San Dimas: Historia, oración, novena y mucho más

San Dimas o bien conocido como El buen ladrón estuvo junto a Nuestro Señor Jesús en su lecho de muerte y crucifixión. Él le prometió alcanzar el paraíso. Su canonización no se registra por la iglesia; sin embargo Jesús lo reconoce como Santo.

san dimas

Historia de San Dimas

En el Evangelio de San Lucas, San Dimas fue denominado como El buen ladrón, padeció de la crucifixión junto a Jesús, aunque éste le promete abrirle las puertas del paraíso. Se presume que nunca ha sido santificado por la iglesia católica, sin embargo, le otorgan el 25 de marzo como día o santoral.

Tambien Te Recomiendo Ver...

San Dimas al principio, se burlaba de Jesús en su lecho de muerte en la santa cruz. San Dimas dijo “¿Acaso no eres tú el Mesías? De ser así, sálvate y a nosotros también”. San Dimas fue el hombre crucificado a la derecha de Jesucristo.

En los textos apócrifos, suscriben al buen ladrón como nacido en Galilea, cuya propiedad fue una posada. Fue un ladrón atípico, ya que ayudaba a los pobres y robaba a los aristócratas. Tenía rasgos similares a Tobias, puesto que en más de una ocasión enterraba muertos en el cementerio.

san dimas

Dentro de sus robos más reconocidos está el saqueo a la comunidad judía, como también el robo de los libros de la ley en Jerusalén. La hija de Caifás fue víctima de este malhechor, al robarle su vestimenta, al punto de dejarla completamente desnuda. Incluso, llegó a robar pertenencias preciadas de Salomón.

Su llegada al paraíso no fue sencillo, según el Evangelio de Nicodemo, debido a que le realizan una serie de preguntas y juicios de valor:

¿Quién eres tú? El semblante que posees es de un vil ladrón? ¿Se puede saber cuál es tu procedencia y por qué llevas la señal de la cruz en tu espalda?

Tambien Te Recomiendo Ver...

Y él respondió:

Lo que dice es verdaderamente cierto, porque soy un buen ladrón, he cometido fechorías en la tierra y la comunidad judía me crucificaron junto a Nuestro Señor Jesús, y por todos los beneficios que hizo en tierra le rogué, para que se acordara de mí cuando llegase al Reino de Dios.

En un evangelio procedente de Arabia, San Dimas se llamaba Tito que atacaba a todos los bandidos que quisieron robar a San José de Nazaret. Tito siempre mantuvo la compañía de su mejor amigo Dimaco, quien era más frío y calculador.La virgen María bendice a Tito por proteger a su esposo de los ladrones.

San Dimas siempre ha sido representado en la iconografía hacia la derecha de Jesucristo. El santo siempre dirigió su mirada hacia Jesús mientras llevaba sobre su cabeza una diadema de espinas. Por otro lado, el mal ladrón nunca miró al hijo de Dios, siempre se mostró esquivo e irónico frente la situación.

El buen ladrón va acompañado de un ángel con alas; por otro lado, el ladrón malévolo de la izquierda es representado por el demonio.

san dimas

Santoral de San Dimas

El 25 de marzo fue designado como el día central de San Dimas. La santa iglesia en esta oportunidad se encarga de homenajear al ladrón noble de la historia cristiana.

San Dimas logró alcanzar el paraíso gracias a la intervención de Jesús, caso contrario a su amigo crucificado de la izquierda, que en ningún momento mostró arrepentimiento de sus fechorías. Lo poco que se conoce sobre la vida de San Dimas aparece en los textos apócrifos y en los evangelios de San Lucas y Nicodemo.

A pesar de sus delitos, San Dimas fue condecorado como El buen ladrón y su redención permitió que alcanzara la gracia celestial. Es el sujeto que acompañó al hijo de Dios a la derecha. El santo se inscribió en el martirologio y fue reconocido como el único santo por nuestro señor Jesucristo.

san dimas

San Dimas el buen ladrón

Dentro de sus robos más reconocidos está el saqueo a la comunidad judía, como también el robo de los libros de la ley en Jerusalén. La hija de Caifás fue víctima de este malhechor, al robarle su vestimenta, al punto de dejarla completamente desnuda. Incluso, llegó a robar pertenencias preciadas de Salomón.

