Dios Anubis, del inframundo, embalsamamiento y los muertos

Loading...

Dentro de la cultura egipcia, el Dios Anubis es considerado como el guardián de las tumbas, dios de la muerte y la vida luego de ella. En el artículo de hoy nos dedicaremos a realizar un recorrido acerca de esta entidad propia del Antiguo Egipto, su mitología, historia y más!

dios anubis

¿Quién es el Dios Anubis?

Anubis es un nombre de origen griego que se le da al Dios encargado de proteger las tumbas, así como también es el Dios de la muerte y la vida luego de esta. Dentro de la religión egipcia el Dios Anubis es considerado como el maestro de las necrópolis y patrón de embalsamadores, representado como un gran cánido negro acostado sobre su estómago, probablemente un chacal, un perro salvaje o un hombre con cabeza de perro (la representación más común).

El significado de la palabra Anubis en el griego tiene muchas explicaciones, no obstante, por lo general se piensa que es una onomatopeya que expresa el chacal aullando. De una misma manera, es posible que su representación canina de parte de los egipcios haya sido inspirada por el comportamiento de los caninos, a menudo carroñeros oportunistas paseando por la noche en los cementerios en busca de cadáveres.

Los principales epítetos del Dios Anubis ponen en manifiesto sus relaciones con los grandes cementerios del país y su papel en la deidad funeraria que lleva. Su culto es reconocido a todo lo largo de Egipto desde el siglo XXXII a. C., siendo uno de los más fuertes por casi tres milenios, luego de esto decayó durante los siglos IV y VI de nuestra era, a causa del nacimiento del cristianismo.

En este sentido, Anubis era reconocido como una deidad nacional, a pesar de ello estaba vinculada a los nomos regional XVI y XVIII del Alto Egipto y en especial la ciudad de Hardaï, mejor conocida por su nombre griego Cinepolis, que traducido quiere decir ”cuidad de perros”.

Los sacerdotes que rondaban en el Antiguo Egipto fueron los responsables del surgimiento de tradiciones relativas a los vínculos familiares de Anubis, haciendo de él, el hijo de Ra con Neftis. Una versión del griego Plutarco en el siglo II de nuestra era, expone que es el hijo ilegítimo de Neftis y Osiris. Cuando este es asesinado y desmembrado por Seth, Anubis trabajó junto con Isis y Neftis en la reconstrucción del cuerpo de Osiris.

Luego de esto el Dios Anubis fue asignado para resguarda la ”Bel Occidental” (un eufemismo para referirse a la tierra de los muertos) y así dar la bienvenida a los nuevos muertos. También tiene la labor de momificar los cuerpos para hacerlos incorruptibles y eternos, purifica los corazones y las agallas contaminadas por la bajeza terrestre, somete a evaluación las almas según el peso de su corazón y le brinda muchas ofrendas de alimentos para que el difunto alcance el rango de ancestro digno.

Representación

La representación más conocida del Dios Anubis es la de un hombre con cabeza de cánido, o como un perro egipcio (o chacal) negro, esto para representar el color de la putrefacción de los cuerpos, y de la tierra fértil, símbolo de resurrección. En algunas oportunidades el Dios se ve representado como un cánido que acompaña a Isis. Se cree que la asociación de este símbolo es por el hábito de los mismos por desenterrar los cadáveres de las tumbas para alimentarse.

El Dios Anubis posee un pelaje negro, a pesar de que los chacales en el Antiguo Egipto poseían un color rojizo en su pelaje, dado que ese color simbolizaba la resurrección y la fertilidad, por el color del limo traído por el Nilo cada año, que renovaba la fertilidad de los campos.

dios anubis

Genealogía

En la religión egipcia, el Dios Anubis es una de las entidades más antiguas que existen. La forma en la que se escribe su nombre en caracteres jeroglíficos ha evolucionado a lo largo de los siglos, yendo desde el símbolo único del perro acostado a un grupo de signos fonéticos determinados, en algunas ocasiones se le integra el símbolo canino.

