Sinagoga Eldridge Street, una de las primeras sinagogas de Nueva York

Loading...

La Sinagoga Eldridge Street cuanta la historia de la migración Judía hacia los Estados Unidos y es una clara evidencia de la aceptación recibida, fue una de las primeras sinagogas de Nueva York. Hoy en día luego de ser restaurada es un gran Museo que cuenta la historia de la comunidad Judía de Manhattan. Descubre todo sobre la Sinagoga Eldridge Street, aquí.

Sinagoga Eldridge Street y su historia

La Sinagoga Eldridge Street guarda en sus muros una historia que nos dejará sorprendidos, es una sinagoga que se encuentra en Nueva York, Estados Unidos. La Sinagoga de la Calle Eldridge forma parte del listados de lugares considerados como un Hito Histórico Nacional en el Registro Nacional de Lugares Históricos desde el año 1996.

La Sinagoga Eldridge Street, es una parte importante de la historia de la comunidad  judía, que se instauró en Lower East Side en los Estados Unidos de América. La misma abrió sus puertas en el año 1.887, la congregación es descendiente de la comunidad de judíos rusos llamada congregación Kahal Adath Jeshurun.

Entre los años 1.880 y 1.924 se produjo una migración masiva de judíos a los Estados Unidos, llegaron a tierras norteamericanas más de 25 millones de judíos, en donde más del 85 % venían de Europa del Este y de ellos el 75 % se establecieron en el Lower East Side.

La Sinagoga Eldridge Street se convirtió en el lugar de encuentro y culto de los judíos provenientes de Rusia, Lituania, Polonia, entre otros países de Europa del Este. Exhibían con orgullo y libertad su religión y las estrellas de David fueron colocadas en las torres de la azotea de la sinagoga, grabadas en las grandes puertas de entrada, las cuales fueron elaboradas en madera. La Sinagoga Eldridge Street era una construcción imponente para la época, la cual contrastaba con el entorno  de Lower East Side.

SINAGOGA ELDRIDGE STREET

Era una comunidad que florecía en el país y por más de cincuenta años, fue una comunidad prospera y creciente. Los hombres y mujeres vestían sus mejores galas para ingresar a la sinagoga, la cual era custodiada por la policía montada.

La diversidad de la comunidad judía establecida en la calle Eldridge era notoria, habían comerciantes, abogados empleados, artesanos, por solo nombrar las más comunes. Igualmente la diversidad económica en la comunidad judía se hacía presente, peros todos eran uno solo, con respecto a la raza y a la fe. La congregación establecida contrataba a cantores reconocidos mundialmente y para el año 1.918 logró contratar a tiempo completo al rabino Aharon Yudelovitch quien se hizo un famoso talmudista y orador.

Se crea la Ley de Cuotas de Inmigrantes en el año 1.924, la cual preveía un número de extranjeros de una nacionalidad dada que podían entrar en los Estados Unidos, la misma señalaba que el ingreso de un año estaba limitado, por el  número de personas pertenecientes a esa nacionalidad y residentes en los Estados Unidos, con base al censo de 1910.

Después de la aprobación de esta ley,  aunado al éxodo de judíos hacia otros distritos exteriores el edificio comenzó a declinar. La congregación se fue haciendo cada vez más pequeña, y debido a que el costo para mantener el edificio era muy alto, decidieron cerrar el santuario principal.

SINAGOGA ELDRIDGE STREET

Parte de la congregación se mudo a la capilla ubicada en la planta baja de la sinagoga y mantuvieron el servicio los días sábados. Sin embargo, el deterioro de la sinagoga Eldridge Street fue inevitable con el tiempo. En el año 1.986 los descendientes de esos migrantes decidieron unirse para recuperar la sinagoga y se realizó un proyecto que fue llamado el Proyecto Eldridge Street no sectario.

Se inció de esta manera el camino hacia la restauración de la Sinagoga Eldridge Street, para lo que se realizaron reparaciones de emergencia. Posteriormente y en conocimiento que la comunidad judía no es actualmente tan numerosa se decidió convertir la sinagoga en un hermoso Museo, del que hablaremos en detalle más adelante.

