Monasterio de Santo Domingo de Silos en la provincia de Burgos

Loading...

Descubre la fascinante historia del Monasterio de Santo Domingo de Silos. Su origen, como influencia en el arte y la religión. Acá quedaras cautivado con la espectacular trayectoria de este novedoso diseño arquitectónico.

Monasterio de Santo Domingo de Silos

Historia del Monasterio de Santo Domingo de Silos

El Monasterio de Santo Domingo de Silos, aunque no en su diseño actual, se remonta a la época visigoda (siglo VII), a pesar de que se evaporó durante la ocupación musulmana. En el siglo X, en realidad llamado San Sebastián de Silos, y especialmente durante la época en que el Conde Fernán González administraba en Castilla (930-970)

Resurgir el devoto local llegando a un fuerte movimiento que vuelve a pudrirse bajo los asaltos de Almanzor. Desaparecido en 1002 y recuperado la serenidad, el claustro está destruido y maltrecho.

Cuando en 1041 Domingo, antes del claustro de San Millán de la Cogolla, se refugió en Castilla huyendo del rey de Navarra, fue acogido generalmente por el gobernante leonés Fernando I, que dependía de él con la misión de restablecer la antigua magnificencia y dando a la comunidad religiosa otra explosión de Silos ambientada bajo el conjuro de San Sebastián.

Con la motivación contundente de Santo Domingo como abad de la comunidad religiosa, se levantó la iglesia románica, un santuario radiante de tres naves y cinco ábsides bendecido en 1088 por el abad Fortunio, la orden que realmente existe, y el resto de las condiciones devotas.

Al fallecer el santo, el claustro toma su apoyo y pasa a llamarse Santo Domingo de Silos. Hacia 1170, la mujer de origen respetable Juana de Aza, que estaba embarazada, hizo un viaje a Silos en busca de un porte profundo. Su hijo, Domingo de Guzmán, se verá inmerso así en agradecimiento al Monasterio de Santo Domingo de Silos.

Monasterio de Santo Domingo de Silos

Durante el siglo XVIII

En el siglo XVIII, en el Monasterio de Santo Domingo de Silos se sintió la necesidad de hacer crecer las oficinas, predominantemente el lugar de la congregación. Se depende del ingeniero Ventura Rodríguez para hacer los cambios importantes.

El santuario románico fue destruido para suplantarlo por otro con un arreglo de cruz griega grabada en un cuadrado (arreglo inconfundiblemente ornamentado), que es el que existe en la actualidad.

Del crudo queda como remanente el ala sur del crucero y la Puerta de las Vírgenes que se abre al refugio. La ausencia de activos financieros implicaba que el orden real no tenía un fin similar al de la congregación.

El 17 de noviembre de 1835, la existencia religiosa de Silos se vio obstaculizada por la toma de Mendizábal, que infirió la desgracia al arrasar parte de su abundancia creativa y narrativa. Por fin, el 18 de diciembre de 1880, apareció otra comarca de sacerdotes benedictinos del monasterio francés de Ligugé, conducida por el sacerdote de Solesmes, Ildelfonso Guépin.

Durante una visita a la comunidad religiosa, el artista Gerardo Diego formó el célebre poema El ciprés de Silos, pensado quizás en la mejor obra de la escritura española. Hoy es un puesto de inundación de los particulares que se dan cuenta de cómo valorar las maravillas de su conjunto románico y la serenata gregoriana con la que se acompañan estrictas administraciones.

Orígenes 

El Monasterio de Santo Domingo de Silos es un convento benedictino situado en el trozo oriental de un pequeño valle, que el principal registro del Archivo de Silos, del año 954, lo considera en la actualidad el Valle de Tapadillo teniendo un lugar con la comarca de Santo Domingo de Silos, en la región de Burgos, municipio autónomo de Castilla y León, España.

El Monasterio de Santo Domingo de Silos está asociado por tres calles auxiliares que conducen a Aranda de Duero y Lerma, con la A-1 pública, y por Hacinas, a la N-234. Su casa es una de las obras de arte del románico español.

Arquitectura del Monasterio de Santo Domingo de Silos

El Monasterio de Santo Domingo de Silos se sitúa en el trozo oriental de un pequeño valle del incomparable nivel castellano, que es el primer registro protegido en bastante tiempo Archivo (año 954), efectivamente conocido entonces como el valle del Tabladillo. Su orden es una de las obras de arte del románico español.

La comunidad religiosa, aunque no en su disposición actual, se remonta a la época visigoda (siglo VII), desapareciendo durante la ocupación musulmana. En el siglo X, bajo el nombre de San Sebastián de Silos, reapareció el término local religioso, llegando a una acción increíble que decayó bajo las raíces de Almanzor.

Tranquilidad recuperada, el claustro es demolido y maltrecho. Cuando, en 1041, Domingo, Prior del Monasterio de San Millán de la Cogolla, se refugió en Castilla, fue acogido generalmente por el Rey Fernando I, quien lo dotó de la misión de restaurar la antigua magnificencia y dotar de nuevo desarrollo al Monasterio de Santo Domingo de Silos.