A pesar de numerosos supuestos, el significado de su nombre sigue siendo muy confuso, aceptando únicamente que es una onomatopeya de los aullidos de perros. Las diferentes labores que realiza este Dios egipcio se ven expuestas en sus cinco principales epítetos y le hacen el maestro del dominio de los muertos.

Como mencionados antes, el Dios Anubis es uno de los más antiguos de la cultura egipcia, se piensa que surgió desde el período predinástico, ya que para ese momento se conocía el jeroglífico del canino recostado (en el suelo o en una ermita)​. Por otro lado, las excavaciones arqueológicas en Umm el-Qaab, la necrópolis real de la ciudad de Abidos, encontraron ciertos fragmentos de placas de cerámica y marfil, en donde se ven el ideograma del canino recostado, datadas del rey Escorpión del periodo protodinástico de Egipto y el rey Den de la primera dinastía.

De una misma manera, en el transcurso del imperio Antiguo, que se puede apreciar en los textos jeroglíficos de fórmulas de ofrendas funerarias. Por lo general, los egiptólogos dan la interpretación de que se trata del Dios Anubis. A pesar de ello, resulta complicado el atribuirle divinidad a este, puesto que el nombre de Anubis no se escribía con jeroglíficos fonéticos antes de la dinastía VI, alrededor de 2200 a. C. En la mayoría de los monumentos, el ideograma era el único modo de escritura durante la IV y V dinastía.

dios anubis

Mitos del Dios Anubis

Ya habiendo conocido a detalle todo acerca de la historia y la representación que se le da a esta entidad del Antiguo Egipto, llegó el momento de hablar acerca de los mitos que han sido contados a lo largo de la historia de Anubis, siendo el más importante el mito de su nacimiento.

Nacimiento

Anubis era el Dios antiguo del Duat o Más Allá. El mismo era vinculado con la muerte así como la resurrección después de ella. En sus representaciones siempre era pintado de color negro con el objetivo de simbolizar la regeneración, la conservación eterna y la fertilidad.

Loading...

Cuando el Dios Osiris subió al poder en el mundo de los muertos, el Dios Anubis se le otorgó un papel secundario, cumpliendo solamente con las labores de embalsamar los cuerpos de los faraones, guiarlos a la necrópolis y protegerlos con su vida. Los sacerdotes que le rendían culto a Anubis usaban unas máscaras rituales con su figura en la ceremonia de embalsamamiento del faraón. En un mismo sentido, otra tarea que desempeñaba el Dios era la de resguardar junto con el Dios Horus, la balanza en la que se pesaban los corazones de los difuntos durante el Juicio de Osiris.

Los primeros textos religiosos no existe información acerca de los progenitores del Dios, sin embargo, en los Textos de las Pirámides su hija es Qebehut, la diosa que purificaba al difunto, en los Textos de los Sarcófagos, Bastet o Hesat, ella era su madre. Por otro lado, en otros textos Anubis era el hijo de Ihet (diosa de la mitología de Esna), así como también se escribía que era hijo de Ra y Neftis, de Seth y Neftis, de Sejmet-Isis y Osiris (en Menfis), o de Sopedu.

Desde la mitología griega se escribió que el Dios Anubis era hijo de Osiris y Neftis. Osiris, dejó embarazada a Neftis, la hermana de Isis, en lugar que a su esposa. Esto se deba a que Neftis se disfrazó de Isis, según otros textos y así fue como Neftis le dio vida a Anubis.

Igualmente, otros textos alegan que Anubis bien podría ser un hijo bastardo de Seth, engendrado por Neftis. Seth decide ponerle fin a su vida cuando se entera de su nacimiento, pero Neftis le da el niño a Isis, la hermana y esposa de Osiris, es quien lo protege y cría. Cuando Seth mata a Osiris, Anubis ayuda a Isis a resucitar al dios. Es por esta razón que el Dios Anubis cumple con la labor de embalsamar a los faraones, y guiarlos a la necrópolis.