En un evangelio procedente de Arabia, San Dimas se llamaba Tito que atacaba a todos los bandidos que quisieron robar a San José de Nazaret. Tito siempre mantuvo la compañía de su mejor amigo Dimaco, quien era más frío y calculador.La virgen María bendice a Tito por proteger a su esposo de los ladrones.

San Dimas siempre ha sido representado en la iconografía hacia la derecha de Jesucristo. El santo siempre dirigió su mirada hacia Jesús mientras llevaba sobre su cabeza una diadema de espinas. Por otro lado, el mal ladrón nunca miró al hijo de Dios, siempre se mostró esquivo e irónico frente la situación.

El buen ladrón va acompañado de un ángel con alas; por otro lado, el ladrón malévolo de la izquierda es representado por el demonio.

Novena a San Dimas

Algunos devotos que van por el mal camino que los conduce a delinquir, se aferrar a la novena a San Dimas para obtener la salvación.

Oración inicial de todos los días

Oh ladrón benigno, que alcanzaste el perdón en el lecho de crucifixión de Nuestro Señor Jesús, que padeciste el sufrimiento antes de morir junto al Creador. Oh San Dimas, que estabas a la derecha de Jesucristo, hijo único de Dios, qué daría yo para estar en el lugar del buen ladrón, para poder recibir la compasión ante mis fallas más graves.

En tu imagen inclinada veo el reflejo de mis pecados, que deseo resolver para tener la absolución. Gracias a Dios por sus infinitos milagros, en esta ocasión invoco este rosario con la finalidad de ser escuchado y perdonado(a).

Gran acompañante del dolor, la injusticia, la burla y la ironía del ladrón malvado, así como tú creíste en la palabra del Dador de vida, pido que mi fe aumente en virtud de venerar las virtudes del Señor. Pido su intercesión porque también soy un ladrón, por ello reclamo la piedad del hombre que murió por nuestra salvación. Amén.

san dimas

Primer día

Oh bendito y alabado seas por siempre San Dimas, que acompañaste en muerte a Cristo señor nuestro, te pido para lograr encaminar mis senderos hacia la rectitud y la bienaventuranza. No permitas que caiga en malos pasos, vicios, apuestas y demás actividades que no generan nada bueno. Te pido la mediación de Dios para que perdones mis actos delictivos; confieso que soy un pecador.

Quisiera alcanzar la gracia divina de Cristo, por ello prometo enmedar mis fallas para seguirle con buen ejemplo. Te pido escuches esta humilde novena en nombre de Dios y en nombre de Cristo. Amén.

Todo devoto debe tener en cuenta la novena a San Agustín, el gran teólogo protector de la santa iglesia.

Segundo día

Oh bendito y alabado seas por siempre San Dimas, que ahora tengo la firmeza de ser tu fiel seguidor. Deseo seguir tu ejemplo y antes que nada anhelo recuperar mi cristianidad olvidada al momento de robar. Propongo firmemente no volver a robar, ni arrebatar nada valioso para otra persona. Suplico que me perdones al faltar con uno de los mandamientos de la santa madre iglesia. Mi corazón se encuentra afligido por haber faltado como cristiano.

Quisiera alcanzar la gracia divina de Cristo, por ello prometo enmedar mis fallas para seguirle con buen ejemplo. Te pido escuches esta humilde novena en nombre de Dios y en nombre de Cristo. Amén.

san dimas

Con hacer la novena a San Marcos de León, podrás dominar por completo a aquellos enemigos feroces que buscan atacarte. Conócela.

Tercer día

Oh bendito y alabado seas por siempre San Dimas, acompañante fiel hacia la muerte de Cristo, que al final de tu vida redimiste tus fallas y fuiste prometido del néctar celestial por el verbo divino de Cristo. En esta ocasión pido perdón a todas las víctimas que he robado, difamado e injuriado. Sé muy bien que faltar a uno de los sacramentos estipulados por la madre iglesia es un pecado grave, pero ante Dios me arrodillo como muestra de sinceridad.

Quisiera alcanzar la gracia divina de Cristo, por ello prometo enmedar mis fallas para seguirle con buen ejemplo. Te pido escuches esta humilde novena en nombre de Dios y en nombre de Cristo. Amén.

