El dios Ares, el olímpico de la guerra, hijo de Zeus y Hera

Loading...

Dentro de la mitología griega existe un Dios para cada hecho importante dentro de la vida de un hombre, para esta mitología la guerra era uno de esos aspectos. Ahora bien, el Dios Ares es la representación olímpica de la guerra y en este artículo abordaremos sobre este personaje.

Dios Ares

¿Quién es el Dios Ares?

El Dios Ares dentro de la mitología Griega es el dios olímpico de la guerra, es hijo del dios del trueno Zeus y de Hera la diosa del matrimonio. Según los himnos homéricos encontrados, se sabe que Ares tenía muchos otros atributos además de la guerra, entre ellos podemos destacar la valentía, la fuerza y la virilidad masculina. Por otro lado, a esta deidad se le considera como la protectora del olimpo y de los ejércitos así como también de los hombres justos.

En lo que respecta a la guerra, el Dios Ares  representa la brutalidad, la violencia, y horrores que se suscitan dentro de las batallas.​ Por su parte, como dios de la virilidad masculina, se le han contabilizado a Ares una gran cantidad de amantes y además una descendencia de más de 60 hijos entre los cuales podemos destacar a  Eros, Harmonía, Fobos y las Amazonas. La amante preferida de esta deidad era Afrodita, considerada la diosa del amor y la belleza dentro de la mitología griega.

Es importante destacar que a pesar de que a Ares se le reconozca como dios de la guerra, no siempre salía  victorioso de los combates. Muchas veces resulto herido de las guerras a las que acudía, una de las más destacadas batallas fue la que tuvo el semidiós Heracles. Era frecuente que se enfrentara a su hermana  Atenea quien es considerada la diosa guerrera y de la sabiduría. El lugar de nacimiento del Dios Ares es en la región de los bárbaros y tracios, la cual se ubica al norte de la Hélade. A este lugar fue al que huyó cuando fue descubierto manteniendo relaciones con Afrodita.

​Durante la Guerra de Troya (1250 antes de Cristo)​ en primera instancia luchó para un bando y luego se cambiaría para el otro con la finalidad de recompensar el coraje de ambos bandos. A pesar de esta pequeña faceta bondadosa, su mano destructiva se era la causante plagas y epidemias. Esto era un atributo que hacía que fuese detestado ​por otros dioses incluidos su padre Zeus.

Representación

Por lo general, el Dios Ares es representado como un hombre joven, con cabello largo y rizado similar al de los demás guerreros griegos. Una particularidad de Ares es que su rostro y su cuerpo carecen de vellos. Dentro de los símbolos de esta deidad se destacan el  carruaje y la antorcha encendida son algunos de sus símbolos. El Dios Ares monta un carruaje el cual es halado por cuatro caballos inmortales con riendas de oro las cuales lanzaban fuego.​ Entre los otros dioses, Ares era reconocido por su armadura hecha de bronce, su casco con cresta roja, su lanza y espada.

Los pájaros sagrados de Ares son los pájaros carpinteros y en especial los buitres. Según el libro titulado “Las Argonáuticas”,​ los pájaros de Ares eran una bandada las cuales sus plumas podían lanzar dardos a sus rivales. El animal favorito del Dios Ares es el perro. Es importante destacar que el Dios Ares también suele ser identificado con los dos cuernos, esto se debe al  mito del vellocino de oro el cual es un carnero de lana dorada que podemos ver representado en el signo zodiacal de Aries.

Genealogía

El Dios Ares pertenece a la segunda generación de los dioses Olímpicos, desciende de la unión de  Zeus y Hera. Es importante mencionar que Ares fue parido por Hera en la soledad, esto motivado a la ira y al deseo de venganza hacia Zeus por su incontable descendencia con mujeres mortales y no mortales.

Por otro lado, Ares tuvo una gran cantidad de parejas e hijos, pero a diferencia de los otros dioses, no tuvo una esposa, aunque debemos mencionar que su principal amor fue la Diosa Afrodita. Los hijos más conocidos del Dios Ares son Fobos y Deimos, pero no podemos de dejar de mencionar a otros como Eros, Harmonia, Diomedes de Tracia, Las amazonas y Antiope.

