¿Conoces la Orden de Calatrava? Sus objetivos y su historia

Loading...

En España durante la época de las Cruzadas ocurrían muchas invasiones por parte de los musulmanes y no existían fuerzas suficientes para defenderse de ellos. Por esta razón se crean las órdenes militares y religiosas, dentro de esta destacamos a la Orden de Calatrava la cual hablaremos sobre ella en este artículo.

Orden de Calatrava

¿Cuál fue el objetivo de la Orden de Calatrava?

La Orden de Calatrava era una orden militar y religiosa que fue fundada en el Reino de Castilla durante el siglo XII en el año 1158. Su fundador fue el abad Raimundo de Fitero con el objetivo de proteger la villa de Calatrava la cual se ubicaba cerca de la actual Ciudad Real. En la actualidad esta orden sólo tiene un carácter honorífico y nobiliario.

Historia

Para conocer un poco más sobre la Orden de Calatrava es necesario pasearnos por su historia para ahondar en detalles como sus inicios y conocer sobre el fundador de esta orden. A continuación conoceremos la historia de la Orden de Calatrava.

Inicios

La ciudad de Calatrava había sido arrebatada a los árabes gracias a Alfonso VII en el año 1147. Debido a la ubicación estratégica que tenía esta ciudad,  era considerada como un baluarte ante los moros.  Por esta razón, el rey quiso asegurar la defensa de Calatrava entregándola a la Orden del Temple en el año 1150 ya que en aquella época no existían los ejércitos y tampoco era tarea fácil poblar las zonas fronterizas.

Años más tarde ante una incursión de los moros, la Orden del Temple daría por perdida la ciudad de Calatrava. Ante tal situación el sucesor de Alfonso VII, el rey Sancho III ofrecería la ciudad de Calatrava a aquel que pudiese arrebatársela a los moros y posteriormente defenderla de los continuos asedios. Entre la sorpresa Raimundo de Fitero quien sería un abad del monasterio cisterciense aceptaría la propuesta del rey. Es importante destacar que antes de sus labores religiosas, este abad había sido un guerrero.

Orden de Calatrava

Ante la negativa de que más nadie hizo caso al pedido del rey, este cumplió su palabra y le entrego la ciudad de Calatrava a los monjes de Fitero el 1 de enero del año 1158. Por su parte, los monjes formarían un ejército de más de 20.000 personas entre monjes y propiamente soldados.

Este pequeño ejército se uniría además ante las fuerzas que había logrado reunir el fray Diego Velázquez en las cercanías de Calatrava. Ante la gran cantidad de guerreros que presentaron los españoles, los moros se rehusaron a pelear contra ellos y abandonaron la ciudad dirigiéndose entonces hacia el sur.

Creación de la Orden de Calatrava

Aun existía el compromiso con el Rey de defender la ciudad de Calatrava, por tal motivo los caballeros debían mantenerse y resistir en la ciudad. El problema es que los caballeros no tenían un superior que los pudiese organizar, por tal motivo decidieron escoger a un Maestre de la Orden. Este hecho abriría paso a la Orden militar que sería conocida como la Orden de Calatrava, su primer maestre sería Don García quien obtuvo el rango del Císter y el Pontificado la primera regla.

Esta primera regla se modelaba a las costumbres cistercienses de los hermanos laicos la cual fue impuesta de la misma forma a los caballeros. Estos caballeros estaban sometidos a cumplir  con algunos votos religiosos como la obediencia, la castidad y la pobreza así como también ayunar 4 días a la semana. Otra de las normas era guardar silencio en los dormitorios, comedores y en el oratorio. Por otro lado, los caballeros debían dormir con su armadura puesta y además vestir única y exclusivamente el hábito blanco cisterciense que portaba una cruz negra.

Orden de Calatrava

Crecimiento de la Orden de Calatrava

Una vez defendido el castillo de Calatrava y haber una cierta estabilidad en el lugar, el Rey Alfonso VIII en el año 1174 decidió entregarle a la Orden de Calatrava la fortaleza de Zorita de los Canes así como también todo el territorio adyacente a la fortaleza. Al igual que el castillo, esta entrega se hizo con el fin de protegerlo luego de años de incursiones por parte de los almohades.

Para el año 1179 Alfonso II de Aragón cedería el castillo de Alcañiz a la Orden de Calatrava como premio a los servicios en la durante la Reconquista. Los éxitos de esta orden irían uno tras otro así como el crecimiento de su territorio.