Si eres devoto de las novenas, entonces debes saber la novena a San Charbel muy recomendada.

san dimas

Cuarto día

Oh bendito y alabado seas por siempre San Dimas, En esta oportunidad quisiera pedirte que ablandes mi corazón, para dejar de ser un delincuente. Oh Dios, confieso que he sido el peor pecador, pero sé de tu infinita misericordia y estoy seguro que podrás perdonarme. Todos merecemos una segunda oportunidad; por ello, Dios Todopoderoso, te pido que me concedas tu sagrado manto para protegerme en el mismo, sin tropezar de nuevo con la misma piedra.

Quisiera alcanzar la gracia divina de Cristo, por ello prometo enmedar mis fallas para seguirle con buen ejemplo. Te pido escuches esta humilde novena en nombre de Dios y en nombre de Cristo. Amén.

Así como San Dimas fue un buen ladrón y santo reconocido por Jesucristo, San Agustín de Hipona contribuyó con su filosofía excelsa.

Quinto día

Oh bendito y alabado seas por siempre San Dimas, tú que fuiste el buen ladrón más feliz y bendito entre todos los santos aclamados por la sagrada iglesia. En esta oportunidad reafirmo mi deseo de cambiar, para ser un buen ciudadano, cumpliendo con los dogmas y la benial eucaristía. De ahora en adelante, trataré de seguir tu fiel ejemplo de arrepentimiento ante la mirada compasiva de Cristo. Si has de conceder el perdón de mis fallas, jamás te faltaré.

Quisiera alcanzar la gracia divina de Cristo, por ello prometo enmedar mis fallas para seguirle con buen ejemplo. Te pido escuches esta humilde novena en nombre de Dios y en nombre de Cristo. Amén.

san dimas

En visSan Mateota que la vida de San Dimas se reduce a lo escrito en los evangelios, debes conocer al evangelista más importante, San Mateo, fiel acompañante de Jesús en la última cena.

Séptimo día

Oh bendito y alabado seas por siempre San Dimas, porque fuiste el centinela en el momento de la muerte de Cristo el viernes santo, del purgatorio fue salvado para subir directo hacia las escaleras del cielo.

Te pido con suma aflicción que me alejes para siempre del mundo de la delincuencia, no permitas que caiga bajo robando, o peor aún, matando por robar. Si a mi alrededor hay malas infuencias, espero que las ahuyentes para no reincidir en ese acto reprochable.

Quisiera alcanzar la gracia divina de Cristo, por ello prometo enmedar mis fallas para seguirle con buen ejemplo. Te pido escuches esta humilde novena en nombre de Dios y en nombre de Cristo. Amén.

Otro virtuoso hombre ejemplar fue San Benito de Palermo, que permitió albergar a muchos hombres sin rumbo hasta convertirlos en frailes y trabajadores de bien.

san dimas

Octavo día

Oh bendito y alabado seas por siempre San Dimas, tú que fuiste guiado bajo Jesús hacia las puertas del paraíso, en compañía de la virgen María, ángeles y serafines. Te pido que protejas a mi familia de los rbos, hurtos, envidias y odios. También te suplico para que las garras del vicio no me alcancen, ni que los ladrones me dañen. Oh Dios, perdona a cada uno de ellos, porque a veces no saben lo que hacen.

Quisiera alcanzar la gracia divina de Cristo, por ello prometo enmedar mis fallas para seguirle con buen ejemplo. Te pido escuches esta humilde novena en nombre de Dios y en nombre de Cristo. Amén.

Si deseas pedir algo imposible, entonces debes aferrarte a la novena a San Expedito, patrono de los casos difíciles.

Noveno día

Oh bendito y alabado seas por siempre San Dimas, ante ti me despido en este día novena no sin antes agradecerte por escucharme, en tus manos dejo mi conversión, ya que este delito me aflige. Prometo a partir de ahora en adelante ser un mejor ciudadano y un buen cristiano, que ayude a los más necesitados.

Quisiera alcanzar la gracia divina de Cristo, por ello prometo enmedar mis fallas para seguirle con buen ejemplo. Te pido escuches esta humilde novena en nombre de Dios y en nombre de Cristo. Amén.

san dimas

Jesús contó con doce fieles apóstoles, por ende debes saber todo sobre San Pablo Apóstol.

Oración a San Dimas

Oh ladrón benigno, que alcanzaste el perdón en el lecho de crucifixión de Nuestro Señor Jesús, que padeciste el sufrimiento antes de morir junto al Creador. Oh San Dimas, que estabas a la derecha de Jesucristo, hijo único de Dios, qué daría yo para estar en el lugar del buen ladrón, para poder recibir la compasión ante mis fallas más graves.

