San Vicente Mártir, clérigo aragonés acusado de predicar la fe

Loading...

Dentro de la religión católica encontraremos historias asombrosas de personas que pusieron su vida y su fe para honrar y transmitir la palabra de Dios. Uno de ellos fue San Vicente Mártir quien sufrió del martirio y todo por una persecución religiosa, si quieres saber más de este santo quédate a leer este artículo.

San Vciente Mártir

¿Quién fue San Vicente Mártir?

San Vicente Mártir o conocido también como Vicente de Huesca destaco por ser un clérigo aragonés, fue  diácono de San Valero de Zaragoza. Su historia toma un giro dramático luego de ser denunciado y encarcelado bajo la orden de Diocleciano. Es por esta razón y por el hecho de su muerte que se le venera como  San Vicente Mártir.

Ahora bien, según la tradición católica, San Vicente Mártir fue acusado de la predicación de la fe, ya que, el Obispo Valero sufría de un impedimento al habla y Vicente debía suplir su cargo. Por causa de ello sufrió una muerte muy trágica.

Biografía

Nacido en la romana Osca, ciudad actualmente conocida como Huesca, no se precisa la fecha de su nacimiento pero era hijo de padres cristianos y se crio en un núcleo familiar consular. Su madre se llamaba Enola y su padre Eutiquio, algunos estudios estiman que nació cerca de la  segunda mitad del siglo III. Cursó estudios religiosos y comenzó una vida apostólica en Caesaraugusta que actualmente es la ciudad de Zaragoza.

La historia en torno a este Mártir indica que falleció el 22 de enero del 304 en la ciudad romana de Valentía, que en la actualidad sería Valencia. Por esta razón su fiesta se celebra cada  22 de enero. Por otro lado, destaca por ser el mártir más antiguo conocido de Hispania. Además de ser el santo patrón de la ciudad de Valencia, Zaragoza y e incluso de Portugal.

San Vicente Mártir con 22 años ya era diácono del obispo de Zaragoza llamado Valero, quien pertenecía a la diócesis de Caesaraugusta. Este hecho marcaría el punto trágico de la vida de este joven diácono. Como hecho curioso, el nombre de Vicente significa “Vencedor en el combate de la fe”.

Vida eclesiástica

Como comentamos, a la edad de 22 años, San Vicente Mártir fue electo como diácono por el obispo Valero quien era tartamudo. Sin embargo, su trabajo como diácono iba más allá, puesto que, el obispo  le confiaría el cuidado y la predicación de la ciudad de Zaragoza, hecho que llevaría a Vicente a un trágico desenlace.

Es importante mencionar que la actividad diaconal de Vicente se llevó a cabo en una época bastante serena y pacífica. De hecho, en el año 270 el emperador Aurelio restableció la unidad del Imperio y por su parte, Diocleciano en el año 284 le daría una nueva organización al Imperio Romano que favorecía la expansión de la Iglesia.

De hecho, todos estos acontecimientos permitieron establecer las bases del cristianismo en las regiones ya más evangelizadas lo que llevó a la celebración del Concilio de Elvira. Este concilio dio un grado de seriedad y madurez a la Iglesia ya en el 300.

San Vicente Mártir

Persecución y condena a San Vicente Mártir

Estos tiempos de predicación en paz cambiarían de forma inesperada luego de una sangrienta persecución contra los cristianos la cual sería decretada por los emperadores Diocleciano y Maximiano. En marzo 303 se publicó el primer edicto imperial en torno a esta persecución la cual fue realizada por el prefecto Publio Daciano.

Ahora bien, Publio Daciano vendría de Roma y permanecería en la Península Ibérica durante dos años. En este periodo de tiempo se ensañó con fanatismo y crueldad hacia la población cristiana.  Publio llegaría a la Península Ibérica (Hispania para ese momento) por Gerona donde encomendó el cumplimiento de los decretos imperiales al juez Rufino. Esto travesía tendría una primera parada en Barcelona y luego en Zaragoza.

Por causa del decreto de Publio Daciano, tanto el obispo Valero como San Vicente Mártir fueron aprendidos en el año 303. Luego fueron trasladados a la ciudad de Valencia. El obispo Valero fue condenado al destierro mientras que Vicente fue condenado a una dolorosa muerte. Dicha muerte se produciría en fecha imprecisa, sin embargo, la tradición en torno a este santo la estima el 22 de enero del año 304.

Loading...

Según el relato de su historia, San Vicente Mártir convirtió al cristianismo a su verdugo antes de fallecer. Luego de su muerte, el cuerpo de Vicente fue trasladado  a una basílica que se ubicaba fuera de los muros de la ciudad de Zaragoza. Junto a esa basílica existía un pequeño barrio cristiano llamado San Vicent de la Roqueta. Como hecho curioso, este barrio cristiano mantendría su culto durante toda la época islámica, estando incluso documentados distintas propiedades cristianas como el Monasterio de San Juan de la Peña o Poblet.