En el siglo XVIII se ampliaron las oficinas. El trabajo está dotado al modelista Ventura Rodríguez para que asuma la responsabilidad de hacer estos cambios. Sin el menor pensamiento y con el desprecio que en torno a entonces estimulaba todo lo identificado con la Edad Media, lamentablemente su santuario románico fue aplastado.

Del tosco santuario se puede apreciar en todo caso el ala sur del crucero y la Puerta de las Vírgenes. En 1835 sufrió los impactos de la convulsión de Méndizábal, lo que infirió la deficiencia de parte de su riqueza creativa y narrativa.

Iglesia 

La comunidad religiosa del Monasterio de Santo Domingo de Silos tiene precursores visigodos, del siglo VII, y estaba consagrada a San Sebastián. Aprovechando el ascenso de estos dominios a causa del esfuerzo de repoblación de leoneses y castellanos del siglo X, durante el poder público del Conde Fernán González.

La vida religiosa volvió a Silos temporalmente hasta las razzias de Almanzor -hacia fines de ese mismo siglo-. volvió a perturbar la vida devota. En el siglo XI, Fernando I dotó al abad Domingo Manso -de San Millán de la Cogolla- para restablecer la vida religiosa en este claustro.

A causa del monstruoso empuje de Domingo, el claustro de Silos pasará a formar parte del equipo principal de las comunidades religiosas más persuasivas de los Reinos de Castilla y León.

Además de otras cosas, mandó construir una congregación de tres naves, aunque siguiendo la costumbre prerrománica hispánica -el románico pleno no había acogido a estas alturas a España y adelantó la elaboración de códices en su scriptorium.

Domingo pateó el balde en el aroma de la santidad en el año 1073, lo que provocó la aparición de exploradores y obsequios monetarios hasta convertirlo en una próspera comunidad religiosa que tuvo la opción de intentar nuevos desarrollos.

Loading...

Claustro 

El refugio en el Monasterio de Santo Domingo de Silos tiene dos pisos, siendo el de abajo el más avezado y el de mejor legitimidad. Forma un cuadrilátero con lados algo inconsistentes, de los cuales el más pequeño estima 30 my el más grande 33,12 m. Los lados norte y sur comprenden 16 curvas, mientras que los lados este y oeste de solo 14.

Como los conjuntos de lados inversos no son de medida similar independientemente de tener un número similar de curvas, los rangos de estos tampoco son indistinguibles, difiriendo en algún lugar en el rango de 1,00 y 1,15 m. Las curvas son de media luna y se apoyan en capiteles que, por lo tanto, lo hacen en segmentos sólidos dobles de 1,15 m de largo.

Solo los soportes focales de cada exposición están formados por ejes quíntuples, pero uno de ellos, el lado norte, que es cuádruple y torsado. Todas las curvas están montadas sobre una plataforma incesante con una abertura para acceder al interior de la guardería.

Es muy probable que el orden inferior se haya trabajado entre el segundo 50% del siglo XI y la primera parte del siglo XII, mientras que la cámara alta estuvo implícita en los períodos más recientes de ese mismo siglo. En la inferior, se ven claramente dos etapas de ejecución: durante la principal, que se refiere a los muchos años más recientes del siglo XI.

Durante el segundo

Completó las exposiciones norte y este; la segunda se creó en el siglo siguiente y allí se trabajaron las muestras sur y oeste. Cada etapa refleja un método alternativo de hacer y estilo debido a dos educadores distintos que utilizaron sus propios talleres.

Como destaques separadores, los fustes de los segmentos del escenario principal están más separados y presentan una entesis más notable, y las tallas son de poca ayuda y poco desarrollo. Las cifras del taller posterior son más razonables y tienen un volumen más destacable.

A nivel imaginativo, lo más maravilloso es el surtido de 64 capiteles que componen el abrigo inferior y los relieves que decoran las esencias interiores de las cuatro pilastras que estructuran los bordes del escaparate. Seis de los relieves con las escenas que los acompañan serían asignables al as principal:

  • Ángulo sureste: La Ascensión y Pentecostés.
  • Punto Noreste: El Sepulcro y El Descenso.
  • Punto Noroeste: Los devotos de Emaús y La incertidumbre de Santo Tomás.
  • El segundo experto sería el creador de los dos relieves sobrantes
  • Punto suroeste: La Anunciación a María y El Árbol de Jessé.

Este segundo experto que hizo los últimos apoyos potencialmente procedía de Galicia, ya que la Coronación y Anunciación de María se tratan a la manera de Santiago de Compostela, con una tonelada de pliegues y con el pelo arrugado (como el profeta Daniel que aparece en las Jambas de Santiago de Compostela.

