipe de Aragón y Navarra
  • Felipe Vivas de Cañamanes y Boll
  • Alberto de Thous
  • Berenguer March
  • Romeo de Corbera
  • Gilaberto de Monsavin
  • Reyes de España

¿Dónde se ubicaba la Orden de Montesa?

El círculo religioso de la Orden de Montesa estaba situado en la localidad de Montesa, España. Un temblor en 1748 provocó la caída de la piedra sobre la que quedaba y masacró a un número importante de sus individuos. La Orden empezó a tener su centro en Valencia, en el lugar del Temple.

Organización

En caso de que necesitemos conocer la asociación interior que recibió la Orden de Montesa, deberíamos hacer que se entienda, a pesar de que ya lo hemos presentado, la singularidad del estableciendo segundo. La solicitud recibió la estructura autorizada que se pudo encontrar en las otras solicitudes militares de entonces.

Su crédito a la solicitud de Calatrava y su estado de ser beneficiario del antiguo caballero y los señoríos de la clínica de emergencia impactados de manera prominente por la forma en que fue diseñado. Como descubrió Guinot Las peticiones de los militares hispanos se afianzaron en ese momento hacia principios del siglo XIV.

Como para considerar otros modelos jerárquicos. Tras una visita secuencial a través de la organización interna de la Orden de Montesa, destaca que durante los meses principales del as de la solicitud. Guillem d’Erill, apenas existían dos aspectos en el sistema progresivo de la solicitud sobre el fraile el as y el clavero.

El as como figura clave, fue el experto más elevado en la Orden de Montesa. Sus fuerzas atravesaron una gran cantidad de círculos, “fue la progresión principal más elevada, jurisdiccional, monetario y agente de la solicitud”. Entre sus capacidades monetarias incluían la de ser responsable de relegar lo extraordinario dota a los caballeros ministros.

Un Cargo

Podrían llamarse comandantes, para que se gestionaran y se mantendrán a sí mismos con ellos. A pesar de que la figura del as apreciará durante todas las épocas pasadas una cierta calidad incomparable sobre diferentes monjes, será fascinante mostrar los diversos enfrentamientos entre el as, la sección y los oficiales que diferenciarán los elementos del equivalente.

Este tema se tratará más adelante. La otra posición que se hizo en un principio fue la de Clavero. Hecho casi al mismo tiempo que establecimiento por el maestro Guillem d’Erill, el 22 de julio de 1319, el Clavero tenía como capacidad selecta para mantener y dotar a la comunidad religiosa de Montesa de todo lo necesario por su actividad.

Samper nos aclara sus obligaciones a través de referencia de la Visita que los agentes de Calatrava realizaron a Montesa. Por lo tanto, podemos mantener el carácter sobresaliente que tuvo el puesto en la figura de Frey Erimà d’Eroles, primer Clavero de la petición. Tu capacidad de conseguir la Orden de Montesa.

Aunque al principio no se le asignará ningún encargo excepcional al Clavero, A partir de 1325, se le repartirá la encomienda sueca, con el punto de que su paga. Sirvió para ayudar al claustro. A partir de ahora, hacia finales del siglo XIV, descubriremos la cargo sumado a las encomiendas de Sueca, Silla y Montroi.

Un Pago

Siendo el salario de los dos y seguir adelante para su propia utilización. Entonces, nuevamente, descubrimos la figura del administrador significativo. Hecho continuamente la Orden de Montesa. Arnau de Soler, su creación reaccionó para prevenir la redundancia de la circunstancia sensible por la que había pasado recientemente la solicitud.

La malatia I mort del Mestre ha anticipado que habrá que asumir las rivalidades equilibra el nuevo nombramiento de un altre. Los elementos del presidente se limitaron a sustituir al as en circunstancias, además de las ocasiones para reunir y dirigir la sección que iba a elegir su reemplazo.

Sin esto le daría una posición privilegiada en esta decisión política. Mientras que deba notarse que la sustitución del as solo influyó en los negocios. Ya que, como Samper plantea, la trascendencia en las cuestiones de reglas profundas que encantaban al as de la Orden de Montesa no le preocupaba su reemplazo.

Es importante comprobar las similitudes desde el principio entre la autoridad significativa y el Clavero, en la designación de paquetes. Como el último mencionado, en el anterior de los largos períodos de vida de la solicitud, la tarea de una tarea en esta nobleza, siendo el principal oficial significativo.

Frey Berenguer de Montoliu

Frey Berenguer de Montoliu, procurador de la petición en los palacios de Montesa, Perputxent, Sueca, Silla y de las plazas de Valencia, en todo caso, pasando 1321-1322 para regular la comandancia de Les Coves de Vinromà. Moviéndonos incesantemente a partir de estas cifras clave.

Encontramos cuál era la columna vertebral de la organización y los ejecutivos de la solicitud: los líderes. La figura del líder no parece estar relacionada con el establecimiento de la solicitud, pero su nacimiento se le unirá la transmisión reformista de fuerzas que As Arnau de Soler comenzará.

Esta descentralización reformista que se inició de forma continuada impulsará a la fundación de una progresión de tenientes en mansiones específicas con elementos de los jefes de propiedad y sueldos de la Orden de Montesa. Lo más importante, a mediados de 1321 aparece la figura del propio líder.