Dios Ares

Mitos del Dios Ares

El Dios Ares no sólo podemos encontrar mitos vinculados con la guerra o hazañas memorables, también hay muchas historias donde se ve representada su virilidad, su valentía e incluso su lado más sensible. A continuación hablaremos sobre los mitos del Dios Ares.

Ares y Afrodita

En la historia contada por el poeta Demódoco, relata que en el palacio de Alcínoo,  el dios sol Helios se atrevió a espiar una vez a Ares y Afrodita. En este momento fue cuando se descubrió a Ares y a Afrodita teniendo relaciones en secreto en los aposentos del esposo de esta Afrodita, es decir, en el palacio de Hefesto, el dios del fuego.

Helios cumplió con advertirle esta situación a Hefesto, quien se enfureció e ideó un plan. Este plan consistía en una red invisible pero tan fuerte y resistente que ningún dios pudiera romperla. Esto con el fin de inmovilizar a la pareja y así poder atraparla. Hefesto se dispuso a colocar la  red sobre la cama, salió de su casa y volvería al día siguiente al salir el sol.

Ares fue prevenido y puso a su guardia Alectrión en la puerta del palacio para que le avisara de la salida del sol. El joven guardia se quedó dormido y con los primeros destellos del sol la red invisible cayó sobre Ares y Afrodita quedando ambos inmovilizados. Hefesto los descubrió y lleno de fura llamó a los otros dioses para que fuesen testigos de la infidelidad.

Dios Ares

Los dioses que estaban impresionados con la belleza de Afrodita, incluso deseaban cambiar lugar con Ares, burlándose así de  Hefesto. Al momento de ser liberados Ares y Afrodita,  ella huyó a Pafos su isla natal la cual actualmente es Chipre, por su parte el Dios Ares se refugió su ciudad natal Tracia.

Luego del desastre,  Ares transformaría a su guardia Alectrión en un gallo el cual nunca olvidaría anunciar la llegada del sol por las mañanas. Ambos habían prometido no volverse a juntar pero la pasión los superó y rompieron su promesa repetías veces. Esta historia es representada en pinturas y esculturas sobre todo de la época del Renacimiento, de esta unión nacería Eros.

Ares defiende a Alcippe

Según la mitología griega, Alcippe es hija de Ares y de Aglauro quien vendría siendo la hija de Cécrope de Atenas. En una ocasión Halirrotio, uno de los hijos de Poseidón intentó violar a Alcippe en una colina que se encontraba cerca a la fuente de Asclepio.

Cuando Ares vio a Halirrotio, acudió al sitio donde estaba y lo asesinaría en el acto. Por su parte,  Poseidón convocaría el primer juicio por asesinato en toda la historia de la mitología griega. Para ello se conformaría un tribunal en el cual los dioses juzgarían las acciones de Ares. Ahora bien, como no hubo testigos, el Dios Ares sería absuelto de la culpa y a partir de ese momento la  colina sería llamada como Colina de Ares y sería el lugar donde se reuniría el tribunal del Areópago.

Dios Ares

La guerra de Troya

Según la Ilíada de Homero, se relata que el Dios Ares inicialmente peleó para un bando y luego se cambiaría para el otro bando para así recompensar el coraje demostrado en batalla por parte de ambos bandos.   En un principio, Ares le prometió a su hermana Atenea y a su madre Hera que lucharía en las filas de los aqueos en donde se encontraba Aquiles. Por su parte, Afrodita y Apolo convencerían a Ares para que luchara por los troyanos, bando donde se encontraba Paris.

Loading...

Durante la batalla, Diomedes se sorprendió al ver a Ares luchando en el bando de los Troyanos, por lo cual ordenaría la retirada a sus soldados. Mientras la retirada sucedía, Hera vio la desproporción del combate, por este motivo le pediría a Zeus que interviniera para alejar a Ares del campo de batalla. El Dios Ares se percató de que Diomedes había ordenado la retirada por lo cual lo ataco con su lanza pero Atenea desvió el ataque.