La edificación obtuvo la designación de Monumento Histórico Nacional en el año 1996. También obtuvo luego de la restauración reconocimiento por la sinagoga de los Estados Unidos. El Departamento del Interior,  la Ciudad de Nueva York  y la Oficina de Parques, Recreación y Preservación Histórica del Estado de Nueva York un reconocimiento por la belleza arquitectónica.

¿Donde está ubicada?

La Sinagoga Eldridge Street, se encuentra ubicada en el corazón del Lower East Side, en la calle 12  de Eldridge, Nueva York, Estados Unidos.  Lower East Side es un barrio que se encuentra en la ciudad de Nueva York, a orillas del Río East, se extiende desde el puente Manhattan hasta la calle 14 y limita con la calle Broadway al oeste.

SINAGOGA ELDRIDGE STREET

Debido a la cantidad de migrantes de origen latino con mucha frecuencia podrán oír que lo llaman en una sola palabra “Loisaida”. Es de los primeros barrios conformados en la ciudad, en donde se concentraba la clase trabajadora y personas de bajos recursos. Era en realidad la localidad donde llegaban la mayoría de los judíos, en un principio. En la actualidad llegan más migrantes latinoamericanos.

Cosas interesantes que ver

Se puede comenzar por detallar el arte y la arquitectura de la Sinagoga Eldridge Street identificando cada uno de los elementos que lo componen, permite al visitante llegar a sentir muy de cerca y comprender la comunidad judía que se estableció  en Lower East Side.

Otro espacio que es muy interesante de ver es el vestíbulo, a pesar de ser un lugar de transición permite experimentar la sensación de encontrarse en un santuario. El contraste entre las bulliciosas calles de Lower East Side, al subir las escaleras que dan el ingreso a este espacio, permiten repetir el sentimiento de los miembros de la congregación cunado ingresaban a este espacio, lleno de tranquilidad y espiritualidad.

El mismo contaba para la época de su construcción con lavamanos de mármol, lo que era todo un lujo. El santuario es un espacio majestuoso de aproximadamente 1.000 metros cuadrados, la cual esta coronada por una cúpula que se ubica a más de 15 metros de altura.

Tiene una capacidad para 750 personas. Es un espacio rodeado de vidrieras que permiten el paso de la luz del Sol. Es el centro espiritual. Los bancos de madera pulida brillan en este mágico espacio, que fue cerrado en la década de los años 50, cuando los miembros de la congregación no podían costear los gastos para su mantenimiento.

También los objetos que se muestran en el ahora Museo de la Sinagoga Eldridge Street, enseñan parte de la cultura y lo que se utiliza en los rituales judíos. Los objetos son específicos de la sinagoga Eldridge Street, acompañados de algunos otros que pertenecen a otras sinagogas vecinas que ya no existen. El conocer y detallar cada uno de ellos nos enseña sobre la Torá, la fe judía y todo lo que utilizan para adorar y embellecer la glorificación.

No dejen de detallar el balcón, este espacio permite a cada uno de los visitantes acercarse a las estrellas de manera literal. Los patrones celestes pintados de las paredes del santuario se pueden ver de cerca, al igual que el rosetón gigante.

El balcón también ofrece una espectacular vista panorámica de una nueva ventana diseñada por Kiki Smith una artista estadounidense, identificada con el movimiento del feminismo y el Arte Corporal y Deborah Gans, quien es arquitecto y diseñadora.

SINAGOGA ELDRIDGE STREET

Este es un espacio en donde se puede identificar con claridad ese continuo ceder, que ha tenido la historia del judaísmo para poder mantenerse y convivir, a los lugares en donde llega. Aquí se observa la negociación de la congregación entre la americanización y la ortodoxia. En la sinagoga de Eldridge Street, la galería de mujeres está abierta al espacio de abajo, lo cual fue un poco impactante para los fieles acostumbrados a las sinagogas de Europa del Este, donde las cortinas y las rejas dividen los asientos para hombres y mujeres.

Los alrededores del barrio Lower East Side han cambiado hace más de un siglo, luego que se abrieron las puertas de la Sinagoga en el año 1.887, este era un vecindario en donde convivía la comunidad judía más grande del mundo.