Curiosidades

Para concluir con el artículo de hoy, nos resulta pertinente hablar acerca de las curiosidades o datos que no se conocían acerca del Dios de la muerte y la vida luego de ella, Anubis. En lo general solo hay tres, las cuales son:

El Dios Anubis fue dejado en segundo plano

En un primer momento, Anubis al ser el Dios de la muerte poseía una gran autoridad dentro del mundo los muertos. En una reunión convocada por los Antiguos Egipcios, el Dios Anubis tenía todo el poder. No obstante, ocurrió algo por el cual esta importante deidad quedara relegada a un lugar secundario dentro del inframundo de la mitología egipcia.

El motivo por el cual se piensa que ocurrió esto fue el Dios de la resurrección Osiris, tomó el poder completo de la Duat y Anubis pasó a tomar las labores de embalsamar a los faraones y guiarlos por la necrópolis  para que su traslado hacia el otro lado fuera lo más placentero posible.

De una misma manera, las labores que cumplía Anubis siempre eran supervisadas por Horus o en su defecto Osiris, algo que no era muy común dentro de los dioses egipcios, por lo que queda en manifiesto la desconfianza que le guardaban al Dios Anubis. Resulta muy curioso o bien irónico que el dios de muerte haya sido rebajado a cumplir con tareas básicas como un favor al Dios Osiris.

Sin lugar para su culto

Una de las curiosidades más importantes que se tiene sobre el Dios Anubis es que, a diferencia de todas las demás entidades de la religión egipcia, el mismo no poseía un lugar sagrado para que su culto le rindiera homenaje. Sin embargo, esto se debía al pensamiento de que los templos de este dios eran considerados los lugares dónde tenía influencia, es decir, sus seguidores y sacerdotes por lo general le rendían tributo en los cementerios o las necrópolis.

El fervor por este Dios tuvo su comienzo durante la primera dinastía, por lo que los arqueólogos encuentran mayor cantidad de fragmentos u objetos de sus tributos cuanto más antiguos son los yacimientos. A pesar de ello, se ha podido observar que el Dios Anubis con el paso de los siglos fue perdiendo popularidad y seguidores. Los dos lugares más importantes en los que se han encontrados restos acerca de la veneración a Anubis, ponen en evidencia que el culto más importante para el Dios era los Asyut (Licópolis) y Hardai (Cinòpolis).

Los siervos del Dios Anubis

En sus labores en el inframundo, el Dios Anubis poseía ciertos siervos que lo ayudaban a realizar todas las tareas y a los que bien podrían ser considerados inferiores en cuanto a su rango de deidad, puesto que por lo general eran criaturas o demonios menores. En algunos textos mágicos, Anubis era visto como el señor de los Bau o también denominados como hordas de demonios mensajeros al servicio de esta deidad.

Así como estos seres estaban a su servicio cuando se encontraba en el mundo de los muertos, los mismos también tenía a nivel terrenal. Los sacerdotes de Anubis eran quienes se encargaban de preparar los cuerpos para su viaje al otro mundo. Este ritual tenía mucha relevancia para los antiguos egipcios por lo que al cumplirlo, se seguían las directrices escritas en el Libro de los Muertos, luego de que terminaba de hacer la ceremonia purificadora el cuerpo estaba preparado para realizar su viaje.

Como ya hemos mencionado anteriormente, con el paso de los años el Dios fue perdiendo popularidad, a pesar de ello siguió teniendo un papel importante para la sociedad egipcia, dado que sus enseñanzas de la vida después de la muerte eran muy aclamadas dentro de la religión que se impartía en Egipto.

 

Ha sido todo por el artículo de hoy, esperamos que la información proporcionada haya sido de gran ayuda. De una misma manera, le hacemos la invitación a leer también: San Alberto Magno y San Cono de Teggiano

Loading...

Deja un comentario!