En tu imagen inclinada veo el reflejo de mis pecados, que deseo resolver para tener la absolución. Gracias a Dios por sus infinitos milagros, en esta ocasión invoco este rosario con la finalidad de ser escuchado y perdonado(a).

Gran acompañante del dolor, la injusticia, la burla y la ironía del ladrón malvado, así como tú creíste en la palabra del Dador de vida, pido que mi fe aumente en virtud de venerar las virtudes del Señor. Pido su intercesión porque también soy un ladrón, por ello reclamo la piedad del hombre que murió por nuestra salvación. Amén.

Oración a San Dimas para recuperar objetos robados

-Oh San Dimas, que fuiste llamado por Jesús como el buen ladrón, que además fuiste humilde y justo ante los ricos usureros, te pido para que aparezca mi mascota u objetos robados de mi alcance, porque me siento muy triste. Te imploro para que me auxilies en nombre del Altísimo, para que suavices el corazón de aquel bandido que me ha robado, para que me devuelva lo que me quitó y prometo perdonarle su falta.

-Oh San Dimas, en tu regazo suplico un milagro, porque eres un ladrón prodigioso y benigno, protege lo que me ha sido quitado, para que no den un uso indebido del mismo. Santo de mi alma, confío en que no echarás por la borda estas palabras, para que sea entregado lo hurtado. Amén.

Oración a San Dimas para recuperar lo perdido

-Oh benedicto San Dimas, que tuviste como destino la crucifixión junto al hijo de Dios, nuestro señor Jesús, te imploro que seas la mediación entre él y yo, para que el hombre que me ha robado me devuelva mis pertenencias. Vengo con el corazón humillado ante ti para rogar que mis objetos vuelvan a mí intactos y sin un rasguño.

Oh San Di,as, tú que mostraste arrepentimiento ante tus fechorías cometidas en el pasado, hago este llamado para que sean devueltas mis pertenencias, que con mucho esmero y dedicación pude comprar para mi uso diario. Alimenta el corazón del ladrón con piedad y mansedumbre, para que vea en claro que sus actos son repudiables ante la mirada de Dios nuestro señor.

Divino San Dimas, de corazón en esta oportunidad suplico para que aquel ladrón malévolo devuelva mi dinero, que con tanto sacrificio y dedicación junté para una gran inversión, en este momento me hallo en suma desesperación por haberlo perdido. Si ha de ser necesario, otorgaré una recompensa a ese malhechor, así como Jesús te premió con la llegada al paraíso celestial.

Oración a San Dimas para el dinero

-Oh mi buen ladrón, que lograste alcanzar la cima del cielo junto al señor Jesucristo, en aquella promesa de muerte en plena crucifixión. Te imploro que hagas llegar estas palabras a Dios nuestro señor, para que las escuche con mucho amor. Haz que el dinero robado me sea devuelto contante y sonante, porque tenía previsto hacer una gran inversión. Mírame con compasión, San Dimas bendito, para que el ladrón ablande sus sentimientos.

-Oh San Dimas sagrado, en esta ocasión aspiro que mi dinero sea multiplicado, para ayudar a los más necesitados, así como tú ayudaste a los pobres de tu comunidad. Oh ladrón del cielo, no permitas mi ruina, ni mi caída, para así mantener a mi familia por siempre. Amén.

san dimas

Canonización de San Dimas

Cabe resaltar que el santo ladrón no fue canonizado por la santa iglesia, sino por el mismo Jesucristo. El mismo testimonio se halla en San Lucas 23-43 cuando Jesús le dijo: “En verdad te digo, yo te conduciré al paraíso”. Otras fuentes aseguran que San Dimas permaneció un tiempo en el purgatorio antes de la ascensión al cielo.

El buen ladrón no se atribuye en cualquier circunstancia, puesto que San Dimas posee virtudes reconocidas por Cristo, como el hecho de haber sido valiente y decidido, justiciero y noble. Por estas razones, el hijo de Dios promete el cielo con todos sus beneficios.

san dimas

San Dimas en el evangelio

En los apócrifos, San Dimas aparece en la derecha de Jesús crucificado. En los textos de San Lucas, el ladrón de la izquierda se mofa por la situación de Cristo, haciendo alusión a un falso mesías que no podría salvarlo de la condena. San Dimas siempre contrastó con las ideas equivocas de su compañero de la izquierda al decir “¿Acaso tú no tienes respeto alguno por Dios. Nosotros debemos recibir el castigo justo por nuestros delitos, en cambio él no cometió ninguno” (San Lucas 23, 39-48).