Los comerciantes utilizaban su idioma nativo o el yiddish que es una mezcla entre el idioma alemán y el hebreo con sus dialectos, para vender sus productos, las calles se llenaban de letreros, ofreciendo los servicios de un mohel o una mikvah, rituales y tradiciones judías.

Loading...

Hoy en día, las calles de Eldridge, cuentan otra historia, se han convertido en el hogar de migrantes de la provincia china de Fujian, quienes han modificado el entorno con carteles con letras en chino, ventas de productos asiáticos y los restaurantes se especializan en la cocina nativa de los residentes del vecindario. El barrio está empezando a contar otra historia, sin olvidar su pasado. También muy interesante de ver.

SINAGOGA ELDRIDGE STREET

Diseño de la Sinagoga Eldridge Street

El edificio de la Sinagoga Eldridge Street  fue diseñado por los arquitectos Peter Herter y Francis William Herter. En el diseño utilizaron un estilo neorrománico, el cual era como debemos suponer por el termino neo, se traba de una innovación del estilo puramente románico.

Para la época de la construcción de la sinagoga era un estilo que se encontraba de moda, ya que era común utilizarlo en la construcción de las sinagogas europeas del momento. Por lo que no había ningún problema en establecer el diseño en los Estados Unidos.  Es posiblemente una construcción un poco más austera de las sinagogas europeas, pero no por ello dejaba de ser una construcción imponente.

En la fachada se pueden identificar los estilos neorrománicos, neogóticos y neomoriscos, en cada uno de los elementos. Se identifica en el Tripartito un tímpano triangular que se encuentra decorado con un enorme rosetón de vidrieras, el cual se encuentra ubicado sobre el pórtico.

El mismo está custodiado por columnas neo-moriscas y cinco ventanas, las cuales tienen el objetivo de simbolizar los cinco libros de la Torá. En ambas secciones laterales están ocupadas por dos torres masivas, cada una decorada por cuatro torretas, las mismas soportan cúpulas esféricas de cobre dorado y estas se encuentran coronadas por la estrella de David.

El interior de la sinagoga se encuentra conformado por tres naves, con galerías. El arca sagrada se encuentra ubicada en la pared oriental, mientras que el atril está colocado en el centro de la habitación rodeado de candelabros, como lo prevé la tradición ortodoxa.

Esta hermosa sinagoga no dista mucho en su objetivo, de las sinagogas erigidas en el mundo, es un grito de libertad religiosa. La mayoría de los migrantes judíos que llegaban a la ciudad, venían de vivir situaciones traumáticas de persecución, llenas de discriminación y humillación. Tener una sinagoga con una arquitectura que les permitiera mostrar la magnificencia de su religión y además poder ejercer con libertad la misma, era algo realmente dignificante.

Las estrellas de David alardean en la fachada de la sinagoga Eldridge Street, el orgullo y la libertad de ser judío. Era un grito de esperanza y libertad que marcaba un contraste con el entorno, que se caracterizaba por la presencia de casas, fábricas y tiendas de Lower East Side.

Restauración

Como mencionamos anteriormente luego de la época de recepción y la guerra, la sinagoga de Elbridge Street, tuvo que ser cerrada porque los miembros de su congregación no podían mantener la misma. Luego en los años 90, un grupo de activistas recaudaron más de 20 millones de dólares para dar inicio a proyecto Elbridge Street.

La fundadora de dicho proyecto es Roberta Brandes Gratz, señalo que la sinagoga se encontraba en un estado que parecía estar “sostenida por cuerdas del cielo”. La sinagoga que en sus mejores momentos mostraba sobriedad y ostentosidad en una barrida en total contraste opuesto a ella, estaba en su peor momento.

Los vidrios se encontraban rotos, sus bancos de madera ya no brillaban, el polvo y el tiempo lo habían hecho su presa. Las aves tomaron su espacio también. Los cimientos de la sinagoga se habían deteriorado y necesitaban ser estabilizados de manera urgente, de otra forma el edificio colapsaría.

Más de 18.000 personas de todo el país formaron parte de éste mancomunado esfuerzo para restaurar la sinagoga de Elbridge Street, su historia lo merecía. Fueron cientos de voluntarios que formaron equipos en los días de limpieza y brillo, en los se limpiaron los bancos de madera para que recuperaran su brillo y pulieron los objetos de plata.