Diomedes respondería al ataque de Ares con la pica y con la ayuda de Atenea guiaría el golpe en dirección a Ares quien caería herido. Debido a la caída de Ares, el ejercito perdería a unos  nueve o diez mil hombres. Herido, el Dios Ares huiría al monte Olimpo para que su padre Zeus curase sus heridas, esto propició a que los troyanos tuvieran que replegarse.

Al llegar al Olimpo, Zeus lo recibiría con un sermón en el cual lo tachaba de doble cara y lo catalogo como el “Más odioso de todos los dioses que sostienen el Olimpo”. A pesar del sermón, Zeus procedió a curarlo para que no sufriera más del dolor.

Dios Ares

Ares encadenado

En un mito que se relata en la Ilíada,  dos gigantes del inframundo encadenaron a Ares y lo apresarían en una urna de bronce durante todo un año lunar. Por su parte el Dios Ares estuvo gritando y aullando dentro de la urna durante trece meses, hasta que su hermano Hermes lo rescataría mientras su hermana Artemisa engañaría a los gigantes provocando que se arrojaran lanzas hasta matarse.

El llanto de Ares

Otro relato que se puede rescatar de la Ilíada, comenta que una vez Hera mencionó durante una conversación que mantenía con Zeus que el hijo de Ares, Ascálafo había fallecido. Esto provocó que el Dios Ares rompiese a llorar y que se uniera a la batalla en el bando de los aqueos para vengar la muerte de su hijo. Por su parte, Zeus había  dado expresamente la orden de que ningún Dios debía intervenir en la guerra.  Esto propició la intervención de Atenea quien consolaría a Ares y además le ayudaría a quitarse la armadura.

La guerra comenzó a complicarse y Zeus le permitió a los dioses ser parte de la guerra que se encontraban librando los mortales.  Ares nuevamente interviene en la batalla para vengar la muerte de su hijo pero terminó herido luego de ser golpeado por una piedra que arrojó Atenea. Al caer al suelo, Ares mató a llíada y además tuvo que huir herido a Tracia para luego convertirse en su gobernante.

Cultos al Dios Ares

En lo que respecta al del Dios Ares, se puede decir que este es muy extenso, se puede localizar desde la región Aria la cual se encuentra en Asia central hasta la Europa occidental. Este dios fue importante en la poesía puesto que fue objeto de culto por parte de soldados y ejércitos que marchaban hacia la guerra durante la antigua Grecia. Los lugares donde era especialmente venerado Ares era en Esparta y Macedonia, lugar donde proviene uno de sus cultores más destacados, Alejandro Magno.

De relatos escritos por Calístenes y Plutarco se pueden precisar los rituales que Alejandro Magno le rendía al Dios Ares antes de afrontar una batalla. Por lo general estos rituales se relacionaban con derramamiento de bebidas en fuego, sacrificios de animales, entre otras prácticas.  La adoración a Ares en los países que se ubican al norte de Grecia indican que este culto llegó a ellos desde Tracia, junto con Escitia, ciudades que serían centro de culto de esta deidad.

En la ciudad de Escitia, el Dios Ares era adorado en la forma de una espada con la cual se realizaban sacrificios de caballos, ganado, y algunas veces de esclavos. Esta última práctica era muy propio de los bárbaros. Dentro del mito de la fundación de Tebas podemos encontrar otros mitos en los que interviene el Dios Ares. Uno de estos mitos es la creación de las Amazonas, lugar donde estas guerreras le dedicarían en una isla en el mar Negro. Sería en este lugar donde las amazonas guardaban las plumas de una de sus aves sagradas.