Con la realización de la figura del administrador en la Orden de Montesa, un ciclo de generación de la fundación que los Templarios y Hospitalarios tenían completado en sus propiedades antes de la Montesa. A pesar de que estas cuatro posiciones se dirigieron al cuerpo principal de la solicitud, todavía haría algunas nuevas posiciones o aptitudes para abordar ciertos problemas.

Cargos menores

Entre estos cargos menores encontramos a los representantes principales o tenientes, los movimientos y las supuestas empresas. Esta última reunión, la supuesta socii, companyons o paniaguados, habló con los freire caballeros que aún no tenía la opción de conseguir una encomienda.

Debido al número más prominente de caballeros con propiedades para supervisar. Hasta que consiguieron uno, estos hombres de palabra fueron asignados a cada uno de los comandantes, que eran los responsables de su trabajo. A pesar de que lo expresado hasta ahora podría resumirse en general.

La estructura interior de la Orden de Montesa se ve obligada a relevar algunas cuestiones que denotaban el desarrollo de la estructura interior de este. Los debates internos no fueron ajenos a la solicitud, como ocurre en cualquier establecimiento con dispersión de fuerzas inconsistente. Para esta situación, la increíble capacidad del as fue la fuente de conexiones enfrentadas.

En dos ángulos distintos. El principal nos lleva a la relación de intensidad entre as y parte. El segundo pregunta, discute la disputa sobre la apropiación del salario entre as y aduladores. Como lo caracteriza Guinot, la sección era “el ser vivo agregado formado por la totalidad de los caballeros y fieles religiosos.

Secciones

Mientras había varios tipos de secciones, era la parte general donde los problemas más importantes. Como organismo supervisor que unificó a todas las personas de la solicitud, podemos pensar que la parte expresaba una fuerza que dinámica decente en la solicitud entre el as y el resto de las patatas fritas. Dos realidades restringen este pensamiento.

Desde una perspectiva descubrimos que la sección requiere que reaccionara de forma única a la aserción del as, por lo que fue rechazado de la dinámica si el as demostró un carácter dictatorial. Por otra parte, fue el as, el responsable de elegir y aceptar a los ministros y repartirles la que fue creada con fuerza entre uno y otro.

Es fascinante tomar nota de cómo especificaba el toro fundamental, entre otras cosas, la habilidad de la sección de la solicitud para elegir el nuevo as en el más allá del pasado o la habilidad del as para conseguir nuevos individuos y seleccionarlos él mismo.

A pesar de que la sección averiguó cómo conseguir ciertas tramas de intensidad con el toro del 23 Julio de 1326, que obligó al as a buscar el aval de este organismo para una distancia o configurar recursos de la solicitud, sin datos del funcionamiento estándar del equivalente, se espera su debilitamiento durante el período arcaico tardío contra la intensidad del as.

Una Estrategia

Mientras estaba en este frente, el maestre descubriría cómo mantener su capacidad prácticamente inmaculada, en la lucha por la transferencia del salario primitivo con los oficiales, no lograrán casi nada para cambiar constantemente la circunstancia subyacente. Como hemos aclarado al comentar la figura del administrador.

Estos no existían en el instante del inicio de la Orden de Montesa. Hasta su aparición, bajo Arnau de Soler, el as era responsable de la administración de todo el patrimonio mediante la designación a tenientes. De hecho, incluso con su aparición a mediados de 1321, podemos aceptar que las autoridades agradecerían la autosuficiencia en las asignaciones legales y gubernamentales.

El as que tiene los derechos monetarios. La parte del 25 de mayo de 1330, anteriormente durante el poder de Pere de Tous, sellará el inicio de la constitución de la autosuficiencia monetaria de los comandantes. Esta parte que hizo en la localidad de Sant Mateu completó un elenco “hipotético”. Pago ajustado de la Orden de Montesa.

Las autoridades, que con sus protestas y presiones han impulsado esta difusión, obtendrán una medida fija de salario en su dota. No obstante, esta suma cambiará relativamente con la abundancia de comisión a la que se hace referencia.

Haciendo un sistema progresivo de estos, y donde el as tendrá la última palabra concediéndoles a todas las autoridades. Para su parte del as, con Orden de Montesa, se le concedería la comisión más extravagante de las propiedades de la demanda, el fuerte de Cervera.

Símbolos de la Orden de Montesa

La Orden de Montesa en un principio transmitía una cruz roja como sello, en el siglo XIX la insignia se convirtió en una cruz griega forrada de flores oscuras, por ejemplo, la cruz de Alcántara o Calatrava, apilada con una cruz roja, que hoy lo conocemos como una cruz de Montesa. Un símbolo que todos sus hombres llevaban sobre sus ropas.

Inclusive, sus armas y las de los caballos también tenían el destacado símbolo de la Orden de Montesa. Por lo que era fácil de reconocerlos por sus aliados y enemigos. Es claro que los caballeros de la Orden de Montesa tuvieron un papel importante.

Es por esto que le invitamos a observar el siguiente vídeo donde se retomará el tema sobre los caballeros de la Orden de Montesa. Además de invitarlo a leer el siguiente artículo; donde le interesara conocer sobre que dice la biblia de los dinosaurios.

 

Loading...

Deja un comentario!