El proyecto se lleno de artesanos especializados que velaron por preservar la historia y estudiaron con detenimiento cada elemento del edificio, incluidas sus hermosas vidrieras, globos de vidrio de estilo victoriano, bancos de roble así como los diseños pintados a mano en las paredes y el techo. La consigna era los edificios cuentan historias y esto fue lo que mantuvo en el camino correcto la restauración de la sinagoga.

Se tuvo cuidado de preservar la mayor cantidad posible del tejido original del edificio. Todos y cada una de las personas que formaron parte de este maravilloso proyecto de restauración, pudieron devolver la grandeza de sus inicios y conservar su historia.

La sinagoga Eldridge Street fue hecha a mano por personas que llegaron a una tierra que no era la suya, pero donde fueron aceptados como propios y fue restaurada a mano por personas de una nueva comunidad que ama y respeta su historia. En la mayoría de los trabajos de restauración realizados, los trabajadores contemporáneos honraron el trabajo de los artesanos originales.

En diciembre del año 2007 se terminaron los trabajos de restauración de la sinagoga Eldridge Street. Fueron 20 años de un esfuerzo enorme que dio sus frutos. Se realizó un concurso para la elaboración de un vitral el cual gano la artista Kiki Smith y la arquitecta Deborah Gans en el año 2010, ambas realizaron una extraordinaria obra de arte sagrado, es el único elemento contemporáneo en el santuario principal.

Por supuesto que existen detalles que muestran que el edificio se encuentra rehabilitado y en una nueva época, pero guarda tanto de su historia que incluso puede ser reconocida en el desgaste de sus tablones de madera, testigos de las personas que dejaron su huella indeleble al inclinarse para rezar. Cuando entran a la sinagoga, es inevitable sentir la sobrecogedora grandeza del espacio.

Apertura como museo

Luego de la restauración realizada, la hermosa Sinagoga Eldridge Street se convirtió en un extraordinario Museo, después de 20 largos años de trabajo la sinagoga abrió sus puertas al público convertido en el Museo de la calle Eldridge.

El museo muestra los aspectos más destacados de la comunidad judía y sus tradiciones religiosas. Conserva en su interior una completa colección de menorahs Aharon Ben Zalman, así como menorah de todo el mundo y más de cinco siglos de celebraciones de Hanukkah. El museo se encuentra organizado en tres grupos de colecciones: uno llamado “Más allá de la Fachada”,  otra sección  llamado “Maneras de Adorar” y una tercera sección o grupo llamado “Del Ellis al Eldridge”.

En el museo podemos aprender que aunque las comunidades judías del mundo celebran la festividad, los estilos de las lámparas que utilizan son un reflejo de las diferentes culturas y tradiciones. El diseño de cada menorá cuenta una historia sobre su origen y de quienes lo usaron. Es una celebración a la tradición judía y la festividad de Hanukkah.

Es un hermoso paseo por la historia cultural, el patrimonio y la evolución de sus costumbres. Las lámparas de esta colección son hermosas sobrevivientes de las migraciones forzadas, de los pogromos, del Holocausto, del renacimiento de Israel y más.

El Museo y su Proyecto de Restauración ha sido galardonado en múltiples ocasiones entre las que se destacan, el reconocimiento como un hito histórico nacional, ha sido galardonado por su belleza arquitectónica. Obtuvo el Premio Nacional de Honor para la Preservación de la Preservación Histórica.

También el Premio de Restauración de la Sociedad Victoriana en América; Premio al Mejor Proyecto de Restauración de la Ciudad de Nueva York; Premio de la Conservación de Monumentos de Nueva York. Premio de la Asociación Americana de Museos para Instalación Interactiva, entre otros.

El Museo de la calle Eldridge ofrece visitas guiadas e informativas que se relacionan con la historia Judía Americana, en la visita se pueden apreciar los objetos y artefactos, documentos, ropa de época y su majestuosa e increíble arquitectura, llena de historia.

Si este artículo ha sido de su agrado le invitamos a continuar la lectura de los siguientes enlaces que recomendamos a continuación:

Loading...

Deja un comentario!