La Dehesa de Abenójar sería concedida a la Orden de Calatrava por Alfonso VIII y estaría bajo el dominio de esta orden hasta el año 1814.  El dominio de la orden era tal que el pueblo pasaría a llamarse Abenójar de Calatrava y además  la Cruz de Calatrava realizada en forja se puede apreciar aun en uno de los tejados de la iglesia del pueblo.

Problemas a lo largo del desarrollo de la Orden

Desde la fundación de la Orden de Calatrava hasta principios del siglo XIII la Orden sufrió una cantidad considerable de problemas. Una de las más destacadas fue la derrota cristiana que sufrió Alfonso VIII durante la Batalla de Alarcos en el año 1195, esta batalla propició que tuvieran que dejar sus posesiones y retirarse a la ciudad de Ciruelos en Toledo.

Orden de Calatrava

Luego de esta derrota vendría una redención por parte de la Orden de Calatrava bajo el mando de Martín Pérez de Siones. La orden tomaría por sorpresa el castillo de Salvatierra y trasladarían allí su convento y también su sede. Se mantuvieron en este lugar sin mayores problemas hasta el año 1211. Es importante mencionar que durante la estancia en el Castillo de Salvatierra la Orden adoptó el nombre de Orden de Salvatierra.

Establecimiento del Nuevo Castillo

Finalmente, la Orden se afianzaría después de tanta incertidumbre luego de la Batalla de las Navas de Tolosa librada en el año 1212. Esta batalla les permitiría fijar su sede en la nueva y más segura fortaleza de Calatrava la Nueva el cual fue inaugurado en el año 1218.

Este nuevo castillo fue construido por prisioneros musulmanes y desde ese entonces no se moverían de este castillo. En lo que respecta a la antigua sede de la Orden de Calatrava,  pasaría a convertirse en la sede de una Encomienda y a partir de ese momento este ciudad pasaría a conocerse como Calatrava la Vieja.

Loading...

Influencia de la Orden de Calatrava

Luego de su establecimiento en el nuevo castillo, sus grandes recursos humanos y económicos le darían a la Orden de Calatrava un gran poder político y militar. Dicho poder duraría hasta finales de la Reconquista. La orden disponía de tierras y castillos a lo largo de la frontera de Castilla y Aragón, esto les permitía ejercer un señorío feudal sobre miles de vasallos.

La Orden de Calatrava era capaz de aportar hasta 2000 caballeros al campo de batalla lo cual era una fuerza considerable durante la Edad Media. Por otro lado, la orden disfrutaba de cierta autonomía que provocaba enfrentamientos con los reyes dado que la Orden no obedecía a  los reyes sino sólo al Maestre.

A partir del año 1228 la Orden de la Calatrava sumaría encomiendas en Andalucía luego de la concesión de estas tierras por parte del rey Fernando III. La concesión de estas tierras era una forma de agradecimiento por los servicios prestados en la Reconquista.  Esta misma situación de expansión de sus dominios se extendería durante los siglos XIV y XV. Estos dominios llevarían a la creación de encomiendas en Jaén, Córdoba y Sevilla.

Uno de los grandes cambios que tuvo la Orden de Calatrava en su historia fue la elección de Fernando el Católico como Maestre de la Orden en el año 1487 gracias a un nombramiento Papal. A partir de ese entonces, todos los reyes de España revalidarían este título y se alivianarían las tensiones entre la corona y la orden.

Derivado de esta sucesión de monarcas y el fin de las labores de la Reconquista, de forma gradual desapareció tanto el espíritu militar y religioso de la Orden de Calatrava. Con el tiempo la razón de existencia de la orden era simplemente generar ingresos derivados de sus territorios además de la conservación de reliquias.

Orden de Calatrava

En el año 1808 los bienes de la Orden de Calatrava fueron confiscados por disposición de José I en el año 1808. Esta situación no duró mucho puesto que dichos bienes serían restituidos en el año 1814 por Fernando VII para acabar finalmente secularizados en el 1855 por Pascual Madoz.

La Primera República Española suprimiría la Orden de Calatrava que se restableció para el año 1875 con una estructura en la que el papado era el encargado de regular la disciplina interna de la orden. En la actualidad, la Orden de Calatrava simplemente es una institución honorífica, lejos de los objetivos para lo que fue creado en un principio.