En los textos apócrifos, suscriben al buen ladrón como nacido en Galilea, cuya propiedad fue una posada. Fue un ladrón atípico, ya que ayudaba a los pobres y robaba a los aristócratas. Tenía rasgos similares a Tobias, puesto que en más de una ocasión enterraba muertos en el cementerio.

El evangelio de Nicodemo relata la llegada de San Dimas a las puertas del cielo:

“¿Quién eres tú? El semblante que posees es de un vil ladrón? ¿Se puede saber cuál es tu procedencia y por qué llevas la señal de la cruz en tu espalda?” por lo que el ladrón responde: “Lo que dice es verdaderamente cierto, porque soy un buen ladrón, he cometido fechorías en la tierra y la comunidad judía me crucificaron junto a Nuestro Señor Jesús, y por todos los beneficios que hizo en tierra le rogué, para que se acordara de mí cuando llegase al Reino de Dios.

san dimas

Escultura de San Dimas de Bailén

En el mundo cristiano, la imagen de San Dimas crucificado junto a Jesús es un clásico. Unas veces representado con clavos y otras cuyo buen ladrón mira con ternura al hijo de Dios; sin embargo, la escultura de San Dimas de Bailén es distinta, porque es una figura atípica dentro de la cultura occidental.

La escultura está moldeada simétricamente con un cuerpo perfecto y redondeado. Su manufactura es de manera fina tallada y policromada. Los estudiosos reflejan que la imagen describe a San Dimas triunfante de su resurrección y pleno acceso a la bóveda del cielo. Con su mano izquierda sostiene alegremente la cruz donde fue martirizado por los judios. El torso de San Dimas está completamente desnudo, con un pequeño paño que cubre su cintura.

La obra escultórica por mucho tiempo supuso era autoria de Alonso Cano en el siglo XVII. De la misma manera, la imagen se relaciona con maestros de la escuela napolitana para el siglo XVIII.  Aunque en la actualidad sigue sin conocerse quién fue su autor real de San Dimas de Bailén.

san dimas

Sin embargo, estudios recientes señalan que el artista español Juan Pascual de Mena creó la figura de San Dimas. La escultura llega a Bailén hacia finales del año 1838, ya que en años anteriores se efectúo un inventario de reliquias pertenecientes a la comunidad y la escultura no aparece en el mismo. Para 1849 se lleva a cabo un segundo inventario y en efecto, ya se escribe el nombre de San Dimas de Bailén.

La imagen fue transportada desde Madrid hasta Bailén gracias al Duque de Osuna a través de secretario particular Don Carlos. La obra tiene influencia del rococó, ya que Juan Pascual de Mena defendió este movimiento artístico en su época.

Anteriormente, la escultura perteneció al antiguo Monasterio de Madrid, sin embargo, la trasladaron al convento de la Trinidad a causa de la demolición del templo madrileño. En 1846 formó parte del Conservatorio de Bellas Artes, reunida con otras importantes esculturas de gran resonancia cultural. No obstante, el Duque de Osuna se percató que en aquel Museo, a lo largo del tiempo, se deshacían de las obras en subastas.

san dimas

En ocasiones, la escultura de San Dimas corrió el riesgo de ser destruida por motivo de la Guerra Civill, por ende fue escondida en el colegio de Sagrado Corazón de Jesús. Actualmente se encuentra en la capilla de Bailén, junto al prebisterio. La figura permanece junto a otras bastante veneradas de Jesús, por haber abierto las puertas del cielo para el buen ladrón.

En los últimos años, la escultura de San Dimas de Bailén presentó un pequeño deterioro en la madera policromada; la pintura empezó a desteñirse y el soporte a oxidarse. Pero en 2001, José Luis Ojeda, artista de Bellas Artes, se encargó de remodelar la escultura con el fin de recuperarla por completo. No cabe duda que esta escultura es una gran obra de arte que ha sobrevivido a diversas traslaciones y guerras.

Dejar Comentario