San Vicente Mártir

Martirio

Como hemos mencionado a lo largo del artículo, la muerte de San Vicente Mártir fue muy trágica. En principio fue colocado en una cruz en aspa y luego colocado en la catasta, una estructura de madera donde se exhibían a los esclavos. Estando en la catasta le rompieron los huesos, lo azotaron, y le abrieron la piel con uñas de garfios de acero.

Toda esta tortura no pudo acabar con su resistencia divina, por esta razón, Publio Daciano mandó a que San Vicente Mártir fuese desollado y colocado en una parrilla en llamas. Luego de esta grave tortura y aun con vida, sería arrojado a una mazmorra en donde al poco tiempo fallecería.

El cuerpo de San Vicente Mártir fue abandonado en basurero, en donde según cuenta la leyenda, fue defendido por una cuervo frente a la amenaza de un lobo. Otra versión un poco más difundida cuenta que el cuerpo de este santo fue arrojado al río Turia amarrado a una piedra, sin embargo, este cuerpo sería encontrado a la orilla del rio. Posteriormente, San Vicente Mártir recibiría santa sepultura a las afueras de Valencia, siendo trasladado posteriormente a la Catedral de  Lisboa, lugar donde reposan parte de sus restos.

Reliquia del brazo de San Vicente en la Catedral de Valencia

Para el año 1.104, el entonces Obispo de Valencia marcharía en peregrinación a Tierra Santa llevando consigo el brazo izquierdo de San Vicente Mártir. Es importante mencionar que este brazo esta inmaculado, es decir, aun en perfecto estado luego del largo tiempo de su fallecimiento. Ahora bien, el Obispo fallecería sorpresivamente en Bari, Italia, quedando allí su cuerpo y con ello sus bienes materiales, incluyendo el brazo del santo.

Sin embargo, Don Pedro Zampieri, de Venecia, traería de nuevo a la ciudad de Valencia el brazo de San Vicente Mártir. Siendo el último poseedor de la reliquia del brazo de este mártir, lo regalaría a la Catedral de Valencia junto al artístico relicario que contiene el brazo del Santo. Este hecho se llevó a cabo en el año 1.970

Culto a San Vicente Mártir

San Vicente Mártir suele ser representado en pinturas con la vestimenta de su rango (diácono), acompañado de un cuervo o bien sujeto a una muela de molino. Estos dos símbolos hacen referencia a su largo y atroz martirio. En lo que respecta al culto de San Vicente Mártir, es santo patrono de Lisboa, sin embargo, este no es el único lugar donde es patrono sino también en la localidad de Ardanaz de Egüés, Sigüenza, Corbera, Lucena del Puerto, Laujar de Andarax, Molina de Segura, San Vicente del Monte, San Vicente de la Barquera,  Badajoz, Toledo, Zalamea la Real.

Además es el protector de la ciudad italiana de Vicenza, de San Vicente de Cañete, en la provincia del mismo nombre en Lima, de Tenerife, en donde además posee el privilegio de ser la única imagen del santo Mártir en todo el archipiélago canario donde se celebra su festividad cada 22 de enero desde el año 1.609. Esto bajo decreto del antiguo ayuntamiento del Realejo de Abajo.

La razón de este decreto es que para poner fin a la peste de Landres que azotaba a la Gran Canaria, se decidió hacer una procesión con la imagen del santo. Este hecho daría origen a la tradición de una  procesión cívico-religiosa cada año. Es importante destacar que esta es una de las procesiones más antiguas de la Gran Canarias en honor al copatrón San Vicente Mártir, de los vinateros y los fabricantes de vinagre.

Por su parte, es el Santo Patrono de la Ciudad de Valencia, lugar donde reside la reliquia del brazo izquierdo de este santo. Además es también el  protector del Gremio de Sastres y Modistas. Gracias a su trágica historia,  San Vicente Mártir es el patrón del Orden de los Diáconos de la diócesis de Bérgamo en Italia. La popularidad de este santo traspasó las fronteras de Europa, posicionándose como el Santo Patrono de las localidades mexicanas de San Vicente Tancuayalab, en San Luis Potosí, y de San Vicente Chicoloapan, en el Estado de México.

San Vicente Mártir

En este artículo pudimos conocer sobre San Vicente Mártir, el santo patrono de Lisboa, Valencia y de muchas otras ciudades de Europa e incluso de México. Su vida se vio abruptamente diezmada por la persecución de Publio Daciano quien se dedico a perseguir con fanatismo a todos aquellos que predicaban la palabra de dios dentro de los límites del imperio romano. La trágica muerte del entonces diácono Vicente, sirvió como precedente para que dediquemos nuestra vida a la palabra de Dios ya que seremos consagrados en lo alto de los cielos. También te pueden interesar los siguientes artículos:

 

Loading...

Deja un comentario!