De escritos de Pausanias, se sabe que en la ciudad de Esparta existía una estatua del dios Ares encadenado. Esta estatua tenía como fin  mostrar que el espíritu combativo y la victoria nunca iba a abandonar a los habitantes de la ciudad. Para venerar al Dios Ares, en esta ciudad se sacrificaban a los cachorros de perros negros. Según lo recabado en el  mito de los Argonautas, se creía que en la Cólquide, el vellocino de oro se encontraba colgado de un árbol roble en una arboleda que estaba bajo la protección de Ares.​

Desde ese entonces se piensa que Dioscuros trajeron a la ciudad de Laconia la antigua estatua de Ares la cual se encontraba en  templo de Ares Thareitas, localizado  en el camino de Esparta a Terapnas.  En la isla que se encuentra cerca a la costa de la Cólquide, se creía moraban los pájaros de Ares y por tal motivo se le conocía como la isla de Ares la cual al igual que la arboleda estaba protegida por el Dios Ares.​

Templo del Dios Ares

El templo de Ares fue descrito por Pausanias en el siglo II, se ubicaba en el Ágora de Atenas el cual se define como el centro administrativo, religioso y cultural de la ciudad. Había sido trasladado durante la época del emperador romano Augusto, era en esencia el mismo templo pero dedicado al Dios Marte quien vendría siendo el equivalente en la mitología romana de Ares.

Pausanias asegura que en el templo del Dios Ares había una estatua de Ares la cual era obra del escultor griego Alcámenes.​ Por su parte el Areópago o bien conocido como la “Colina de Ares” era el lugar donde predicaba el Apóstol Pablo. Esta colina está situada un tanto lejos de Atenas y desde mucho tiempo se celebraban juicios en ese lugar.

En el Olimpo existía un altar dedicado al Dios Ares, además era adorado cerca de la ciudad de Tegea. Por otro lado, cerca de la ciudad de Tebas existía una fuente en honor a esta deidad.​ En la ciudad de Gerontras, existía un templo el cual estaba próximo a una arboleda, en este lugar se llevaba a cabo  un festival anual en el cual no se les permitía a las mujeres acercarse a este templo.

Del Dios Ares han sobrevivido pocas representaciones artísticas por causa de las posteriores guerras. Son también pocos los monumentos en pie los cuales fueron levantados para adorar a este dios. Es importante mencionar que los templos existentes han sido hallazgos arqueológicos que se han desenterrado durante el siglo pasado.

La poca existencia de representaciones del Dios Ares se debe a la orden de los emperadores romanos durante el siglo IV después de Cristo (d.C) de hacer destrozar todo aquello que esté relacionado a los dioses griegos y a cualquier otra creencia. Por otro lado, de forma paulatina se han ido apareciendo representaciones de los demás dioses y entre ellos figuras de Ares, muchas de estas figuras son copias de originales de obres del escultor ateniense Alcámenes.

Curiosidades

Podemos decir que Ares es una de las deidades más interesantes dentro de la mitología griega, esto debido a las diferentes facetas que se pueden apreciar en un sinfín de mitos. De todos estos mitos se pueden desprender algunos datos curiosos que merecen la pena ser mencionados.

  • A pesar de que el Dios Ares es  hijo de Zeus,  este nunca encajó con los otros dioses del Olimpo. Esto le llevo a crear su propio reino conocido como el Areópago.
  • Ares es un personaje que trascendió de la mitología griega y ha sido uno de los principales villanos de la Mujer Maravilla. En estas historietas es representado como un guerrero greco-romano con una armadura de color naranja. En lo que respectan a los ideales de este personaje, busca la guerra eterna y el conflicto en el mundo del hombre.
  • Al igual que todos los dioses olímpicos, el Dios Ares posee una tremenda fuerza la cual es sólo comparable a la fuerza de Heracles. Además de ello, Ares es un maestro de la estrategia con mucha experiencia en el campo de batalla.
  • La palabra “Ares” fue también un adjetivo para referirse a otros dioses cuando se presentaban en actos de guerra, violentos o en la virilidad. Eran común usar estos títulos como Zeus Areios, Atenea Areia e incluso Afrodita Areia.

En este artículo pudimos conocer sobre el Dios Ares quien dentro de la mitología griega es la representación de la guerra. Es catalogado como una deidad despiadada por tal motivo es despreciado y detestado por muchos de los dioses, inclusive por su padre Zeus. Dentro de esta mitología tiene un papel muy importante mostrando no sólo ser cruel sino un dios valiente y defensor de las causas justas. También te pueden interesar los siguientes artículos:

Loading...

Deja un comentario!