Raimundo de Fitero

Como comentamos previamente, el creador de la Orden de Calatrava fue Raimundo de Fitero quien se destacó por ser un monje, abad y santo. No se conoce bien su fecha de nacimiento pero se cree que pudo haber nacido en Francia o bien en España.

Este monje ingresaría a la Orden del Císter en Gascuña y cuando esta orden decidió extenderse por España sería elegido como  prior del nuevo monasterio el cual se situó en Niencebas, lugar que sería cedido por Alfonso VII. Raimundo alcanzaría el rango de abad luego de la muerte del anterior abad conocido como Durando. Luego de un primer traslado del monasterio a Castellón ubicado en Fitero, se acabaría estableciendo de forma definitiva en el Castellón de Fitero, lugar donde posteriormente se levantaría el Monasterio de Santa María.

Con la muerte de Alfonso VII en el año 1158, Raimundo viajaría a Toledo para que el nuevo rey, Sancho III, le confirmase los privilegios que Alfonso le había concedido al monasterio. Al llegar allí, se enteraría por Fray Diego Velázquez que se preparaba una ataque ofensiva de los moros y que el nuevo rey concedería la plaza de Calatrava  a quien la defendiese.

Raimundo al ver que nadie aceptaba el reto del nuevo rey y además animado por Fray Diego quien había sido guerrero, aceptaría el reto de hacerse cargo de la plaza. El rey les concedería la defensa de Calatrava y de allí se dispondrían a reunir un considerable ejército que disuadiría a los moros de atacar la ciudad de Calatrava.

Ante el inminente éxito, decidieron fundar la Orden de Calatrava la cual fue estructurada siguiendo la regla de la Orden del Císter. Raimundo se alzaría como el primer Gran Maestre de esta orden. Tiempo después, Raimundo se trasladó buena parte de los monjes del monasterio de Fitero al de Calatrava. Al envejecer, Raimundo se retiraría en la villa de Ciruelos, lugar en el que fallecería.

¿Dónde se ubicaba la Orden de Calatrava?

La primera ciudad de Calatrava que pasaría a conocerse a partir del siglo XIII como Calatrava la Vieja se encontraría  en el término municipal de Carrión de Calatrava  en la Ciudad Real en  España. Durante la Edad Media, Calatrava fue la única ciudad importante de al-Ándalus en el valle en las adyacencias del río Guadiana.

A mediados del siglo XII, la Ciudad de Calatrava sería una de las primeras posesiones que tuvo la Orden del Temple durante este reino. Luego del abandono de esta orden, la ciudad de Calatrava sería el origen y luego la sede de la Orden de Calatrava.

Organización

Las autoridades de la Orden de Calatrava fueron añadiéndose con el pasar de los años, siendo luego confirmados en los estatutos definitivos de la orden en el año 1467. Por orden de jerarquía esta era la organización de la Orden de Calatrava:

  • Maestre: Es la Autoridad suprema de la Orden, se encargaba de otorgar las encomiendas, hábitos y prioratos. Además administraba justicia las personas que pertenecían a la Orden. El cargo era electivo y vitalicio.
  • Comendadores Mayores de Castilla y Aragón: Eran las autoridades de mayor rango luego del  maestre, se encargaban de administrar las encomiendas de sus respectivos reinos.
  • Clavero: Su misión era guardar y defender tanto el castillo como el convento mayor de la Orden.
  • Prior: Era el encargado de la cura espiritual de los caballeros.
  • Sacristán: Es la autoridad responsable de de la custodia de las reliquias de la Orden, vasos sagrados y ornamentos.
  • Obrero Mayor: Era el responsable de las construcciones de la Orden.

Símbolos de la Orden de Calatrava

La Cruz de Calatrava es un símbolo que fue utilizado por la Orden de Calatrava y también por la Orden de Montesa aunque esta era de color negro. Este símbolo consistía en una cruz griega con los cuatro vértices iguales con flores de lis en los extremos de cada uno de estos vértices.

En este artículo pudimos conocer sobre la Orden de Calatrava, una organización militar y religiosa cuyo trasfondo es heroico puesto que se creó para defender la Ciudad de Calatrava del asedio constante de los moros. Esta orden trascendió debido a su valentía, esto les permitió crecer y tener una gran influencia en la España de la época. En la actualidad solo es una organización honorífica pero la historia detrás de ella es sumamente robusta. También te pueden interesar los siguientes artículos:

Loading...

Deja un comentario!