El árbol de Jessé

El árbol de Jessé es vital desde la perspectiva iconográfica, ya que se identifica con la vidriera de un nombre similar de San Denis, y por ser un tema utilizado para adornar el parteluz de Santiago de Compostela.

Los capiteles, y especialmente los del artesano posterior, son tapones de la iconografía románica y es lo que generalmente se respeta y llama la atención de toda la casa. Sus temas son muy diferentes reflejados en el Monasterio de Santo Domingo de Silos: de aquellos que abordan escenas fervientes o de las escrituras.

Cuerno de criaturas fantasiosas no literales, grifos, leones, mozas, centauros, aves notables y una amplia gama de componentes vegetales. También son imperativas la Puerta de las Vírgenes, que asocia al grupo con la congregación y establece un remanente del tosco santuario románico, y la fachada de la casa desvanecida que se abría a la exposición oriental.

Así como el artesonado mudéjar de lujosos acabados con alrededor de 700 figuras y escenas de Castilla de los siglos XIV y XV. Su biblioteca, con más de 160.000 duplicados, está simplemente a disposición de los visitantes del claustro y de los analistas que la soliciten.

Botica 

Asimismo, la comunidad del Monasterio de Santo Domingo de Silos cuenta con una droguería y una sala de exposiciones. El farmacéutico se hizo en 1705, por entonces tenía su propio invernadero, un laboratorio de drogas y una biblioteca específica, de los cuales se protegen aproximadamente 400 volúmenes alterados entre los siglos XVI y XIX.

En una antigua sala del claustro hay un importante surtido de tapones de espectáculos que incorpora pintura, orfebrería, maqueta y acabados entre otras cosas. Destaca especialmente el tímpano de una de las portadas de la antigua iglesia románica que pudo protegerse de los asentamientos de la actual iglesia neoclásica.

El Museo del Monasterio de Santo Domingo de Silos

Unido al lado de la Epístola de la iglesia medieval, que es el Evangelio de la actual, habiendo cambiado de rumbo, el grupo tiene una disposición rectangular esporádica con dos exposiciones superpuestas.

El inferior habría comenzado, como lo indica la especulación más reconocida, después de la bendición de la congregación en 1088, durante el abaciato de Fortunio, a principios del siglo XII, antes de la ampliación del santuario con la unión de la “alta iglesia “, y con una etapa de desarrollo posterior en el último cuarto de ese siglo.

El superior sería a partir de ahora del segundo 50% del siglo XII, hoy zona cerrada y, por tanto, no abierta a los huéspedes. La casa se planificaría en función de la entrada de los sacerdotes al conjunto de la “iglesia baja” a través del desaparecido Portal de San Miguel.

Las exposiciones en el Monasterio de Santo Domingo de Silos, son las que ayudan a toda la obra escultórica, tanto en capiteles como en los tirantes interiores de los puntos, se coordinan mediante métodos para una plataforma incesante y curvas de semicírculo en capiteles y tramos macizos de doble fuste aparte de la focal.

Unos, de los cuales tres son quíntuples y uno, el del oeste se estrecha, es cuádruple y un medio. La pantalla inferior guarda un encuadre mudéjar adornado con escenas heroicas, persecuciones, corridas de toros, artistas. Propías del universo de la Edad Media y principalmente animadas por el Libro de los Gatos, Roman de Renart o las Fábulas de Esopo.

Realizado entre cientos de años XIV y XV después de que el primero fuera destruido en un incendio en 1384, aparte de la línea central este y parte de la del norte, que son la secuela de una reproducción hacia fines del siglo XIX, después de la Aparición del nuevo local.

 ¿Cómo llegar al Monasterio de Santo Domingo de Silos?

Para llegar al Monasterio de Santo Domingo de Silos solo debe dirigirse a la Calle Santo Domingo, Ubicada en la región de Silos en la ciudad de Burgos, España. Almacenes es un pequeño pueblo castellano con diversas administraciones de viajeros, y es un lugar digno para descansar y comer uno de sus fuertes gastronómicos: el cabrito cocinero.

Prácticamente todo el pueblo flota alrededor del claustro del Monasterio de Santo Domingo de Silos. Donde se puede visitar una parte de sus espacios más significativos, por ejemplo, su colosal casa románica o su sala de exposiciones de estricta ejecución. Un paseo por el pueblo nos traerá entonces de nuevo diferentes asombros.

Casas convencionales y señoriales, el partidor metropolitano, o la congregación de San Pedro, junto al claustro. Cerca de Santo Domingo de Silos, un par de kilómetros hacia Hinojar de Cervera. Esta es la zona regular conocida como La Yecla, un cañón profundo y limitado cortado en la piedra caliza.

A través del cual el huésped puede ingresar a través de una progresión de pasarelas colgantes que alternan entre macetas de goliat y cascadas. Acá podrás concluir con un interesante vídeo sobre el Monasterio de Santo Domingo de Silos, además de sugerir leer los presentes enlaces que ofrecemos a continuación.

Loading...

Deja un comentario!